The Internet belongs to everyone. Let’s keep it that way.

Protect Net Neutrality
Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Introducción a modelos Psicoterapéuticos

En esta presentación se muestran diferentes modelos Psicoterapéuticos Terapias Cognitivo Conductuales, Conductuales Contextuales , Psicoanálisis, terapias humanistas existenciales ,sistemico y enfoque integrativo en psicoterapias
by

Omar Galarza Santos

on 1 December 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Introducción a modelos Psicoterapéuticos

Introducción a Modelos Psicoterapéuticos
Introducción a Modelos Psicoterapeúticos

Omar Galarza Santos
El campo de la psicología clínica comprende investigación, enseñanza,y servicios importantes para las aplicaciones de los principios, los métodos y procedimientos para el entendimiento, la predicción, y el alivio de la desadaptación, la discapacidad, y la aflicción emocional, intelectual, biológica, psicológica,
social y conductual, aplicados a una gran variedad de poblaciones de clientes”(J.H. Resnick, 1991).

El campo de la psicología clínica integra ciencia, teoría y práctica para entender, predecir y aliviar el desequilibrio, la invalidez y la incomodidad; también promueve la adaptación humana, el ajuste y el desarrollo personal. La psicología clínica está enfocada en los aspectos intelectuales, emocionales, biológicos, psicológicos, sociales y del comportamiento humano que funcionan a través de la existencia en las diferentes culturas, y en todos los niveles socio-económicos.1




¿Qué es la psicología clínica?
Lightner Witmer, discípulo de Wilhelm Wundt y cabeza del departamento de psicología de la Universidad de Pensilvania, utilizó el término "Psicología Clínica" por primera vez en 1907 para describir la práctica que había realizado durante diez años en una clínica para niños establecida en 1896 en la Universidad de Pensilvania

Actividades de los psicólogos clínicos.

Un psicólogo clínico se dedica a una o más de las siguientes actividades: evaluación, tratamiento/prevención/intervención, investigación, enseñanza, asesoramiento y dirección/gestión (Bernstein y Nietzel, 1980/1988; Colegio Oficial de Psicólogos, 1998; Kendall y Norton-Ford, 1982/1988).

Unidad Academica de
Psicología
¿Qué es psicoterapia?
Antes de entrar de lleno a definir la palabra psicoterapia se hace necesario el proceder a establecer el origen etimológico de la misma. Este se halla en el griego y más concretamente en la unión de dos términos: por un lado, está psico (psyche) que podría traducirse como “alma” y por otro lado está terapia (terapia) que vendría a significar “tratamiento”


Psicoterapia es el tratamiento, por medios Psicológicos, de problemas de naturaleza emocional, en la que una persona entrenada establece deliberadamente una relación profesional con el paciente con el objeto de 1)suprimir, modificar o paliar los síntomas existentes 2;intervenir en las pausas distorsionadas de la conducta y 3)promover el crecimiento y desarrollo positivo de la comunidad (Wolberg,1977)


La psicoterapia ha sido definida como un procedimiento destinado a promover procesos de cambio ante ciertas experiencias de padecimiento, cuyos resultados dependen de la acción conjunta de dos series de factores: los específicos y los inespecíficos (Lambert, Shapiro y Bergin, 1986).


La intervención psicológica consiste en la aplicación de principios y técnicas psicológicos por parte de un profesional acreditado con el fin de ayudar a otras personas a comprender sus problemas, a reducir o superar estos, a prevenir la ocurrencia de los mismos y/o a mejorar las capacidades personales o relaciones de las personas aun en ausencia de problemas.



Factores que explican la mejoría experimentada con la Psicoterapia (Lambert,1992)


1- FACTORES COMUNES DE LA RELACIÓN TERAPÉUTICA: (30%) o inespecíficos de la relación terapéutica comprenden un conjunto de variables que se encuentran en muchos modelos teóricos (p.ej., aceptación positiva, empatía, validación, calidez, apertura del terapeuta).

2- CAMBIO EXTRATERAPÉUTICO:(40%) son factores relacionados por una parte con la personalidad del cliente, tales como, fuerza yoica, recursos de afrontamientos, aspectos resilientes, y por otra, con su entono más inmediato, como eventos fortuitos y el soporte social, variables que contribuyen significativamente a la mejoría del paciente, independientemente de lo que suceda en la terapia.

3- EXPECTATIVAS DE RESULTADOS: (15%) el cambio resulta del hecho que el paciente sabe que se le va ayudar, el cual deriva a su vez, de la credibilidad puesta en el agente dador de ayuda. El prestigio conseguido, como así también, la comunicación verbal de una persona a otra que recomienda a determinado profesional, crea y fortalece esas expectativas, las cuales operan como fuerzas curativas antes de haber comenzado la terapia.

4- TÉCNICAS: (15%) comprende a los procedimientos específicos de una psicoterapia (p.ej., interpretación, desensibilización sistemática, reestructuración cognitiva, etc.)

GRADO DE DIRECTIVIDAD


La directividad viene definida por el grado en que se dan instrucciones, se proporciona información y retroalimentación, se hacen preguntas para obtener información, se ofrece ayuda específica, se estructuran y delimitan tareas, se anima a realizarlas, se desafían las ideas del paciente, etc. Tanto el exceso como el déficit de directividad son negativos. En el primer caso se dificulta que el cliente aprenda a ser más autónomo a la hora de analizar y modificar sus problemas. En el segundo, se priva al cliente de una ayuda que necesita para resolver sus problemas.

Lo importante parece ser adecuar el grado de directividad a lo que los clientes esperan. En general, la conveniencia de ser más o menos directivo depende de una serie de factores tales como (Beck et al., 1979/1983; Goldfried y Davison, 1976/1981; Segura, 1985):

- Tipo de problema: a mayor gravedad del cuadro y menor grado de autocontrol por parte del cliente, mayor directividad.

- Locus de control del cliente: cuanto más externo, mayor directividad, al menos inicialmente. El locus de control hace referencia al grado en que los acontecimientos que le suceden a uno son considerados producto del propio comportamiento (control interno) o de la suerte, el destino o los otros (control externo).

- Libertad de elección que el cliente cree que tiene: a menor libertad percibida, menor directividad. Por ejemplo, conviene, en general, ser menos directivo con un cliente que no viene a la consulta por propia iniciativa.

- Fase de la terapia: cuanto más avanzada la terapia, más debe animarse al cliente a tomar la iniciativa (p.ej., planificar el orden del día de las sesiones y las actividades entre sesio-nes) y a hacer las cosas por sí solo. Por otra parte, la directividad no es conveniente, por lo general, en el primer contacto con el cliente, para así favorecer la expresión libre de este.

El reciente artículo de Schedler (2010) tiene como uno de sus objetivos rebatir la creencia generalizada sobre la ausencia de evidencia empírica a favor de los conceptos y tratamientos psicodinámicos, así como la idea de que otras formas de tratamiento presentan una eficacia superior.

Según los últimos datos de Meta-Análisis sobre la Eficacia de la Psicoterapia, se sigue evidenciando que ningún tipo de psicoterapia es superior a otra.


Tres actitudes fundamentales, ya señaladas por Rogers muchos años atrás, son la empatía, la aceptación incondicional y la autenticidad. A estas tres actitudes puede añadirse la escucha activa, la cual es un elemento fundamental de la empatía.


ESCUCHA ACTIVA
Saber escuchar es fundamental en terapia. Al escuchar, a) se facilita que los clientes hablen sobre sí mismos y sus problemas y comuniquen información relevante; b) aumentan las probabilidades de comprender mejor al cliente; c) se potencia la relación terapéutica; d) se anima a los clientes a ser más responsables de su proceso de cambio y a ver al terapeuta más como un colabo-rador que como un experto; y e) es más probable que la intervención terapéutica tenga éxito.

EMPATÍA
La empatía es la capacidad de: a) comprender a las personas desde su propio marco de referencia en vez del correspondiente al terapeuta, y b) saber comunicar a la persona interesada esta comprensión.

La empatía, en su nivel más alto, implica no sólo comprender los pensamientos y sentimientos expresados por el cliente, sino también captar las implicaciones emocionales, cognitivas y conductuales que aquellos tienen en su vida. Es lo que se ha definido como comprender el signi-ficado más allá de lo que el paciente expresa (Ruiz y Villalobos, 1994

ACEPTACIÓN INCONDICIONAL
Implica aceptar al cliente tal como es, sin juicios, y valorarlo como persona merecedora de dignidad. Truax y Carkhuff (1967, citados en Goldstein y Myers, 1986) han distinguido varios niveles de aceptación incondicional; en el más alto, el terapeuta acepta al cliente como es, sin imponer condiciones, mientras que en el más bajo evalúa las conductas del cliente, expresa dis-gusto o desaprobación o expresa aprobación de un modo selectivo.

AUTENTICIDAD
La autenticidad implica ser uno mismo, comunicar los propios sentimientos y experiencias internas. El terapeuta poco auténtico enmascara sus sentimientos y opiniones, muestra sonrisas forzadas y utiliza frases poco espontáneas o con doble sentido.
Modelos Psicoterapéuticos
TERAPIA DE PAREJA

Es una terapia cuya finalidad consiste en ayudar a una pareja a que aprendan a resolver entre ellos sus dificultades de relación, atendiendo por tanto a lo que sucede entre ambos.
El terapeuta de pareja mantiene una posición de neutralidad, escuchando a ambos miembros, teniendo en cuenta y admitiendo por igual los distintos puntos de vista que puedan tener con respecto una misma situación.
Con la finalidad de incorporar una nueva óptica en el replanteamiento de los conflictos en la relación. Y que consiste en comprender la manera en que cada uno contribuye a mantener la situación conflictiva así como descubrir y explorar la contribución personal para resolverla.
El trabajo terapéutico se lleva a cabo mediante el dialogo y la puesta en acción dentro de las sesiones, de las alternativas que se descubren para resolver los conflictos que trae la pareja.

¿Cuándo acudir la pareja a terapia?

• Cuando se encuentra incapaz de gestionar sus dificultades relacionales
• Cuando existe la vivencia de que hay un deterioro progresivo en la relación
• Cuando la pareja está estancada en un círculo vicioso…
• Cuando hay dificultades en el terreno de la sexualidad (intimidad)
• Cuando un cambio externo o interno de uno de los miembros de la pareja desemboca en un malestar del otro
• Ante situaciones externas que están ejerciendo una influencia perjudicial en la relación de pareja, (familiares, laborales, económicas, sociales…).
• En las dificultades que pueden aparecer en los distintos momentos del ciclo vital de la pareja

Terapia Familiar
La terapia familiar es un tratamiento que consiste en abordar junto con la familia, aquellas situaciones que ocasionan un malestar no pasajero tanto en la relación y el clima emocional familiar, como cuando afectan de manera individual a varios o a todos los miembros de la familia.

Las familias pueden ser fuente de conflictos pero está demostrado clínicamente, que también son fuente de sus soluciones a estos. En esto radica la eficacia de la terapia familiar. No hay una actitud acusatoria de los problemas. Lo que se hace es ayudar a resolverlos desde la contribución de todos
La terapia familiar proporciona un lugar de seguridad para que las familias puedan hallar nuevas vías para afrontar y resolver sus dificultades, experimentando ya en la sesiones a través de la acción, nuevas formas de relación. Lo que las familias practican y hacen en la propia sesión, es mucho más probable que lo trasladen a su vida cotidiana.

Hay tres situaciones en las familias que pueden ocasionar dificultades o problemas:
• Cuando se produce un conflicto familiar por diversas causas, y la familia se siente desbordada para afrontarlo por si misma
• Cuando existe un problema individual que repercute en la mayoría o en todos los miembros de la familia
• Frente a las dificultades que pueden surgir en distintas etapas del ciclo vital familiar.
• También hay ocasiones en las que la terapia familiar supone una vía de ayuda y refuerzo para aprender a lograr una adaptación funcional, satisfactoria y segura, en los diversos tipos de familias: (familias monoparentales, ensambladas, homoparentales…..)


