Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

EL INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO DE M. WEBER

No description
by

Gonzalo Odasso

on 11 May 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of EL INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO DE M. WEBER

EL "INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO" DE M. WEBER A LAS TEORÍAS DE LA ELECCIÓN RACIONAL
1)

Toda perspectiva metodológica se funda en unas premisas epistemológicas subyacentes
, que a su vez, son alimentadas por aquel horizonte metodológico.

2)
Cualquier perspectiva metodológica,
además de una determinada premisa epistemológicas supone unas determinadas premisas ontológicas
que apuntan a cómo se constituye y cuál es la dinámica de la realidad que interesa al investigador, en el caso de las ciencias sociales, estas premisas ontológicas apuntan a como se constituye la realidad social y cuál es el papel que los individuos humanos desempeñan en la misma.
INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO - EXPLICACIÓN Y COMPRENSIÓN
LOS SUPUESTOS EPISTEMOLÓGICOS Y ONTOLÓGICOS DEL INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO
LA METODOLOGÍA DE WEBER ES ANTE TODO, UNA HEURÍSTICA DEL CONCEPTO MÁS QUE UNA HEURÍSTICA DE LA HIPÓTESIS
MAX WEBER
SUPUESTOS DE LOS QUE PARTIMOS:
El "individualismo metodológico", es un modo de abordar, los problemas sociales que se basan fundamentalmente en la individualidad histórica (Max, Weber 1978, p. 187).

Es además, una forma de concebir los alcances y los límites del conocimiento científico - social i. e., un modo de entender la constitución de la realidad social.

En otros términos el "individualismo metodológico, es una toma de posición, no sólo frente al cómo se puede conocer, sino sobre qué es lo que se puede o no se puede conocer de la realidad y cómo es que está constituida, es decir, que ésta metodología como en el ámbito epistemológico y antológico hay siempre una total unidad.
1)
Concebir una manera de conocer la realidad (método);

2)
Conlleva a delimitar los alcances y límites del conocimiento (epistemológico) y

3)
Consiguientemente a definiciones sobre cuál es la naturaleza de la realidad (ontológica).

Estas tres dimensiones del saber están vinculadas profundamente. En síntesis, cuando se asume un método se hace además una opción teórica - indisoluble de la perspectiva metodológica - que nos dicta que podemos y que no podemos conocer de la realidad y además, cuál es la naturaleza de esta realidad. Esta toma partido
metodológico, epistémico y ontológico
- tienen implicancias profundas y a nosotros nos interesan las implicancias ideológicas de la toma de partido metodológico.
El "individualismo metodológico" se configura en torno al debate "explicación - comprensión" de fines del siglo XIX y principios del siglo XX.

Wilhelm Dilthey es su
introducción a las ciencias del espíritu
es uno de los primeros en proponer la autonomía y especificidad de las ciencias humanas respecto a las ciencias naturales.

Los intentos de dotar a lo humano - social de una especificidad y autonomía propias se continuaron en los trabajos de Husserl, donde aparece el problema del "sentido" como un problema central de la investigación histórica.

Heidegger avanza sobre lo iniciado por Husserl, introduciendo el problema de la comprensión - mediado por el lenguaje - como lo central para entender la especificidad de lo humano.

Esta línea teórica a la que se la suele denominar "científica" en el sentido de que pretende formular metodologías específicas de análisis de la realidad social; Max Weber es quien habría formulado su versión clásica.

En nuestros días la herencia de Max Weber se ha manifestado en las diversas teorías de la rational choice; sus actuales culturas son L. Elster, J. Bucheron, M. Taylor.
Weber se consideró fundador de la metodología del "individualismo - metodológico".

La obra de Weber se inserta en la polémica explicación - comprensión.

Weber se inclina por la segunda opción sin excluir la primera.

La meta de la comprensión - dice Weber - es también, en definitiva, la razón por la cual la sociología comprensiva trata al individuo singular y a su actuar como la unidad última, como un átomo, si se nos admite la peligrosa comparación (Weber, M. Economía y Sociedad. México FCE 1964, p. 5).
La acción en cuanto orientación intencional de la propia conducta, comprensible en su sentido solo existe para nosotros como conducta de una o varias personas individuales

La acción individual es fundamental en la sociología de Weber.

