Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Masculinidades

trabajo en torno a las sesiones de clase
by

Fernando Herraiz García

on 27 January 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Masculinidades

UM MAPA DOS ESTUDOS DAS MASCULINIDADES
MASCULINO
FEMENINO
Construçoes
Diferença
?
PODER
Dominaçao
Cultura
Masculinidades hegemonica
MASCULINIDADES
Performatividade
Identidade
REPRESENTAÇAO
“(...) lo masculino participa de todas las cualidades de lo sólido: es claro, límpido, bien delimitado, firme y sobre todo, natural.” ( CORTÉS, 2002, p.31)
“Los valores de género son un producto del entorno social ( de la educación, más que de la naturaleza) y un factor decisivo en la comunicación que transmitimos a través del LENGUAJE Y APREINCIA ( aspectos tales como los movimientos, los gestos, las expresiones, el tono de voz o el tipo de ropa que usamos) o la que leemos en los otros, es decir, cómo percibimos, interpretamos, etiquetamos y usamos la información que nos llega de otros individuos” (CORTÉS, 2002, p.31-35)
“(...) las imágenes, al igual que el lenguaje, no son neutrales sino que están atravesadas por los diferentes condicionamientos sociales, y es mediante las imágenes que se ejerce la dominación simbólica, es decir, la definición y la imposición de las representaciones hegemónicas y de los estereotipos (em este caso de la masculinidad) aceptados.” (CORTÉS, 2002, p.49)
GENERO
Realizado por los estudiantes de la disciplina Masculinidades, genero y arte contemporaneo
La REGULARIDAD que ahora me interesa es la forma, a menudo dramática, en que LAS CULTURAS elaboran una masculinidad apropriada, la presentacion, o “representacion”, del papel del varon. Y en particular, aparece una y otra vez la idea de que la verdadera MASCULINIDAD es diferente de la simple masculinidad antomica de que nos es una condición natural que se produce espontáneamente por una maduración biológica, sino un estado precario o artificial que los muchados deben CONQUISTAR com mucha dificultad. (GILMORE, 1994, p. 22)
...el sexo (como herencia biologica) está arraigado en la anatomia e es, por lo tanto, bastante constante (STOLLER, 1968). Ahora está generalmente aceptado, incluso por los investigadores varones más tradicionales, que los principios masculino y femenino no son polaridades inherentes, sino “um continuo que se solapa constantemente” (BILLER & BORSTELMANN, 1967, 255) o, como lo expressaron Spence & Helmreich (1979, 4): “una dimensión ortogonal”. (GILMORE, 1994, p. 33)
Papel social
“He tratado de manifestar que quizás más que abogar por una pluralidad de masculinidades (que podrían llegar a explicar las diferentes formas de sentir o experimentar la posibilidad de ser hombre), se plantea que posiblemente tan solo exista una masculinidad (que es heroica, potente y sólida), y que las otras manifestaciones, al huir de estos princípios, empiezan a dejar de ser actitudes masculinas. Ciertas representaciones o lenguajes minoritários que ponen en duda los elementos constitutivos de la masculinidad, lo que hacen es alejarse de esa actitud mayoritaria para acercarse a posicionamientos más amplios y ambiguos donde se funden los limites de la virilidad con la feminidad, para llegar a decirnos que no puede existir una masculinidad “amable” o no heroica, sino prácticas que empiezan a cuestionar la masculinidad (o, lo que es lo mismo, la intención de dominación y poder social de los hombres) y pretenden construir otro tipo de relaciones basadas en experiencias diversas (...) que vayan mucho más allá de lo que hasta hace muy poco tiempo se ha entendido como masculinidad y feminidad.” (Cortés, 2004:19)
“la masculinidad no es algo que se tiene de nacimiento, sino que es un conjunto de actitudes y comportamientos que se ejercen, siendo el poder el eje central de su constitución y ejercício; es decir, considerar que la identidad masculina nunca viene dada, sino que se tiene que ir consiguiendo, afianzando y definiendo, siempre, en relación con los “otros”; por ello, más que una realidad inalterable y fija, la masculinidad la entiendo como un efecto de la cultura, una construcción, una performance, una mascarada, que varia significativamente según los diferentes contextos (de edad, raza, clase social, religión, opción sexual...) en los que se desarrolla y que se refiere a relaciones de dominio, marginación y complicidad entre las personas.” (Cortés, 2004:12)
GRANDE
DURO
ARQUETIPOS
NIÑOS
FUERTE
INTIMIDAÇAO
heroismo
RITUAL
SEXUALIDADE
IMATURIDADE
DERECHO DE SER SERVIDO Y CUIDADO
PODER
retorica
RAZAO
Retorica
EXPERIENCIA
Estos derechos, que pensamos son los intereses que los varones defienden, son vários y todos interrelacionados:
- Derecho a la libertad en el uso y disponibilidad del tiempo personal;
- Derecho al ócio y al tiempo libre;
- Derecho a la privacidad, reservándose para si y acumulando furzas existenciales donadas por las mujeres;
- Derecho a la liberdade de movimientos sin control por parte de su pareja;
- Derecho a tener las necessidades personales satisfechas por outra persona que se supone a disposición;
- Derecho a ser servido y cuidado;
- Derecho a beneficiarse del trabajo gratuito de quien se ocupa de lo doméstico. (BONINO, 2001: 36)
TRABAJO DOMESTICO
En parte, las relaciones de la masculinidad con la modernidad se han hecho invisibles a medida que los hombres dominantes han aprendido a hablar con la voz imparcial de la razón. […] Así, la voz de un hombre asume un tono de objetividad e imparcialidad convirtiéndose en una voz impersonalizada, una voz que tiene “autoridad” porque no pertenece a nadie en particular, mientras proclama, al mismo tiempo, que respeta a todos. (SEIDLER apud MORGAN, 1999:107).