Terapia Grupal
- La terapia de grupo es un espacio privilegiado para tratar problemas surgidos en las relaciones interpersonales. Así como otros tipos de dificultades individuales que pueden encontrar una resolución, mediantes el apoyo y aprendizaje desde otras experiencias de vida, compartidas en el grupo.

- Coordinado por psicoterapeutas especializados en terapia grupal, los miembros del grupo aprenden sobre sí mismos, toman conciencia de cómo son percibidos por los demás y desarrollan una mayor capacidad de comprensión y empatía al ponerse en el lugar de las otras personas.

-El grupo proporciona un espacio de seguridad y confianza en el que cada uno puede ser ayudado a la vez que ayuda a los demás, al compartir libremente los contenidos que cada uno trae y lo que se siente en las interacciones entre los miembros del grupo, en un clima de contención y apoyo emocional, abierto y sincero.

-Desde estas características, el grupo terapéutico se considera como un lugar privilegiado para explorar de forma práctica y directa otras actitudes y maneras de actuar, para irlas trasladando a los espacios sociales.

Intervención en la
comunidad

Mientras que en las intervenciones individuales o en grupo se ayuda a una o unas pocas personas, en las intervenciones en la comunidad se trata de modificar el medio en el que viven las personas con la finalidad de ayudar a muchas personas a prevenir o resolver problemas o adquirir nuevas capacidades. Hay dos formas básicas de modificar el medio físico y social: introducir cambios en instituciones y programas existentes (hospitales, escuelas, centros de salud mental, prisiones) o crear nuevos servicios y programas (pisos protegidos, grupos de autoayuda para padres que maltratan a sus hijos, programas de prevención del infarto, redes de apoyo social para personas mayores o solas


NIVELES DE INTERVENCIÓN DE LA PSICOLOGÍA CLINICA

La intervención psicológica puede llevarse a cabo a distintos niveles: individual, parejas, familias, grupos y comunidades. Los distintos niveles no son excluyentes; así, puede combinarse el tratamiento en grupo con sesiones de asistencia individual. El nivel individual es uno de los más frecuentes, si no el que más. El psicólogo trabaja con una persona de modo exclusivo o casi exclusivo para ayudarle a reducir o superar un trastorno, eliminar o reducir comportamientos de riesgo, adquirir o potenciar hábitos saludables, afrontar una enfermedad crónica, etc. El resto de niveles se explican a continuación.

• TERAPIA INDIVIDUAL
-La psicoterapia individual parte de la relación terapéutica entre la persona que solicita ayuda y un terapeuta especializado. Se basa en un acompañamiento desde la comunicación directa y personal, en un clima de confianza y respeto a los valores y creencias personales.
-Con el objetivo de tomar contacto con las causas que sostienen el malestar con el vivir y el convivir, y llevar a cabo un proceso de cambio individualizado, necesario para reestructurar la vida de otra manera más satisfactoria y desprovista de síntomas.
-La psicoterapia individual está indicada para diversas situaciones, como ansiedad generalizada, estrés, depresión, tristeza prolongada, miedos persistentes, obsesiones. Problemas con el sueño, con la alimentación, con las adicciones. Vacío existencial, pérdida de confianza en sí mismo, codependencia, aislamiento. Situaciones de duelo y pérdidas afectivas. Dificultades en la sexualidad. Problemas de comportamiento o adaptación y conflictos en las relaciones. Situaciones de violencia. Así como cuando se percibe una incapacidad para atravesar y superar un tramo difícil de la vida.


Habilidades básicas
del Terapeuta
Surgimiento de los modelos Psicoterapéuticos
Modelos Psicoanaliticos
Modelos Conductuales
Modelos Humanistas
Modelos Cognitivos
Modelos Sistemicos
Modelos Integrativos

El Psicoanálisis fue el primer sistema de
Psicoterapia moderna


PRIMERA GENERACIÓN

La primera generación de terapia de conducta se sitúa, sin ir más lejos, en la década de 1950, cuando aparece su nombre y de hecho vino a fundar una nueva época de la psicología clínica. Por un lado, supuso una rebelión frente a la psicología clínica establecida, dominada principalmente por el psicoanálisis, y, por otro, supuso la instauración de una terapia psicológica sustentada en principios científicos, dados sobre todo por la psicología del aprendizaje. La terapia de conducta así surgida tenía una especial vocación ambientalista o contextual y a la vez ideográfica, atenida a los casos individuales.

Como quiera que en la psicología del aprendizaje había dos paradigmas básicos: el condicionamiento clásico o pavloviano y el condicionamiento operante o skinneriano, la terapia de conducta tiene dos raíces, si es que no dos troncos (a juzgar por las diferentes ramificaciones). En la línea del condicionamiento clásico, que responde al esquema Estímulo-Respuesta (E-R), se desarrollarían las conocidas técnicas de desensibilización sistemática (J. Wolpe) y de exposición (H. J. Eysenck). Estas técnicas resultaron especialmente apropiadas para los problemas clínicos relacionados con el miedo, la ansiedad y las obsesiones (la depresión no era por entonces un trastorno importante), es decir, para el campo de las 'neurosis', los problemas que más frecuentemente atendía la psicoterapia tradicional de 'pacientes ambulatorios'. Sin duda, la terapia de conducta supuso una rebelión y una revolución en el campo de la psicoterapia. En la línea del condicionamiento operante, que en términos de Estímulo- Respuesta sería R-E (en atención a que el estímulo causalmente más relevante es el que sigue a la respuesta o conducta), se desarrollarían las igualmente bien conocidas técnicas operantes. Estas técnicas fueron particularmente aplicadas en contextos institucionales, a problemas de 'pacientes internos', siendo más anecdótica su aplicación a la problemática tradicional de la psicoterapia. Esta línea, más que como terapia o modificación de conducta, se identificaría como 'análisis aplicado de la conducta'. Así, pues, habría dos tendencias en la ahora llamada 'primera generación' de la terapia de conducta: la terapia de conducta y el análisis aplicado, cada una con sus sociedades, revistas y demás señas de identidad.


La siguiente ponencia se presentara por dominio del tema , no por orden cronologico
Existen más de 400 Modelos Psicoterapéuticos , los cuales se pueden clasificar en alguna de las clasificaciones anteriores
Antecedentes históricos de la terapia de conducta
Modelos Psicoterapéuticos
Segunda Generación
La segunda generación de la terapia de conducta no es otra que la terapia cognitivo-conductual desarrollada a partir de la década de 1970 (véase a este respecto, Pérez Álvarez, 2006, cuya exposición se va a seguir aquí)). Como se recordará, en esta época se empieza a hablar de terapia o modificación de conducta cognitiva, cognitiva de la conducta, conductual-cognitiva o, en fin, cognitivo-conductual, una variedad de fórmulas indicativa de la propia confusión que estaba teniendo lugar. En un principio, se trataba de dos terapias disidentes del psicoanálisis, como lo eran en su origen la terapia racional-emotiva de A. Ellis y la terapia cognitiva de la depresión de A. T. Beck, que se avendrían con la terapia de conducta en curso. Estas terapias empezaron por ganar prestigio al evaluar sus resultados como demandaba
la terapia de conducta. Después, cuando se dio el giro cognitivo de la psicología, estas terapias influyeron en la terapia de conducta, legitimando su propio giro cognitivo. La ciencia psicológica básica ya no sería sólo la psicología del aprendizaje sino también y sobre todo el procesamiento de la información. No se dejaría de apreciar que el esquema E-R del conductismo pavloviano-watsoniano (y en realidad el de Wolpe y Eysenck) se aviene perfectamente con el esquema Input-Output (I-O) del cognitivismo. La psicología cognitiva se puso a estudiar el guión entre el Estímulo y la Respuesta, relación entendida ahora a través de la metáfora del procesamiento de la información (de ahí I-O). Siendo así las cosas, cabría decir, según el efecto crítico que se quisiera producir, o bien que el conductismo watsoniano estaba abocado al cognitivismo o bien que el cognitivismo es en realidad el heredero del conductismo watsoniano (véase Pérez Álvarez, 2004, pp. 28-31).

La terapia cognitivo conductual entiende que las cogniciones (creencias, pensamientos, expectativas, atribuciones) son las causas de los problemas emocionales y conductuales y, aun más, que cada trastorno tiene su condición ‘cognitiva específica’. Por lo que respecta a su éxito, éste se reconocería en el desarrollo de tratamientos psicológicos eficaces. Sin duda, la terapia cognitivo-conductual es la terapia psicológica más representada en el movimiento de los tratamientos psicológicos que han probado su eficacia en relación con la medicación (Pérez Álvarez, Fernández Hermida, Fernández Rodríguez y Amigo, 2003).
TREC es un enfoque práctico, orientado a la acción para hacer frente a los problemas y mejorar el crecimiento personal. REBT coloca una buena parte de su enfoque en el presente: en las actitudes mantenidas actualmente, las emociones dolorosas y conductas desadaptativas que pueden sabotear una experiencia más completa de la vida. TREC también proporciona a las personas con un conjunto individualizado de técnicas probadas para ayudarlos a resolver problemas. Terapeutas de la TREC trabajan de cerca con las personas, tratando de ayudar a descubrir en conjunto sus creencias (actitudes, expectativas y normas personales) que con frecuencia conducen a la angustia emocional.
REBT continuación ofrece una variedad de métodos para ayudar a la gente reformular sus creencias disfuncionales en otros más sensatos, realistas y útiles mediante el empleo de la técnica de gran alcance REBT llamado "confrontante." En última instancia, la TREC ayuda a las personas a desarrollar una filosofía y el enfoque de la vida que pueden aumentar su la eficacia y la satisfacción en el trabajo, en vivir con éxito con otros, en contextos de crianza y educación, en la toma de nuestra comunidad y entorno más saludable, y en la mejora de su propia salud emocional y el bienestar personal.

Basada en lo publicado en Página del Albert Ellis Institute

El esquema básico “ABC” puede complicarse, dado que “C” puede convertirse en un acontecimiento secundario “A2”, sobre el cual se pueden tener pensamientos secundarios “B2” y consecuencias secundarias “C3” (Obst, 2005). Por ejemplo, ante el hecho (A) de tener que dictar una conferencia, pienso (B) “Sería horrible equivocarme, quedaría en ridículo, pensarán que soy un idiota”, teniendo la consecuencia emocional (C) de producir ansiedad. La ansiedad se convierte a su vez en un acontecimiento secundario (A2) sobre los cuales tengo pensamientos (B2), como “Yo soy un profesional y no debería estar ansioso, es terrible que yo a estas alturas sienta ansiedad, verdaderamente que no valgo nada”. Estos pensamientos pueden tener una consecuencia emocional (C2) de tristeza o depresión. Las cadena secundaria puede producir otra terciaria y así sucesivamente (véase Diagrama No. 6). Ellis (1980) opina que esto se basa en la inclinación humana a pensar sobre sus pensamientos (metacognición).
Creencias irracionales

En la RET se presupone que el individuo tiende a tener tres creencias irracionales

(CI) Básicas de sí mismo y del universo (1) tengo que tener éxito en las cosas importantes que hago en la vida, y ganar la aprobación de las personas significativas de mi vida, y es horroroso cuando no lo consigo. Y por lo tanto no soy tan bueno como debería y por consiguiente inútil.

(2)Debes tratarme con bondad justicia y consideración y es horrible cuando no lo haces eres una migaja y un piojo
(3) Las condiciones bajo las que vivo deben ser fáciles o al menos no demasiado difíciles y deben darme todas las cosas que realmente quiera rápidamente y sin demasiada lucha y es terrible cuando no es de esta forma. El mundo es un lugar realmente despreciable para vivir y no debería ser de la forma en la que sin duda es.

Los tengo que y debo de son exigencias en absolutistas en 3 áreas : uno mismo, los demás y el mundo en general .De ellos se derivan varias conclusiones, incluyendo la devaluación o condenación de uno mismo y de otras personas ,baja tolerancia a la frustración y tremendismo .

