Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

PLAN DE SALVACION

No description
by

ricardo durand valdivia

on 27 July 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of PLAN DE SALVACION

La Vida Premortal
Antes de nacer en esta tierra vivíamos como hijos espirituales de nuestro Padre Celestial,sin embargo, no eramos como nuestro Padre Celestial ni podíamos llegar a ser como El y disfrutar de todas las bendiciones de las que el disfruta sin experiencias de vivir en la vida terrenal con un cuerpo físico.
LA CREACION
Bajo la dirección del Padre, Jesucristo creó la tierra, un lugar en el que viviríamos y obtendríamos experiencia. A fin de que progresáramos y llegáramos a ser como Dios, cada uno de nosotros tenía que obtener un cuerpo y ser probado durante un período de prueba en la tierra. Al estar en la tierra, nos encontramos alejados de la presencia física de Dios; no recordamos nuestra vida preterrenal y debemos andar por medio de la fe, en vez de la vista.
El albedrío y la caída de Adán y Eva
Adán y Eva fueron los primeros hijos de Dios que vinieron a la tierra. Dios creó a Adán y a Eva y los puso en el Jardín de Edén.
Después de que transgredieron comiendo del fruto, estuvieron sujetos tanto al pecado como a la muerte, y por sí mismos no podían regresar a vivir con nuestro Padre Celestial.
El Señor le habló a Adán y le enseñó el plan de salvación y redención a través del Señor Jesucristo.
Al seguir ese plan, Adán y su familia podrían tener gozo en esta vida y regresar a vivir con Dios
Nuestra vida en la tierra
La vida en la tierra es una oportunidad y una bendición. Nuestro objetivo en esta vida es tener gozo y prepararnos para volver a la presencia de Dios.
En la tierra vivimos en una condición en la que estamos sujetos tanto a la muerte física como a la espiritual.
Junto con la muerte física, el pecado es un gran obstáculo que nos impide llegar a ser como nuestro Padre Celestial y regresar a Su presencia.
Mientras estamos en la tierra, tenemos experiencias que nos traen la felicidad; también tenemos experiencias que nos traen dolor y pesar.
Esas experiencias nos proporcionan oportunidades para aprender y progresar, para distinguir el bien y el mal, y tomar decisiones.
PLAN DE SALVACION
La Expiación
Para llevar a cabo el plan de salvación, Cristo pagó el castigo por nuestros pecados; Él solamente pudo hacerlo.
La Expiación comprendió Su sufrimiento en el Jardín de Getsemaní y Su sufrimiento y muerte en la cruz, y concluyó con Su resurrección. A ese triunfo que Jesucristo logró sobre la muerte espiritual mediante Su sufrimiento y sobre la muerte física mediante Su resurrección, se le llama Expiación.
Cristo promete perdonar nuestros pecados con la condición de que lo aceptemos al ejercer fe en Él, nos arrepintamos, recibamos el bautismo por inmersión y la imposición de manos para recibir el don del Espíritu Santo, y nos esforcemos fielmente por observar Sus mandamientos hasta el fin de nuestras vidas.
EL MUNDO DE LOS ESPIRITUS
No obstante que Cristo conquistó la muerte física, todas las personas deben morir, ya que la muerte es parte del proceso mediante el cual somos transformados de la mortalidad a la inmortalidad. Al morir, nuestro espíritu va al mundo de los espíritus.
La muerte no cambia nuestra personalidad ni nuestros deseos por lo bueno o lo malo. Aquellos que eligen obedecer a Dios en esta vida viven en un estado de felicidad, paz y descanso de los afanes y las preocupaciones; aquellos que eligieron no obedecer en esta vida y no se arrepintieron viven en un estado de desdicha.

LA RESURRECCION
Cuando nuestro cuerpo y nuestro espíritu se reúnan por medio de la resurrección, seremos llevados a la presencia de Dios para ser juzgados. Allí recordaremos perfectamente nuestra rectitud y nuestra culpa; si nos hemos arrepentido, recibiremos misericordia y seremos recompensados de acuerdo con nuestras obras y nuestros deseos.
Todas las personas llegarán a ser inmortales mediante la resurrección, o sea, vivirán para siempre. La inmortalidad es un don gratuito para todas las personas, ya sean rectas o impías. Sin embargo, la vida eterna no es lo mismo que la inmortalidad.
La vida eterna es un don de Dios que se da únicamente a aquellos que obedecen Su Evangelio, y es el estado más alto que podemos alcanzar. Lo reciben aquellos que están libres del pecado y del sufrimiento mediante la expiación de Cristo; es la exaltación, lo que significa vivir con Dios para siempre en familias eternas; es conocer a Dios y a Jesucristo y experimentar la vida que ellos disfrutan.
EL JUICIO Y LA INMORTALIDAD
REINOS DE GLORIA
TELESTIAL
Aquellas personas que continúen en sus pecados y no se arrepientan en esta vida recibirán su recompensa en el reino más bajo, al que se le llama el reino telestial, cuya
gloria se compara con la gloria de las estrellas.
TERRESTRE
Las personas que no acepten la plenitud del Evangelio de Jesucristo pero que vivan
honorablemente recibirán un lugar en el reino terrestre, el cual se compara con la gloria
de la luna
CELESTIAL
Aquellos que se hayan arrepentido de sus pecados, que hayan recibido las ordenanzas del Evangelio y hayan guardado los convenios correspondientes serán limpiados mediante la expiación de Cristo; esas personas recibirán la exaltación en el reino más alto, conocido también como el reino celestial; vivirán en la presencia de Dios, llegarán a ser como Él y recibirán una plenitud de gozo; vivirán juntos por la eternidad con aquellos familiares que reúnan los requisitos necesarios. En las Escrituras se compara ese reino con la gloria o el resplandor del sol.
Full transcript