Weber propone alcanzar fórmulas conceptuales rigurosas y científicamente pertinentes de la acción individual.

Para Weber, la formación de conceptos es una
conditio sine qua non
para la elaboración de un saber con pretensiones de cientificidad.

Para el sociólogo alemán la ciencia histórica de su tiempo está en bancarrota debido a la ambigüedad y equivocidad de sus conceptos y enunciados, razón por la cual la lógica (la gramática conceptual) más que la verificación - tal sanción empírica en el ámbito del desarrollo de la ciencia histórica.

Desde estos criterios generales el individualismo metodológico cumplía para Weber los requisitos fundamentales de rigor conceptual en sus formulaciones teóricas, comenzando por su conceptualización de "acción individual".
Para Weber el individualismo metodológico consiste en formular un concepto de acción individual estrictamente racional que satisface los requisitos lógicos formales de no contradicción - univocidad - evidencia racional y los requisitos metodológicos de comprensibilidad y explicatividad, por cuándo puede ser incorporado como sujeto de un enunciado causal y como sujeto del que se comprende, la razón o el motivo de su acción o causación.

1. Weber parte de la convicción de que para el logro de los fines cognitivos de una ciencia histórica social (comprensivo - explicativa) el medio adecuado y productivo es la construcción de conceptos que analizan y representan los llamados hechos históricos o hechos sociales como actuares racionales respecto a fines.

2. La traducción conceptual de los hechos empíricos en actuares racionales será la regla del método weberiano.

3. Claro que hay que advertir que el concepto de racionalidad que practica Weber es tomado del ámbito económico.

4. Es la racionalidad formal - instrumental, respecto de fines que ve en la obra de la economía capitalista, en el estado constitucional, en la administración pública, en las organizaciones sociales en la ética profesional y crecientemente en el ámbito de las decisiones privadas.

Además señalemos que, para el sociólogo alemán el concepto de "acción individual" tiene el valor de una "categoría" al modo de Kant

es decir, que permite ordenar las representaciones e intuiciones de la experiencia,

cumple además la función de ser un modelo heurístico, dado que con él no se llega al concepto histórico fáctico, pero si se alcanza a través de su implementación, el concepto de la acción efectivamente sucedida y, por ende, el enunciado causal efectivo.

El concepto de acción individual es un tipo ideal o tipo puro.

Pero, sostener que le concepto de "acción individual" es fundamental para comprender - explicar los sucesos históricos y sociales no implica afirmar que los individuos son la causa de dichos sucesos.

Las ciencias sociales, en el marco de la actual hegemonía neoliberal, está a merced de una tendencia deliberada a imponer el monopolio del método económico a todos los estudios sociales.

Schumpeter, D. es quien ha formulado en su momento la consigna de examinar la política según las reglas del mercado, i.e. considerar la política como intercambio. Y esto corre también para otros tramos de las ciencias sociales. Habría - se prende - que estudiar lo social según las reglas de la economía, más aún, hay que estudiar el comportamiento social como un comportamiento económico.


El homo
sociologicus
y el homo
politicus
no se diferenciarían en lo absoluto del homo
economicus
.

Desde el mercado se ha lanzado un mandato metodológico de carácter individualista a las ciencias sociales. Se pretende explicar los fenómenos sociales a partir de las acciones racionales de los individuos orientadas hacia un fin.

Hay un retorno hacia el individualismo metodológico de M. Weber después de un largo período de dominación de las perspectivas metodológicas holísticas o totalizantes que predominaron hasta los años 70; y este retorno se hace desde la economía.

Se ha impuesto en las ciencias sociales la perspectiva de la racional instrumental, es decir el supuesto de que las acciones individuales son racionales en sentido instrumental y que a partir de las mismas se puede explicitar todos los fenómenos sociales.
Para J. Habermas, K. O. Apel, la racionalidad instrumental ha terminado colonizando esfera de la realidad social, se ha colonizado las dimensiones de la acción social en cuyo seno se configuran las convicciones morales y las orientaciones normativas.


