Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

"EL IMPERIO ULTRAMARINO ESPAÑOL".

No description
by

Sergio Maroto Talavera

on 26 January 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of "EL IMPERIO ULTRAMARINO ESPAÑOL".

"EL IMPERIO ULTRAMARINO ESPAÑOL".
Protagonizado por Castilla y Portugal a finales del s XV tenía como objetivo la expansión por las costas y las aguas atlánticas africanas con el fin de hallar una ruta hacia Asia (las indias). Ambas coronas firmaron en 1479 el tratado de Alcacovas que repartía las áreas de influencia de los dos países en el Atlántico; control castellano de en la Canarias pero se le cerró la posibilidad de avanzar hacia el sur de África. Cristobal Colón quería trazar una ruta a las Indias navegando por el Oeste, sin embargo sus cálculos eran erróneos. En 1492 los reyes aceptaron dicho proyecto. La expedición compuesta por 3 buques salió de Palos (Huelva) el 3 de Agosto. El 12 de Octubre llegó a la isla de Guanahaní (San Salvador). Colon realizo 3 viajes más y exploro buena parte del Mar Caribe, las costas de la actual Venezuela y Centro América. Los descubrimientos habían hecho resurgir las tensiones con Portugal por el control de las nuevas tierras. En él Tratado de Tordesillas 1494 se trazaría una línea divisoria entre las zonas de influencia de cada reino, dejando Brasil aun ignoto para Portugal.
1.1. El descubrimiento de América.
La segunda fase conquistadora la realizaron Francisco Pîzarro y Diego de Almagro, en la zona de los Andes comprendida entre Ecuador, Perú y Bolivia. Estos territorios pertenecían al Imperio Inca, que había sojuzgado a su vez otros pueblos indígenas. En poco tiempo, entre 1531 y 1532, con el apoyo de algunos de los pueblos sometidos, acabaron con el Imperio Inca. La ocupación de este territorio fue difícil y cruel.
Las explotaciones mineras especialmente de plata, se hallaban localizadas en torno a Perú y Bolivia. La propiedad de las minas era del rey, que concedía su explotación a cambio de un 20% de la producción. Para el trabajo en las minas los españoles emplearon indígenas mediante la mita. La mita fue un sistema de trabajo obligatorio utilizado en América específicamente en la Región Andina, tanto en la época incaica, como en la de la posterior conquista española de América. Era un sistema de trabajo a favor del Estado destinado a las tierras del dios Sol que implicaba la construcción de centros administrativos, templos, acueductos, etc. La "mita" se usaba mayormente en la minería. Existía una mita para servicios especiales como las labores de cargueros del Sapa Inca, músicos, chasquis y danzantes.
La explotación agropecuaria adquirió diversas formas: la plantación, dedicada a la producción de cultivos tropicales para la exportación (plantas tintoreras, caña de azúcar, tabaco…) y, en el siglo XVII, la hacienda, dedicada a la ganadería o al cultivo de cereal para el consumo americano.

1.4. La explotación de los recursos.
Una vez establecidas las zonas de influencia de Portugal y España, se inició un proceso de exploración y conquista que amplió las tierras en poder de los españoles:
• Yáñez Pinzón llegó a la costa brasileña en 1500.
• Vasco Núñez de Balboa atravesó el istmo de Panamá en 1513, descubrió el océano pacífico y desmintió la creencia de Colón de que había llegado a Asia.
• Juan Ponce de León ocupó Florida en 1513.
• Juan Díaz de Solís exploró la desembocadura del Río de la Plata en 1516.
• La expedición de Magallanes y Elcano realizó, entre 1519 y 1522, la primera vuelta al mundo. En este viaje se tomó la posesión de Filipinas.

