Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Oración Jn. 10:1-17

No description
by

Daniel Neira

on 19 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Oración Jn. 10:1-17

GRACIAS POR SU ATENCIÓN
Oración Jn. 10:1-17
A cargo de:
Daniel Esteban Neira Pabón
Juan David Gaitán Villareal
Laura Milena Hernandez Hernandez
Julián Andrés Velazquez Mendez
Del Grupo:
807

"De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma"
Jesucristo



Jn. 10:1-17
Reflexión
Cuando el pastor David, escribió el canto que más tarde se designaría como el Salmo 23, quizá no se imaginaba lo mucho que afectaría a la humanidad.
¿Por qué este Salmo ha llegado a ser tan conocido? porque, en lo profundo de nuestro corazón, todos sabemos que somos como las ovejas. Y el consuelo que podemos derivar de sus expresiones, es tan consolador como si nuestro propio Pastor Jesucristo, nos llevara en sus brazos.
Detalles:

1. Las ovejas no tienen defensas: Casi toda la creación animal de Dios, cuenta con alguna clase de mecanismo de defensa, ya sean garras, dientes, color especial o velocidad, fuerza o sentidos agudos. Pero las ovejas no tienen nada de eso. Son débiles, lentas y torpes. No pueden ni gruñir.
La única protección, como nos ocurre a nosotros, viene de su pastor.
2. Las ovejas tienen dificultad en encontrar pasto y agua: Dependen totalmente de su pastor para alimentarse. Si no lo consiguen, comen hierbas venenosas y mueren. Nosotros igualmente, debemos depender del Señor, para no alimentarnos de todo aquello que nos contamina y nos lleva a la muerte.
Reflexión
No nos halaga que nos comparen con las ovejas. Podemos escoger ser orgullosos y cerrar los ojos a la verdad o volvernos a nuestro Pastor en dependencia amorosa, seguro de su cuidado y amor constante.
Comparte con un amigo algo que hayas aprendido hoy en cuanto a ser una simple oveja. Quizás tu conversación animará a otros a venir al rebaño.
“Dios, no nos consuela para que estemos confortables, sino para hacernos consoladores”
Jesús te dice: “…Para Jesús, somos como un rebaño de ovejas, y él es nuestro pastor… (Hebreos 13:20)
Jn. 10: 1-4
10:1 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.
10:2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.
10:3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.
10:4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.
Jn. 10: 5-10
10:5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.
10:6 Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.
10:7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.
10:8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.
10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Jn. 10: 11-14
10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
10:12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.
10:13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.
10:14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,
Jn. 10: 15-17
10:15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.
10:16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.
10:17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.
3. Las ovejas se asustan fácilmente: Asustarse, las puede llevar a actos que ponen en peligro su vida. Así que, su pastor trata de mantenerlas en calma, cantando y estando cerca de ellas. Nosotros, también nos asustamos o caemos bajo el pánico, ante el más mínimo peligro. Si creemos, podemos tener la misma relación protectora con nuestro Pastor.
4. Las ovejas tienen mal sentido de dirección: Se extravían fácilmente aún en su propio territorio. Nosotros actuamos de manera similar, no podemos ser nuestro propio guía; necesitamos confiar en nuestro Pastor, oír su voz y obedecer para transitar por sus caminos, para no perdernos por los oscuros atajos del mundo.

5.Las ovejas no pueden asearse muy bien: El pastor es quien las mantiene limpias. Nosotros también por naturaleza estamos sucios, por culpa del pecado. Solamente nuestro Pastor nos puede limpiar.
Full transcript