Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Los profesores como intelectuales (Henry Giroux)

Pedagogía crítica del aprendizaje
by

samuel coronado

on 11 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Los profesores como intelectuales (Henry Giroux)

Hacia una pedagogía crítica Los profesores como intelectuales
(Henry Giroux) En las últimas décadas, muchos movimientos han surgido con el interés de reformar la educación y posibilitar la transformación del currículum escolar, para así solucionar los problemas en las escuelas. Sin embargo, ha sido imposible abrirse paso a través de las pautas tradicionales de instrucción en la escuela. Se ha llegado a argumentar tal imposibilidad debido a la falta de preparación de los profesores y la falta de material que sobrestima las aptitudes de los estudiantes.

Lo anterior, no es más que una respuesta a un modelo estructural-funcional de la teoría curricular que sólo se limita a resultados instruccionales y desestima la relación entre institución escolar e instituciones económicas y políticas. Por lo tanto, reconocer que la escuela está inmersa en un contexto social, permitirá detallar los procesos de enseñanza que se imparten en el aula y descubrir los mensajes ideológicos hallados tanto en el currículum formal y las relaciones en el aula.

Solo hasta años recientes, se ha apuntado a la necesidad de estudiar globalmente la conexión entre ideología, instrucción y curriculum, y lo más importante, que se señalará a continuación, en comprender la escuela como agente de socialización. En pocas palabras, aquellos partidarios de desarrollar los estudios tendrán que enfocar su tarea en transformar el aula en un medio eficaz para ayudar a cada estudiante a desarrollar su potencial como pensador crítico y responsable del proceso democrático, identificando, dentro lo que llamamos el currículum oculto, los procesos sociales que actúan en contra de la intención ética y política de la enseñanza escolar desde unos elementos de apoyo que renueven esos estudios sociales. Por lo tanto, se debe alcanzar una perspectiva socio política que concentre su interés en la relación existente entre la enseñanza y la idea de justicia. TRADICIONES EN LA TEORÍA EDUCATIVA Tres tradiciones, o visiones, han contribuido al papel socializador de las escuelas y el significado y estructura del currículo oculto: visión estructural – funcional de la instrucción escolar, el punto de vista fenomenológico y la visión crítica radical –asociada al análisis neo marxista de la teoría y la práctica educativa- . Todas las anteriores comparten el significado y relación del conocimiento, las relaciones sociales en el aula y la naturaleza político-cultural de la instrucción escolar; aunque, la visión neo marxista es más completa para un enfoque progresista que permite entender la naturaleza de la instrucción escolar y desarrollar un programa liberador en educación social. Apoyándose en un modelo sociológico-positivista, el enfoque estructural-funcionalista se interesa en cómo la escuela socializa y adiestra en un conjunto de creencias, reglas y disposiciones en torno al funcionamiento de la sociedad. Este movimiento, aunque acertado en muchos aspectos, recae en varias deficiencias como: minusvalorar los conceptos del conflicto social e intereses socioeconómicos en competencia; representar un punto de vista apolítico; definir a los estudiantes en términos conductistas reduccionistas, producto de la socialización –receptores pasivos-. El enfoque social-fenomenológico, también llamado la nueva sociología, concentra críticamente su interés en los presupuestos acerca de las interacciones del aula y los encuentros sociales. Es decir, el significado es producto de las situaciones y la interacción de los estudiantes dentro del aula. Para los nuevos sociólogos, los principios de la organización, distribución y evaluación del conocimiento son un conjunto socio-histórico forjado por seres humanos activos creadores que no se limitan a existir. Así mismo, este enfoque lleva a un nuevo plano la distribución del poder y el conocimiento. Sin embargo, al igual que el enfoque estructural-funcionalista, nueva sociología ha recibido serias críticas, entre estas: que representa un idealismo subjetivo ya que es incapaz de ofrecer criterios para medir el valor de diferentes formas de conocimiento de clase; sucumbe al relativismo cultural; no explica la forma en que los estudiantes perciben el mundo externo, que no siempre corresponde al contenido real de ese mundo; y por último, no esclarece cómo las estructuras sociales políticas ocultan la realidad y promueven la Hegemonía ideológica. El enfoque neo marxista, aunque no deja de tener deficiencias, obtiene valor al reconocer la relación entre reproducción económica y cultural, caracterizándose por la intersección de teoría, ideología y práctica social. Los neo marxistas señalan que la escuela, en oposición a los mecanicistas reduccionistas, no es una fábrica que prepara estudiantes como reflejo de los intereses de la sociedad, aunque de manera análoga, insisten en conectar las fuerzas macrosociales con microanálisis (ej. Estudios en el aula), sino que acentúa la importancia del papel subjetivo de cada estudiante en búsqueda de significado por sí mismo y eleva el ideal de justicia según las condiciones sociales y económicas, que distorsionan la construcción social de significado, sobre todo al hacer referencia al currículum oculto. CONOCIMIENTO ESCOLAR Y RELACIONES DEL AULA ¿Qué es lo que se aprende en las escuelas?