1.2. Exploración y conquista de América.
Los nuevos territorios americanos fueron incorporados a Castilla. Para ello se creó en 1503 el consejo de las Indias. Del dependía La Casa de Contratación. Su función era regular el monopolio comercial con América. A nivel municipal se instauraron los cabildos, con las mismas funciones que los ayuntamientos. La administración se completaba con los virreinatos. Los virreyes como representantes del rey gozaban de gran poder. Los virreinatos fueron subdivididos en unidades territoriales menores llamadas gobernaciones, dirigidas por gobernadores, normalmente militares. Las funciones judiciales competían a las Audiencias.
1.3. Gobierno y administración de América.
ÍNDICE.
El Imperio Ultramarino Español:
Sergio

Economía y sociedad:
María

La cultura española del Siglo de Oro:
Nieves y José




Humanismo y Renacimiento:
Nieves

El Barroco Español:
José


Yañez Pinzón
Monumento de Vasco Nuñez.
Juan Ponce de León
Juan Díaz de Solís
Las grandes conquistas en América se realizaron entre 1519 y 1550. La primera fase la llevó a cabo Hernán Cortés. Con pocas tropas, emprendió la conquista del Imperio Azteca, situado en Mexico. En poco tiempo, entre 1519 y 1521, y con ayuda de pueblos indígenas enemigos de los Aztecas, los derrotó, destruyó su imperio y se apoderó de sus riquezas.


Francisco Pizarro
Diego de Almagro
1.5. La población indígena y los esclavos negros.
Durante el siglo XVI se dio una tremenda mortalidad indígena. Sus causas fueron varias, pero la principal estuvo provocada por las epidemias introducidas por los españoles (viruela, sarampión…), para las que los indígenas americanos no tenían resistencia inmunológica. También contribuyeron las condiciones de trabajo y las guerras, aunque en mucha menor medida.
Una consecuencia indirecta de esta catástrofe demográfica fue recurrir a esclavos africanos, cuyo tráfico hacía América creció en el siglo XVII.
Los abusos que generaron las diversas formas de explotación de los nativos fueron pronto denunciados por algunos misioneros. Entre ellos destacó Bartolomé de las Casas, quién defendía a los indios, considerándolos seres libres y racionales y, por tanto, susceptibles de poseer derechos. En consecuencia, no podían ser esclavizados ni sometidos a arbitrariedades. Las propuestas de estos sacerdotes fueron escuchadas por Carlos V, que promulgó las Leyes Nuevas de 1542 destinadas a proteger a los indios.

Bartolomé de las Casas
Economía y Sociedad
2.1 La Evolución Demográfica
El siglo XVI fue un periodo de crecimiento demográfico. Pero este crecimiento fue desigual ya que Castilla vio incrementar su población de forma rápida y era el reino más densamente poblado mientras el crecimiento de la Corona de Aragón fue menos destacado.
La mayor parte de la población residía en el campo. Las ciudades eran pequeñas, pocas alcanzaban los 25.000 habitantes, por ejemplo Toledo o Valencia. La más importante era Sevilla que llegaba a los 100.000.

Desde finales del siglo XVI y durante el siglo XVII tuvo lugar una
acusada crisis demográfica
y la población peninsular se estancó y llego a decrecer. Fueron varias las
causas
que motivaron este período:

• Las epidemias de peste afectaron a toda la península en diversas oleadas, la primera y la más grave fue desde 1597 a 1602, hubo otras oleadas en 1647-1652 y 1676-1685

• La reiteración de malas cosechas provocaba frecuentemente crisis de subsistencias como en 1606, 1615 o 1631.

• La expulsión de los moriscos en 1609-1614 hizo disminuir la población de algunos reinos hispanos como Valencia, Murcia o Aragón.

La evolución económica de los siglos XVI y XVII presenta
dos etapas
: la primera, en el siglo XVI, es de crecimiento económico, sobretodo en Castilla; y la segunda, durante el siglo XVII, es de crisis y recesión en todos los ámbitos económicos, aunque algunos territorios, como Cataluña y Valencia, comenzaron la recuperación desde mediados de siglo.

