Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Leyenda de Cupído y Psique

No description
by

María García Moreno

on 7 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Leyenda de Cupído y Psique

La Leyenda de Cupído y Psique
Por María García Moreno
1º Bachiller de Humanidades
IES LA BASÍLICA (Algezares, Murcia, España)
En una ciudad de Grecia había un rey y una reina que tenían tres hijas.
Psique
La más joven, Psique, era tan hermosa que todos los hombres de todas las partes del mundo acudían allí solo para admirarla, incluso se la comparó con la mísmisima diosa Venus
Cuanto más y más se presentaban ante ella, menos se acordaban de Venus. Los templos de la diosa estaban abandonados y sus altares cubiertos de cenizas.
Fin

Incapaz de aceptar la situación, Venus pidió ayuda a su hijo Cupido:"Utiliza tu poder y haz que Psique se enamore del más horrendo de los monstruos" y dicho esto, se sumergió en el mar con su cortejo de nereidas y delfines.
Con el paso del tiempo, Psique fue conociendo el precio amargo de su hermosura. Sus hermanas mayores ya se habían casado y apesar de su belleza ningún hombre se atrevió a pedir su mano: al fin y al cabo, la admiración es vecina del temor...


Sus padres, preocupados, consultaron al Oráculo de Delfos
A través del oráculo, Apolo contestó a los padres con la siguiente profecia: "Psique deberá ser llevada a la cumbre de una colina y permanecer allí sola, el marido que le será destinado, una serpiente alada más poderosa que los mismos dioses llegará a ella y le hará su esposa"
El corazón de los reyes se heló, prepararon a la joven como para sus funerales y, con gran dolor, la llevaron a la colina. Ella sin embargo, avanzó decidida al encuentro de la desdicha. Desesperados, partieron todos dejando sola a la pobre muchacha y se encerraron en su palacio para llorar por ella el resto de sus días.
Sobre la colina, mientras Psique lloraba por su cruel destino, el más suave de los vientos, Céfiro, la llevó en volandas y la dejó en una magnífica pradera. Él hizo todo lo posible para aliviar sus penas hasta que finalmente se quedó dormida.
Al despertar, la joven vio junto al prado una fuente, y más allá un palacio. Entró en él y quedó asombrada por sus muros de oro, columnas de plata y suelos incrustados de piedras preciosas. Permaneció recelosa en el umbral hasta que percibió unos murmullos:
"Esta casa es para ti-le decían- Entra sin miedo y bañate; en seguida se pondrá en tu honor la mesa del banquete"
A pesar del baño y el banquete, Psique permaneció sola todo el día. Al caer la noche, su misterioso marido llegó al palacio y con solo susurarla al oído hizo que desapareciera todos sus temores. La hizo suya y partió antes de la amanecer.
El tiempo pasaba rápido para la joven Psique y en una ocasión su desconocido marido le advirtió:
"Psique, tus hermanas lloran en la colina donde desaparecistes. Es mejor que no te descubran, si no me causaras una inmensa pena y te destruiras a ti misma"
. Psique aceptó sus palabras pero no cesó de llorar. Ni siquiera las caricias de él aliviaban su pena; así que, finalmente él cedió:
"Haz lo que quieras, pero estas buscando tu ruina, tu propia destrucción"
Después solemnemente, le explicó que no se dejara persuadir por nadie para que intentara verle pues quedaría separada de él para siempre. Psique obedeció entre protestas
"Pero otorgame la alegría de ver a mis hermanas"
-le dijo. Su marido tristemente se lo concedió.
Al día siguiente, llevadas por Céfiro, las hermanas descendieron de la colina y entrarón al maravilloso palacio donde vivía Psique. Las dos hermanas se quedaron asombradas por los grandes tesoros que guardaba el palacio. Llenas de envidia y curiosidad preguntaron a Psique quién era su misterioso marido. Psique, que mantenía su palabra, les dijo que su esposo era un hombre joven que se dedicaba a la caza. Para callar su curiosidad las colmó de oro y joyas y pidió a Céfiro que las llevara de vuelta a la colina. Las dos hermanas llenas todavía de envidia, tramaron un maléfico plan.
