Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Perspectivas de la Sexualidad Humana

No description
by

Guelmi Perera

on 13 February 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Perspectivas de la Sexualidad Humana

1 d.C.
1000
2000
2500 a.C.
1500
Perspectivas de la Sexualidad Humana
622
Islam-
Musulmanes
-Corán-Mahoma
Mahoma se oponía a las relaciones sexuales premaritales.
Para él, el sexo entre las personas casadas era lo más noble de la vida.
Tanto el hombre como la mujer debían gozar del sexo por igual.
Se consideraba que las mujeres eran seres intrínsecamente sexuales.
Ambos deben ser modestos en público y usar ropa holgada que les cubra todo el cuerpo.
Poligamia (desde antes): permite al hombre tener hasta cuatro esposas, con la única condición de que las trate bien.
Concilian su doctrina con los derechos de la mujer, el pluralismo religioso y la homosexualidad.
2500 a.C.
Primeros manuales de sexo conocidos que representan técnicas eróticas y gran variedad de posiciones.
2000 a.C.
China Antigua
Abundancia de literatura y arte eróticos.
El taoísmo fomentaba la actividad sexual para impulsar el crecimiento espiritual y la armonía, además de la procreación.
Se creía que la unión de hombre y mujer durante la relación íntima combinaba las energías antagónicas de la mujer (yin) y del varón (yang), equilibrando así las esencias de ambos.
Se alentaba al hombre a eyacular pocas veces para conservar su energía yang; el orgasmo de la mujer le ayudaba a generar más de la codiciada energía yin.
1000
Renacimiento del confucionismo
Las actitudes taoístas liberales fueron reemplazadas por un código sexual mucho más estricto.
Los musulmanes moderados no están de acuerdo con los prejuicios de los fundamentalistas radicales.
Opresión de la mujer y restricciones y castigos extremos de carácter sexual.
Condenan la homosexualidad - "Limpieza ética".
1949
La victoria comunista
El conservadurismo sexual se fortaleció todavía más.
El gobierno intentó acabar con la pornografía y la prostitución.
Los gestos románticos podían ser causa de persecución.
Se consideraba que el sexo extramarital era un delito burgués y que entre cónyuges más de una vez a la semana era un desgaste superfluo de energía.
Un resultado positivo fue que se erradicaron casi por completo las infecciones de transmisión sexual.
Actualidad en China
Desde 1949, el gobierno ha suavizado el control sobre las decisiones individuales del estilo de vida.
Ha aumentado la tolerancia oficial hacia el sexo, por lo que las actitudes y conductas de la gente han cambiado, incluyendo una mayor apertura frente a la homosexualidad.
Las relaciones sexuales previas al matrimonio han aumentado de manera significativa.
El conocimiento y las técnicas de sexo seguro no coinciden con la flexibilización de las restricciones, como lo revelan el incremento de solteras que abortan y la tasa creciente de infección por VIH.
Es grave porque el estigma de tener sida es terrible.
2003
Crecimiento y fortaleza de los fundamentalistas radicales
[
Medio Oriente Islámico
]
[
China
]
[Occidente]
Actualidad
Doctrina de la Iglesia católica y las organizaciones pro-vida
Sostiene que el sexo sólo debe darse en el matrimonio y con miras a la procreación.
Espera poner fin al estilo de vida de tener sexo sólo por placer y condenan las conductas sexuales que procuran placer sin la posibilidad de procrear.
La mayoría de los norteamericanos no cree que la actividad sexual tenga como único fin la procreación, pero a menudo muchos de ellos consideran que sexo y coito son sinónimos.
Esto crea presiones, expectativas poco realistas y menoscaba el valor de la estimulación erótica. Además, la actividad sexual homosexual no encaja en el modela de la procreación.
Actualidad
Distinción rígida entre los roles del varón y la mujer
La investigación ha descubierto diferencias que producen características e inclinaciones de cada sexo; no obstante, la socialización las limita, moldea y exagera.
Un condicionamiento rígido puede restringir nuestro potencial y dañar nuestra sexualidad.
En casi todas las culturas la mujer enfrenta más restricciones que los hombres en este aspecto, además de que se le castiga con mayor dureza.
1800 a.C.
Tradición judía
(Tradiciones judeocristianas)
Roles sexuales con gran especialización.
Engendrar y dar a luz eran aspectos fundamentales.
Se pensaba que el sexo dentro del matrimonio cumplía con algo más que la simple necesidad de reproducción.
