Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Sindrome metabolico

No description
by

Josue Fidel Valencia Lopez

on 21 November 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Sindrome metabolico

Introducción
objetivo
Orientar el conocimiento a lo que significa.

Exponer los factores de riesgos, así como su prevención primaria y secundaria .

Saber como actuar en cada caso

Explicar los tratamientos nutricionales y farmacológicos que ayudaran a mantener un mejor estilo de vida
Concepto
El síndrome metabólico es una combinación de una alteración del metabolismo de los lípidos, hipertensión, diabetes mellitus de tipo 2 y sobrepeso.

El desarrollo del síndrome metabólico es gradual y comienza con hiperinsulinemia combinada con resistencia a la insulina, una alteración moderada del metabolismo de los lípidos e hipertensión leve.
Antecedentes
En 1923 Kylin describió la asociación de hipertensión arterial, hiperglucemia y gota.

En 1936, Himsworth, propuso la exitencia de 2 tipos de diabetes, la sensible y la insensible a la insulina.

En 1956, Vague describió un tipo de obesidad androide asociada a hiperuricemia y riesgo cardiovascular.

En 1988, Reaven describió a la agrupación de intolerancia a la glucosa, hipertensión, hipertrigliceridemia y disminución del colesterol HDL con el nombre de síndrome X destacando su asociación con la morbilidad y mortalidad cardiovascular.
Epidemiología
Se ha confirmado la presencia del síndrome metabólico en diferentes grupos étnicos, incluyendo a la población latinoamericana.
Se presenta en el 15% de los hombres y en el 10% de la mujeres que tienen metabolismo de la glucosa normal.
En el 64% de los varones y el 42% de mujeres que presentan alteración en la glucosa de ayuno o intolerancia a la glucosa.
Prevención primaria
Las primeras medidas que se aceptarían como útiles serían las que modificaran los factores genéticos que lo originan, dado el desconocimiento de este desequilibrio se orienta la prevención hacia los participantes ambientales.
Prevención secundaria
La prevención secundaria del síndrome metabólico es la del tratamiento de sus componentes.
Tratamiento por etapas
El objetivo del tratamiento es reducir el riesgo de cardiopatía y diabetes tipo 2, accidente cerebrovascular, enfermedad renal y mala circulación en las piernas.
El abordaje del tratamiento del paciente con síndrome
metabólico debe ser integral y el tipo de intervención.

GOAL!
Síndrome metabólico
Prevención primaria
Prevención secundaria
Tratamiento por etapas

¿Qué es?
El cuerpo humano es como una máquina, una muy compleja, y como tal, el cuerpo puede sufrir ciertas atrofias y afectaciones causadas por diversos factores, tantos externos como internos. Uno de los problemas de salud que afecta a una gran cantidad de individuos hoy en día es la diabetes, pero ¿cuál es la antesala de la diabetes?
La resistencia a la insulina puede ser un denominador común, pero no es la causa de todos los componentes. En la resistencia a la insulina se tiene una respuesta disminuida de los tejidos periféricos a la acción de esta hormona. La insulina tiene varias acciones: participa en el desarrollo y diferenciación celular; regula el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas; influye en el equilibrio hidro-electrolítico, en la función endotelial, así como en la sobre-vida celular o en su apoptosis.
insulina
El síndrome ha recibido diferentes nombres:
síndrome de resistencia a la insulina, síndrome plurimetabólico, cuarteto de la muerte, síndrome dismetabólico cardiovascular y más recientemente, propuesto por la Organización Mundial de la Salud de síndrome metabólico.
El 90% de los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 tienen síndrome metabólico.

