Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Historiografía Latinoamericana del siglo XX

Primeras décadas
by

liliana regalado

on 25 May 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Historiografía Latinoamericana del siglo XX

Primeras décadas
Las primeras décadas y su contexto
Las historiografías locales
Colombia
Vientos que soplaron desde Europa y Norteamérica
La primera renovación fundamental de la historiografía latinoamericana tuvo que ver con la influencia del marxismo. No sólo se desarrollaron investigaciones sobre asuntos económicos y sociales sino que temas como la emancipación, privilegiados por a la sazón denominada historiografía tradicional, fueron estudiados desde ángulos distintos.

Aparecieron entonces los sectores populares, las masas, los intereses de clase en conflicto, etc.

El tradicional culto al héroe o las biografías que mostraban una galería de personajes a los que era proclive la historiografía fue perdiendo terreno.
Discusiones teóricas y acciones políticas acerca de la modernización de Latinoamérica y la manera de encarar su relación con el capitalismo y el imperialismo.
En varios países el
indigenismo
asumió que era necesario modernizar el autoentendimiento nacional.

Esa corriente de pensamiento cuestionó, de varias maneras y grados, la noción vigente que reclamaba la aculturación de la población indígena como único medio el acceso a la modernidad.
Repensar históricamente el pasado y el futuro se volvió necesario de cara a la celebración de los centenarios de los procesos emancipadores.

En el caso del Perú y Bolivia todavía enfrentaban las consecuencias de la derrota en la Guerra del Pacífico.
La historiografía del siglo XX
En materia de educación ya se discutía la importancia de la educación para superar situaciones de pobreza y menor desarrollo económico.
Las élites intelectuales revisaban sus supuestos sobre el papel que podrían desempeñar los nativos en la nación liberal.

Después de 1910, nuevos planteamientos combinan las explicaciones biológicas con las ambientales.
En Latinoamérica hubo un pensamiento positivista desde el comienzo del siglo expresado en el trabajo de varios intelectuales e historiadores.
Narrativa lineal, estricta cronología, empirismo y la exaltación de los "grandes héroes de la patria" eran características de la la historiografía de final del siglo XIX y comienzo del XX.

Esos rasgos no fueron solo producto del positivismo comtiano.
Eran recurrencias que pueden hallarse en la historiografía occidental desde sus orígenes en la Antigüedad clásica y que habrían pasado a ser parte del acervo occidental que dio origen a la historiografía en nuestra región.
El real aporte del positivismo fue el interés por las recurrencias, la formulación de leyes, la base empírica que favoreció el remozamiento de la vieja erudición, entre otras nociones.
El color propio de nuestra historiografía se expresará en:

Abandono del empeño para encontrar un sentido a la historia a través del lenguaje organicista y evolucionista positivista.

Optar más bien por una sencilla historia empírica.

Limitarse a buscar la explicación de los procesos históricos en las legislaciones o en la actuación de sus líderes políticos y militares.
En la historiografía cultivada en Lationoamérica en las primeras décadas del siglo XX los personajes, las instituciones y las gestas vividas siguieron siendo los temas favoritos.
Se mantuvo en buena proporción la tradición historiográfica del siglo XIX y por eso, se prestó atención a la construcción de la base erudita a través de la clasificación documental; al estudio de las guerras o las etapas de conquista y colonización y a pulir la imagen gloriosa del periodo emancipador.
Destacan
Gerardo Arrubia, Jesús María Hernao
,Luis Eduardo Nieto y
Gustavo Arboleda
Hacia 1902 en Colombia comenzó a funcionar la Academia de Historia.
Favoreció la edición de fuentes documentales que constituyeron la indispensable base erudita de la historiografía colombiana de entonces.
La celebración en 1910 del centenario de la independencia fue motivo para que, a través de un concurso, se consagrara el trabajo de Gerardo Arrubia y Jesús María Hernao
Historia de Colombia
, texto base de la historiografía colombiana hasta aproximadamente 1970.
Postulaban que el conocimiento histórico es necesario y útil: forma el carácter, moraliza, aviva el patriotismo y prepara la acción para el presente.