“Conocer” sexualmente a alguien en el matrimonio se consideraba tanto en el Antiguo Testamento como en la tradición una profunda experiencia física y psicológica.
Gozoso aprecio de la sexualidad.
Primera mitad del siglo I d.C.
Tradición cristiana
(Tradiciones judeocristianas)

Ensombrece el aprecio de la sexualidad de la tradición judía.
Los primeros cristianos se separaron de las prácticas de entretenimiento y diversión sexual al asociar el sexo con el pecado.
Sabemos poco de las ideas de Jesús sobre la sexualidad, pero el amor y la tolerancia fueron la base de sus enseñanzas.
Pablo de Tarso subrayó la necesidad de superar los “deseos de la carne” para poder heredar el reino de Dios.
Asoció la espiritualidad con la abstinencia sexual, y el celibato era, para él, superior al matrimonio.
.El sexo, indispensable para la reproducción, era algo necesario, pero constituía una acción denigrante y pecaminoso desde el punto de vista religioso.
Agustín dijo que la lujuria había sido el pecado original de Adán y Eva; con sus escritos contribuyó a afianzar la idea de que el coito era un acto correcto sólo si se realizaba dentro del matrimonio con el propósito de procrear.
Creía que la subordinación de la mujer era parte de la voluntad divina al crear el mundo.
476 - 1492
Edad Media
Las actitudes ante el sexo fueron cambiando de una época a otra y según los lugares, pero siempre se creyó que el sexo era pecaminoso.
Tomás de Aquino sostenía que los órganos sexuales humanos estaban diseñados para procrear y que cualquier otro uso iba contra la voluntad de Dios, era herético y constituía “un crimen contra la naturaleza”.
Los sacerdotes consultaban unos manuales llamados "Penitenciales" como criterio para imponer penitencias al escuchar la confesión de sus feligreses.
Interrumpir el coito para evitar el embarazo era el pecado más grave.
Los “actos contra la naturaleza” como el sexo oral o anal eran vistos como pecados gravísimos y la penitencia era más severa que en el caso del homicidio. Entre estos actos se incluían las relaciones homosexuales.
Cristalizaron dos imágenes contradictorias de la mujer, y ambas influyeron en la concepción social de la sexualidad femenina y en el sitio que la mujer ocupa en la sociedad: Por un lado la Virgen María y, por el otro, Eva como la tentadora diabólica.
La práctica del amor cortés presentaba una imagen de la mujer como pura y sin tacha. Esto inspiró a los trovadores a ejecutar sus baladas de amor platónico.
Finales del siglo XV (Renacimiento)
Cacería de brujas
La imagen de Eva reflejaba un creciente énfasis en el pecado, hasta que finalmente intensificó el antagonismo contra la mujer.
Las brujas se les acusaba de lujuria carnal y de entregarse a orgías con el diablo.
Todo esto, irónicamente, mientras la reina Isabel I llevó a Inglaterra a una prosperidad sin precedente.
Siglo XVI
Reformadores protestantes
Martín Lutero y Juan Calvino reconocieron el valor del sexo en el matrimonio.
Según Calvino, el sexo marital era permisible si nacía “del deseo de procrear, de evitar la fornicación o aligerar las cargas y tristezas de la vida familiar, de manifestar el cariño mutuo”.
También los puritanos, a menudo denigrados por tener principios rígidos hacia el sexo, apreciaban el valor de la expresión sexual en el matrimonio.
Siglo XVIII
La Ilustración
Las mujeres fueron merecedoras de más respeto, por lo menos durante un breve lapso.
Algunas, como Mary Wollstonecraft de Inglaterra, gozaron de reconocimiento por su inteligencia, ingenio y viveza.
En su libro The Vindication of the Rights of Women atacó las papeles tan restringidos impuestos a las mujeres.
También señaló que la satisfacción sexual tenía igual importancia para mujeres y varones, y que el sexo, tanto el premarital como el extramarital, no eran pecado.
1837-1901
La era victoriana
Los roles sexuales estaban perfectamente definidos. La sexualidad de la mujer quedó polarizada entre la imagen de la Virgen y la de Eva.
En Europa y en E.E.U.U. las mujeres de clase alta y media eran apreciadas por su delicadeza y elegancia, así que tuvieron que utilizar prendas incómodas como corsés, polisones y aros. Su supuesta fragilidad y sus roles limitados las llevaron a la marginación al verse idealizadas.
William Acton reflejó la opinión popular de la sexualidad femenina: “La mayor parte de las mujeres no se sienten muy perturbadas por sensaciones sexuales de cualquier tipo”.
