Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Método de Jesús: Éxito en el Evangelismo

Cinco pasos para Evangelizar las Grandes Ciudades
by

Midhuart Montesinos Zea

on 10 October 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Método de Jesús: Éxito en el Evangelismo

“Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: ‘Seguidme.’”
El Ministerio de Curación, pág. 143.
“Estudie, haga planes e idee métodos todo obrero en la viña del Maestro, para alcanzar a la gente donde está. Debemos hacer algo que salga de la rutina ordinaria. Debemos cautivar la atención. Debemos manifestar un fervor implacable. Estamos al borde mismo de tiempos de pruebas y perplejidades que apenas imaginamos. (Carta 20, 1893)”
Evangelismo Pág. 94-95.
“La causa de la verdad ha perdido mucho por falta de atención a las necesidades espirituales de los jóvenes. Los ministros del Evangelio deben ponerse en buenas relaciones con los jóvenes de sus congregaciones. Muchos rehúyen hacerlo, pero su negligencia es un pecado a la vista del cielo…”
Obreros Evangelicos pag. 220-225.
El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
Mostrar simpatía.
Ministrar a las necesidades.
Ganar la confianza.
Invitar a la gente para que siga a Cristo. Esto no es un constructo artificial que está por encima de todos los demás pasos. Es un resultado natural. ¿Aceptarán todos a Jesús? No. ¿Significa esto que tenemos que dejar de mezclarnos y de servir a esas personas? Por cierto que no.
El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
Mostrar simpatía.
Ministrar a las necesidades.
Cuando Pablo llegó a Atenas, pasó unos días de turista. El apóstol caminó y miró los santuarios donde adoraban los atenienses (Hech. 17:23). Al igual que Pablo, tenemos que detenernos, mirar y escuchar.
El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. ” Juan 3:16
“El método debe ser determinado por la clase de gente. No olvidemos que deben emplearse métodos diferentes para salvar a personas que son distintas. (Review and Herald, 14 de abril, 1903).”
Evangelismo pág.. 83-84.
“Hemos de estudiar cuidadosamente el campo, y no pensemos que debemos seguir los mismos métodos en todos los lugares. Si avanzamos sabiamente, sin sombra de jactancia, sin detenernos para desafiar al enemigo, si presentamos una línea de la verdad tras otra, acumulando las [verdades] más importantes que prueban el alma, el Señor cuidará de los resultados. . .”
Evangelismo. Pág. 93.
El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
Mostrar simpatía.
Ministrar a las necesidades.
Ganar la confianza.
Invitar a la gente para que siga a Cristo.

El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
Mostrar simpatía.
Ministrar a las necesidades.
Ganar la confianza.
En 2004, Andrew Clark fue llamado a Pittsburgh, USA, para dirigir Servicios Comunitarios Adventistas después de los huracanes Iván y Francis. Clark y su equipo ayudaron a que las familias reconstruyeran sus hogares y sus vidas.
El Método de Cristo
Mezclarse con la gente.
Mostrar simpatía.
En el libro de Jonás Dios pregunta retóricamente: «¿No tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad?» (4.11). Siglos después Jesús expresó la misma preocupación: «Al ver las multitudes tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor» (Mat. 9:36).
Full transcript