Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La literatura en la Edad Media

La literatura en la Edad Media
by

Francesc Haro

on 6 October 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La literatura en la Edad Media

LITERATURA EN LA EDAD MEDIA
La Edad Media
Siglos V-XV

Desde la caída del Imperio romano
Hasta
1492
1516
1440
Imprenta de tipos móviles
Sociedad
Nobleza
Clero
Pueblo llano
Poder militar y político.
Privilegios.
Poseen tierras.
Poder cultural.
Ningún privilegio.
Primeras manifestaciones literarias
Siglos VIII-XI. Periodo de latencia
Dos grupos
Popular
Culta
ral
oesía épico-lírica
nónima
es
rita
didác
ica
Mester de juglaría
Juglares (XII, XIII y XIV).
Atracciones itinerantes.
Cantaban (Semirrepresentación).
Bailaban.
Acrobacias.
No solían ser autores.
Cantares de gesta
Poemas narrativos extensos
que cuentan la vida de un héroe que representa los valores
de una época y de un pueblo.
Versos de medida irregular, de arte mayor, que se dividen en dos hemistiquios divididos por una fuerte cesura interna.
Los versos se agrupan en tiradas (agrupación de versos) de desigual extensión.
Rima asonante.
Utilización de fórmulas que, al repetirse, facilitan la memorización: "¡Campeador, que en buena hora ceñiste espada".
En la épica castellana hay una fuerte impronta realista.
De la épica castellana se conservan escasos testimonios: "Cantar de Roncesvalles" (pequeño fragmento), "Mocedades de Rodrigo" y "Cantar de Mio Cid"
Cantar de Mio Cid
Poema compuesto sobre 1200 y de autor anónimo que narra, con cierta base real, parte
de la vida de Rodrigo Díaz
de Vivar, miembro de la corte de Alfonso VI (Siglo XI).
Partes:
Cantar del destierro.
Cantar de las bodas.
Cantar de la afrenta de Corpes.
El tema del Cantar es la recuperanción de la honra perdida tanto en la esfera civil como en la familiar.
Punto de partida:
baja nobleza castellana.
Pérdida del honor civil.
Destierro.
Recupera el favor real=honor civil.
Alfonso VI casa a las hijas del Cid con los Infantes de Carrión.
Alta nobleza.
Los Infantes maltratan y abandonan
a las hijas del Cid.
Pérdida de honor familiar.
La justicia, no la venganza al margen de la misma, le restituye su honor.
Las hijas del Cid se casan con los Infantes
de Navarra y Aragón.
Los Romances
Composición poética formada por un número variable de versos octosílabos. Los versos pares riman
en asonancia mientras que los impares quedan sueltos.
La recitación de los cantares de gesta debió de sentirse como una labor tediosa y poco productiva. Además,
el pueblo que rodeaba al juglar en la plaza no era capaz de retener al completo toda la composición, pero sí podía memorizar, en cambio, aquellos pasajes que les resultaban más atractivos.
De este modo la desintegración
de los cantares de gesta facilitaría la aparición de los romances.
"Ved cómo le crece la honra al que en buena hora nació
que sus hijas son señoras de Navarra y de Aragón,
y así los Reyes de España hoy del Cid parientes son.
¡Que todos en honra crecen por el que en buena hora nació!"
"Ved cómo le crece la honra
al que en buena hora nació
que sus hijas son señoras
de Navarra y de Aragón,
y así los Reyes de España
hoy del Cid parientes son.
¡Que todos en honra crecen
por el que en buena hora nació!"
Por imitación se crearán nuevas composiciones
en las que se incluirán elementos líricos. Estas obras
se transmitirán de generación en generación de manera oral dando lugar a las numerosas variantes que forman
el llamado "romancero viejo".
De los sos ojos tan fuerte mientre llorando
tornava la cabeça e estávalos catando.
Vio puertas abiertas e uços sin cañados,
alcándaras vazías sin pielles e sin mantos
e sin falcones e sin adtores mudados.
Cesura
Doliente estaba, doliente,
ese buen rey don Fernando;
los pies tiene cara oriente
y la candela en la mano.
8 -
8 -
8 a
8 a
MARTÍN
LUTERO
Mester de clerecía
En la Edad Media había pocas personas
que tenían cultura. A estas personas con educación que sabían latín se las conocía con el nombre
de clérigos, aunque no fueran monjes.
Los clérigos, a partir del siglo XIII, siendo conscientes
de que la mayoría de las personas no entendían el latín, se decidieron a escribir en castellano: su intención era instruir y transmitir sus conocimientos al pueblo llano.
Llamamos Mester de Clerecía a la forma
de escribir y al conjunto de las obras que los clérigos
crearon entre los siglos XIII y XIV.
Utilizan un lenguaje culto y cuidado.
Escriben en verso.
La finalidad de sus obras es didáctica.
Los temas son casi siempre religiosos.
Utilizan exclusivamente la cuaderna vía.
La cuaderna vía es una estrofa formada
por cuatro versos de 14 sílabas (alejandrinos),
que tienen la misma rima consonante.
POETAS DEL MESTER DE CLERECÍA
GONZALO DE BERCEO
Es el primer poeta castellano cuyo nombre conocemos. Su obra más importante es
"Milagros de Nuestra Señora", 25 poemas que cuentan los milagros de la Virgen.
Sus versos son espontáneos, sencillos, ingenuos y primitivos, es decir, encantadores.
Los árboles que hacen sombra dulce y donosa
son los santos milagros que hace la Gloriosa,
que son mucho más dulce que la azúcar sabrosa,
la que dan al enfermo en la cuita rabiosa.
Juan Ruiz, Arcipreste de Hita
El Arcipreste de Hita vivió durante el siglo XIV. Probablemente nació en Alcalá
de Henares, fue arcipreste del pueblo de Hita (Guadalajara) y parece que estuvo
en prisión por motivos que se desconocen. Por lo que se deduce de sus escritos debió de ser un hombre alegre, amante de la buena vida y culto, muy culto.