Robert Dreeben señala que el estudiante no se limita a aprender conocimientos y habilidades transmitidos en la instrucción; Stephen Arons agrega que la escuela es “un entorno social del cual un niño puede aprender muchas más cosas de las que aparecen en el currículum formal”. Podemos decir entonces que todo currículum debe fundamentar sus propuestas en una comprensión de la fuerza socio-política que influye en las prácticas pedagógicas cotidianas del aula.

Señala Freire:
"No hay nada parecido a un proceso educativo neutral. La educación, o bien funciona como un instrumento utilizado para facilitar la integración de la generación más joven dentro de la lógica del sistema actual y obtiene su conformidad al mismo, o bien se convierte en la “práctica de la libertad”, en virtud de la cual hombres y mujeres se enfrentan crítica y creadoramente con la realidad y descubren la forma de participar en la transformación de su propio mundo". Esta función política socializadora, no la puede satisfacer solamente la familia. Robert Dreeben asegura que las propiedades estructurales de la familia, que satisfacen necesidades afectivas, no pueden socializar al niño para que funcionen en el mundo adulto. La enseñanza exige la formación de relaciones sociales condicionadas al tiempo, diversas, menos dependientes y menos emotivas. Esto quiere decir que la escuela debe transmitir “las habilidades, la información y las creencias que cada niño puede necesitar más tarde como miembro adulto de la sociedad”. Dreeben asegura que la escuela no solo instruye. También ofrece normas, principios de conducta, que los estudiantes aprenden a través de sus experiencias sociales escolares.
Jerome Bruner agrega que los educadores no pueden asumir una postura ficticia de neutralidad y objetividad. ORGANIZACIÓN DEL CURRÍCULO ESCOLAR El contenido de la enseñanza tiene un papel vital en la socialización política de los estudiantes. Por lo tanto, es importante ayudar a tomar conciencia a los estudiantes sobre la frágil naturaleza ideológica de sus consideraciones y así no olviden investigar con sentido crítico. Para ello, con el fin de abrirse camino a través del curriculum oculto, los educadores deben ayudar a los estudiantes a comprender que el conocimiento no sólo es variable y se liga a intereses humanos, sino que, además, debe examinarse con referencia a sus pretensiones de validez.
A diferencia del curriculum oficial, con sus objetivos explícitamente enunciados, el currículum oculto se apoya en aspectos imperceptibles por los estudiantes y profesores, aspectos que, según Philip Jackson, se enmarcan en tres conceptos clave: multitudes, alabanza y poder.
Se habla de multitud cuando el estudiante debe esperar su turno para utilizar los recursos, debe ser tranquilo y aislarse en medio de otros. Jackson lo relaciona con la paciencia, vista como la sumisión arbitraria a la autoridad. Es una interrupción a sus deseos y anhelos.
Alabanza y poder se relacionan constantemente. El estudiante debe evaluarse y evaluar a otros, sumirse ante el poder del profesor, según sanciones positivas o negativas. Esta evaluación cubre aspectos académicos y no académicos, incluyendo adaptación institucional y cualidades personales específicas. Obviamente, el papel de profesor es importante a la hora de mantener la estructura de la escuela y la transmisión de los valores necesarios para el orden social general. Lortie comprobó que la deficiencia de los profesores está enmarcada por su enfoque subjetivo, idiosincrático de la enseñanza. Asegura que los profesores se ven privados de criterios significativos para modelar, guiar y evaluar su propio trabajo, y peor aún, contribuyen a comunicar su desconfianza con respecto a la teoría a sus estudiantes y perpetúan la pasividad intelectual en ellos. CONDICIONES DEMOCRÁTICAS Y ACCIÓN COLECTIVA Los educadores deben promover valores y creencias que estimulen los modos democráticos y críticos de la participación e interacción entre estudiantes y profesores. Es claro ya que las escuelas, con su currículum oculto, son fuerzas conservadoras que socializan a los estudiantes para que se adapten a un estatu quo, en vez de prepararlos para que reflexionen críticamente sobre el mundo e intervengan en su transformación.
Para desarrollar un contenido y una pedagogía que relacione teoría y práctica y haga tomar conciencia a estudiantes y profesores de la importancia social y personal de la participación activa y del pensamiento crítico, se debe estimar: el compromiso moral, la solidaridad con el grupo y la responsabilidad social; evaluar cada una de las experiencias del aprendizaje con respecto a los lazos que la unen a la totalidad social y económica general; adoptar un sentido de comunidad y abolir el individualismo. Es imprescindible que los estudiantes asuman posiciones de liderazgo, derrumbando los roles y las reglas rígidamente jerárquicas, para explorar las relaciones democráticas, no solo con sus compañeros, sino también, con sus profesores en el aula escolar. Es decir, los estudiantes deben desarrollar, con base a una tarea compartida, una conciencia orientada a democratizar las relaciones en el aula, lo que minimizará aquellas relaciones sociales de dominio, subordinación y aceptación indiscriminada de la autoridad. Se suma, la capacidad de los estudiantes por dirigir sus procesos de aprendizaje, solos o en grupo, a un ritmo acomodado, sin imposiciones disciplinarias como las calificaciones. APLICACIÓN
Full transcript