Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Lingüística en Edad media, Renacimiento e Ilustración

No description
by

itzel abogado jimenez

on 23 September 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Lingüística en Edad media, Renacimiento e Ilustración

Lingüística en Edad media, Renacimiento e Ilustración
Fundamentalmente, la ausencia de una clase ilustrada fuera del ámbito religioso, característica del régimen feudal, llevó a la entronización del latín como única lengua de la cultura, con la consiguiente falta de escritura para las lenguas vernáculas europeas. Por otra parte, luego de la caída del Imperio romano, las lenguas vernáculas europeas se alejaron progresivamente del latín clásico.
A diferencia de Grecia o de Roma, entonces, la descripción gramatical en la Edad Media se ocupó de una lengua muerta, puramente escrita, por lo que áreas como la fonética, que había alcanzado bastante desarrollo en Grecia y Roma, desaparecieron de los estudios lingüísticos.
En el ámbito de la aplicación, el Renacimiento supone una verdadera revolución de los estudios gramaticales, no tanto por un cambio de modelo – que no se dio, ya que se seguirá imitando el modelo de las gramáticas grecolatinas, aunque con innovaciones como las aportadas por Scaligero (1540) – como por la aparición de las primeras gramáticas de las lenguas romances.

• La gramática del castellano de Antonio de Nebrija (1492) es la primera de esta nueva corriente.
• A la que pronto se sumarán Trissino y su gramática del italiano (1529),
• Oliveira con la del portugués (1532)
• Meigret con la del francés (1550).

Estas gramáticas suelen mostrar una evidente intención normativa y de fijación de la lengua, así como un espíritu claramente didáctico, vinculado a la política de expansión del reino. En esa voluntad de fijación normativa, cabe destacar la enorme importancia que dio Nebrija a la ortografía.



Lingüística Ilustrada
Durante el Renacimiento, la eclosión de las lenguas vernáculas, da lugar a la revitalización de las investigaciones de la lengua perfecta o común. Aparece la Minerva de él Broncese o más conocida como la gramática de Port Royal, que actúa como eslabón entre las teorías racionalistas del siglo XVII y XVIII.

A raíz del lenguaje y su relación con el pensamiento, el siglo XVII se halla dividido entre las hipótesis racionalistas y empíricas. Muchos pensadores de la ilustración, están influenciados por los principios cartesianos que se habían expresado, a nivel semiótico, en la Grammaire (1660) y la Logigue (1692) de Port Royal. Autores como Nicolás Beauzée y Cesar Chesneau du Marsais intentan distinguir un perfecto isomorfismo entre lengua, pensamiento y realidad y, en esta línea discurrirán muchas de las discusiones sobre la racionalización de la gramática. Frente a ellos se encuentra la llamada Lingüística Ilustrada, representada por Condillac, para quien toda la actividad del alma, además de las percepciones, procede de los sentidos. Esta polémica llegará hasta nuestros días de la mano de Noam Chomsky y su Gramática Generativa.

No obstante ese mantenimiento artificial de tradiciones lingüísticas, el tránsito de los Siglos de Oro al Siglo Ilustrado conlleva cambios profundos para España. La supremacía política europea pasa a Francia y, de acuerdo con la regla de Nebrija según la cual 'la lengua siempre ha sido compañera del imperio', el idioma del vecino transpirenaico se impone — por buen rato — como idioma europeo más importante. No obstante, los españoles siguen convencidos de la alta categoría de su propio idioma, alcanzada durante los Siglos de Oro, pero piensan al mismo tiempo que ya no es posible perfeccionarlo más sino que hay que conservarlo y protegerlo para que, en el futuro, no caiga en abandono.

Lingüística en el Renacimiento
"Lingüística en la Edad Media"
¿Qué fue Renacimiento?
Se denomina Renacimiento al movimiento cultural que surge en Europa el siglo XIV, y que se muestra como característica esencial su admiración por la antigüedad grecorromana. Este entusiasmo, que considera las culturas clásicas como la realización suprema de un ideal de perfección, se propone la limitación en todos los órdenes, lo que explica el calificativo de Renacimiento, pues en verdad, se trataba de un renacer, de un volver a dar vida a los ideales que habían inspirado aquellos pueblos.

El Renacimiento, desde luego no fue una simple exhumación de las artes antiguas. El interés por el arte grecorromano fue una consecuencia. En principio, se aspiró a una renovación en todas las parcelas de la cultura humana, filosofía, ética, moral, ciencia, etc... Encaminada a la hechura de un hombre que fuera comprendido y resumen de todas las perfecciones físicas e intelectuales.

En la historia de la lingüística se conocen épocas en que, a veces, ciertas escuelas o ciertos países toman la delantera mientras que otros los siguen mas o menos de cerca. A principios de los años sesenta de este siglo, por ejemplo, lingüistas de varios países descubrieron el 'generativismo', es decir, la escuela del americano Noam Chomsky que, durante unos veinte años, inspiró buen número de estudios lingüísticos. A finales del siglo pasado, otra escuela, la de los 'neogramáticos' alemanes, ejerció parecido atractivo sobre varios países europeos con sus 'leyes fonéticas' y su método riguroso de reconstruir la prehistoria de idiomas. Para caracterizar parecida relación entre los que toman la delantera y los que los siguen, cabría hablar también de centros de irradiación y periferias en la lingüística.

Pues bien, la historia nos enseña que la relación entre los centros de irradiación y las periferias no se establece nunca de modo definitivo, 'para todos los siglos', sino que varía, con los años y de tal modo que, de vez en cuando, algunos centros se quedan marginalizados, precisamente por el auge cultural de regiones hasta ese momento periféricas.

La historia de la lingüística española nos brinda varios ejemplos de ese vaivén entre centro y periferia, es decir, entre épocas en que la lingüística española constituye el centro que irradia a los países vecinos y otras, en que se orienta mas bien de acuerdo con modelos extranjeros. — Quiero ilustrar mi punto de vista tomando mis ejemplos de tres épocas diferentes: Edad Media, Renacimiento e Ilustración.
La lingüística
Al consultar los manuales habituales de historia de la lingüística, se da uno rápidamente cuenta de que la Edad Media española no aparece en ellos. Por ejemplo, en la Concise History of the Language Sciences de Koerner & Asher (1995), la historia de la lingüística española empieza con el Renacimiento. La Concise History no difiere en esto de la Historia de la lengua española de Rafael Lapesa (1986, § 73) para quien "El castellano [se hace] objeto de atención y estudio" en los albores del Renacimiento, con los primeros comentarios fonéticos de Enrique de Villena (c.1384–1434), contenidos en su retórica, el Arte de trobar.
Dos siglos más tarde, el mundo cultural había cambiado radicalmente. Había empezado en Italia el Renacimiento, con cambios profundos de intereses en muchas áreas, también en él del estudio del lenguaje. Ya no interesa el análisis lógico y la deducción de informaciones comprendidas implícitamente en los tratados científicos estudiados, sino la forma auténtica y originaria de los textos clásicos. Los hombres del Renacimiento tenían que reconocer que esta forma había sido corrompida por los siglos 'bárbaros' y 'oscuros' que separaban los tiempos modernos de los siglos áureos de la antigüedad clásica. Desde ahora se habla con menosprecio de la Edad Media, de las 'tinieblas góticas', expresando así una ruptura consciente con el pasado, dominado por Francia y la universidad de París.
Full transcript