Se trata de la colonización de lo cultural, lo social y lo político por una racionalidad rauda del ámbito tecno - económico.
El comportamiento social y colectivo de los individuos se explica usando los supuestos metodológicos de la economía,

es decir, apelando, a los agentes individuales como sujetos maximizadores de sus beneficios y minimizadores de los costos.

Los agentes individuales serían por definición egoístas y racionales.
Ahora bien,

si los agentes individuales son esencialmente egoístas y su objetivo básico consiste en maximizar sus beneficios individuales al menor costo posible,

¿Cómo es posible la organización de acciones colectivas?

¿Qué factores, además de la racionalidad maximizadora, intervienen en la “lógica de la acción colectiva”?

¿Cuál es la lógica de la cooperación?

¿Cómo se vinculan los intereses individuales y la acción colectiva?

¿Cómo se relacionan la racionalidad, la moralidad, y la acción colectiva?

j. Elster, con su teoría de los juegos ha presentado un notable impulso en el estudio de estos interrogantes en las que se encuentran involucrada la lógica de la acción colectiva.

La teoría de los juegos desentraña la lógica colectiva, la lógica de la cooperación, poniendo en evidencia cómo los intereses (las preferencias) de los individuos en su interacción estratégica influyen a la hora de decidir si se toma parte o no en acciones colectivas.
1. El individualismo metodológico nace, y se desarrolla en oposición a las tradiciones científicas – sociales que han buscado una comprensión holística (o sistémica) de la realidad social y considera que el conocimiento de lo social no tiene límites.

2. Tanto las tradiciones críticas del capitalismo (Marx) como las conservadoras a lo Parson y que hoy siguen a Niklan Luhman han salido en defensa de una visión sistémica de la realidad social, e el caso de este último, con su teoría general de sistemas.

3. Para las visiones holísticas la realidad social es de naturaleza estructural (sistémica) y en consecuencia, es algo más que la sumatoria de los individuos que la constituyen.

4. Desde esta perspectiva los individuos se constituyen en cuanto tales por los nexos sociales que los vinculan entre sí.

5. Para Marx los individuos son el conjunto de sus relaciones sociales.

6. Althusser lleva a un extremo equívoco, una parte de esta tradición al postular la “muerte del sujeto” y su sujeción por las estructuras o el caso extremo de Ignacio Izuzquiza (1990) que postula una sociedad sin hombres. En otros términos, una sociedad autorreferente que crea sus propias condiciones de existencia también de cambio al margen e independientemente de los individuos que la componen. Actualmente las corrientes posestructuralistas, neoalthusserianas o Luhmannianas mantienen la vigencia de estas posiciones.

Ontológicamente en las teorías sistémicas lo sustantivo en e todo social, los individuos son abstracción si se los considera aisladamente, es decir como sujetos solipsistas, al margen de sus relaciones sociales.

Epistemológicamente en estas teorías holísticas si es posible alcanzar una comprensión global de la sociedad y la función integradora de los individuos.

Metodológicamente estas teorías privilegian la elaboración de categorías conceptuales de índole mono social, es decir, conceptos que apuntan a la caracterización – comprensión de fenómenos colectivos y, a partir de ellos, a la caracterización – comprensión de fenómenos individuales.
Por el contrario, para Weber no se puede alcanzar una comprensión de la sociedad global por los procesos de racionalización, lo que lo lleva a definiciones ontológicas:

La sociedad moderna está en una dinámica de desestructuralización debido al avance de los procesos de racionalización que conducen a la autonomización de las esferas de valor.

Estas son las razones por la cual para Weber, no puede haber una visión sistémica de la realidad social porque ésta se halla en un proceso de fragmentación.

Para el sociólogo alemán el conocimiento que se puede construir de esa realidad debe asumir los límites que la propia dinámica social, supone él, le impone.