Los pacientes normalmente acuden a terapia porque tienen algún tipo de problemas (C) y creen que esto se debe a algún conocimiento (A). Generalmente los pacientes tienen pocas dificultades para describir (A) y a menudo quieren pasar mucho tiempo compartiéndolo los detalles del acontecimiento con el terapeuta .Sin embargo, no es necesario detalles muy precisos de (A) puesto que el centro de atención de la terapia se encontrara en (B), el sistema de creencias (“Belief”). Además, las (A) históricas no pueden cambiarse nunca; solo las evaluaciones del paciente sobre ellas se encuentran disponibles para discusión

El proceso de la terapia Racional-Emotiva.

Encontraste casi completo con la mayoría de otros tipos de psicoterapia el centro de diagnóstico primario de la RET se encuentra en descubrir las creencias o filosofías que producen perturbación en los clientes, comprendiendo como estas contribuyen especialmente a los problemas emocionales de los clientes y señalar metas realistas como el terapeuta como el cliente puedan estar de acuerdo.

Clasificación de los problemas.

Detección de las creencias irracionales.

Detectando los problemas sobre problemas.

Establecimiento de metas.

Insight racional-emotivo.

Trabajar hacia racional-emotivo parte 1 enseñar una base de conocimiento racional.

Trabajar hacia racional-emotivo parte 2 facilitar una nueva filosofía.

Debate.

Fortalecimiento del hábito.

Clasificacion de Terapias Cognitivo Conductuales , ( Mahoney Arnkoff,1978)

Después en 1987 se hizo otra clasificación por Mahoney y Gabriel (1978)

Terapias cognitivas racionalistas
Terapias Cognitivas Constructivistas

Hollon y Beck (1986) las clasifican de esta forma

Las que enfatizan la racionalidad (TREC)
Las que enfatizan empirismo (TC)
Los procedimientos que enfatizan en la repetición (Entrenamiento de inoculación en estrés)

Para Hollon y Beck (1994) las terapias cognitivas conductuales más importante son

Terapia racional emotiva de Ellis, la terapia cognitiva de Beck, el
entrenamiento en inoculación de estrés de Meichenbaum y la terapia de solución de problemas de D´Zurilla.


La sentencia más famosa de la teoría ABC fue expresada por Epícteto “

“La gente está perturbada no por las cosas si no por la visión que tiene de las mismas.”
De acuerdo con la RET las personas empiezan por intentar alcanzar su metas (M) en algún ambiente determinado y se encuentran con una serie de acontecimientos activadores (A) que tienden a ayudarles a conseguir o bloquear estas metas los (A) que encuentran son generalmente sucesos corrientes o sus propios pensamientos o sentimientos o conductas relativos a estos sucesos pero (A) también puede consistir en pensamientos conscientes o inconscientes sobre cosa pasadas.
Los acontecimientos nunca existen implícitamente de una forma pura, si no que casi siempre interactúan y en cierto modo incluyen creencias (B) y consecuencias (C).
De acuerdo con la teoría de la RET, la gente tiene innumerables creencias (B) cogniciones pensamiento o ideas acerca de sus acontecimientos activadores (A) y estas (B) tienden a ejercer influencias importantes directas y fuertes sobre sus consecuencias (C) cognitivas, emocionales y conductuales sobre lo que con frecuencia llamamos perturbaciones emocionales aunque los momentos activadores a menudo parecen causar o contribuir a la C esto raramente es cierto por lo que las B normalmente sirven como importantes mediadores entre las A y las C por consiguiente causan o crean la C .
Las (B) de las personas adoptan formas muy diferentes debido a que poseen un gran número de cogniciones en la RET sin embargo fundamentalmente estamos interesados en sus creencias racionales (CR) que pensamos que conducen a sus conductas de autoayuda y en sus creencias a irracionales (CI) que pensamos que conducen a conductas destructivas.

Uno de los mejores métodos de ayudarles a eliminarles sus perturbaciones emocionales es mostrarle como discutir (D) y estimularles hasta que llegue a (E) una nueva filosofía y afectiva que le disponga a pensar y actuar de una formas más racional y emotiva la (D)

Puede dividirse en tres importantes sub D

Detectar las creencias irracionales y ver claramente que son ilógicas y no realistas.
Debatir esas creencias irracionales.
Discriminar las creencias irracionales de las creencias racionales y mostrarse como aquellas conducen a resultados pobres y estas a resultados saludables.

En una segunda elaboración de estas creencias, Ellis observa que las demandas absolutistas (los “tengo” y los “debos”) pueden agruparse en tres clases:

a) Demandas sobre uno mismo (“yo debo...” o “yo necesito...”).
b) Demandas sobre los otros (“él debe...” o “tú debes...”).
c) Demandas sobre el mundo (“el mundo debe...” o “la vida debe...”).

De estos “tengo que”/debo o exigencias absolutistas o rígidas ,agrupadas en tres áreas descritas anteriormente se derivan , a su vez, tres conclusiones irracionales nucleares que son creencias evaluadores , tremendismo, baja tolerancia a la frustración y condenación

Según Ellis (1980), las creencias irracionales nucleares o exigencias absolutistas (necesidad perturbadora o exigencia de que alguien o algo debería, sería necesario o tiene que ser diferente de lo que en realidad es) traen aparejadas reacciones que incluyen las inferencias erróneas como las postuladas por Beck (véase explicación de creencias erróneas en la explicación que sigue sobre el modelo de Beck). Estas inferencias pueden ser de los siguientes tipos:



. La “tremendización” o “catastrofismo”. Exageración del daño o significado del hecho. Sentirse horrible o catastrófico: es horrendo, terrible, horroroso, el hecho de que es de esa manera;

La “no-soportitis” (can’t-stand-it-itis) o “baja tolerancia a la frustración” (BTF). No poder soportar algo: no pude sufrir, soportar o tolerar a esta persona o cosa y por eso concluye que no debería haber sido como es. Ellis plantea que la frustración o molestia normal, soportable y pasajera respecto a no obtener lo que uno quisiera o al obtener lo que no se quisiera, se convierte en una baja tolerancia a la frustración cuando en ves de desear, se exige o demanda en forma absoluta que las cosas sean de una manera y no de otra.

La “condena global” o “evaluaciones del Yo y de los Otros”. Pensamientos sobre uno mismo, de otras personas o del mundo y de la vida en general. Condena y autocondena: él u otra persona ha cometido errores horribles, o los siguen cometiendo, y porque él o ellas no deben actuar tal como lo hacen, él o ellas no valen para nada bueno en la vida, merecen reprobación y pueden ser legítimamente catalogadas como canallas, podridos o despreciables.


Ejemplos:
• Sobre uno mismo: “Soy un inservible”
• Sobre los otros: “Es una detestable persona (y merece ser castigado o morir)”.
• Sobre el mundo: “El mundo es una porquería”.


Estilos de debate

1) Socrático
Tiene como meta principal el cuestionamiento de las ideas irracionales, del paciente a través de preguntas enfocadas hacia su carencia de funcionalidad, falta de lógica e inconsistencia empírica
2) Didáctico
Explicar por qué una idea irracional, en particular, es autodestructiva, porque su alternativa racional podría ser más productiva, particularmente a largo plazo

3) Chistoso
El uso del humor puede ser una técnica terapéutica muy eficaz
4) Revelador de sí mismo
Su propósito es el de permitir al paciente que se enfrente a su propia irracionalidad basándose en los siguientes puntos

La TREC utiliza tres estrategias básicas en el debate o cuestionamiento de los pensamientos irracionales 1) Centrarse en la falta de lógica, 2) Centrarse en el aspecto empico/objetivo y 3) centrarse en el aspecto pragmático. La primera es el núcleo principal del debate filosófico, técnica considerada por la TREC preferencial, mientras que la segunda y la tercera forman parte de las técnicas incluidas en la TREC general, como ya se explicó anteriormente



TECNICAS DE TRATAMIENTO EN LA RET (TERAPIA RACIONAL EMOTIVA):
TECNICAS COGNITIVAS.

1. Detección: consiste en buscar las creencias irracionales que llevan a las emociones y conductas perturbadoras. Para esto se utiliza el autorregistro que consiste en hacer una lista de las creencias irracionales permitiendo su identificación o mediante un grupo de preguntas para el mismo fin.
2. Refutación: consiste en una serie de preguntas que el terapeuta emplea para contrastar las creencias irracionales. ¿porqué sería eso el fin del mundo?, ¿Qué tan desastroso puede ser?
3. Discriminación: el terapeuta enseña a la paciente, por medio de ejemplos, la diferencia entre las creencias racionales y las irracionales y sus posibles consecuencias.
4. Tareas cognitivas para casa: se utilizan autorregistro de eventos con guías de refutación, biblioterapia, audiciones, etc…
5. Definición: se enseña a utilizar el lenguaje de forma más racional y correcta. EJ: en vez de decir “no puedo” decir “todavía no pude”.
6. Técnicas referenciales: se anima al paciente a hacer un listado de aspectos positivos para evitar generalizaciones.
7. Técnicas de imaginación: imaginación racional emotiva (el paciente mantiene la misma imagen del suceso aversivo y modifica su respuesta emocional, procurando pasar de una emoción inapropiada a una apropiada). La proyección en el tiempo (el paciente se ve afrontando con éxito eventos negativos pasados o esperados.


TECNICAS DE TRATAMIENTO EN LA RET (TERAPIA RACIONAL EMOTIVA):
B. TECNICAS EMOTIVAS.

1. Aceptación incondicional con el paciente: se acepta al paciente a pesar de lo negativa que sea su conducta como base o modelo de su propia autoaceptación.
2. Método humorístico: con ellos se anima a los pacientes a descentrarse de su visión extremadamente dramática de los hechos.
3. Autodescubrimiento: el terapeuta puede mostrar que ellos también son humanos y han tenido problemas similares a los del paciente, para fomentar un acercamiento y modelado superador, pero imperfecto.
4. Modelo Vicario: se emplean historias, leyendas, parábolas, para mostrar las creencias irracionales y su modificación.
5. Inversión del rol racional: se pide al paciente que adopte el papel de representar el uso de la creencia racional en una situación simulada y comprobar nuevos efectos.
6. Ejercicio de ataque de vergüenza: se anima al cliente a comportarse en público de forma voluntariamente vergonzosa, para tolerar así los efectos de ello.
7. Ejercicio de riesgo: se anima al paciente a asumir riesgos calculados (Ej: hablar a varias mujeres para superar el miedo al rechazo).
8. Repetición de frases: a modo de autoinstrucción.
9. Composición de canciones, ensayos, poesías: se anima al paciente a construir textos racionales y de distanciamiento humorístico de los irracionales.

TECNICAS DE TRATAMIENTO EN LA RET (TERAPIA RACIONAL EMOTIVA):

c. TECNICAS CONDUCTUALES.

Tareas para casa del tipo exposición a situaciones evitadas.
2. Técnicas de “quedarse allí” se invita al paciente a recordar los hechos incómodos como manera de tolerarlos.
3. Ejercicios de no demorar tareas se anima al paciente a no dejar tareas para mañana para no evitar la incomodidad.
Uso de recompensas y castigos, se anima al paciente a reforzar sus afrontamientos racionales y a castigarse sus conductas irracionales.
5. Entrenamiento en habilidades sociales, especialmente en asertividad.

Terapia Cognitiva
Es una forma de psicoterapia en el que el terapeuta y el cliente trabajan juntos como un equipo para identificar y resolver problemas. Los terapeutas utilizan el modelo cognitivo para ayudar a los clientes a superar sus dificultades al cambiar su pensamiento, el comportamiento y las respuestas emocionales.

La terapia cognitiva se ha encontrado para ser eficaz en más de 1.000 estudios de resultados para una gran variedad de trastornos psiquiátricos, como depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de la alimentación, y el abuso de sustancias, entre otros, y que actualmente está siendo probado para los trastornos de personalidad. También se ha demostrado ser eficaz como tratamiento adyuvante a la medicación para los trastornos mentales graves como el trastorno bipolar y la esquizofrenia. La terapia cognitiva se ha extendido a y estudiado para adolescentes y niños, parejas y familias. Su eficacia también se ha establecido en el tratamiento de ciertos trastornos médicos, como el síndrome del intestino irritable, síndrome de fatiga crónica, la hipertensión, la fibromialgia, la depresión post-infarto de miocardio, dolor de pecho no cardiaco, cáncer, diabetes, la migraña y otros trastornos de dolor crónico.

