Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Desarrollismo en la Educación Argentina

No description
by

Sharon Avalo Diamante

on 18 May 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Desarrollismo en la Educación Argentina

Desarrollismo en la Educación Argentina
El discurso pedagógico desarrollista (1955-1973)

El desarrollismo introdujo una nueva lógica para operar sobre el campo educativo que produjo innovaciones tanto a nivel conceptual como en el de las prácticas escolares. Intentaremos señalar aquí los elementos organizadores del discurso pedagógico desarrollista haciendo referencia a su traducción e implementación en el terreno educativo. Para ello hemos tenido en cuenta las relaciones de lo educativo con otras esferas: sociedad, economía, cultura, trabajo, orden mundial, etc.

Libre, no laica.
El principal debate educativo que afronta Frondizi se origina en torno al dictado de normas que permitieron, organizaron, financiaron y fortalecieron la educación privada. Se autoriza la creación de Universidades privadas y se las faculta a expedir títulos habilitantes. Por primera vez se configura un sistema orgánico privado en todos los niveles. Dentro del sector privado, tienen mayoría las escuelas religiosas. De modo que a favor de la decisión del gobierno, bajo la consigna “Libre”, se encolumna la iglesia católica, el liberalismo católico, y un importante número de jóvenes de sectores medios. En la contraparte, por la educación “Laica” –además de libre- se encolumnan también sectores multitudinarios, culturalmente vinculados a la escuela pública, y al reformismo universitario. El frondicismo impone la opción “libre” y la educación privada gana un lugar, que nunca resignará, dentro del sistema educativo.


MODELO DESARROLLISTA


El discurso desarrollista de progreso social y económico otorgó a la educación un nuevo papel económico.
La enseñanza se concibe como una inversión que permite la formación de “recursos humanos” que posibilitan el desarrollo de la sociedad, de esta manera los sujetos son redefinidos como “productivos” y en cierto sentido ahistóricos es decir se reafirmaba la concepción del sujeto como un “capital humano”, herramienta básica para el fin del desarrollo productivo. En esta etapa de carácter desarrollista surge como capacitación de mano de obra para satisfacer las demandas de la nueva industria.

Gobierno del Presidente Illia (1962-1966)

Durante el Gobierno de Illia (1962-1966) tiene lugar una apertura democrática en el campo educacional y un incremento de la matrícula, que viene siguiendo la tendencia inaugurada por Perón. En este período se despliega un nuevo liberalismo laico escolanovista en el nivel inicial, y en el área de recreación. Se realizan también novedosas experiencias en el área de extensión universitaria destinadas al campo de lo social y a la educación popular. En 1965 se lanza el primer programa oficial de alfabetización de adultos.

Reformismo en la Universidad.

Pese a la proscripción del peronismo y de sus figuras intelectuales, las universidades recuperan su autonomía. Francisco Romero se hizo cargo de la UBA, y conforma una tendencia junto con otros intelectuales de prestigio como Norberto Rodríguez Bustamante, Manuel Sadosky, y Gino Germani. Se restaura el cogobierno y la libertad de cátedra. Se reanuda la producción científica y cultural. Las banderas de censura al peronismo y florecimiento intelectual corren en paralelo durante algunos años.

Puntos Claves Desarrollismo
La presidencia de Frondizi: desarrollismo, inestabilidad
Un breve recorrido por la presidencia de Arturo Frondizi.
Bastones largos en la noche

El modelo autoritario impuesto por Onganía clausura la experiencia democrática en la educación. Vuelven a ocupar los más altos puestos ministeriales personajes vinculados a la iglesia católica y a la tecnocracia. Se interviene la universidad. Como los estudiantes toman los claustros, el gobierno decide desalojarlos por la fuerza, el 29 de Julio de 1966, conocida como la noche de los bastones largos. Esto termina con la experiencia reformista universitaria. Docentes e investigadores deben emigrar. Los desarrollos intelectuales más avanzados que tiene lugar en el país, deben pasar por institutos y grupos de estudios externos a la Universidad.
Afín con una mirada excluyente del desarrollo industrial concentrado, la dirección de la educación técnica es pensada nuevamente en términos economicistas. Pero a diferencia de la mirada desarrollista, no hay mirada integral de largo plazo. El individuo es pensado como “capital humano”, cuya formación necesaria se mide solo en función de un cálculo costo-beneficio. Bajo esta mirada, y retomando el antecedente de la reforma Saavedra Lamas, en 1968 se implementa una nueva reforma educativa, de corta duración, en la que se intenta incorporar una escuela intermedia para niños de 11 a 14 años. Además, se institucionaliza legalmente la educación privada.