2.2 La Evolución económica
EL SIGLO XVI: DE LA EXPANSIÓN A LA CRISIS EN CASTILLA

La economía del siglo XVI se caracterizó por la expansión y el crecimiento, que se debieron a dos factores principales: el aumento de la población y el desarrollo comercial, que experimentó un gran impulso con la explotación de las Indias. Las mayores transformaciones se registraron en Castilla, mientras que los territorios mediterráneos continuaron con su lenta decadencia.
La
agricultura
y la
artesanía
aumentaron su producción para atender la demanda interna y la americana. A pesar de ello, ambos sectores manifestaban problemas que se irían agravando con el tiempo.

El comercio con América registró un desarrollo espectacular
. Las Indias suministraban metales preciosos, sobretodo plata, y demandaban todo tipo de productos. La economía castellana se dinamizó mucho como consecuencia de este doble proceso. Pero el aumento de la circulación monetaria, por la abundancia de plata, y el crecimiento de la demanda hicieron que los precios aumentasen en unas magnitudes desconocidas hasta entonces, lo que algunos historiadores han denominado la
revolución de los precios
. Como consecuencia de esta subida de precios y del aumento de la presión fiscal, las condiciones de vida de la población se vieron muy perjudicadas.
EL SIGLO XVII: CRISIS GENERAL Y RECUPERACIÓN DE LA PERIFERIA

El siglo XVII se caracterizó por una grave crisis económica que afectó a toda Europa, pero en España alcanzó tintes especialmente graves por su coincidencia con la crisis política y fiscal de la monarquía.
Las manifestaciones más destacables de esta recesión fueron:

• La
crisis de las actividades textiles
, sobretodo en Castilla. La disminución de la demanda, el aumento de los impuestos y la competencia extranjera arruinaron a los artesanos castellanos.

• La
disminución de la llegada de metales preciosos de América
, sobretodo porque gran parte iba directamente a comerciantes extranjeros o se destinaba a pagar las deudas de la monarquía.

• La
crisis de la Hacienda Real
. El incesante aumento de los gastos y la disminución de los ingresos condujeron periódicamente a la bancarrota del Estado. La subida de impuestos estrangulaba aún más a los sectores productivos; además, el aumento del recurso a la deuda pública (juros) y la emisión de moneda de poca calidad (vellón) provocaron una mayor inflación y un agravamiento de la recesión económica.

En Cataluña y en Valencia las condiciones económicas empezaron a recuperarse desde mediados de siglo, y a finales de siglo la mejora de la economía era evidente en el crecimiento de la agricultura, la industria y el comercio. Sin embargo, en Castilla solo a partir de 1680 empezó la recuperación. La población también comenzó a aumentar de nuevo.

La sociedad moderna, al igual que la medieval se dividía en estamentos, cada uno con un estatuto jurídico específico que otorgaba diferentes derechos y obligaciones. Existían dos estamentos privilegiados, la nobleza y el clero, y uno no privilegiado que era el pueblo llano, formado por una gran variedad de grupos.

2.3 La Sociedad de los siglos XVI y XVII
LOS ESTAMENTOS PRIVILEGIADOS

El
privilegio
significaba un régimen jurídico propio, la exención en el pago de impuestos, el desempeño de cargos públicos y otras ventajas sociales. La nobleza estaba constituida por un porcentaje muy pequeño de la población, aproximadamente el 5%. Poseía un enorme patrimonio territorial y muchas riquezas. Aunque el afianzamiento de la monarquía autoritaria le había hecho perder poder político, su poder socioeconómico no se resintió, sino que se amplió.

Los Austrias aplicaron frecuentemente el recurso de la
venta de títulos nobiliarios
para obtener ingresos. También concedieron títulos por méritos o servicios a la corona (nobleza de toga). Estas actuaciones abrieron el accesos a la nobleza a sectores sociales que hasta entonces lo tenían vedado. Con todo esto aumentó el número de nobles.
El segundo estamento privilegiado era el
clero
, un grupo más numeroso que la nobleza, el 10% de la población. Y, al igual que sucedía con ella, el clero estaba exento del pago de impuestos y disponía de un gran patrimonio.
No era tampoco un grupo homogéneo, pues se hallaba dividido en función de los cargos desempeñados, pudiéndose distinguir el
alto clero
(obispos, cardenales, abades…) asimilable a la alta nobleza, y el
bajo clero
(curas, monjes y monjas…) con condiciones de vida más parecidas a las del pueblo llano.