Basada en lo publicado en Página del Instituto Beck

Inicios de la Tc
Alrededor del año 1956, Aarón Beck trabajaba como clínico e investigador psicoanalista. Su interés estaba centrado en reunir evidencia experimental de que en las depresiones encontraría elementos de una "hostilidad dirigida contra sí mismo", tal como lo indican las teorías freudianas. Los resultados obtenidos no confirmaron esa hipótesis, lo que le llevó a cuestionarse sobre la teoría psicoanalítica de la depresión y sobre el psicoanálisis en general. Los datos obtenidos apuntaban más bien a contenidos temáticos que indicaban que los pacientes depresivos "seleccionaban" focalmente su percepción de sus problemas en aspectos muy negativos. Esto unido a los largos análisis de los pacientes depresivos con la técnica psicoanalítica habitual, y con escasos resultados para tan alto costo, le hicieron abandonar el campo del psicoanálisis. Su interés se centró desde entonces en los aspectos cognitivos de la psicopatología y de la psicoterapia.

Diferencia entre Terapia Cognitiva y Psicologia Cognitiva

Pese a la coincidencia espacial y temporal, la terapia cognitiva y la psicología cognitiva aparecen en contextos intelectuales diferentes y evolucionan de manera independiente, persiguiendo objetivos distintos. A diferencia de lo ocurrido en otras escuelas, las terapias cognitivas no surgieron de la psicología cognitiva (Feixas y Miró, 1997), si bien es cierto que a posteriori las primeras han buscado fundamento y respaldo
científico en las segundas.

Terapia Cognitiva
La terapia cognitiva es un procedimiento activo, directivo, estructurado y de tiempo limitado que se utiliza para tratar distintas alteraciones psiquiátricas (por ejemplo, la depresión, la ansiedad, las fobias, problemas relacionados con el dolor,
etc.).

Se basa en el supuesto teórico subyacente de que los efectos y la conducta De un individuo están determinados en gran medida por el modo que tiene Dicho individuo de estructurar el mundo (Beck, 1967, 1976). Sus cogniciones (“eventos” verbales o gráficos en su corriente de conciencia) se basan en actitudes o supuestos (esquemas) desarrollados a partir de experiencias anteriores.

Dirigidas a enseñar al paciente las siguientes operaciones: (1) controlar los pensamientos (cogniciones) automáticos negativos; (2) identificar las relaciones entre cognición, afecto y conducta; (3) examinar la evidencia a favor y en contra de sus pensamientos distorsionados ; (4) sustituir estas cogniciones desviadas por interpretaciones más realistas; y (5) aprender a identificar y modificar las falsas creencias que le predisponen a distorsionar sus experiencias

Conceptualizacion Cognitiva


Generalmente el terapeuta y el paciente se ocupan de los pensamientos automáticos antes de abordar las creencias sin embargo desde el comienzo el terapeuta comienza a formular una conceptualización que siempre conecta los pensamientos automáticos con creencias situadas a niveles mas profundos

El diagrama representa entre otras cosas, la relación entre creencias centrales creencias intermedias y pensamientos automáticos proveen un mapa cognitivo de la psicopatología del paciente y ayuda a organizar la multiplicidad de los datos que presenta el paciente.



Esquemas

Son patrones cognitivos relativamente estables que constituyen la base de la regularidad de las nterpretaciones de la realidad. Las personas utilizan sus esquemas para localizar, codificar, diferenciar y atribuir
significaciones a los datos del mundo. Los esquemas también fueron definidos como estructuras más o menos estables que seleccionan y sintetizan los datos que ingresan.


LAS CREENCIAS CENTRALES.

Son las ideas más dominantes acerca de uno mismo algunos autores se refieren a ellas como esquemas (Beck, 1964) diferencia ambas categorías y sugiere que los esquemas son estructuras cognitivas propia de la mente y las creencias centrales son el contenido específico de esa estructura.

Más adelante establece la teoría de que las creencias centrales negativas se pueden clasificar en dos categorías las que se asocian con el desamparo y las que se asocian con la incapacidad de ser amado.


Las creencias intermedias

Consisten en actitudes, reglas y presunciones, que muchas veces no son expresadas. Estas creencias influyen en la forma de ver una situación, y esa visión a su vez influye en el modo como piensa, siente y se comporta. Las interacciones de una persona con el mundo y con los demás llevan a ciertos aprendizajes que conforman sus creencias y que son variables en cuanto a su grado de exactitud y funcionalidad (Camacho, 2003).

Las distorsiones cognitivas

Son errores persistentes en la forma de pensar. Las distorsiones cognitivas o formas no válidas de azonamiento más frecuentes que hemos encontrado mencionadas en la literatura de esta corriente son las siguientes (Beck, A., 1976, Cognitive Therapy and the Emotional Disorders) (Dattilio y Padesky, 1990, Cognitive Therapy with Couples) (Beck, J., 1995, Cognitive Therapy: Basics and Beyond):


Los pensamientos automáticos

Son los pensamientos evaluativos, rápidos y breves que no suelen ser el resultado de una deliberación o razonamiento sino más bien que estos aparecen de forma automática. Estos pensamientos pueden tener forma verbal y/o visual como imágenes. Los pensamientos automáticos surgen de las creencias. Estas creencias son ideas que son tomadas por la persona como verdades absolutas. Los pensamientos automáticos o palabras e imágenes que están la mente son relativos a las situaciones y representan el nivel más superficial de cogniciones (Beck, 1995).
El plan típico para aplicar es, el que describimos a continuación

1. Breve actualización y control del estado de ánimo (y de las medicaciones, alcohol, drogas, si es necesario)
2. Revisión de la sesión anterior
3. Planificación
4. Revisión de la tarea para el hogar
5. Conversación sobre los temas planificados, asignación de nuevas tareas para el hogar, síntesis periódicas.
6. Resumen final y retroalimentación


LAS DISTORSIONES COGNITIVAS A continuación se exponen 15 tipos de pensamientos deformados o distorsiones cognitivas propuestos por Sacco y Beck (1995):

1. Filtraje. Se toman los detalles negativos y se magnifican mientras que no se filtran todos los aspectos positivos de la situación. El resultado es que estos pensamientos negativos excluyen todo lo demás.

2. Pensamiento polarizado. Se tiende a percibir las cosas de forma extremista, sin términos medios. Son buenos o malos, blancos o negros. Si no se es perfecto, entonces se es imbécil. No existe término medio.

3. Sobregeneralización. Se extrae una conclusión general de un simple incidente o parte de la evidencia. Si ocurre algo malo en alguna ocasión esperara que ocurra una y otra vez.

4. Interpretación del pensamiento. Se hacen interpretaciones sobre cómo se sienten los demás y qué les motiva a ello. También implica hacer interpretaciones de cómo reacciona la gente ante las cosas que le rodean y
ante nuestra propia actuación. Las interpretaciones dependen de un proceso llamado proyección. La persona imagina que la gente siente y reacciona a los pensamientos de la misma forma que ella

5. Visión catastrófica. A menudo estos pensamientos empiezan por las palabras "y si". Si alguien lee una noticia negativa, empieza a preguntarse si le podría ocurrir a él.

6. Personalización. Las personas que los sufre creen que todo lo que la gente hace o dice es alguna forma de reacción hacia ella. También se compara con los demás intentando determinar quien es más elegante, tiene mejor aspecto, etc.

7. Falacias de control. Existen dos formas de distorsión del sentido de poder y control de una persona. Una persona puede verse a sí misma impotente y extremadamente controlada, o puede verse omnipotente y responsable de todo lo que ocurre alrededor.

8. La falacia de justicia. La persona está resentida porque piensa que conoce que es la justicia, pero los demás no están de acuerdo con ella.

9. Culpabilidad. La persona mantiene que los demás son los responsables de su sufrimiento, o toma el punto de vista opuesto y se culpa a si misma de todos los problemas ajenos.

10. "Los debería". La persona tiene una serie de normas rígidas de cómo deberían actuar tanto ella como los demás. Las personas que no siguen estas reglas le enojan y también se siente culpable cuando las viola él mismo.

11. Razonamiento emocional. Se está en la creencia de que lo que la persona siente tendría que ser verdadero. Si se siente perdedor, tiene que serlo. Si se siente culpable, algo tiene que haber hecho mal.

12. Falacia del cambio. Una persona espera que los demás cambiaran para seguirle si los influye o camela lo suficiente. Necesita cambiar a la gente porque sus esperanzas de felicidad parecen depender de ello.

13. Etiquetas globales. Aunque pueden contener algo de verdad, en el juicio global se generalizan una o dos cualidades, ignorando la evidencia contraria y convirtiendo la visión del mundo en estereotipada y unidimensional.

14. Tener razón. Continuamente esta en un proceso para probar que sus opiniones y acciones son correctas. Es imposible equivocarse y se hará cualquier cosa para demostrar que se tiene razón.

15. La falacia de la recompensa divina. La persona se comporta correctamente porque espera obtener una recompensa. Se sacrifica y se esfuerza por ese beneficio. Estas recompensas nunca llegan y la persona poco a poco se va frustrando.




El modelo cognitivo postula tres conceptos específicos para explicar el sustrato psicológico de la depresión: (1) la tríada cognitiva, (2) los esquemas, y (3) los errores cognitivos (errores en el procesamiento de la información)
Modelos Psicoterapéuticos
Listaré las técnicas más utilizadas en la Terapia Cognitiva:

Técnicas de relajación
Técnicas de respiración
Asignación de tareas
Técnicas de distracción
Dominio y agrado
Desensibilización sistemática
Autoafirmaciones
Autoobservación o monitoreo
Role Playing
Ensayos conductuales
Ensayos cognitivos
Entrenamiento en habilidades sociales
Técnicas de escalamiento
Registro de pensamientos automáticos
Identificación de distorsiones cognitivas
Disputa racional
Trabajo con el niño interior
Búsqueda de soluciones alternativas
Ventajas y desventajas
Trabajo con imaginería
Juegos
Ejercicios gestálticos
Ordenamiento en escala

Diferencias cognitivas entre Trec y Tc
 TREC

Cambio filosófico profundo
Posición Humanista
Cambio emocional y conductual profundo
Elimina cualquier evaluación del “sí mismo”
Corrección Semantica p.e. nunca,
siempre, debería etc.
Empleo del humor como antídoto ante las creencias irracionales
Estipula 11 ideas irracionales

Terapias de Tercera Generación o Terapias Conductuales Contextuales
Las ‘terapias de conducta de tercera generación’ es una designación, y también un slogan, establecido por Steven Hayes, el autor de una de ellas, en una artículo de 2004 (Hayes, 2004).
Se trata de una serie de terapias que surgen en la década de 1990 y emergen como toda una nueva generación ahora en la primera década del siglo XXI.

