Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Velorio de Francisco Oller

No description
by

Elka Toro

on 30 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Velorio de Francisco Oller

El Velorio de Francisco Oller

El Velorio es una de las obras más importantes del pintor puertorriqueño Francisco Oller terminada en el 1893. La obra representa una escena de un velorio de un niño muerto en o antes de haber cumplido los siete años.

El velorio era una tradición cristiana, de la época, en la cual un niño que había sido bautizado, y moría a tan tierna edad, como su alma era pura y libre de pecados, iría directamente al cielo como angelito, y desde el cielo intercedería para velar y proteger a su familia y a su comunidad de enfermedades y males.
En la misma se ve representada la sociedad puertorriqueña que habitaba la isla de Puerto Rico en aquella época, y claramente se ve el mestizaje producto de la mescla de las tres razas que se fundieron para forjar la raza puertorriqueña.
Francisco Oller y Cestero
Pintor Puertorriqueño
Francisco Manuel Oller y Cestero nacido el 17 de junio de 1833 en Bayamón, fallecido el 17 de mayo de 1917 en San Juan.
Desde niño sintió afición por el dibujo y dedicó un gran esfuerzo al aprendizaje del arte pictórico. Al cumplir los dieciocho años, viajó a Madrid con la intención de estudiar en la Academia de San Fernando, contando entre sus profesores con, Federico de Madrazo y Kuntz, destacado pintor de la época.
Dos años más tarde regresó a Puerto Rico, pero su inquietud le llevó a realizar un viaje a Francia. Se instaló en París donde se inscribió en el taller de T. Couture para completar sus estudios de pintura, al tiempo que se inscribió como copista en el museo del Louvre, donde tuvo como preceptor a Gustave Courbet.
Fueron años difíciles en cuestiones económicas y Francisco Oller realizó todo tipo de trabajos para mantenerse: como sacristán, como barítono en una compañía de ópera italiana, etc. Durante estos años de juventud frecuentaba el café Guerbois y la brasserie Andler, lugar en donde conoció a los pintores Degas y Pissarro. En 1859 entró en el taller de Gleyre donde tuvo como compañeros de estudios a Bazille, Renoir, Monet y Sisley; más tarde conoció a Cézanne y en 1861 visitó el taller de Courbet.
A los 51 años de edad, regresó a Puerto Rico, donde fundó una nueva academia, la escuela femenina de dibujo y pintura. En 1902 fue nombrado profesor de dibujo en la Escuela Normal, la que más tarde se convertiría en Universidad Nacional. Su labor artística y docente fueron decisivas en la formación de un arte nacional puertorriqueño y fue considerado el más importante artista del siglo XIX de Puerto Rico.
Su pintura, que evolucionó desde el realismo academicista de los primeros años hasta el impresionismo aprendido de primera mano en Francia, hizo surgir un interés en la plástica puertorriqueña por retratar el entorno cotidiano: las gentes, los paisajes, las costumbres. Entre sus obras cabe destacar: El pleito de la herencia(1854-1856), Retrato de Manuel Sicardó (1866-1868), El molino (1875), Las lavanderas (1887-1888), El Velorio (1893) y Bodegón con piñas (1912-1914).

En 1865 regresó a Puerto Rico, convertido en el primer artista de habla hispana que había adoptado el estilo impresionista. Tres años más tarde inició su labor docente, decisiva en la plástica puertorriqueña, con la apertura de una academia gratuita de dibujo y pintura. Continuó viajando a Europa y en 1876 se estableció en Madrid, esta vez como artista consagrado. Recibió varios encargos importantes: retratos, paisajes y escenas de género. De este periodo madrileño datan sus obras El coronel Contreras en Treviño (1878) y Un mendigo (1881).
El Velorio de Francisco Oller
Full transcript