Dentro del
estamento nobiliario
encontramos grandes diferencias:

• La
alta nobleza
la conformaban los grandes títulos nobiliarios y era propietaria de enormes patrimonios. Dentro de ella existía una élite, el grupo de los grandes de España; como Alba, Mendoza o Feria, que eran los nobles más poderosos, situados siempre cerca del rey. Su opulento nivel de vida llevó a la ruina a muchos de ellos, que buscaron matrimonios de conveniencia con comerciantes ricos para saldar deudas.

• Había también una
nobleza intermedia
, formada por los caballeros y parte de la oligarquía urbana, a la que pronto de fue sumando un grupo de funcionarios que el rey había ennoblecido (nobleza de toga). Tenían un buen nivel de vida, aunque no vivían en la opulencia.

• El grupo más numerosos lo constituía la
baja nobleza
, formada por los hidalgos. En general sufrió una progresiva pérdida de importancia social y económica. Muchos vivían en la pobreza.


EL PUEBLO LLANO

El estamento de los no privilegiados o estado llano era muy heterogéneo. Abarcaba el 85% de la población, el grupo más numeroso era el campesinado. La característica común es que todos estaban sometidos al pago de impuestos directos, conocidos como “pechos” en Castilla.
Al igual que en los otros estamentos, existían grandes diferencias internas por el nivel de riqueza.

• Los
campesinos dueños de propiedades extensas
y los
burgueses
(comerciantes, maestros gremiales…) eran los grupos adinerados. Sus formas de vida eran semejantes a las de la nobleza baja o media y, en las ciudades, a menudo formaban parte de la oligarquía local.

• Muchos más numerosos eran los
pequeños propietarios agrícolas
, los
jornaleros
y las
clases populares urbanas
(artesanos, criados…). La mayor parte de ellos carecían de rentas o propiedades, por lo cual su situación era siempre precaria.

• En el siglo XVII aumentaron los
marginados sociales
, que eran los mendigos, pícaros… Como consecuencia de la pauperización de la economía.

La cultura española del Siglo de Oro.
1. INTRODUCCIÓN.

Los siglos XVI y XVII presentan rasgos diferentes en cada una de las centurias. En el siglo XVI la cultura estuvo regida por el Humanismo y el Renacimiento, mientras que el siglo XVII se caracterizó por el dominio del Barroco. En esta época se desarrolló un nivel tan alto de la producción intelectual que el periodo ha sido denominado el Siglo de Oro, o los Siglos de Oro, de la cultura española.
2. CONTEXTO HISTÓRICO EN ESPAÑA
Durante el siglo XVI español se pueden diferenciar dos etapas:

• 1º ETAPA: Reinado de Carlos I (1517-1556), en el que se desarrollan con plenitud los ideales humanistas. Es la España del Imperio.

• 2º ETAPA: - Reinado de Felipe II (1556-1598). A la Reforma protestante de Lutero se opone la Contrarreforma, nacida en el Concilio de Trento. La Contrarreforma frena el Humanismo y cualquier manifestación realizada al margen de la Iglesia (aunque no necesariamente contra ella). Comienza la decadencia del Imperio en 1588 con la "Armada invencible" y las numerosas guerras religiosas mantenidas en Europa

Carlos I
Felipe II
3. HUMANISMO Y RENACIMIENTO
Más conocido como Humanismo Renacentista. ...

El humanismo es un movimiento intelectual, filosófico y cultural europeo estrechamente ligado al Renacimiento cuyo origen se sitúa en el siglo XIV en la península Itálica.