No sería entonces, posible alcanzar un conocimiento del todo social, porque ese todo social se fragmenta en sus ámbitos fundamentales, es decir, en sus ámbitos tecno económicos, políticos y culturales.

De aquí que tenga que acudirse a una perspectiva metodológica que permita salvar las dificultades que impone a un conocimiento sociológico con pretensiones de globalidad la fragmentación de la realidad social, esta perspectiva metodológica, para Weber, tiene que fundarse en la noción de acción racional – individual.
En síntesis, en Weber encontramos:

1) Una realidad social fragmentada (problema ontológico),

2) La imposibilidad de lograr una comprensión de la sociedad global (problema epistemológico) y

3) La necesidad de abordar la realidad social a partir de la categoría de acción individual (problema metodológico).

La realidad social sólo se puede conocer parcialmente y ello supone considerar los fenómenos sociales como hechos individuales. El concepto de acción individual es un instrumento analítico que constituye a alcanzar una comprensión de los hechos sociales en su singularidad histórica.


Recordemos que para Kant las preguntas epistémicas esenciales tienen que ver con las condiciones, los límites y las posibilidades del conocimiento humano.

Para Weber como kantiano, una epistemología de las ciencias sociales tiene que preguntarse acerca de las condiciones, los límites y las posibilidades del saber sociológico.

En Marx, Weber la conducción básica para construir conocimiento científico social pasa por la conceptualización de la acción racional individual, es decir, por la asunción de un punto de partida “individual metodológico”.

Los límites que encuentra el conocimiento sociológico vienen dados por los procesos de racionalización que ocupan al científico social, es decir, no se puede ir más allá de estos procesos si se quiere estar en el terreno de lo científicamente fundado: y las posibilidades de este conocimiento no van más allá de lograr una comprensión de los procesos de racionalización particulares y no del conjunto de los mismos.
SUPUESTOS ONTOLÓGICOS Y METODOLÓGICOS DEL INDIVIDUALISMO METODOLÓGICO CONTEMPORÁNEO
En esta tradición teórica nos encontramos con una sustantivación del individuo.

Por consiguiente, en el nuevo individualismo metodológico la noción de acción individual hace referencia, como en Weber a un medio heurístico o a un instrumento analítico, sino que apunta hacia la constitución misma de lo social.

No hay sistema social porque lo social no es más que la sumatoria de los individuos que actúan y eligen en función de sus preferencias personales.

En otros términos, lo social no es más que la “extensión de las elecciones individuales” (J. Elster).

En consecuencia, lo único real y sustantivo en el contexto de lo humano – social son las acciones de los individuos.

El todo social no se puede sustantivizar porque en cuanto tal carece de realidad, lo único real son los individuos, y sus elecciones racionales.

El “retorno del sujeto” (Pizzorno) significa en esta tradición la “desustantivización de lo social”.

Al considerarse sustantivas las acciones individuales el individualismo metodológico puede afirmar que todas las instituciones, pautan de comportamiento y procesos sociales pueden ser explicadas en términos de individuos únicamente.

Se pone así límite a cualquier pretensión epistemológica totalizante: no se puede alcanzar una comprensión global de la sociedad porque ésta es inexistente como totalidad. Sólo la sumatoria de las acciones y elecciones de los individuos constituirían ese acto supra individual que vendría a ser la sociedad.



Los principios y decálogos del individualismo metodológico nos permiten vincularlo con la ofensiva económica y política neoliberal. Como correlato en lo metodológico del conservadurismo neoliberal el individualismo metodológico es adverso a toda idea política de socialismo, liberación racional y social o estado de bienestar. Ha venido a legitimar los programas de legitimización neoliberales impuestos en los 80 por dictatoriales y en los 90 privatistas. En otros términos, para los neoliberales ya en desuso – el neoliberalismo es conservador, de derecha.
Bibliografía:

Weber, M., Ensayo sobre Metodología sociológica. Buenos Aires, Amorortu, 1978

Schumpeter, D., Capitalismo, socialismo y democracia. Barcelona, Orbio, 1983 .2 vol.
Full transcript