En algunas revisiones se responsabiliza a la resistencia a la insulina del 6% de los casos de enfermedad arterial coronaria no asociada a diabetes y hasta en un 45% en los casos de diabetes.
Estos últimos factores son responsables en un 60–90% del síndrome. Las medidas (entre ellas la educación) que promueven una alimentación sana, un peso deseable y un estilo de vida activo que incluya un programa permanente de ejercicio, han confirmado su eficacia a corto y mediano plazo, como se comprueba en el NHANES III, donde se informa de la disminución en la prevalencia de la obesidad y de la enfermedad arterial coronaria.
Se ha encontrado en estudios epidemiológicos que los predictores de mayor importancia en todas las causas de mortalidad, incluyendo la tasa de morbilidad y mortalidad cardiovascular, son los niveles de actividad física realizados como parte integral del modo de vida.
28 Hombres y mujeres que tienen un mayor nivel de actividad son un 40% menos a propensos a morir que los grupos menos activos. Diversos estudios de intervención, que evalúan los efectos de la dieta y el ejercicio han demostrado que una pérdida de peso del 5 al 10%, con un incremento de la actividad física gastando de 1,200 kcal-semana, pueden ser suficientes para mantener un estado saludable en la población general, ya que disminuye el riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular.
El tratamiento del síndrome metabólico se basa en dos pilares: nutrición y ejercicio.
Desde el punto de vista nutricional (si hay sobrepeso) se recomienda una dieta hipocalórica adaptada a la resistencia de la insulina (índice y carga glucémica bajos). Los alimentos o dietas con carga glucémica elevada aumenta la resistencia a la insulina y la demanda.
Esto último determina la extinción de las células β pancreáticas productoras de insulina, lo que estimula la aparición de la diabetes 2
La reducción de los niveles máximos de glucemia pos posprandial puede ayudar a retrasar el desarrollo del síndrome metabólico
Los alimentos muy procesados (con gran cantidad de hidratos de carbono), como por ejemplo la harina refinada y los productos derivados de ella (panes, pastas, etc.), los alimentos ricos en almidón que se calientan en forma excesiva (patatas asadas) y los productos instantáneos, son elecciones inadecuadas y siempre que sea posible deben sustituirse por alimentos sin refinar, preparados en forma cuidadosa para mantener su integridad al máximo (patatas enteras hervidas con piel, arroz integral, pastas integrales)
Todavía no está claro si la reducción del consumo de hidratos de carbono a favor de las proteínas ejerce una influencia sobre el síndrome metabólico o si la medida principal debe ser la restricción de la carga glucémica de los alimentos.
En cambio, se sabe que el ejercicio desempeña un papel importan en la mejoría de los síntomas clínicos del síndrome metabólico y en el retraso de su progresión.
La actividad física reduce la resistencia a la insulina porque estimula la degradación del glucógeno y disminuye las concentraciones de triglicéridos. Se observa una correlación negativa entre el estado físico y la presión arterial sistólica.
Podrá hacerse a nivel de de la prevención primaria o secundaria de acuerdo al estado del paciente. los tratamientos deben tener objetivos a corto plazo y largo plazo, como lo son: mantener el peso ideal o razonable a largo plazo, restricción calórica en el caso de sobre peso y obesidad, para reducir el peso con un equilibrio en el aporte de macro y micronutrimentos en la composición de un plan alimentario.
La actividad física reduce la resistencia a la insulina porque estimula la degradación del glucógeno y disminuye las concentraciones de triglicéridos. Se observa una correlación negativa entre el estado físico y la presión arterial sistólica.
El ejercicio frecuente reduce las concentraciones de inhibidor del activador del plasminógeno (PAI) y estimula la actividad fibronolítica. La actividad física disminuye la grasa abdominal sobre todo si se realiza en combinación con una dieta hipocalórica. En ciertos casos el descenso de solo 5 kg puede normalizar uno o varios síntomas del síndrome metabólico
El ejercicio cardiovascular disminuye el riesgo de enfermedad coronaria y diabetes que se han asociado con síndrome metabólico; así el hombre que gasta una tercera parte del consumo de oxígeno máximo tiene menos afinidad a desarrollar síndrome metabólico, por lo que se recomienda realizar ejercicio diario a 4.5 mets (es interpretado con más de 3 horas por semana)
El ejercicio cardiovascular disminuye el riesgo de enfermedad coronaria y diabetes que se han asociado con síndrome metabólico; así el hombre que gasta una tercera parte del consumo de oxígeno máximo tiene menos afinidad a desarrollar síndrome metabólico, por lo que se recomienda realizar ejercicio diario a 4.5 mets (es interpretado con más de 3 horas por semana)
El cambio de estilo de vida disminuye el riesgo de enfermedad coronaria con una dieta adecuada y ejercicio aeróbico y/o cardiovascular. Watkins et al, describen que con ejercicio y dieta disminuyó en 47% la resistencia a la insulina
Ejemplos clínicos
Mujer de 36 años cuyo motivo de consulta su deseo de perder peso

Su padre murió a los 55 años por un infarto del miocardio; tenía diabetes
mellitus tipo 2. Su madre tiene 70 años y es aparentemente sana. Tiene cuatro hermanos y un hijo sano. Dos de sus hermanos mayores han tenido al menos un infarto del miocardio antes de los 60 años

Tiene exceso de peso desde los 10 años Su peso máximo fue de 75 kg a los 34 años. En el último año se ha mantenido estable en 73 kg. Ha intentado perder peso con diversos tratamientos sin éxito.