En palabras de Hayes (2004a, b), la tercera generación de terapias de conducta ha sido definida del siguiente modo:
<< Fundamentada en una aproximación empírica y enfocada en los principios del aprendizaje, la tercera ola de terapias cognitivas y conductuales es particularmente sensible al contexto y a las funciones de los fenómenos psicológicos, y no sólo a la forma, enfatizando el uso de estrategias de cambio basadas en la experiencia y en el contexto además de otras más directas y didácticas. Estos tratamientos tienden a buscar la construcción de repertorios amplios, flexibles y efectivos en lugar de tender a la eliminación de los problemas claramente definidos, resaltando cuestiones que son relevantes tanto para el clínico como para el cliente. La tercera ola reformula y sintetiza las generaciones previas de las terapia cognitivas y conductuales y las conduce hacia cuestiones, asuntos y dominios previa y principalmente dirigidos por otras tradiciones, a la espera de mejorar tanto la comprensión como los resultados. >>



a El modelo contextual de psicoterapia explica el trastorno en términos interactivos, funcionales y contextuales, y no como algo que estuviera defectuoso dentro del individuo —en el cerebro o en la mente— ni tampoco fuera — en la sociedad o en la cultura— sino en la historia co-evolutiva de la persona y sus circunstancias. El trastorno o problema no estaría dentro de la persona sino sería, por así decirlo, la persona la que estaría dentro de unas circunstancias o situación problemática. Así, por ejemplo, la depresión no sería algo que uno tiene dentro sino una situación en la que uno está. Uno no tiene dentro la depresión ni por tanto le ha entrado como, valga por caso, tiene una infección vírica o ésta le ha entrado.

b) El modelo contextual de psicoterapia supone que el problema tiene que ver con la persona en sus relaciones con los demás y consigo misma —con sus propias experiencias, sentimientos, pensamientos y demás ‘eventos privados’. No supone que tenga que haber un defecto, déficit o disfunción en algún supuesto mecanismo psicológico a partir del cual sub-poner el problema —como causa subyacente— entre otras cosas, porque los trastornos mentales (psicológicos o psiquiátricos) son posibilidades del ser humano, debidas más a la condición vital que a la condición
bio-neuro-psicológica. Se dice que son ‘posibilidades’ humanas no por la obviedad de que si existen es porque son posibles sino por la consideración (antropológico-filosófica) del carácter abierto del ser humano, capaz de ser de diversas maneras, incluyendo las que podrían devenir problemáticas, pero no porque éstas sean anormales —que fallen a una norma— puesto que aún siendo problemáticas o incluso patológicas despliegan nuevas normas en el sentido de anguilhen, véase Pérez Álvarez y García Montes (2006). De hecho, los trastornos mentales no se pueden definir a partir de un supuesto diseño natural, normal, del que fueran un defecto o un mal-funcionamiento. La tradicional postura dimensional de la psicología clínica acerca de la psicopatología se puede ver en esta misma línea.

c) El modelo contextual de psicoterapia, en la línea de la terapia de conducta de la tercera generación, se atiene a los que podríamos declarar dos grandes principios terapéuticos: aceptación y activación. Ya no se trata de técnicas específicas sino de principios a implementar de diversas maneras. La aceptación se entiende como un acto positivo y un tanto paradójico de querer tener las experiencias que hasta ahora se intentaba quitar en vano y hasta contraproducentemente. Frente a este ‘circuito neurótico’ en el que a menudo queda enredada la persona, se propone el abandono de la lucha contra los síntomas y, a la vez, la activación. La activación consiste básicamente en reorientar la vida en la dirección de los valores, en el sentido apuntado. La activación consiste, pues, en reponer a la persona cara a la vida y en actuar en dirección a las cosas que le importan, otras que el empeño fracasado de quitar los síntomas, lo que acaso venga por añadidura. La activación supone actuar para cambiar la situación y circunstancias (contingencias) que están manteniendo el problema. El modelo contextual jubila el papel de paciente pasivo y da de alta el papel de cliente activo, como cliente autosanador. Muy a menudo la aceptación y su complementario la activación implican por parte del cliente tomar decisiones
acerca de qué hacer con su vida. La cuestión de tomar decisiones es lo que suele subyacer realmente en el fondo de muchos problemas psicológicos, como, por cierto, otras terapias han visto —entre ellas la psicoterapia adleriana, la terapia existencial y el análisis transaccional.


d) El modelo contextual de psicoterapia mide su eficacia más por los logros personales en la dirección de los valores en los distintos dominios elegidos, que por la reducción de los síntomas de una lista. Una posible mejoría podría consistir en hacer algo valioso en uno de los dominios señalados, a pesar de los síntomas que todavía podrían persistir, por ejemplo, tristeza o voces. De todos modos, no se trata de tener que hacer siempre algo con la adver-sidad y el pesar de los síntomas sino de llegar a cambiar el contexto en el que el problema ocurre —el contexto social-interpersonal y el contexto social-verbal de uno respecto de sí mismo, tomando auto-distancia

Diferencias entre
Tcc y Ttg
Enfoque filosófico de las terapias
Las terapias cognitivas conductuales son

Características

Mecanicistas
Estructuralistas
Mentalistas
Dualistas
Nomotéticas

Las terapias conductuales contextuales

Características:

Contextualismo Funcional
No mentalistas
Monistas
Ideograficas

TC

Carece de una filosofía específica
Supuestamente centran en la eliminación de los síntomas
Fomenta la confianza en uno mismo y la autoestima
Incluyen el empleo del humor ocasionalmente
Emplean argumentos empíricos para contrarrestar las percepciones erróneas de la realidad
Estipula 15 distorsiones cognitivas

TREC

Afectivas

Define las emociones sanas en función de los objetivos y valores de los pacientes, discriminando entre emociones negativas apropiadas e inapropiadas
Emplea muchos procedimientos selectivos que provocan emociones
Apoyo incondicional al paciente y fomenta una buena relación con el sin llegar al extremo de sentir amor. Emplea una forma enérgica para cuestionar las conductas y filosofías autoderrotistas.
TC
 Definen las emociones positivas y negativas por sí mismas
 Emplea procedimientos mas suaves para cambiar los pensamientos disfuncionales




TREC
Conductuales

No favorece el empleo del refuerzo social en terapia fomentando las recompensas intrínsecas.
Favorece intervenciones enérgicas inmediatas como el autocastigo o el refuerzo negativo.
Favorece la utilización de la desensibilización en vivo dentro de las tareas para casa.
Favorece el empleo de la inundación, de la implosión y, en general de los métodos de exposición en vivo.
TC

El entrenamiento en habilidades sociales se acompaña de un cambio básico en las creencias irracionales de los pacientes.
Favorece el refuerzo de la conduta
Cuando emplean el entrenamiento en habilidades tienen una menor insistencia filosófica que la TREC.


En el caso de que uno de los padres se haya deprimido al saber que su hijo ha reprobado un examen en la escuela,
 Ellis diría: “¿Y que pasa si usted no es un padre apropiado? Es irracional deprimirse por ello”.
 Beck, por el contrario, examinaría primero las pruebas de esa conclusión

El suyo es un enfoque más empírico. “¿Qué pruebas hay de que usted no es un padre apropiado?”. Si no existen pruebas, este descubrimiento sería terapéutico por si mismo.

Ellis considera que su solución es mas completa. Incluso si las personas son deficientes como padres, el mundo no se acabará, ya que una persona no necesita ser competente en todo lo que haga.
Beck cuestionará, en último termino, junto con el paciente, si se tiene que ser competente en todo para sentirse bien consigo mismo, pero quizás no lo haga hasta que las pruebas que se han acumulado sugieran que la persona es un padre inadecuado.

Ejemplo Práctico
Mapa Clínico de Patogenesis
Mapa de alcance de metas
La terapia cognitivo conductual es un tratamiento efectivo para la depresión.
En el corazón de la TCC está el supuesto que el ánimo de las personas está directamente relacionado con sus patrones de pensamiento. Los patrones de pensamiento disfuncionales y negativos afectan el ánimo de la persona, el sentido de sí mismos, el comportamiento e incluso su estado físico.
La meta de la TCC es ayudar a la persona a aprender a identificar patrones de pensamiento negativo, evaluar su validez y remplazarlo con maneras de pensar más adecuadas.


✦ Manejo de ira
✦ Ansiedad
✦ Agorafobia y Ataques de pánico con agorafobia
✦ Dentofobia (miedo irracional al dentista)
✦ Trastorno generalizado de ansiedad
✦ Ansiedad Geriátrica
✦ Trastorno obsesivo compulsivo
✦ Ataques de pánico
✦ Estrés post-traumático
✦ Ansiedad social, fobia social
✦ Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDA y TDAH)
✦ Trastorno bipolar
✦ Trastorno de personalidad limítrofe (Borderline)
✦ Trastorno disociativo
✦ Anorexia
✦ Trastorno por atracón
✦ Bulimia
✦ Ludopatía (adicción al juego)
✦ Esquizofrenia
✦ Trastorno afectivo estacional
✦ Somatización
✦ Abuso de alcohol (alcoholismo)
✦ Abuso de cocaína
✦ Abstinencia de tabaco
✦ Intentos de suicidio
✦ Duelo
✦ Estrés
✦ Baja autoestima
✦ Dificultades en relaciones
✦ Separaciones y divorcio
✦ Desórdenes relacionados con condiciones médicas (insomnio, disfunción erectil, asma, dolor por cáncer, colitis, infertilidad, migraña,
✦ En niños y adolescentes (depresión, fobias, enuresis, encopresis, ansiedad por separación

Características de la psicoterapia cognitivo conductual

La TCC está basada en dos tareas específicas:

✤ reestructuración cognitiva, en la que el terapeuta y el paciente trabajan juntos para modificar los patrones de pensamiento,

✤ y activación conductual, en la que los pacientes aprender a superar obstáculos al participar en actividades que disfrutan.

★ TCC se enfoca en el presente inmediato: en qué y cómo una persona piensa más que en el por qué una persona piensa de tal modo.

★ TCC se enfoca en problemas específicos. En las sesiones se identifican problemas de conducta y de pensamiento, son priorizados y se atienden específicamente.

★ TCC está orientada a metas. Al trabajar con su terapeuta se les solicita a los pacientes que definan metas para cada sesión así como metas a largo plazo.

★ El enfoque de TCC es educacional. El terapeuta utiliza experiencia estructuradas de aprendizaje que enseña a los pacientes a monitorear y escribir sus pensamientos negativos e imágenes mentales. La meta es reconocer como estas ideas afectan su humor, conducta y condición física. Los terapeutas enseñan habilidades importantes para lidiar con las situaciones, tal como resolución de problemas.

★ Los pacientes de TCC toman un rol activo en el aprendizaje en el transcurso de las sesiones. Se les entregan tareas para realizar en casa al final de las sesiones, y son revisadas la siguiente sesión.

★ TCC es de tiempo limitada, usualmente el tratamiento dura de 14 a 16 sesiones.


Para quién es adecuada la terapia cognitivo-conductual

La TCC es apropiada para personas que buscan una intervención más estructurada y dirigida, que esperan una guía explícita por parte del terapeuta.

La TCC puede no ser adecuada para algunos pacientes. Aquellos que no tienen un “asunto” específico de conducta al que desea atender y cuyas metas para la terapia son el insight y la exploración profunda para encontrar explicaciones que se remontan al pasado, pueden encontrar mejor ayuda en la terapia psicodinámica, como el psicoanálisis, o bien la terapia sistémica. Dado que la TCC únicamente se dirige a asuntos específicos, no atiende posibles causas subyacentes, como una niñez con dificultades.

Además, debido a la naturaleza estructurada del TCC, puede no ser apropiada para personas con necesidades de bienestar psicológica más complejas o dificultades de aprendizaje.

La intervención CC puede ser inapropiada para algunos pacientes psicóticos severos y pacientes con daños cerebrales orgánicos o daño traumático cerebral.



Las terapias de 3ª generación tienen en común una perspectiva funcional y contextual de los trastornos psicológicos. A este enfoque o perspectiva se le ha dado el nombre de Contextualismo funcional.
El Contextualismo funcional estudia los eventos psicológicos incluyendo los trastornos, como interacciones entre la persona y el contexto, entendidas de acuerdo con su historia y circunstancias actuales.

Funcional ¿A qué te refieres con esto?
Me refiero a que se trata de analizar la conducta de la persona pero destacando la conducta verbal y la clarificación de valores
Cuando se habla de conducta verbal, me refiero a se da especial relevancia a lo que la persona cuenta de sí misma (su situación, su problemática) y lo qué cuenta y cómo lo cuenta, a los demás, a la gente que le rodea.
Lo que el paciente se dice a sí mismo y a los demás no es importante por su contenido sino por la función.

Cuando se habla clarificación de Valores, me refiero a la importancia que se le da aquí al hecho de clarificar las diferentes direcciones que el paciente quiere tomar en su vida.
Se aconseja al paciente dejar de luchar contra sus síntomas y reorientar su vida en la dirección que a él se le antoje.
Se estimula al paciente para que se haga cuestiones tipo ¿Qué quiero hacer con mi vida? ¿Qué dirección deseo tomar?
La clarificación de valores se interesa en los diferentes campos: laboral, familiar, amoroso, amistad, espiritualidad, bienestar…
¿Por qué es importante? Porque esto ayuda al terapeuta a sacar al paciente de ese circuito auto-reflexivo en el que está metido y del que le es difícil salir, de tal forma que el paciente se de cuenta de que tiene un horizonte lleno de posibilidades a escoger.
Se trata, no de analizar más el problema, sino de una orientación más práctica cuyo objetivo es buscar soluciones a dicho problema mediante esta clarificación de valores que, evidentemente, será muy distinta dependiendo del paciente
Contextual ¿Y con esto, a qué te refieres?
En este tipo de terapias el contexto se entiende de acuerdo a tres dimensiones: persona, relación terapéutica y ambiente.
Con el ambiente nos referimos al medio en el que se desenvuelve la persona a tratar. (Familia, amistades, trabajo…).