Sus deberes se centraban en satisfacer las necesidades espirituales de la familia y en ofrecer un hogar confortable al marido cuando regresaba del trabajo.
El mundo de la mujer estaba claramente separado del de los varones. En consecuencia, surgían amistades entrañables entre ellas y obtenían el apoyo y el afecto que no encontraban en el matrimonio.
Alentaban la autorrestricción en todos los aspectos de la vida y los varones debían ajustarse a las exigencias de su edad. Pese a ello, la prostitución floreció porque los hombres a menudo se olvidaban de la moral cuando buscaban compañía sexual.
La separación del mundo de los maridos y las esposas produjo una brecha sexual y psicológica en muchos matrimonios de la época. Los hombres podían fumar, beber licor, bromear y acostarse con las mujeres que se habían prostituido por necesidad económica; las mujeres estaban atrapadas dentro de los cánones de la conducta apropiada y de la represión sexual.
A pesar de las ideas imperantes sobre la mujer victoriana como una persona asexual, Celia Mosher descubrió que en general la mujer sentía el deseo sexual, disfrutaba el coito y llegaba al orgasmo.
Siglo XIX
Infinidad de contradicciones en la cultura norteamericana.
La sexualidad femenina estaba polarizada entre las imágenes de la virgen y la prostituta; los hombres estaban atrapados entre el ideal de la pureza y los placeres de la expresión sexual.
Las ideas referentes a los roles sexuales fueron llevadas a verdaderos extremos en el caso de las afroamericanas y afroamericanos sometidos a la esclavitud.
Los mitos opresivos sobre ambos servían para justificar la esclavitud.
Desafortunadamente, los vestigios de esos mitos persisten hasta nuestros días e inciden en las tensiones raciales contemporáneas.
Siglo XX
Sigmund Freud encabezó el cambio de perspectiva con respecto a la sexualidad en este siglo.
Sus ideas de que la sexualidad es innata tanto en hombres como en mujeres contribuyeron a expandir los conceptos victorianos.
Havelock Ellis resaltó “los derechos de las mujeres a amar”, y enunció que toda práctica sexual es sana a condición de que nadie resultara lastimado.
Theodore Van de Velde subrayó la importancia del placer sexual.
Finales del siglo XIX
Movimiento sufragista de las mujeres
Surgió a medida que las ideas sobre el rol “apropiado” de la sexualidad femenina fueron cambiando.
El objetivo de concederles el derecho de voto nació de otros avances relacionados, como la abolición de la esclavitud y el reclamo de que a las mujeres se les permitiera asistir a las universidades y poseer bienes.
En 1920, la Constitución de Estados Unidos les garantizó el derecho de votar, pero no las condujo a una era de auténtica igualdad.
1914-1918
Primera Guerra Mundial
Los sucesos y los avances tecnológicos abrieron nuevas perspectivas y posibilidades en materia sexual.
La participación de E.E.U.U. creó un ambiente de mayor igualdad y flexibilidad para los roles sexuales cuando miles de mujeres abandonaron su papel tradicional de ama de casa para integrarse a la fuerza laboral por primera vez.
Los norteamericanos destacados en Europa aprendieron allí una sexualidad más abierta.
Década de 1920
Producción masiva de automóviles y la llegada del cine
La producción masiva de automóviles inventada por Henry Ford les permitió a los norteamericanos destacados en Europa mayor independencia y privacidad en la exploración sexual.
La llegada del cine presentó películas de romance y símbolos sexuales que entretenían al público.
Las jóvenes solteras de clase media de las ciudades —las descocadas— rechazaron los ideales de la era victoriana. Preferían los vestidos cortos y llamativos, los bailes exuberantes y el contacto estrecho.
Los cambios de las costumbres eróticas se concentraron sobre todo en los besos y las caricias entre los solteros, lo cual constituía una flagrante violación de las normas victorianas, pero las mujeres por lo general evitaban las relaciones sexuales antes de casarse con tal de no quedar embarazadas ni poner en peligro su reputación.
Década de 1930
La Gran Depresión
Retorno a una conducta más controlada.
Propició leyes que sancionaban el derecho a la información sobre el control natal y los medios anticonceptivos.
No había un tratamiento eficaz para las infecciones de transmisión sexual que ponen en peligro la vida.
Década de 1940
Descubrimiento de la penicilina
Su descubrimiento disminuyó el miedo a la terrible consecuencia de que las infecciones de transmisión sexual pongan en peligro la vida.
1939 - 1945
Segunda Guerra Mundial
Las amas de casa volvieron a llenar los espacios de la fuerza laboral que habían sido dejados por los hombres que combatían en el extranjero.