Psique consternada y llena de terror, no sabía que hacer y les pidió consejo. Ellas, que lo tenían todo previsto, dijeron: "Cuando esté dormido, coge una lámpara y este cuchillo y córtale la cabeza"
Las hermanas se marcharon y dejaron a Psique en un mar de dudas. Después de pensarlo detenidamente decidió matarlo.
A pesar de que su desconocido marido le advirtiera, Psique de nuevo volvió a ver a sus hermanas. Las dos hermanas no se habían conformado con la respuesta que le dio Psique el otro día sobre su misterioso marido así que, poniendo en marcha su plan, expusieron sus sospechas a su hermana de que su marido, en realidad, no es un hombre sino la gran serpiente alada profetizada por el Oráculo de Delfos.
Psique, desolada, decidió demostrar a Cupido su amor incondicional hacia él y fue vagando por el mundo en su búsqueda.
Mientras tanto, Cupído fue ha reunirse con su madre para pedirle que curara su herida, pero cuando Venus supo de su historia y comprendió lo que Psique había pretendió le dejó solo con su pena y llena de cólera marchó en busca de la muchacha.
Cuando él se quedó dormido, ella se llenó de valor y encendió la lámpara. Caminando de puntillas se acercó al lecho y elevando la luz contempló el rostro de su amado "¡El dios Cupído!" exclamó para sus adentros Psique que mientras contemplaba su rostro una gota de aceite de la lámpara cayó en el hombro del jóven. Este se despertó sobresaltado, vio la luz y comprendió la desconfianza de Psique. Sin pronunciar palabra se marchó. Psique fue corriendo tras él, pero no pudo verle, solo escuchó su voz. Dio a conocer su nombre y con tristeza dijo: "El Amor no puede vivir sin confianza" y con esas palabras la abandonó.
Psique, en su desolado vagabundear pidió ayuda a los dioses mediante súplicas pero ninguno quería granjearse la enemistad de Venus. Psique lo comprendió y tomó una rápida decisión; se dirigiría al palacio de Venus, se ofrecería a servirla e intentaría apaciguar su íra "Y quién sabe -se dijo- tal vez él esté en casa de su madre" y con ese propósito se puso de camino a ver a la diosa, quien a su vez andaba buscándola.
Cuando las dos se encontraron, Venus se echó a reir y le dijo: "Eres tan descarada y te preocupas tan poco de tu aspecto que jamás encontrarás un enamorado. Para darte pruebas de mi buena voluntad voy a enseñarte como hacerlo". Pidió gran cantidad de semillas de diferentes flores y las mezcló en un montón: "Por tu propio interés, procura que todas esten separadas para esta tarde" Y con estas palabras se marchó.
Psique se quedó sola obsevando la bolsa de semillas. Ella no despertó jamás la compasión de nadie en el mundo de los mortales ni de los inmortales, en esta penosa situación suscitó la piedad de las hormigas "Venid, ayudemosla" se decían unas a otras. Todas respondieron al llamamiento y lo que fue un montón uniforme se convirtió en una serie de montoncitos bien ordenados, compuestos cada uno por una variedad de semillas. Así lo encontró Venus a su regreso y se puso furiosa "Aún no has terminado tu trabajo"le dijo. Le dio un trozo de pan a Psique y le ordenó dormir en el suelo mientras ella dormía en un lecho blando y perfumado.
A la mañana siguiente, se le ocurrió un nuevo trabajo para Psique. "Abajo, en la orilla del río se encuentran corderos que tienen el vellocino de oro. Ve, traéme un poco de su dorada lana". Cuando la joven llegó junto a la corriente de agua, intentó lanzarse en ella y terminar asi sus penas.
Pero al inclinarse oyó una voz que provenía de un rosal. "No debes ahogarte. Los corderos están nerviosos, pero si esperas un buen rato, cuando los corderos salgan de sus rediles para descansar, solo tienes que entrar en el corral y coger los copos de lana que están enganchados en las zarzas"