En España el Humanismo Renacentista penetró poco a poco, sobre todo gracias a la obra de personalidades como el
cardenal Cisneros
, el filósofo
Luis Vives
o el gramático
Antonio de Nebrija
(autor de la primera gramática castellana en 1492). Aprovecharon un marco social propicio para la difusión cultural como la creación de universidades, mecenazgo, la imprenta como elemento de trasmisión cultural, mayor alfabetización…

Cardenal Cisneros
Luis Vives
Antonio de Nebrija
3.1. Características del Humanismo Renacentista
• Valoración del ser humano

• Interés por los estudios filológicos

• Recuperación del mundo clásico

• Rompe con la tradición escolástica medieval

• Propugna una vuelta a la antigüedad clásica, tomando como modelos a los clásicos griegos y latinos, cuyas obras redescubre y estudia.

3.2. LITERATURA.

Las relaciones políticas, guerreras, religiosas y literarias entre Italia y España desde la mitad del siglo xv, dieron lugar a un amplio intercambio cultural entre estos dos países.
Así, la literatura fue una de las grandes manifestaciones del Humanismo Renacentista.
Destacan dos géneros literarios:


La poesía
: La lírica española alcanza un gran esplendor durante el siglo XVI. Se siguen utilizando las formas anteriores, como por ejemplo los romances, pero triunfa la corriente italianizante o petrarquista.
Destacan Garcilaso de la Vega, San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús.






Gacilaso de la Vega
San Juan de la Cruz
Santa Teresa de Jesús

La novela
: En transcursos del siglo XVI se cultivaron distintos géneros narrativos que conviven con los libros de caballería y que tienen en común la evasión de la realidad.Estos géneros son:
novela sentimental (amores desdichados)
novela pastoril
novela morisca
novela bizantina
Frente a todos estos géneros narrativos se encuentra la novela picaresca, que se caracteriza por reflejar la sociedad tal como se estaba viviendo. En aquella época era recurrente la mendicidad infantil, por eso los personajes de estas novelas son pícaros, jóvenes y niños que se ganan la vida mendigando y pasando penurias. Dentro de este género, es "El Lazarillo de Tormes" la obra que más sobresale. También hay que destacar la obra de “La Celestina” de Fernando de Rojas.
Fernando de Rojas

3.3. ARQUITECTURA RENACENTISTA


La pervivencia del estilo gótico se alargó durante buena parte del siglo XVI. La difusión del estilo renacentista se produjo por la llegada a España de artistas italianos y flamencos como por la formación de artistas españoles en talleres italianos.
Se distinguen tres fases:


Estilo plateresco
: combina estructuras góticas con una decoración renacentista recargada como el Palacio de Santa Cruz en Valladolid, la fachada de la Universidad de Salamanca…


Estilo clasicismo italiano
: se produce hacia mediados del siglo XVI, con obras más sobrias y equilibradas como el Palacio de Carlos V en Granada.


Estilo herreriano
: caracterizado por una sobriedad absoluta, líneas rectas y formas geométricas puras. Destaca Juan de Herrera, que nombre al estilo y su gran obra fue en Monasterio de El Escorial.


ESTILO PLATERESCO.
Palacio de Santa Cruz en Valladolid
Fachada de la universidad de Salamanca
ESTILO CLASICISMO ITALIANO.
PALACIO DE CARLOS V EN GRANADA
ESTILO HERRERIANO
Juan de Herrera
Monasterio de El Escorial
3.4.ESCULTURA Y PINTURA RENACENTISTA.
La escultura y la pintura estuvieron muy influenciadas por la Iglesia, que era el cliente principal de los artistas.

Las obras muestran una religiosidad que cobró nuevos bríos en la mística y con la Contrarreforma. Se creó una iconografía pictórica relativamente original dentro del estilo renacentista, caracterizada por los temas religiosos.