Éstos se familiarizaban con las formas de una sexualidad más abierta existentes en Europa.
Finales de la década de 1940
Después de la Segunda Guerra Mundial
Las mujeres abandonaron la fuerza de trabajo para reincorporarse a su vida de hogar, para atender al marido y a los hijos.
La psicología divulgada afirmaba que las mujeres que trabajaban eran neuróticas y tenían “envidia del pene”.
El ideal de la industria de la moda era la mujer “refeminizada”, con una cintura delgada, ropa que destacaba el busto y faldas largas.
Alfred Kinsey y sus colegas publicaron
Sexual Behavior in the Human Male
.
Periodo de retorno a los roles sexuales tradicionales.
Década de 1950
Kinsey, televisión y
Playboy
Alfred Kinsey y sus colegas publicaron
Sexual Behavior in the Human Female
.
Sus dos libros se convirtieron en éxitos de ventas a pesar de las denuncias de los médicos, el clero, los políticos y la prensa, o quizá gracias a ellas.
Las estadísticas de Kinsey sobre el predominio del interés de la mujer por el sexo y su respuesta tuvieron un enorme efecto entre los profesionales y el público.
Lo que revelaron acerca de la conducta entre personas del mismo sexo, la masturbación y algunas innovaciones eróticas en la recámara contribuyó a una creciente aceptación de la diversidad en este terreno.
La televisión entró en los hogares norteamericanos y colocaba en primer plano la adaptación social a los suburbios y presentaba situaciones de matrimonios que dormían en camas separadas.
Primer número de
Playboy
, revista que presentaba el sexo como una diversión.
Ambos medios constituyen una dicotomía que prevaleció en la década.
Década de 1960
Movimiento en favor de la igualdad de los roles sexuales y los anticonceptivos
Surgió un nuevo movimiento en favor de la igualdad de los roles sexuales.
En este decenio y en el siguiente, el feminismo y la “revolución sexual” se enfrentaron a las normas de años anteriores.
La píldora anticonceptiva, y posteriormente el dispositivo intrauterino, la píldora del día siguiente y los espermaticidas, permitieron que la mujer buscara el placer sexual con más seguridad al disminuir considerablemente su miedo al embarazo.
En 1965, la Suprema Corte de Estados Unidos legalizó los anticonceptivos para uso conyugal.
Década de 1970
Ambiente cada vez más tolerante
En 1972, la Suprema Corte de Estados Unidos legalizó los anticonceptivos para las personas solteras.
La amplia aceptación de los anticonceptivos y posteriormente el acceso al aborto legal, otorgado por ese tribunal en 1973, hicieron posible separar la sexualidad de la procreación.
El mundo también había cambiado y muchas personas se preocuparon por los costos ecológicos y económicos de la procreación.
Obras de Masters y Johnson, arrojaron luz sobre la capacidad de la mujer para el orgasmo y convirtieron la terapia sexual en un tratamiento legítimo.
Empezaron a publicarse libros de autoayuda que se centraban en el autoconocimiento sexual de la mujer y ponían al alcance de las parejas una conducta sexual variada y experimental.
Empezaron a cambiar las actitudes ante el tabú de la homosexualidad.
En 1973, la American Psychiatric Association eliminó la homosexualidad de sus categorías diagnósticas de trastornos mentales.
Década de 1980
"Peste homosexual"
Se emitió el primer diagnóstico de sida.
La llamada “peste homosexual” puso en primer plano la presencia de este sector, intensificando los sentimientos positivos y negativos del público hacia éste.
Al aumentar la violencia contra este grupo, también se agudizaron las creencias extremistas de algunas personas. En opinión de otros, la homosexualidad no era más que el
chivo expiatorio
de los males sociales.
Década de 1990
Influencia de los medios de comunicación
En contraste, los medios de comunicación, y sobre todo la televisión, mostraban un cambio de actitud positivo frente a este asunto.
Gracias principalmente al activismo de los homosexuales, a mediados de la década la televisión empezó a incluir a homosexuales y lesbianas en sus programas.
Actualidad
Los cambios en la representación que los medios hacen sobre el tema ilustran la forma en que éstos simultáneamente reflejan e influyen en la información, actitudes y comportamientos con respecto a la sexualidad.
Todo lo expuesto persiste hasta el momento actual, y se manifiesta en los complejos conflictos entre los valores del placer personal, el pragmatismo y la tradición en el mundo occidental del siglo XX.
1900
1950
Full transcript