Entre estos MANDATOS –inscriptos por la socialización en la mente masculina -, los de la autosuficiencia y el ser más importantes que las mujeres a quienes se debe tener a disponibilidad cobran gran relieve, y lo que va en contra de ellos es evitado porque supone inadecuación varonil o incluso feminización. Cumplir estos mandatos es una gran fuente de motivación para el quehacer masculino, y de ellos deriva tambiém el culto a la libertad masculina y el no implicarse en algo tan “poco importante” y “femenino” como el TRABAJO DOMESTICO. De allí que resistirse a entrar en lo doméstico es también defender la propia imagen, la posición social y la identidad como la de “todo un hombre”, que no tiene interés dedicarse a tareas “subalternas”, y al hacerlo defiende su propia Idea de si como valioso. (BONINO, 2001: 39
“Al desconectarnos del ritual, hemos acabado con los procesos mediante los cuales hombres y mujeres lograban su identidad de género de una manera profunda, madura y que mejoraba su modo de vida.” (Moore y Gillett, 1993, p. 16)
“El traficante de drogas, el líder político venal, el que maltrata a la esposa, el jefe que siempre está de mal humor, el joven ejecutivo que se lleva a todos por delante, el marido infiel, el adulador de una empresa, el asesor despreocupado de una escuela de graduados, el cura "más papista que el Papa", cualquier delincuente, el padre que nunca encuentra tiempo para asistir a los actos escolares de la hija, el entrenador que ridiculiza a sus atletas, el terapeuta que apaga el "brillo" de sus clientes inconscientemente y busca para ellos una mediocridad gris, el yuPpie ... Todos estos hombres tienen algo en común. Son todos adolescentes que fingen ser hombres. Se convirtieron en lo que son honestamente, porque nadie les mostró cómo es un hombre maduro. Este tipo de "masculinidad" es una simulación que pasa inadvertida para la mayoría de nosotros. Los comportamientos amenazantes y hostiles de estos hombres suelen confundirse con la fuerza. En realidad, estos hombres demuestran una extrema vulnerabilidad y debilidad subyacentes: la vulnerabilidad del adolescente lastimado.” (Moore y Gillett, 1993, p. 32)
La masculinidad, si se puede definir brevemente, es al mismo tiempo la posici6n en las relaciones de genera, las practicas por las cuales los hombres y mujeres se comprameten con esa posici6n de genera, y los efectos de estas practicas en la experiencia corporal, en la personalidad y en La cultura. (CONNEL, 2003, p.36)
AI adoptar una vision dinarnica de la organizaci6n
de la practica, llegamos a una comprension
de la masculinidad y de la feminidad como
proyectos de genero. Estos son procesos de configuracion
de la practica a traves del tiempo, que transforman sus
puntos de partida en las estructuras
de genero. (CONNEL, 2003, p.37)
Efectivamente, en los años noventa aparece un nuevo
objeto de análisis: la masculinidad y su forma
de construcción y de manifestación en el
sistema educativo (SUBIRATS)
"Masculinity must be proved, and no sooner is it proved that it is again questioned and must be proved again - constant, relentless, unachievable, and ultimately the quest for proof becomes so meaningless than it takes on the characteristicas, as Weber said, of a sport. He who has the most toys when he dies wins" (KIMMEL, 1994:122).