ESCULTURA RENACENTISTA
Escultura:
San Sebastián, 1527
Escultor: Alonso Berruguete
Escultura: El entierro de Cristo, 1571.
Escultor: Juan de Juni
PINTURA RENACENTISTA.
El Greco
La virgen con el niño de Luis de Morales
Felipe II en El Banquete de los monarcas deAlonso Sánchez Coello
VÍDEO RESUMEN DEL RENACIMIENTO Y EL HUMANISMO
EL BARROCO ESPAÑOL
¿ Qué es el barroco ?
El Barroco español es un concepto de la historiografía del arte, de la literatura y de la música, y genéricamente de la historia de la cultura, que se utiliza para clasificar y definir las manifestaciones culturales de la época del Barroco (aproximadamente entre los siglos XVII y a mediados del siglo XVIII) localizadas en España.
Características del Barroco
Pesimismo:
El Renacimiento no consiguió su propósito de imponer la armonía y la perfección en el mundo, tal y como pretendían los humanistas, ni había hecho más feliz al hombre; las guerras y las desigualdades sociales seguían estando presentes; el dolor y las calamidades eran comunes en toda Europa. Se instala un pesimismo intelectual, cada vez más acentuado, unido al carácter desenfadado de que dan testimonio las comedias de aquella época y las truhanerías en que se basan las novelas picarescas.
Desengaño:
Como los ideales renacentistas fracasaron y, en el caso de España, el poder político estaba desvaneciéndose, el desengaño continúa y surge en la literatura, que en muchos casos recuerda a la de dos siglos antes, con la Danza de la Muerte o las Coplas a la muerte de su padre de Manrique. Quevedo dice que la vida está formada por «sucesiones de difunto»: en ellas se van convirtiendo los nacidos, desde los pañales hasta la mortaja con la que se cubren los cuerpos exánimes. En conclusión, nada tiene importancia, sólo hay que conseguir la salvación eterna.
Preocupación por el paso del tiempo
Pérdida de confianza en los ideales renacentistas
Pintura barroca de España
La pintura barroca española es aquella realizada a lo largo del siglo XVII y primera mitad del siglo XVIII en España. La reacción frente a la belleza en exceso idealizada y las distorsiones manieristas, presente en la pintura de comienzos de siglo, perseguirá, ante todo, la verosimilitud para hacer fácil la comprensión de lo narrado, sin pérdida del «decoro» de acuerdo con las demandas de la iglesia contrarreformista. La introducción, poco después de 1610, de los modelos naturalistas propios del caravaggismo italiano, con la iluminación tenebrista, determinará el estilo dominante en la pintura española de la primera mitad del siglo. Más adelante llegarán las influencias del barroco flamenco debido al mandato que se ejerce en la zona, pero no tanto a consecuencia de la llegada de Rubens a España, donde se encuentra en 1603 y 1628, como por la afluencia masiva de sus obras, junto con las de sus discípulos, que tiene lugar a partir de 1638. Su influencia, sin embargo, se verá matizada por la del viejo Tiziano y su técnica de pincelada suelta y factura deshecha sin la que no podría explicarse la obra de Velázquez. El pleno barroco de la segunda mitad del siglo, con su vitalidad e inventiva, será el resultado de conjugar las influencias flamencas con las nuevas corrientes que vienen de Italia con la llegada de los decoradores al fresco Mitelli y Colonna en 1658 y la de Luca Giordano en 1692. A pesar de la crisis general que afectó de forma especialmente grave a España, esta época es conocida como el Siglo de Oro de la pintura española, por la gran cantidad, calidad y originalidad de figuras de primera fila que produjo.
Pedro Pablo Rubens
Tiziano
Diego Velázquez