La profesionalización de la ciencia alteró profundamente el alcance, el sentido y las practicas formativas y profesionales del magisterio y el profesorado. Se comenzó a hablar de planeamiento, gestión y evaluación del sistema educativo. Se redefine el lugar social que del dispositivo escolar como institución productora y reproductora de conocimiento científico tecnológico.
Podemos observar que la estructura del discurso desarrollista y su estrategia comunicacional, son similares a los actuales.


El desarrollismo comienza su gestión en 1958. Incorpora la teoría del “planeamiento” afín a la teoría del desarrollo. Comienza, la transferencia de escuelas nacionales a algunas provincias. Promulga el siempre reclamado Estatuto del Docente. Y abre la puerta a la enseñanza privada.
Con el objetivo de formar integralmente recursos humanos para el desarrollo, se reorganiza la educación orientada a la producción. En 1959 se crea el CONET, que absorve la CNAOP y la DGET del período justicialista. Se transforma la Universidad Obrera en UTN, quitándole toda presencia sindical peronista. El sujeto pedagógico deja de ser interpelado desde su “ser obrero”, abandonando los componentes políticos y culturales su condición social. Como su propósito estuvo más vinculado a la desperonización que a la educación técnica en si, no logra articular adecuadamente la relación educación / trabajo.
El CONET unifica las escuelas medias a su cargo bajo la forma de ENET de seis años, divididas en dos ciclos, al cabo de los cuales se obtiene el título de técnico, e imparten, en un turno el clásico conocimiento académico, y a contraturno la formación específica en talleres. La concepción del saber técnico que predomina en el CONET se basa en la “tecnología”, entendida como una aplicación práctica descendente de conocimiento científico puro, restableciendo la tradicional jerarquía de saberes. En ese esquema, la educación técnica queda necesariamente subordinada, relegada a los márgenes del sistema.

El desarrollismo es una teoría económica referida al desarrollo, y que sostiene que el deterioro de los términos de intercambio en el comercio internacional, con un esquema centro industrial-periferia agrícola, reproduce el subdesarrollo y amplía la brecha entre países desarrollados y países subdesarrollados.

Como consecuencia de ese diagnóstico, el desarrollismo sostiene que los países no desarrollados deberían tener Estados activos, con políticas económicas que impulsen la industrialización, para alcanzar una situación de desarrollo autónomo.


La Educación Desarrollista
Alternativas populares

Por fuera del sistema educativo, tienen lugar experiencias educacionales alternativas, vinculada a la iglesia, y al progresismo, que van a converger en la pedagogía del oprimido de Paulo Freire, y hacia fines de los 60 darán lugar a la Teología de La liberación, de corte revolucionario. Para esta concepción, el conocimiento que detenta la cultura tradicional, académica, es un medio de opresión sobre los sectores populares. La educación, para ser liberadora, no debe reproducir la cultura oficial, sino entrar en un diálogo con los saberes populares, problematizando su situación de subordinación social, de modo tal que en ese intercambio los dominados tomen conciencia de las causas de su situación, y aprendan la cultura como una acción de rebelión política contra el orden capitalista dependiente.
En este período cobra madurez la concepción cultural y pedagógica de la izquierda peronista, cuyos principales exponentes son Jauretche y Hernández Arregui, con su crítica a la “colonización pedagógica”. Acusan a Germani y al funcionalismo de utilizar modelos incompatibles con la complejidad de la sociedad argentina. Se burlan de Mantovani, al que endilgan confundir la defensa de la educación humanista con la defensa de la facultad de filosofía y letras. Piensan que los profesores secundarios y universitarios tienen sus “cabezas apolilladas” por haber olvidado la cuestión nacional. Plantea Jauretche:
“Así, en la Argentina, el establecimiento de una verdadera cultura lleva necesariamente a combatir la cultura ordenada por la dependencia colonial … Solo con la victoria en esa contienda evitaremos que bajo la apariencia de los valores universales se sigan introduciendo como tales los valores relativos … cuya apariencia de universalidad surge exclusivamente del poder de expansión universal que les dan los centros donde nacen con la irradiación que surge de su carácter metropolitano. Tomar como absolutos esos valores relativos es un defecto que está en la génesis de nuestra `intelligencia´y de ahí su colonialismo” (Jauretche, 1992)
A comienzos de los 70, algunas innovaciones del régimen dan lugar a la apertura en “Cátedras Nacionales” en la Universidad.
En 1973 de crea la CTRA, en la que convergen distintas expresiones del gremialismo docente, bajo una nueva visión del educador: no es ya un apostol de la civilización, sino un “trabajador de la educación” que compartiendo su destino de clase con los demás trabajadores argentinos, tiene un compromiso primario con la lucha cultural por la liberación.


DESARROLLISMO
Full transcript