El contexto relativo a la persona se refiere a la propia persona como sujeto social-verbal, que incorpora todo un pasado y se caracteriza por un modo de ser. Ni que decir tiene que la persona está en relación dialéctica con el mundo, en el sentido orteguiano de ‘yo soy yo y mis circunstancias’. Una especificación del contexto dado por la persona es el contexto social-verbal de la terapia de aceptación y compromiso. El contexto social-verbal especifica las explicaciones,
valoraciones y formas de control que uno ha aprendido acerca de sus sentimientos, pensamientos y demás eventos psicológicos. Se trata en general de las ideas, creencias y conocimientos (metacogniciones) que uno tiene sobre su propio funcionamiento, incluyendo los síntomas clínicos. El contexto social-verbal representa la cultura psicológica que uno tiene apre(he)ndida de acuerdo precisamente con el contexto social, lingüístico y cultural en el que ha socializado.


El contexto de la relación terapéutica se refiere al contexto dado por la psicoterapia, como lugar y ocasión en el que tener experiencias que pudieran ser correctoras y así re-aprender nuevas formas de entender y tratar los problemas presentados.

Este tipo de terapias se basan en dos grandes principios:
Aceptación: Se propone el aceptar los síntomas, que el paciente no intente, no tenga por objetivo el deshacerse de ellos, que abandone esa lucha persistente que tiene
Activación: Con ello nos referimos a que el paciente reoriente su vida según sus valores.
Como mencionábamos unas líneas más arriba, se trata de no “darla más vueltas” al problema, sino de buscar soluciones, de resolverlo, de orientarnos hacia una solución que se basará, en este caso, en la clarificación de valores del paciente, en buscar lo que para él s importante , prioritario en la vida. Una búsqueda de nuevos horizontes…
La eficacia de este tipo de terapias no se mide por la cantidad de síntomas eliminados sino por los logros personales del paciente basados en la clarificación de valores.

TERAPIA DE ACEPTACION Y COMPROMISO

La ACT se define como una forma de psicoterapia experiencial, conductual y cognitiva basada en la Teoría de los Marcos Relacionales, teoría del lenguaje y de la cognición humana que se encuadra dentro del conductismo radical. Se basa en dos conceptos centrales: 1) el concepto de evitación experiencial (mantenimiento de los trastornos), y 2) los valores personales, entendidos como guías de actuación para caminar en la dirección de la realización personal. Las siguientes premisas afectan a su forma de intervención:

El problema del cliente no es tener pensamiento o sentimientos que se valoran negativamente, sino el modo en que la persona reacciona ante ellos.
La pretensión de no sufrir o tener que estar bien para poder vivir no se justa a la realidad que la vida ofrece. Tener una actitud de evitación experiencial hacia el malestar psicológico es una elección restrictiva que puede resultar destructiva.
Salud psicológica entendida como desarrollo de patrones de comportamiento valiosos.

ACT considera que los pacientes pretenden que la terapia les ayude a resolver sus problemas dentro de la dirección o camino infructuoso que ellos han intentado, y es necesario enseñarles a cambiar de planes.
Los problemas psicológicos vienen dados por el papel protagonista que adquieren los contenidos perturbadores en cuanto al control de la conducta, relegando a un segundo plano sus valores fundamentales.

ACT pone énfasis en el contexto terapéutico (el especialista no lo sabe todo)

La ACT se basa en la teoría de los marcos relacionales, que a su vez se basa en el contextualismo funcional. Según la metáfora del edificio, en un edificio de tres plantas, en la última planta estaría el desarrollo específico de la ACT como terapia, una planta más abajo estaría la teoría de los marcos relacionales, la planta baja sería el análisis conductual aplicado y
su análisis funciona, y en los cimientos estaría el paradigma del contextualismo funcional.


La Terapia de Aceptación y Compromiso, conocida como ACT (pronunciada como la palabra “act” y no como una sigla) es una terapia conductual basada en mindfulness que desafía las reglas básicas de la psicología occidental. Utiliza una mezcla ecléctica de metáforas, paradojas y habilidades de mindfulness (en general traducido como “atención o conciencia plena”) junto con una gran variedad de ejercicios experienciales e intervenciones conductales guiadas por valores. ACT ha demostrado su efectividad para una amplia gama de condiciones clínicas

La meta de ACT
El objetivo central de ACT es el de crear una vida rica y significativa, aceptando el dolor que inevitablemente viene con ella. ACT (que significa “actuar” en inglés) es una buena abreviación porque esta terapia se orienta a tomar acciones efectivas guiadas por nuestros valores más profundos, en las que estamos totalmente presentes y comprometidos. Es sólo a través de la acción en la que estamos presentes y conectados, que podemos crear una vida significativa. Por supuesto que al intentar crear esa vida nos vamos a encontrar con toda clase de barreras bajo la forma de indeseadas y displacenteras “experiencias privadas” (pensamientos, imágenes, emociones, sensaciones, impulsos y recuerdos).

El objetivo central de ACT es el de crear una vida rica
y significativa, aceptando el dolor que
inevitablemente viene con ella
ACT es una de las llamadas “Terapias Conductuales de Tercera Ola” por su énfasis en el desarrollo de habilidades de mindfulness. A la vez una diferencia sobresaliente es que ACT considera a la práctica formal de meditación como sólo uno de los muchos caminos en la transmisión de las habilidades de mindfulness .
Otra característica distintiva que hace a ACT única es que no descansa en el supuesto de la “normalidad saludable”.
Normalidad saludable y Normalidad destructiva
La psicología occidental se basa en el supuesto de la “normalidad saludable”, esto es: que por naturaleza los humanos son psicológicamente sanos y que dado un ambiente saludable, estilo de vida y contexto social que brinde oportunidades de desarrollo del máximo potencial, los humanos están naturalmente contentos y conformes. Desde esta perspectiva, el sufrimiento psicológico es visto como anormal; como una enfermedad o un síndrome impulsado por procesos patológicos inusuales. ACT sospecha que este supuesto es falso. Claramente, aún cuando el estándar de vida es más alto que nunca, el sufrimiento psicológico nos rodea de cerca.

La raíz de este sufrimiento está en
el lenguaje humano en sí mismo
ACT asume que los procesos psicológicos de la mente humana “normal” pueden ser destructivos y que tarde o temprano nos generan sufrimiento psicológico a todos nosotros. Más aun, ACT postula que la raíz de este sufrimiento está en el lenguaje humano en sí mismo. Desafortunadamente, el lenguaje humano es una espada de doble filo. Nos ayuda a crear mapas y modelos del mundo, predecir y planificar a futuro, compartir conocimiento, aprender del pasado, imaginar cosas que nunca existieron y crearlas, desarrollar reglas que guían nuestro comportamiento efectivo, entre otras ventajas. Pero el lenguaje tiene también su lado oscuro: lo usamos para hacer incapié y “revivir” eventos dolorosos del pasado, para asustarnos al imaginar eventos futuros displacenteros, para comparar, juzgar, criticar y condenarnos a nosotros mismos y a los demás y para crear reglas que pueden resultar restrictivas o destructivas.

Evitación Experiencial
ACT descansa entonces en la suposición de que el lenguaje humano naturalmente crea sufrimiento psicológico en todos nosotros. Una de las maneras en que lo hace es preparándonos para la lucha contra nuestros propios pensamientos y emociones, a través de un proceso llamado evitación experiencial. Dado que el abordaje desde la resolución de problemas funciona bien para el mundo exterior, es natural que intentemos aplicarlo a nuestro mundo interno: el mundo psicológico de pensamientos, emociones, recuerdos, sensaciones e impulsos. Pero con demasiada frecuencia, desarfortunadamente, cuando tratamos de evitar o deshacernos de nuestras experiencias privadas no deseadas, lo que hacemos es crearnos sufrimiento extra. Por supuesto, no todas las formas de evitación experiencial son poco saludables. ACT se focaliza en las estrategias de evitación experiencial sólo cuando los clientes las usan en un grado tal que se convierten en altamente costosas y dañinas para la vida que es significativa para ellos (en el corto plazo, cancelar un evento social puede dar lugar a cierta clase de alivio, pero en el largo plazo, el incremento del aislamiento social puede aumentar la experiencia de la depresión, por citar un ejemplo). ACT ofrece a los clientes una alternativa a la evitación experiencial a través de una variedad de intervenciones terapéuticas.

Intervenciones Terapéuticas
Los clientes aprenden a dejar de luchar contra sus experiencias privadas –abrirse a ellas, hacerles espacio y permitirles ir y venir sin resistirse. La energía y el tiempo que gastaron previamente tratando de controlar cómo se sienten, es ahora invertida en realizar acciones efectivas (guiadas por sus valores) para cambiar su vida para mejor. De ahí que las intervenciones de ACT se focalizan en dos procesos principales: 1) desarrollar aceptación de experiencias privadas indeseables que están fuera del control personal y 2) desarrollar compromiso y acción orientada a vivir una vida valiosa.
El control es el problema, no la solución
Se trata de incrementar la toma de conciencia por parte del cliente de que las estrategias de control emocional son en realidad las responsables de sus problemas y de que mientras continúen obsesionados con tratar de controlar cómo se sienten, están atrapados en un círculo vicioso que incrementa el sufrimiento. El control es el problema, no la solución. Una vez que la “agenda de control emocional”, con la que llegan los clientes, es gentil y respetuosamente desestimada, introducimos los seis principios centrales de ACT.

Los Seis Principios de ACT
ACT utiliza estos principios para ayudar a los clientes a desarrollar Flexibilidad Psicológica. Cada principio tiene su propia metodología, ejercicios, metáforas y tareas.
1-Defusión Cognitiva: aprender a observar los pensamientos, imágenes, recuerdos y otras cogniciones como lo que son –nada más que piezas de lenguaje, palabras e imágenes- en oposición a lo que dicen ser –eventos amenazantes, reglas que tienen que ser obedecidas, verdades objetivas y hechos.
2-Aceptación: hacer espacio a emociones indeseadas, sensaciones, impulsos y demás experiencias privadas; permitirles “ir y venir” sin luchar contra ellas, huir de ellas o prestarles una indebida atención.
3-Contacto con el momento presente: brindar total atención a la experiencia en el aquí y ahora, con apertura, interés y receptividad, focalizándose y comprometiéndose totalmente (participando de lleno) en lo que se está haciendo en ese momento.4-El Yo-observador: acceder al sentido trascendente del ser, la continuidad de conciencia que es imperturbable, siempre presente e impermeable al daño. Desde esta perspectiva, es posible experimentar en directo el hecho de que no somos nuestros pensamientos, emociones, recuerdos, impulsos o sensaciones. Estos fenómenos cambian constantemente y son aspectos periféricos de nosotros, pero no son la esencia de quienes somos.
5-Valores: clarificar lo que es más importante, desde el fondo del corazón, qué clases de personas queremos ser, qué es lo significativo y valioso en nuestra vida y qué queremos representar en esta vida.
6-Acción Comprometida: establecer metas guiadas por valores e involucrarse en acciones efectivas para alcanzarlas.

Marco teórico y conceptual de ACT
Teoría de los marcos relacionales
La teoría de los marcos relacionales (TMR) es un enfoque pragmático que trata de dar cuenta de las conductas humanas complejas (verbal y cognitiva), tratando de integrar conceptos dispares. La TMR se centra en la conducta verbal, que considera determinada por la habilidad aprendida de relacionar eventos de forma arbitraria y de transformar las funciones de un estímulo en base a su relación con otros. Focaliza su interés en el fenómeno de las relaciones de estímulo derivadas para explicar la conducta gobernada por reglas.