La única obra que nos ha dejado es el Libro del buen amor, formado
por un conjunto de poemas con temas muy variados. Nos cuenta en primera persona sus verdaderos o fingidos amores y entre ellos enlaza otros asuntos: poemas líricos dedicados a la Virgen, cantos a serranas, coplas de estudiante, cuentos, fábulas... En la obra predomina la cuaderna vía; pero también utiliza
otros tipos de versificaciones. El mismo autor dice que escribió el libro
para que las personas eviten el loco amor; sin embargo se atribuye aventuras amorosas con todo tipo de mujeres.

La vivacidad narrativa, la malicia y la gracia y el dominio perfecto del idioma hacen que esta obra sea una de las más apasionantes de la Edad Media.
Hablar con mujer en plaza es cosa muy descubierta
y, a veces, mal perro atado está tras la puerta abierta;
es bueno disimular, echar alguna cubierta,
pues sólo en lugar seguro se puede hablar cosa cierta.

-"Señora, la mi sobrina, la que en Toledo vivía
a vos se encomienda mucho, mil saludos os envía;
si hubiese lugar y tiempo, por cuanto de vos oía,
tendría placer en veros y conoceros querría.

"Deseaban mis parientes casarme en esta sazón
con una doncella rica, hija de don Pepión;
a todos di por respuesta que no la querría, no.
¡Mi cuerpo será de aquella que tiene mi corazón!"
La prosa en la Edad Media
La literatura castellana en prosa surgió más tarde que la literatura en verso por una razón fácil de comprender: los escritores cultos
e la época consideraban el castellano
como una lengua vulgar y preferían utilizar
el latín para escribir sus obras en prosa. Sólo utilizaban el castellano cuando se dirigían
al pueblo para enseñarle algo o para entretenerlo y entonces utilizaban el verso.

En el siglo XIII, el rey de Castilla Fernando III
el Santo ordenó que todos los documentos de su reino se escribieran en castellano. Esto favoreció el nacimiento de la prosa en nuestra lengua.
Fue rey de Castilla desde 1252 hasta 1284 y continuó la labor de apoyo a la lengua castellana que había comenzado su padre Fernando III el Santo.

Durante su juventud luchó en los ejércitos de su padre y conquistó Murcia a los árabes; pero más tarde dedicó su reinado fundamentalmente a empresas culturales.

Reunió en su corte un gran número de escritores y hombres de ciencia, cristianos, árabes y judíos a los que encomendó la traducción de muchos libros orientales, continuando e incrementando la actividad de la Escuela de Traductores de Toledo
que había sido fundada un siglo antes.

Gracias a esta labor cultural se escribieron obras como:

"Las Siete Partidas", que son un conjunto de leyes para gobernar con acierto.
"Crónica general". Es una historia de España que abarca desde los primeros pobladores de la Península hasta el reinado de Alfonso X.
"Las Cantigas". Composiciones en gallego escritas por el mismo rey Alfonso dedicadas
a la Virgen.
DON JUAN MANUEL
Don Juan Manuel nació en Escalona y murió en Córdoba. Era sobrino de Alfonso X el Sabio y nieto de Fernando III el Santo. Fue educado para ser soldado y para ser escritor; estudió latín, historia, teología, derecho..., mientras aprendía a luchar y a cazar. Cuando se hizo mayor tomó parte
en las luchas de su época según sus intereses: lo mismo luchaba contra los moros que contra
los cristianos. Fue enterrado en el convento de los dominicos de Peñafiel, fundado por él mismo, donde había dejado depositados los códices de su obra.

En sus obras utiliza un lenguaje exacto y conciso, con un estilo elegante y personal para,
como afirma él mismo, enseñar y entretener.