Durante la primera mitad del siglo los más importantes centros de producción se localizaron en Madrid, Toledo, Sevilla y Valencia (
ESCUELAS
)
Entre las figuras que mejor representan la transición desde el tenebrismo hacia el barroco pleno en Madrid se encuentran fray Juan Andrés Ricci (1600-1681) y Francisco de Herrera el Mozo (1627-1685), hijo de Herrera el Viejo, el vallisoletano Antonio de Pereda (1611-1678), centrado principalmente en la pintura religiosa para iglesias y conventos madrileños, Francisco Rizi (1614-1685), hermano de Juan Ricci y también Juan Carreño de Miranda (1614-1685)
La escuela madrileña
Juan Andrés Ricci
San Benito bendiciendo el pan
La Virgen de Montserrat
La cena de San Benito
Francisco de Herrera el Mozo
El sueño de san José
El triunfo de San Hermenegildo
Boca de escena del Salón Dorado del Real Alcázar de Madrid
Antonio de Pereda
Socorro a Génova por el marqués de Santa Cruz
La Inmaculada Concepción
El sueño del caballero o La vida es sueño
La escuela andaluza
A comienzos de siglo, en Sevilla, dominaba aún una pintura tradicional con influencias flamencas. Su mejor representante era el manierista Francisco Pacheco (suegro y maestro de Velázquez) (1564-1654), pintor y erudito, autor de un tratado titulado El Arte de la Pintura publicado tras su muerte. También en Sevilla se formaron Zurbarán, Alonso Cano y Velázquez. El extremeño Francisco de Zurbarán (1598-1664) es, sin duda, el máximo exponente de la pintura religiosa, al que no por casualidad le motejaron de «pintor de frailes»
Francisco de Zurbarán
San Serapio
Exposición del cuerpo de San Buenaventura
Alonso Cano

Rey de España
La Inmaculada Concepción
Velázquez
Destaca en este siglo la figura de Diego Velázquez, uno de los genios de la pintura universal. Nacido en Sevilla en el año 1599 y muerto en Madrid en 1660, se le considera pleno dominador de la luz y la oscuridad. Es el máximo retratista, dedicando sus esfuerzos no sólo a los reyes y su familia, sino también a figuras menores como los bufones de la corte, a quienes reviste de gran dignidad y seriedad.
El triunfo de Baco
La rendición de Breda
Retrato del papa Inocencio X
Las meninas
Las hilanderas
La escuela andaluza también está representada por Murillo y Valdés Leal, fundadores en 1660 de una academia que afilió a una pléyade de pintores.
Bartolomé Esteban Murillo

Juan de Valdés Leal

Bartolomé Esteban Murillo
Fue un pintor barroco español. Formado en el naturalismo tardío, evolucionó hacia fórmulas propias del barroco pleno con una sensibilidad que a veces anticipa el Rococó en algunas de sus más peculiares e imitadas creaciones iconográficas como la Inmaculada Concepción o el Buen Pastor en figura infantil. Personalidad central de la escuela sevillana, con un elevado número de discípulos y seguidores que llevaron su influencia hasta bien entrado el siglo XVIII, fue también el pintor español mejor conocido y más apreciado fuera de España.
El mendigo
Inmaculada Concepción de El Escorial
El Buen Pastor
Sagrada Familia del pajarito
Jeroglíficos de las postrimerías
Representa el triunfo de la Muerte
La escuela toledana
En Toledo se creó una escuela pictórica en la que sobresale Juan Sánchez Cotán (1560?-1627), pintor ecléctico y variado del que se estiman especialmente sus bodegones. Otros artistas toledanos destacados fueron Luis Tristán y Pedro Orrente. Tristán fue discípulo del Greco, y estudió en Italia entre 1606 y 1611. Desarrolló un tenebrismo de corte personal y ecléctico, como se puede apreciar en el retablo mayor de la iglesia de Yepes
Juan Sánchez Cotán