La paciente refiere seguir una dieta baja en grasa.
Esta constituida por:
Desayuno: Un plato de papaya, un vaso de jugo de naranja, una taza de hojuelas de maíz azucaradas y un vaso de leche entera Comida: Un plato de arroz, un filete de res de 100 g empanizado acompañado de puré de papa y frijoles refritos. Dos tortillas. Una rebanada de melón y dos vasos de refresco dietético Cena: Un pan de dulce y un vaso de leche entera. Pocas veces come verduras. Ingiere bebidas alcohólicas (dos raciones dos veces a la semana).
Caso clínico
Fuma una cajetilla de cigarros al día. Tiene poca actividad física, camina 15 minutos diarios y realiza labores del hogar. Asociado a estrés emocional, consume alimentos en forma rápida y abundante, sin relación a su apetitito. Estos episodios se presentan 3 veces a la semana en promedio Desde hace seis meses refiere fatiga, somnolencia que se exacerba después de los alimentos, parestesias nocturnas en miembros inferiores
Refiere episodios de ansiedad y diaforesis que se presentan cuatro horas después del desayuno que ceden con el consumo de alimentos. Al despertar tiene ardor faríngeo y dolor retroesternal. Tiene regurgitaciones frecuentes. Le refieren que ronca intensamente. Tiene irregularidades menstruales desde la adolescencia. Los ciclos se presentan cada 28 a 60 días. Ha recibido diversos tratamientos para regularizar sus menstruaciones; durante su consumo las menstruaciones son regulares. Requirió inducción de la ovulación para la concepción. Al final del embarazo tuvo pre-eclampsia. El peso de su hijo fue de 3.9 kg.
Son situaciones que nos orientan a sospechar que
existe un trastorno de la conducta alimentaria
asociado al sobrepeso y obesidad.
Preocupación por engordar
Práctica de atracones
Sensación de falta de control al comer
Práctica de vómito autoinducido
Práctica recurrente de dietas
Práctica de ejercicio excesivo
Uso de pastillas (para perder peso, diuréticos, laxantes), o enemas para perder peso Todas las anteriore
Los factores nutricionales que contribuyen a la magnitud de la hipertrigliceridemia en el caso en discusión son:
a. Consumo excesivo de grasa
b. Consumo excesivo de pan y sustitutos
c. Consumo excesivo de frutas
d. Consumo excesivo de alcohol
Peso 73 kg
Estatura 160 cm.
Presión arterial 145/90 mmHg
Frecuencia cardiaca de 65 latidos/min.
Diámetro de la cintura 105 cm.
Se detectó lesiones cutáneas en cuello y axila.
La tiroides es de tamaño normal.
La exploración cardiovascular y del abdomen fue normal.
En la exploración física:
Las medidas preventivas deben iniciarse en la infancia y la adolescencia con programas educativos escolares dirigidos a los alumnos y los padres enfocados hacia el logro de hábitos alimentarios correctos y el convencimiento de la importancia del ejercicio físico. La obesidad infantil se ha convertido en un auténtico problema sanitario, por lo que se debe fomentar los programas deportivos escolares y su proyección en ámbitos educativos superiores que perpetúen los hábitos deportivos.
Conclusión
El síndrome metabólico es una asociación de varias entidades nosológicas que se agrupan bajo dicho nombre siendo las más frecuentes: hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia y la obesidad.
El síndrome metabólico aparece a cualquier edad y sexo, tiene como factor común los malos hábitos de alimentación y estilos de vida inadecuados.
Se describieron los pilares de tratamiento, siendo el más importante el preventivo pues después de presentarse dicha entidad es prácticamente imposible evitar las complicaciones que traen consigo.
Los criterios diagnósticos para el surgimiento del síndrome metabólico son: obesidad abdominal, valor de triglicéridos, presión arterial y glicemia. El diagnóstico de SM se puede hacer con la presencia de al menos tres de estos componentes. Los factores de riesgo son fundamentales para la aparición del mismo.
El tratamiento preventivo es un factor principal para evitar la aparición del síndrome y dentro de esta la planificación alimentaria en la búsqueda de un peso normal y la actividad física son medidas que se deben considerar como de primera elección para la prevención.
Bibliografía
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1684-18242012000200009

http://bvs.sld.cu/revistas/gme/pub/vol.12.(2)_07/p7.html

http://www.revespcardiol.org/es/prevencion-tratamiento-del-sindrome-metabolico/articulo/13083448/

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/metabolicsyndrome.html

http://www.texasheart.org/HIC/Topics_Esp/Cond/metabolic_sp.cfm

http://www.uba.ar/extension/salud/difusion/nota41.php

Reaven GM. El síndrome metabólico, es un diagnóstico necesario 2006:1528-1561.

Haffner SM. El Síndrome Metabólico, inflamación, enfermedad cardiovascular y Diabetes Mellitus. Am J Cardiol. 2006;97:3-11.

Anexo
Resumen de los criterios diagnósticos del síndrome metabólico según los diferentes grupos internacionales
Criterio de obligatoriedad para establecer el diagnóstico del Síndrome Metabólico, que para la OMS se requiere la presencia de al menos uno de los cuatro criterios de obligatoriedad: M-sexo masculino; F-sexo femenino; cHDL-colesterol asociado a lipoproteína de alta densidad; CA-diámetro de cintura abdominal; IMC-índie de masa corporal; DM-diagnóstico previo de diabetes mellitus; HTA-diagnóstico previo de hipertensión arterial aunque esté normotenso en el momento del estudio; Tratamiento- se refiere a presentar valores normales de los lípidos en el momento del estudio pero está bajo tratamiento por diagnóstico previo; Microalbuminuria positiva- se considera cuando la excreción de albúmina ≥20 mg/min o la relación albúmina/creatinina en orina es ≥30 mg/g en 24 h.
Full transcript