Estructura y procedimiento de ACT
ACT parte de la formulación del caso mediante el análisis factorial. El objetivo general de ACT será producir una mayor flexibilidad psicológica en situaciones donde la evitación experiencial prevalece. ACT no tiene una forma de proceder estructurada.

Desesperanza creativa
El proceso de esperanza creativa tiene que ver con procurar al paciente la toma de conciencia acerca de la inutilidad de sus intentos de solución de sus problemas. El paciente debe captar la diferencia entre que su estrategia no tenga remedio, a que él mismo no tenga remedio.
Para este proceso se suelen utilizar metáforas, como la de las arenas movedizas.

Orientación hacia valores
Se trata de facilitar al paciente las condiciones para que pueda clarificar sus metas en la vida en términos de sus valores. Se pide al paciente que indique qué terrenos le son valiosos (familia, amistad, etc..) y qué dirección cree que serían los adecuados para llegar a ellos. Se le pide que especifique las razones o motivaciones que dirigen sus acciones (epitafio).
Abordar que el control es el problema
Se pretende demostrarle al paciente que sus intentos de control son el propio problema.

La aceptación
La aceptación es el proceso que da nombre y delimita la ACT. Consiste en abrirse a la experiencia de los pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones sin hacer nada para que desaparezcan. No se pretende la extinción o la habituación, aunque seguramente se llegarán a dar. La aceptación no es un proceso pasivo.

Defusión cognitiva
El proceso defusión cognitiva se refiere al proceso de hacer un cambio en el uso normal del lenguaje y las cogniciones de tal manera que el proceso de pensamiento se hace más evidente y las funciones de los productos de pensamientos se amplían.
El proceso de defusión cognitiva incrementa la probabilidad de aceptación pues cambia la consideración de los eventos internos, y la aceptación ayuda a desvincularse de ellos. Se suele usar el ejercicio de “ver las nubes que pasan”.

El yo como contexto
Trata de situar verbalmente la construcción del yo como persona, como centro desde el que actuar, diferenciándolo de las emociones, pensamiento o recuerdos. Se pretende que los clientes pierdan sus ataduras a los contenidos verbales considerados como su identidad personal. Se suele usar la metáfora de la casa y los muebles.

La acción comprometida
Implica definir metas en las áreas del camino definidas, con aceptación, y a pesar de los obstáculos del camino. La acción comprometida es un patrón de comportamiento constructivo regulado por los valores, entendidos como antecedentes verbales, que se mantiene por sus consecuencias en correspondencia con esos valores.

Recursos clínicos
ACT no tiene establecido un protocolo estandarizado de fases y estrategias, sino que establece una guía general de acción. No se tiene que abordar todos los procesos, pero habitualmente suele ser así.
Las mejores metáforas, como recurso clínico, son aquellas que cumplen: 1) contienen elementos que han partido de los pacientes, 2) poseen propiedades no arbitrarias, relacionadas con leyes físicas, 3) tienen algo en común o son análogos al problema del paciente, y 4) el paciente tiene experiencia directa con sus contenidos.
Los ejercicios de exposición se refieren a la exposición de los pacientes a sus eventos privados en el propio contexto de la terapia (los ejercicios de exposición está precedidos de metáforas). También se suele usar mindfulness.
En relación al terapeuta, se suele utilizar la excelente metáfora de las dos montañas.

Evidencia empírica de ACT
Esta terapia ha sido efectiva en numerosos estudios de caso.
Una de sus ventajas es que es muy eficaz para evitar cronicidad y alterar de forma notable el curso de secuelas y síntomas variados.


La Psicoterapia Analitico Funcional

Surge de la experiencia como clínico de Kohlenberg Se basa en el análisis funcional de las conductas de los pacientes en sesión. Las contingencias de reforzamiento que ocurren dentro de la sesión (reforzamiento natural y moldeamiento) Es en el contexto terapéutico donde se dan estas conductas y la equivalencia funcional. Características: - Relación Terapéutica - Conductas clínicamente relevantes - Reglas Terapéuticas
La Psicoterapia Analitico Funcional Se fundamenta en el análisis y moldeamiento del comportamiento verbal del paciente en tiempo real durante las sesiones de intervención. En este caso, la relación terapéutica se considera un modelo de relación interpersonal a generalizar a la vida diaria del cliente. La PAF ofrece un análisis conductual de la relación terapeuta-paciente y de su importancia en el proceso clínico, así como un marco teórico para el análisis de los efectos sinérgicos derivados de su combinación con terapias cognitivas o cognitivo- conductuales tradicionales

LA TERAPIA DE ACTIVACIÓN CONDUCTUAL

Se puede decir que la AC es un procedimiento que enfatiza los intentos sistemáticos de incrementar conductas que hagan probable el contacto con las contingencias ambientales reforzantes y produzcan, a su vez, cambios en los pensamientos, el humor y la calidad de vida, se trata de 'activar' a la persona en la medida de sus posibilidades actuales y de acuerdo con sus intereses y valores (Pérez Álvarez, M; 2007)


LA TERAPIA INTEGRAL DE PAREJA

La terapia Integral de pareja pone su énfasis en tres aspectos fundamentales: Se vuelve al análisis funcional como forma de evaluar los problemas de pareja; • Se hace más hincapié en el reforzamiento natural y se usan menos reglas; y • Se da más importancia al contexto en el que surgen los problemas, esto es, se atiende mucho más al papel de la historia del individuo en los problemas actuales

LA TERAPIA INTEGRAL DE PAREJA La TIP otorga gran importancia a la historia personal de los miembros de la pareja; a pesar de que los problemas de una pareja se producen en el presente y exhiben una topografía determinada, es la historia y las experiencias de cada uno lo que determina sobre qué contenidos giran los conflictos y con qué frecuencia surgen. Jacobson y Christensen denominan a esto vulnerabilidades; y se podrían definir como aquellas circunstancias que afectan especialmente a cada uno de los miembros de la pareja y que hacen mucho más probable que surja el enfrentamiento.

La Terapia Cognitiva Basada En Mindfulness

La meditación o técnicas de mindfulness son los procesos psicológicos o mecanismos de cambio que están a la base de todas las terapias y técnicas de tercera generación. Entrar en profundidad en ella sería bastante complejo ya que tendríamos que empezar por explicar mucha de la filosofía y técnicas orientales para poder entenderla en su globalidad
Mindfulness es un término inglés que no tiene traducción exacta al castellano. Es la traducción inglesa de la palabra Sati. Sati es una palabra que procede de una lengua llamada Pali. Pali es la lengua utilizada por la Psicología Budista desde hace más de veinticinco siglos. La traducción más aproximada de Sati al español es : Atención Plena. Mindfulness ha sido descrito como un proceso de mantener cierto tipo de Atención especial a la experiencia presente momento a momento. También como el "Mantenimiento de una conciencia viva a la realidad presente

La terapia dialéctica conductual cuyo acrónimo s TDC (DBT por sus siglas en inglés derivadas de dialectical behavior therapy) es un tratamiento cognitivo-conductualcentrado en la enseñanza de habilidades psicosociales desarrollado por Marsha M. Linehan,1 una investigadora de psicología de la Universidad de Washington, específicamente para el tratamiento de personas con Trastorno límite de la personalidad. Combina diversas técnicas cognitivo-conductuales, dirigidas a la regulación emocional y pruebas de realidad, con los conceptos de tolerancia a la angustia, aceptación y la plenitud de conciencia, en gran parte derivados de la práctica de meditación budista. Los autores afirman que es la forma de psicoterapia más eficaz en el tratamiento de TLP,y aparentemente también a pacientes que presentan síntomas y conductas asociadas a trastornos del estado ánimo, las auto-lesiones, abuso sexual, y dependencia química.



Para ejemplificar una persona en terapia Tcc, llega y dice soy un tonto, nadie me quiere, todo hago mal, el terapeuta le respondería ¿Qué evidencias tienes para pensar eso? ¿Pensar de esa forma te ayuda en algo? Haría un debate socrático, le enseñaría a debatir sus pensamientos para buscar una reestructuración cognitiva

Un terapeuta conductual contextual le diría está bien eres un tonto, aún con eso
¿Qué puedes hacer con tu vida? ¿Qué o quién es importante para ti?

TCC
Debaten pensamientos directamente > No debaten pensamientos
Protocolos de intervención nomotéticos > Ideográficos
No existe certificación de instructores en Tcc > Existe certificación para ser instructor de Ttg
Buscan reducir síntomas > No reducen síntomas, funcionan bajo aceptación y reorientación de vida
Utilizan modelo Médico de terapia > Modelo Contextual

Terapia Centrada en
esquemas
La terapia de esquemas, terapia centrada en esquemas o terapia cognitiva centrada en esquemas es un modelo psicoterapéutico desarrollado por el Dr. Jeffrey E. Young para su uso en el tratamiento de los trastornos de la personalidad y trastornos crónicos del Eje I, por ejemplo, cuando los pacientes no responden o tienen recaídas después de haber sido tratados con otras terapias (por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual tradicional). La terapia de esquemas es una nueva psicoterapia integrativa que combina la teoría y las técnicas de las terapias existentes, incluyendo la terapia cognitivo-conductual, las relaciones objetales del psicoanálisis, la teoría del apego, y la terapia Gestalt.
El proceso terapéutico de la terapia de esquemas dura unas 35 sesiones o más, dependiendo su duración de la dificultad del caso tratado.

Al contrario que las terapias cognitivo-conductuales que se centran en los pensamientos disfuncionales, las distorsiones cognitivas y los supuestos adyacentes, la terapia de esquemas pretende actuar en el nivel más profundo de la cognición: los esquemas desadaptativas tempranos. Estos esquemas, que se desarrollan durante la infancia, son estables y duraderos. Se refieren a uno mismo y las relaciones con los demás; y al contar con una alta carga afectiva o emocional sirven como directrices para el procesamiento de las experiencias posteriores.





Los pilares del modelo

Existen una serie de conceptos básicos que sustentan al modelo de la Terapia de Esquemas. En primer lugar, encontramos a los Esquemas Desadaptativos Tempranos (EDTs) y en segundo término al concepto de Modos. Ambos constructos permiten delinear una conceptualización clara del sufrimiento del paciente basado en el hallazgo y reparación de las necesidades básicas insatisfechas durante su desarrollo.

Las necesidades emotivas insatisfechas se resumen en: 1) El sentido de pertenencia logrado a través de la seguridad, estabilidad, afecto y aceptación, 2) La autonomía, 3) La libertad para expresar emociones, 4) La espontaneidad (juego) y 5) Los límites realistas y control. Cuando los padres fallan en proveernos de éstos pilares, entonces los EDTs y /o Modos comienzan a originarse y posteriormente tienden a perpetuarse en la vida adulta.

Los EDTs o también llamadas Trampas Vitales, diferente al concepto planteado por Beck, son para la Terapia de esquemas: “temas amplios o patrones que comprometen los recuerdos, sensaciones corporales, emociones y cogniciones concernientes a nosotros mismos y a las relaciones con los demás. Estos se originan durante nuestra infancia o adolescencia y se perpetúan a lo largo de nuestra historia” (Young, 2006). Si bien fueron patrones que inicialmente nos resultaron de utilidad para sobrevivir a un entorno complejo; en la actualidad nos generan disfuncionalidad en una o varias áreas de nuestra vida.

El objetivo esencial de esta terapia radica en identificar dichos EDTs, linkerlos con los eventos pasados que los originaron y aprender a desarrollar mecanismos menos rígidos y más saludables de desenvolvernos en el mundo. Para favorecer esto, Young desarrolló una categorización en donde se han encontrado 18 EDTs que resultan más recurrentes en los pacientes y que tienen que ver con las necesidades básicas insatisfechas:

TTG
Las terapias conductuales contextuales o de tercera generación, dejan de lado la parte cognitiva sobre la reestructuración cognitiva mediante técnicas cognitivas directas como las terapias de segunda generación , si hacen la reestructuración cognitiva mediante técnicas conductuales , mediante experiencias vivenciales que al individuo al tenerlas , cambia su forma de pensar pero las cogniciones no son objetivo de intervención de este tipo de terapias .