Así habló el simpático rosal, y Psique siguiendo su consejo recogió gran cantidad de hilos de oro para la diosa. Venus la recibió con helada sonrisa. "Alguien te ha ayudado-le increpó bruscamente- tu sola no lo habrías realizado. Te daré otra oportunidad para que me demuestres que tienes el corazón decidido como aparentas. ¿Ves aquella agua negra que desciende de la colina? Es el nacimiento del río Estirge, llename este frasco de esas aguas"
Apesar del relajante baño y el gran banquete, Psique estuvo sola toda el día acompañada por aquellos murmullos. Al caer la noche y como ella ya se presentía, apareció su marido y con solo sususrrarla al oído hizo que desapareciera todos sus temores, la hizo suya y partió antes del amanecer.
Era la prueba más dificil que le había impuesto, Psique se dio cuenta de ello al llegar a la cascada. Solo una criatura alada podría llenar el frasco y en efecto un águila se compadeció de ella. Cogió el frasco con su pico, lo llenó de agua negra y se lo devolvió.
Pero Venus se dio cuenta y eso le incitaba a pruebas más complicadas. Le dió a Psique una caja con la consigna de llevarla a hades y rogar a Proserpina la reina del mundo subterráneo, que metiera en ella un poco de su belleza. Psique debía convencer a Proserpina que Venus lo necesitaba urgentemente debido al agotamiento que supone cuidar a su hijo herido.
Obediente, Psique fue ha buscar el camino que conducía al Hades, Cuando pasó ante una torre esta se ofreció a ayudarla y le señaló el rumbo que la llevaría al castillo de Proserpina: Debía pasar un gran agujero, después el rio de los muertos donde debía entregar una moneda al barquero Caronte para que la transportara a la otra orilla.
Proserpina
Allí el camino descendía recto al palacio. Cancerbero, el perro de las tres cabezas, guardaba las puertas pero ella le ofrecía un dulce, se amansaría y te dejaría entrar.
Todo ocurrió como la torre anunció, Proserpina no deseaba más que servir a Venus; Psique muy animada, cogió la caja y se puso de camino al palacio de Venus. Llevada por la curiosida, quiso ver el encanto que la caja contenía y, a poder ser, usar un poco en ella misma. Al igual que Venus su belleza estaba resentida por sus sufrimientos y no abandonaba la idea de que algún día recuperaría a su Cupído y deseaba estar más bella para él. Incapaz de resistir a la tentación.
Abrió la caja, pero para su sorpresa estaba vacía. Entonces un decaimiento mortal se apoderó de ella y cayó en un profundo sueño.
En este crítico momento intervino el dios Amor. Cupído ya se ha curado y deseaba ardientemente encontrar a Psique. Escapó del palacio de su madre por la ventana. En un momento arrancó el sueño de los ojos de Psique y lo encerró en la caja. Después despertó a su mujer con un beso
La riñó un poco por su curiosidad, le dijo que llevara la caja a su madre y le aseguró que a partir de ahora todo tendría un final feliz.
Mientras Psique se apresuraba, Cupido fue al Olimpo. Quería asegurarse que Venus no le pondría más dificultades y planteó el caso a el dios Jupiter, que en seguida consintió todo lo que Cupido pedía. Convocó a los demás dioses (incluida Venus) y les anunció que Psique y Cupido están ofialmente casados. Mercurio elevó a Psique hasta el cielo y la depositó en el palacio de los dioses. El mismo Júpiter le hizo probar la ambrosía que le otorgaba la inmortalidad.
Esto naturalmente, cambiaba la situación. Venus no podía censurar a la diosa de su nuera. se imponía una alianza y así pensó que Psique, viviendo en el cielo con su marido, le faltaría tiempo para bajar a la Tierra.
Todo terminó bien. El Amor y el Alma se buscaron y tras duras pruebas se encontraron.
FIN
Fuentes:

http://lasalasdepsique.blogspot.com.es/2011/07/las-hermanas-de-psique-dualidad-y-duda.html
http://www.kelpienet.net/rea/temas.php?ng=9
Full transcript