"El Conde Lucanor o Libro de Patronio" es la obra más importante de don Juan Manuel.
Costa de 51 narraciones diversas con intención didáctica que tienen siempre la misma estructura:

El Conde Lucanor expone a su criado Patronio algo que le preocupa o le intriga y le pide
su opinión. Patronio, para explicárselo, utiliza un cuento. Don Juan Manuel, al final del ejemplo, resume la enseñanza o moraleja en un pareado (dos versos que riman entre sí).
Lo que sucedió a una zona con un cuervo que tenía un pedazo de queso el pico.

Hablando otra vez el conde Lucanor con Patronio, su consejero, díjole así:

-Patronio, un hombre que se dice amigo mío me empezó a elogiar mucho, dándome a entender que yo tenía mucho mérito y mucho poder. Cuando me hubo halagado de esta manera todo lo que pudo, me propuso una cosa que a mí me parece que me conviene.

Entonces el conde le contó a Patronio lo que su amigo le proponía, que, aunque a primera vista se dijera provechoso, ocultaba un engaño, del que Patronio se apercibió. Por lo cual dijo al conde:

-Señor conde Lucanor, sabed que este hombre os quiere engañar, dándoos a entender que vuestros méritos y vuestro poder son mayores que en la realidad. Para que os podáis guardar del engaño que quiere haceros, me gustaría que supierais lo que sucedió al cuervo con la zorra.

El conde le preguntó qué le había sucedido.

-Señor Conde -dijo Patronio-, el cuervo encontró una vez un pedazo muy grande de queso y se subió a un árbol para comer el queso más a gusto y sin que nadie le molestara. Estando así el cuervo pasó la zorra y, cuando vio el queso, empezó a pensar en la manera de poder quitárselo. Con este objetivo dijo lo siguiente:

-Don cuervo, hace ya mucho tiempo que he oído hablar de vuestras perfecciones y de vuestra hermosura. Aunque mucho os busqué, por voluntad de Dios o por desdicha mía, no os vi hasta ahora, que hallo que sois muy superior a lo que me decían. Para que veáis que no me propongo lisonjearos os diré, junto con lo que las gentes en vos alaban, aquellos defectos que os atribuyen. Todo el mundo dice que como el color de vuestras plumas, ojos, pico, patas y garras es negro, y este color no es tan bonito como otros colores, el ser todo negro os hace muy feo, sin darse cuenta de que se equivocan, pues aunque es verdad que vuestras plumas son negras, su negrura que es tan brillante que tiene reflejos azules, como las plumas del pavo real, que es la de más hermosura del mundo, y, aunque vuestros ojos son negros, el color negro es para los ojos mucho más hermoso que ningún otro, pues la propiedad de los ojos es ver, y como el negro hace ver mejor, los ojos negros son los mejores, por lo cual los ojos de la gacela, que son más oscuros que los de otros animales, son muy alabados. Además, vuestro pico y vuestras garras son mucho más fuertes que los de ninguna otra ave de vuestro tamaño. También tenéis, al volar, tan gran ligereza, que podéis ir contra el viento, por recio que sea, lo que ninguna otra puede hacer tan fácilmente como vos. Fuera de esto estoy convencida de que, pues que todo sois tan acabado y Dios no deja nada imperfecto, no os habrá negado el don del cantar mucho mejor que ningún otro pájaro. Pero, pues Dios me hizo la merced de que os viese, y contemplo en vos más perfecciones de las que oí, toda mi vida me tendría por dichosa si os oyese cantar.

Fijaos bien, señor Conde, que aunque la intención de la zorra era engañar al cuervo, lo que dijo fue siempre verdad. Desconfiad de la verdad engañosa, que es madre de los peores engaños y perjuicios que pueden venirnos.

Cuando el cuervo vio de qué manera le alababa la zorra y como le decía la verdad, creyó que en todas las cosas se la diría y la tuvo por amiga, sin sospechar que esto lo hacía por quitarle el queso que tenía en el pico. Conmovido, pues, por sus elogios y por sus ruegos para que cantara, abrió el pico, con lo que cayó el queso en tierra. Cogió la zorra y huyó con él. De esta manera engañó al cuervo, haciéndole creer que era muy hermoso y que tenía más perfecciones de lo que era verdad.

Vos, señor conde Lucanor, pues veis que, aunque Dios os hizo merced en todo, ese hombre os quiere persuadir de que tenéis mucho más mérito y más poder, convenceos que lo hace para engañaros. Guardaos bien de él, que, haciéndolo, obraréis como hombre prudente.

Al conde agradó mucho lo que Patronio le dijo e hízolo así, y de esta manera evitó muchos daños. Como don Juan comprendió que este cuento era bueno, hízolo poner en este libro y escribió unos versos en que se expone abreviadamente su moraleja y que dicen así:

Quien te alaba lo que tú no tienes,
cuida que no te quite lo que tienes.
Full transcript