Todo relato histórico debe ser objetivo y completo sin restringirse exclusivamente a lo político y militar.
Indalecio Liévano Aguirre
historiador, político y estadista (1917- 1982) marca una suerte de transición o inicio de cambio
Su principal trabajo
Los grandes conflictos sociales y económicos de nuestra historia
publicado originalmente por entregas desde fines de 1958 mostró una nueva perspectiva que revisaba a la llamada historia e incorporaban nuevos actores sociales.
Conservó la narrativa y el interés por los orígenes de los fenómenos históricos.
Buscó en el pasado las explicaciones a su presente.
Se distanció de los viejos historiadores en el tratamiento de la explicación histórica.
Aborda procesos históricos-sociales y los conflictos ocupan lugar destacado.
Aunque el criterio de periodización continúa siendo político contextualiza las etapas a través de los conflictos que las identificaron.
Para explicar y comprender la dinámica colonial neogranadina presta mucha atención al papel e influencia de las instituciones sociales y políticas: monarquía española, Iglesia Católica, actuación de la Compañía de Jesús.
Argentina
Surgió las que han sido denominadas «Nueva Escuela Histórica Argentina» y también «Revisionismo» contando entre sus cultores a Emilio Ravignani, Rómulo Carbia, Ricardo Levene, Diego Luis Molinari, y Luis María Torres entre otros.
Ambas tendencias que fueron vistas como separadas en los últimos años han sido consideradas y estudiadas de manera conectada
Los cambios tenían que ver con:
Nuevo impulso a los estudios históricos gracias a la búsqueda de una rigurosa aplicación del método que incluía a la llamada crítica histórica.

Nueva interpretación del pasado argentino en el periodo comprendido entre 1820 y 1852, con un aparato institucional creado para favorecer la investigación histórica y

La profesionalización del historiador buscando separarlo de la política y de otros quehaceres intelectuales.
Bolivia
En las primeras dos décadas del siglo XX gozaba del boom de la producción del estaño y su exportación.

Vinculado al ascenso económico de los productores de estaño está la elevación al poder del Partido Liberal que arrebata el control del país en 1899 a los conservadores a través de una revolución militar.
En ese país y en la región andina se dan esfuerzos para la modernización lo que provoca un fuerte debate ideológico y político. El indigenismo significará toda una propuesta que alcanzará al campo historiográfico.
En 1906
Rigoberto Paredes
hizo una descripción etnográfica de la vida rural boliviana en la que explicaba la degeneración de los indígenas como resultado de la explotación de las autoridades provinciales y del clero católico.

Entre 1920 y 1930
Tristan Marof
condenó la explotación indígena por la clase dominante boliviana y encontraba las semillas de la Bolivia socialista del futuro en los logros del Imperio Inca.
México
Destaca la obra del liberal
Daniel Cosio Villegas
. Este político y ensayista publicó en 1947
La crisis de México
pero su principal trabajo fue el que tituló
Historia moderna de México
en nueve volúmenes que abarcaba el periodo comprendido entre 1867 y 1910.
Sus trabajos y el Seminario de Historia Moderna que dirigió a partir de 1950 iniciaron una renovación historiográfica en un nuevo contexto, el de la generación de quienes habían vivido la revolución de 1910 y sus discípulos.
A partir de 1940 los temas que preocupan son la identidad cultural y el destino de México como nación.

La emigración española había comenzado a tener sus efectos en los círculos académicos e intelectuales.

Se estableció El Colegio de México.

Hubo una renovación de los estudios filosóficos e históricos en la universidad y Leopoldo Zea, en base al positivismo, publicó una serie de obras sobre México y lo mexicano.

Por su parte, Edmundo O’ Gorman sondeó el significado de América y la «crisis de la ciencia histórica.»
Si la historiografía marxista inició su desarrollo en la región en la década de los años treinta, la posterior revolución cubana fue el marco e incentivo para que se siguiera utilizando la metodología marxista (a esas alturas ya renovada) sumándole la influencia de la denominada Escuela de los Annales y la New Economic History norteamericana.
Vigencia del positivismo
Características de la historiografía
Era una historiografía consolidada, con parámetros establecidos y se formaban estudiosos en la matereia.

Se discutían y buscaban propuestas interpretativas.
Full transcript