Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Veinte poemas de amor y una canción deseperada, Pablo Neruda.

No description
by

Gisela Barroso

on 16 January 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Veinte poemas de amor y una canción deseperada, Pablo Neruda.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada Pablo Neruda Poema X Introducción: Pablo Neruda Parral, 12 de julio de 1904 - Santiago, 23 de septiembre de 1973

Premio Nobel de Literatura en 1971 Poema XI Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
la mitad de la luna.
Girante, errante noche, la cavadora de ojos.
A ver cuántas estrellas trizadas en la charca.

Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye.
Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas,
mi corazón da vueltas como un volante loco.
Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos,
a veces fulgurece su mirada debajo del cielo.
Quejumbre, tempestad, remolino de furia,
cruza encima de mi corazón, sin detenerte.
Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa tu raíz soñolienta.
Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella.
Pero tú, clara niña, pregunta de humo, espiga.
Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.
Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de incendio,
ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas.

Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos,
es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría.
Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo de tormentas
para qué tocarla ahora, para qué entristecerla.

Ay seguir el camino que se aleja de todo,
donde no esté atajando la angustia, la muerte, el invierno,
con sus ojos abiertos entre el rocío. Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?
Entre qué gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas. Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?
Entre qué gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas. Análisis del poema A Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
b la mitad de la luna.
C Girante, errante noche, la cavadora de ojos.
A A ver cuántas estrellas trizadas en la charca.

D Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye.
E Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas,
F mi corazón da vueltas como un volante loco.
G Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos,
H a veces fulgurece su mirada debajo del cielo.
I Quejumbre, tempestad, remolino de furia,
J cruza encima de mi corazón, sin detenerte.
K Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa tu raíz soñolienta.
L Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella.
LL Pero tú, clara niña, pregunta de humo, espiga.
A Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.
M Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de incendio,
N ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas.

Ñ Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos,
O es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría.
L Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo de tormentas
L para qué tocarla ahora, para qué entristecerla.

F Ay seguir el camino que se aleja de todo,
G donde no esté atajando la angustia, la muerte, el invierno,
P con sus ojos abiertos entre el rocío. Análisis del poema Exclamación retórica Personificación Personificación Enumeración Asíndeton 5 10 15 20 24 A
B
C D
E F
E D
G D
H
D
G
D A
D I
J 5 10 15 18 Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?
Entre qué gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas. Hipérbaton Comparación comparación comparación metáfora interrogación retórica FIN Gisela Barroso

Lua Roca

Lois Raurell Personificación Metáfora
Full transcript