"The fear of being seen as a sissy dominates the cultural definitions of manhood" (KIMMEL, 1994:130).
Por otra parte, en los paises industrializados se ha fomentado un nuevo interés por los efectos socializadores de los medios de comunicacion de masas y grupos de presion como agentes decisivos en la formación de los niños. la imagenes mediaticas refuecan a menudo los esteriotipos tradicionales de la masculinidad y descreditan las
imagenes que proponen algun cambio. (kimmel, 2001:64)
“Los Estudios de Performance tienen el compromiso de estudiar la construcción social de las relaciones que se erigen alrededor de los sistemas de creencia ideológicos que nos constituyen, y que organizan nuestra experiencia a través de representaciones, prácticas y regulaciones culturales. Y no lo hacen únicamente desde la práctica artística.”
(Judit Vidiella)
“La crítica de la performance feminista ha sido fundamental en la contribución al debate y crecimiento de la práctica de la performance y de las teorías sobre la constitución de la subjetividad. La recuperación del panorama artístico de los años 60 y 70 desde esta mirada, ha puesto de relieve no sólo la recuperación del papel de las mujeres artistas em un momento en el que su presencia pública era todavía muy minoritária en las instituciones de arte (escuelas, galerías, museos, crítica, historiografía, etc.), sino también por sus aportaciones significativas en la experimentación de otro tipo de prácticas artísticas, en las que las acciones performáticas tuvieron un papel clave en la reivindicación de las políticas del cuerpo.” (Judit Vidiella)
“La performance se va a convertir en una de las palabras clave del s. XXI, no sólo vinculada al campo del arte experimental, sino también al análisis de la funcionalidad en los sistemas tecnológicos y económicos capitalistas; a las formaciones lingüísticas; a la regulación de la fuerza de trabajo, y a las repeticiones reguladoras de género, raza y sexualidad...” (Judit Vidiella)
Performance
identidades fixas
Desestabilidades
“(...) explicaciones abiertamente simplistas, que confían tanto en el determinismo biológico, ignoran la evidencia de que los chicos no son sólo chicos en todas partes ni del mismo modo. Pocas naciones europeas se vangloriarían de unos muchachos adolescentes tan violentos, homofóbicos y misóginos. Ello implica una pregunta: si todo es biológico, ¿ por qué son diferentes los chicos noruegos, franceses o suizos?” (FOSTER; KIMMEL; SKELTON. Ano p. 213)
La verdadera crisis de los chicos es una crisis de violência y deriva de las prescripciones culturales que equiparan la masculinidad con la capacidad para la violencia. Varios datos estadísticos apoyan esta tesis.” (FOSTER; KIMMEL; SKELTON. Ano p. 218)
Como ya es sabido, la desigualdad social entre varones y mujeres
y;la división sexual del trabajo se asientan sobre una naturalización
de las identidades tradicionales de género que hace
aparecer como «natural» lo que no es más que una construcción
social arbitraria de lo biológico y del proceso reproductivo.
En este texto, en cambio, reflexionaremos
sobre qué nos dicen estas relaciones asimétricas en
lo que respecta a las identidades masculinas, esto es, cuáles son
las reacciones más frecuentes entre los varones cuando las relaciones
entre los géneros se hacen simétricas; qué cambios se están
produciendo en los comportamientos y en la imagen que los
varones tienen de sí mismos, y, en último término, qué nos muestran
de la forma de entender el poder y de cómo incide ésta sobre
las identidades de género.
determinismo Biológico??
Con frecuencia, el hombre asume con poca responsabilidad su vida personal, en
parte porque su madre primero, y después su compañera, la han tomado por él.