Las terapias cognitivo conductuales funcionan bajo el modelo Medico de psicoterapia , el modelo médico considera que la enfermedad existe porque hay una falla en el organismo , cuando esa falla se arregla el organismo funciona bien poniendo un ejemplo la depresión de acuerdo al modelo biológico es porque existe un desequilibrio neuroquímico , entones la solución al problema son fármacos para reparar ese desequilibrio y la persona regrese a su estado habitual

Trasladando esto a la Tcc considera que existe una falla en el procesamiento de información, llamase pensamiento irracional, distorsión cognitiva, al arreglar esto mediante un técnica cognitiva o conductual el individuo reduce sus síntomas y regresa a su estado habitual

Las terapias conductuales contextuales son holísticas, ven al individuo como un todo, lo analizan en su contexto.

( “ No explican el trastorno en términos de déficit/defecto en la persona sino en términos interactivos, funcionales y contextuales, algo que se da en la evolución de la persona y sus circunstancias.”

“Aquí no se entiende que el problema o trastorno se encuentre dentro de la persona, sino que es la persona la que se encuentra en unas circunstancias, una situación problemática”)
Una crítica más es que la Tcc es nomotética, no son tratamientos personalizados, son protocolos de intervención dirigidos a un trastorno mental específico que se ha utilizado con muchas personas con el mismo trastorno , y la infinidad de protocolos de intervención que existen en Tcc para la enorme cantidad de trastornos que existen , son tratamiento rígidos no flexibles


Las terapias conductuales contextuales son ideográficas el tratamiento es personalizado, flexible de acuerdo a las características de vida y se pretende desarrollar un solo protocolo de intervención que pueda hacer aplicado a la mayoría de los problemas emocionales o trastornos psicológicos según sea el caso

La tcc no da sentido de vida, solo reduce síntomas y resuelve problemas específicos

Las terapias contextuales dan sentido de vida, dirigen a la persona hacia las personas o cosas que son importantes para ella mediante la clarificación de valores, pero no reducen síntomas, enseñar a las personas a vivir con su malestar emocional, este tipo de terapias se evalúan acerca de si la persona logra sus objetivos y metas al acerca al tipo de vida que quiere tener

Cualquier persona puede enseñar Tcc y hacerse pasar por instructor Tcc aunque no tenga el conocimiento para hacerlo, a diferencia de las terapias contextuales para ser un instructor tienes que estar certificado, tienes que pasar un proceso muy selectivo

Por supuesto las tcc tienen evaluaciones y certificaciones pero solo para psicoterapeutas no para instructores de psicoterapia en este modelo La terapia Cognitiva Conductual deja muchas tareas, cuando las personas no las hace complican la terapia


Muchas de las técnicas cognitivas conductuales las terapias conductuales contextuales las consideran conductas de evitación que a la larga generaran un trastorno experiencial y eso hace que el problema sea más grave


Las terapias contextuales Marcan dos conductas básicas Aproximación o evitación, apetitiva o aversiva, la conducta se refuerza por reforzadores positivos o negativos, uno de sus principales objetivos es analizar la conducta en su contexto y entender cuál es la función que cumple determinada conducta en el comportamiento del individuo

Especial énfasis en detectar cuales son las conductas de evitación del paciente


Las terapias conductuales contextuales proponen una nueva forma de evaluación, tratamiento no orientada a reducir síntomas y emociones negativas como el modelo medico de psicoterapia , si no a enseñar al individuo a relacionar con ese dolor y orientarse hacia las cosas que son importantes para él , también propone una forma diferente de ver la psicopatología diferente al modelo médico tradicional

Las terapias conductuales contextuales hacen un análisis de la conducta verbal, no de contenido ni pretenden cambio, si no para saber cuál es su función que cumple lo que se dice la persona

Una de las críticas a las terapias cognitivas conductuales es que si son eficaces son por sus técnicas conductuales no por las técnicas cognitivas


Las Terapias conductuales contextuales regresa a sus origines de la terapia de conducta el darle importancia al contexto y al ambiente como responsables de la conducta, además son modelos integradores de otros modelos psicoterapéuticos al integrar técnicas y cuestiones filosóficas a su modelo

Las terapias conductuales contextuales toman prestado técnicas y filosofías de modelo sistémico, logoterapia, Gestalt, Trec, Mindulness, y por supuesto técnicas de modificación de conducta

Se utilizan metáforas, paradojas y ejercicios experienciales para lograr un cambio, de acuerdo a este modelo los pensamientos no siempre generan conducta y para cambiar la conducta no es necesario cambiar el pensamiento

Las terapias conductuales contextuales no buscas la reestructuración cognitiva de manera directa como en las tcc sin embargo cuando se cambian las conductas se hacen cambios cognitivos, si bien es cierto que no buscan reducir síntomas y fomentan la aceptación, al reorientar la vida del individuo hacia las cosas que son importantes para él, de alguna manera están reorientado los síntomas

¿Cuál es mejor?

De acuerdo a los estudios al terminar el tratamiento tienen un mismo grado de efectividad , sin embargo cuando se hace un seguimiento de las personas que fueron tratadas con estos modelos las personas que fueran tratados por las terapias conductuales contextuales siguen mejorando las que fueron tratadas con tcc no .

By Omar Galarza
Línea conductual y cognitivo-conductual

• Psicología conductista
• Ingeniería del comportamiento
• Modificación de conducta (de Kazdin, Lindsey).
• Terapia contextual (de Hayes, Kohlemberg).
• Análisis contingencial (de Ribes, Díaz-González).
• Terapia de la conducta (de Wolpe, Marks, Cautela, Yates, Arthur W. Staats).
• Terapia cognitiva analítica
• Terapia cognitiva-conductual o conductual-cognitiva
• Terapia cognitiva (de Aaron Beck).
• Terapia racional emotiva conductual (de Albert Ellis).
• Medicina conductual y biorretroalimentación
• Terapia cognitivista


La finalidad de la Terapia es desarrollar y aumentar la presencia del modo “adulto saludable”, enseñándole al paciente a moderar, integrar o sanar los otros Modos.
Psicoanálisis y Terapia Psicoanálitica
¿Qué es el psicoanálisis?

El psicoanálisis es una forma de tratamiento intensivo que se basa en la observación de que las personas desconocen los factores que determinan sus emociones y comportamientos ya que son esencialmente inconscientes. El tratamiento psicoanalítico explora cómo estos factores inconscientes afectan las relaciones actuales y patrones de pensamiento, emoción y de comportamiento.

Para el psicoanálisis el origen del trastorno que sufrimos procede de las ansiedades infantiles reprimidas y de la secuencia progresiva de mecanismos defensivos y síntomas que surgieron para proteger a la persona contra la reaparición y repetición de estos sentimientos. En este sentido, la función del síntoma es mantener el equilibrio intrapsíquico. La tarea del psicoanálisis es traer a la conciencia estos restos del pasado para que puedan volver a ser valorados y ser asimilados adecuadamente. La terapia psicoanalítica tiene como meta descubrir aspectos inconscientes que subyacen a los problemas de modo que podamos vivir con mayor bienestar.


El psicoanálisis no es solo un método de tratamiento de los trastornos neuróticos, es también un procedimiento de investigación de los procesos psíquicos inconscientes, y es una teoría de la vida psíquica.

La cura psicoanalítica puede ayudar a personas que presentan algún sufrimiento psíquico, pero también a aquellas que se sienten inhibidas en su desarrollo personal o que deseen adquirir una mayor libertad interior a través de una mejor comprensión de su mundo interno. Es importante subrayar que el proyecto psicoanalítico, en este sentido, no se limita a una meta estrictamente terapéutica, sino que busca también procurar un aumento del bienestar y del gusto por vivir, trabajar y amar. Es mediante la superación de obstáculos inconscientes que el psicoanálisis contribuye a dar lugar a un aumento de libertad personal de actuar.
Modelos Psicoterapéuticos


Cómo se trabaja en Terapia Psicoanalítica

La existencia de aspectos insconscientes en el malestar psicológico significa que los consejos de los otros o libros de autoayuda, aunque sean lógicos y racionales, fallan en proveer alivio. Esto no se debe a que no entiende el consejo sino a que hay algo más que escapa y trabaja que te mantiene repitiendo viejos patrones.

La cura psicoanalítica es un trabajo de dos, entre el paciente y su analista. El paciente podrá adquirir conciencia de ciertos aspectos inconscientes de su funcionamiento y de sus dificultades psíquicas al poder re-experimentarlas y re-evaluarlas, no solo intelectualmente sino y principalmente emocionalmente, en la relación terapéutica con su analista. Esto es lo que se llama transferencia.

Como resultado de la exploración, el psicoanálisis permite darle sentido a tu situación existente así como a los sentimientos, pensamiento, creencias, comportamientos y memorias que son traídas por esta situación. Algunos de estos pensamientos, sentimientos y conductas pueden estar afectando tu vida negativamente y te hacen sentir “fuera de control”, confundido, desesperanzado, fatigado, ansioso, triste, frustrado o triste.

El psicoanálisis o terapia psicoanalítica ofrece principios muy útiles que ayudan a echar luz en esos factores inconscientes que están presenten y actúan en nosotros. El psicoanálisis se propone que seas capaz de explorar y analizar sentimientos, pensamientos y conductas irracionales de modo que ganes un entendimiento más profundo de cómo te relacionas contigo mismo y con los otros. El trabajo psicoanalítico puede ayudarte a libertarte gradualmente de patrones repetitivos a través de enseñarte cómo los factores inconscientes afectan tu manera de vivir actual y cómo puede lidiar mejor con las demandas de la vida adulta.

Características del psicoanálisis


El psicoanálisis no es un tratamiento de corta duración, sus resultados repercuten a largo plazo con efectos positivos, en ocasiones realizados en los años siguientes al fin del tratamiento. El tratamiento puede durar de un par de meses a varios años, dependiendo del caso.

El psicoanálisis es una terapia “no-dirigida”, o bien “orientada alinsight”. La meta del tratamiento es el aumento del entendimiento de las fuentes de nuestros conflictos internos y problemas emocionales.

El espacio analítico favorece el pensamiento, la experiencia emocional y la autoreflexión. El psicoanálisis se enfoca tanto a problemas específicos como a problemas abiertos, que se desarrollan a través de la asociación libre.

El psicoanálisis considera que el Inconsciente determina gran parte de nuestro comportamiento y que el pasado tiene una influencia decisiva en nuestro presente

El enfoque psicoanalítico permite que el ritmo de las sesiones lo lleve el paciente. El psicoanalista se propone darle consistencia a la discontinuidad posible de las sesiones y “pone sobre la mesa” oportunidades para que el paciente logre un mejor entendimiento y tome mejores decisiones.


Psicoanálisis
El psicoanálisis es un tratamiento basado en la observación de personas que a menudo no se dan cuenta de muchos factores que determinan sus emociones y su comportamiento. Estos factores inconscientes pueden ser una fuente de sufrimiento e infelicidad de considerable importancia, algunas veces presentados como síntomas reconocibles y otras veces como rasgos de personalidad problemáticos, dificultades en el trabajo y/o en las relaciones de pareja o en problemas en el estado de ánimo y la auto-estima. Ya que estas fuerzas son inconscientes, los consejos de los amigos y de la familia, la lectura de libros o aún los esfuerzos conscientes por cambiar, a menudo fallan.
El psicoanálisis es una forma de tratamiento basada en conceptos que involucran procesos mentales inconscientes, como dijimos, formulados inicialmente por Sigmund Freud y después desarrollados por otros psicoanalistas experimentados.
El tratramiento psicoanalítico es capaz de revelar la forma en que dichos factores inconscientes afectan las relaciones y los patrones de comportamiento actuales y ayudan a la persona a lidiar con la realidad de su vida adulta.
En el curso del tratamiento psicoanalítico, la naturaleza de la relación que se desarrolla entre el paciente y el analista tiene aspectos significativos que derivan del mundo interno del paciente y que se hacen accesibles a la experiencia y exploración por parte del paciente y el analista juntos. De esta manera se hace posible entender los patrones principales con más profundidad y trabajar para hacer cambios significativos y deseados.

La forma más intensiva del tratamiento psicoanalítico es el Psicoanálisis mismo. Este
Full transcript