Pedro de Orrente

La escuela valenciana
A los tenebristas Francisco Ribalta (1565-1628) y José de Ribera (1591-1652) se los enmarca en la llamada escuela valenciana. A principios de siglo trabaja Ribalta, quien se encuentra en Valencia desde 1599. Allí pervivía una pintura religiosa heredera de Juan de Juanes. El estilo de Ribalta, formado en el naturalismo escurialense se adecuaba mejor a los principios contrarreformistas.Aunque por su origen se le menciona en esta escuela, lo cierto es que José de Ribera trabajó siempre en Italia, donde ya estaba en 1611, antes de cumplir los veinte años, no ejerciendo influencia alguna en Valencia. En Roma entró en contacto con los ambientes caravaggistas, adoptando el naturalismo tenebrista. Sus modelos eran gentes sencillas, a quienes representaba caracterizados como apóstoles o filósofos con toda naturalidad, reproduciendo gestos, expresiones y arrugas. Establecido en Nápoles, y tras un encuentro con Velázquez, sus claroscuros se fueron suavizando influido por el clasicismo veneciano.
Francisco Ribalta
José de Ribera
LA LITERATURA BARROCA DE ESPAÑA
La prosa del siglo XVII
Miguel de Cervantes:
La narrativa del XVII se abre con la figura de Miguel de Cervantes, quien en 1580 vuelve a España tras diez años de ausencia.
Su primera obra impresa fue La Galatea, (Alcalá de Henares, 1585). Es una novela pastoril (véase lo dicho sobre ella en el Renacimiento) en seis libros de verso y prosa, según el modelo de la Diana de Montemayor; si bien se rompe con la tradición al introducir elementos realistas, como el asesinato de un pastor, o la agilidad de ciertos diálogos. En 1605 publica El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, con éxito inmediato. En 1613 aparecen las Novelas ejemplares, colección de doce novelas cortas que buscan una ejemplaridad, aunque ésta no siempre quede clara.La siguiente prosa cervantina fue El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615), segunda parte del Quijote.
Quevedo:
Francisco de Quevedo redacta hacia 1604 su primera obra en prosa de ficción: la novela picaresca titulada Historia de la vida del Buscón Además, Quevedo cultivó la prosa satírica, política y moral en obras en que domina una moral estoica, de raigambre senequista y tratan asuntos como la crítica de arquetipos de la sociedad del barroco, la presencia constante de la muerte en la vida del hombre y el celo cristiano con que ha de conducirse la política. De 1605 data el primero de sus Sueños: El Sueño del Juicio narra la resurrección de los muertos, que responden de su vida. Es una sátira contra profesiones o estados sociales: juristas, médicos, carniceros... En 1619 escribe la Política de Dios, gobierno de Cristo y tiranía de Satanás, tratado político en el que expone una doctrina de buen gobierno o espejo de príncipes para un rey justo, que debe tener como modelo de conducta a Jesucristo. Es un tratado que se encuadra en la línea del antimaquiavelismo español, y propone una política exenta de intrigas y ajena a las malas influencias.Hacia 1636 concluye Quevedo su última gran prosa satírica, quizá de 1632: La hora de todos y la Fortuna con seso, inédita hasta 1650. En ella Júpiter le pide a la Fortuna que adjudique por una hora a cada uno lo que verdaderamente merece. Ello conduce a ver las falsas apariencias, la otra cara de la realidad y la verdad oculta tras los velos de la hipocresía, operando por antítesis. Así se da la paradoja de que los médicos son en realidad verdugos, los ricos, pobres pero ladrones, y, en definitiva, se presencia una galería de tipos sociales, oficios y estados que es satirizada implacablemente.
Miguel de Cervantes
Francisco de Quevedo
Lope de Vega
, del que destacaremos las conocidas como Novelas a Marcia Leonarda (colección de novelas misceláneas, obras breves, de temática amorosa y técnica de enredo, que mezclan verso y prosa, ambientes exóticos —moriscos, judíos, etc.—, con erudición recargada y digresiones frecuentes y prolijas).
Baltasar Gracián
La obra más importante de la segunda mitad de siglo es El Criticón (1651-1657) del jesuita aragonés Baltasar Gracián (1601-1658). Con ella, la novela española se resuelve en conceptos o abstracciones. La idea se impone sobre la figura concreta. Se trata de una novela filosófica escrita en forma de alegoría de la vida humana.
Lope de Vega
Baltasar Gracián
FIN.
GRACIAS POR LA ATENCIÓN RECIBIDA
Sergio Maroto
María Ávila
Nieves Sanchez
Jose Carlos Villarreal
Full transcript