Podemos estar tan acostumbrados a que alguien satisfaga esas necesidades por noso-
tros que creemos que se trata de un derecho y no de un elemento en una relación de
poder y de subordinación determinada por el género. A los hombres les puede pare-
cer como si el amor se manifestara mediante el hecho de que alguien satisfaga sus
necessidadessin que siquiera haga falta expresarlas con palabras. Con frecuencia esto
es una racionalización del hecho de ue los hombres nunca han aprendido a comuni-
car sus necessidades personales y emocionales y, temerosos del rechazo, nunca apren-
den cómo asumir responsabilidad por sí mismos. (SEIDLER, 2000:178)
De niños se nos dijo muchas veces que los chicos éramos "malos" y
sinvergüenzas"; así que teníamos que sentirnos culpables de nuestros
sentimientos. Tenemos que aprender a refrenar nuestra naturaleza
porque si no "perderemos el control de nosotros mismos" y " haremos
cosas" que nos "pesarán". Como los "chicos son malos" por naturaleza
podemos muy fácilmente partir del supuesto de que la masculinidad
es algo que nunca se puede subsanar, cambiar o transformar, por no
decir discfrutar, celebrar o reconocer como una fuente de placer y
satisfacción. (SEIDLER, 2000:173)
Los hombres que expresan sus emociones, los artistas, de contextura débil, enfermizados, entre otros, tenderían a ser feminizados. Esta interpretación del cuerpo, que se ha transformado en algo natural, llevaría a los hombres a ocultar sus debilidades para no ser catalogados de débiles, afeminados u homosexuales, y a hacer demonstraciones de <hombria> ante los demás comportándose de una manera sexista, heterosexita y homofóbica. (OLAVARRIA, 2004:57)
El hombre es de la calle. La calle es el lugar de los hombres, la casa es el lugar de las mujeres y de los/as niños/as, es un espacio femenino (Fuller, 1997; Gilmore, 1994). Así lo han aprendido desde niños, en su contacto permanente con otros hombres de su edad en los espacios públicos - calles, plazas, campos de deportes, estadios, discotecas, entre otros -. Son espacios a los que van solos, no necesitan la compañia de alguien que les cuide ni ellos la aceptarían, porque eso les feminiza. (OLAVARRIA, 2004:48)
Christian Metz, Stephen Heath e outros mais demonstraram que os processos do cinema de várias maneiras imitam os processos do inconsciente. Os mecanismos que Freud identifica como relativos aos sonhos e ao inconsciente vincularam-se aos mecanismos do cinema. Nessa análise, as narrativas dos filmes, como os sonhos, simbolizam conteúdos latentes reprimidos, a não ser pelo fato de que agora os conteúdos referem-se não ao inconsciente de um indivíduo, mas inconsciente do patriarcado em geral. Se a psicanálise é o instrumento que revela o significado dos sonhos, poderá também desvendar o significado dos filmes. (KAPLAN, 1995, 58)
A passividade revelada pelas fantasias femininasé reforçada pela maneira como as mulheres são posicionadas nos filmes. Ary Ann Doane mostrou num interessante ensaio chamado "The 'womn's film': possession and address", que no único gênero (o melodrama) que, (...), constrói uma espectador feminina, ela como tal é obrigada a participar no que é essencialmente uma fantasia masoquista. Doana ressalta que nos gêneros clássicos mais importantes, o corpo feminino é a sexualidade, fornecendo o objeto erótico para o espectador masculino. (KAPLAN, 1995, 50)
La masculinidad, desde este punto de vista, no es una esencia univesal
y constante, sino más bien ensamblaje fluído y cambiante de siginifica-
dos y comportamientos que varian ostensiblemente. Por eso, habla-
mos de masculinadades, reconociendo las diferentes definiciones
que en torno a este concepto hemos constrído. Pluralizando el
término, assuminos que la masculinidad significa diferentes cosas para diferentes grupos de hombres en diferentes contextos. (KIMMEL,2001:48)
Masoquismo
... nossa cultura está profundamente comprometida com os mitos
das diferenças sexuais demarcadas, chamadas de 'masculina' e 'feminina', que por sua vez giram em torno, em primeiro lugar, de um complexo amaparato do olhar e depois de modelos de domínio-submissão. Tais posicionamentos assumidos pelos dois gêneros sexuais na representação privilegiam nitidamente o macho (através dos mecanismos de voyerismo e fetichismo, que são operações masculinas e porque o seu desejo detém o poder/ação enquanto o da mulher não). Entretanto, como resultado dos movimentos para a liberação da mulher, foi-lhes permitido assumir, na representação, a posição definida como 'masculina', desde que o homem assuma a sua posição, mantendo assim a estrutura, como um todo, intacta. (KAPLAN, 1995, 52)
Voyerismo
Fetichismo
“Durante la década de los cincuenta, por ejemplo, apareció un personaje americano con cierta consistencia que se convertió en modelo de masculinidad adoptado por muchos varones: el hombre de los cincuenta” (BLY, 1998, p. 11).
“Durante da década de los sesenta, apareció otro tipo de hombre. La futilidad y la violencia de la Guerra de Vietanam hicieron que el hombre se preguntase si sabía realmente lo que significaba ser un varón adulto. Si la masculinidad significaba Vietnam, querían ser varones?” (BLY, 1998, p. 12).
Full transcript