Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Modernismo

No description
by

Manuel López

on 7 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Modernismo

El Modernismo literario
En España
A finales del siglo XIX se observan en Europa y América actitudes parecidas a las del Romanticismo, con ideas de tipo inconformista y antiburgués.
En España ciertos jóvenes rechazan los modos de vida y el mundo que los rodea. Detestan la literatura anterior, la de Campoamor y la de Núñez de Arce. No la de Bécquer o Rosalía de Castro. Ven agotado ya al Realismo.
A finales del siglo XIX se notan en Europa y en América
corrientes de ideas de tipo inconformista, antiburgués. Es una especie de vuelta a las actitudes del Romanticismo.
La protesta y la reforma son las notas comunes de la nueva literatura, pero se observan diferencias de actitud en los escritores del momento.
Unos se preocupan ante todo por el arte. Frente al mundo materializado y gris, buscan
la belleza, lo raro, lo exótico, lo exquisito
. Y señalan su inconformismo con formas de
vida bohemia
.
Otros, en cambio, con el mismo afán renovador, se enfrentan con los diversos aspectos de
la decadencia
y analizan
sus causas
. Se trata de una literatura preocupada por los
problemas de España
.
Al principio, se llamó 'modernistas' a los escritores de las dos tendencias. Con el tiempo, ese nombre se reserva a los primeros, especialmente entregados a la renovación estética. Y la etiqueta 'Generación del 98' designa al grupo de escritores guiados por el propósito crítico de la realidad española. Pero los límites entre ambas tendencias no son tajantes, porque rasgos de ambas podemos encontrar en un mismo escritor (Valle-Inclán o Antonio Machado son ejemplos de ello).
Los primeros signos de renovación en la lírica aparecen tanto en España como en Hispanoamérica a finales del siglo XIX, pero ocurre antes al otro lado del Atlántico. Allá por los años 1890 Rubén Darío y otros han adoptado el título de 'modernistas' con actitud provocadora hacia los que así los llamaban de forma despectiva. Desean alejarse de la literatura vigente en la antigua metrópoli y vuelven los ojos a las corrientes francesas. También en España se abren los oídos a las novedades que llegan de Francia.
Ya a mediados del siglo XIX se había iniciado en Francia una reacción frente a la estética romántica. Los escritores franceses se acogieron a dos tendencias: El
Parnasianismo,
liderado por Téophile Gautier, que tiende hacia una poesía "pura" bajo la divisa de '
El arte por el arte
', aspira a la
perfección formal
; se persigue el ideal de una poesía serena, equilibrada, "impasible e impermeable" a las circunstancias. El máximo seguidor fue Leconte de Lisle, de quien cabe destacar su preferencia por la evocación de los grandes mitos griegos, de los exóticos ambientes orientales, de épocas y culturas remotas (el mundo bíblico, el antiguo Egipto, los pueblos germánicos o la España medieval).
Y el
Simbolismo,
creado años más tarde, es una corriente de idealismo poético que arranca con Baudelaire y es seguida por autores de la talla de Verlaine, Rimbaud y Mallarmé.
Para ellos
el mundo sensible es solo reflejo o símbolo de otras realidades escondidas
, y la misión del poeta es descubrirlas (misterio, sueños). La poesía se propone sugerir todo lo que esté oculto en el fondo del alma o de las cosas. Para ello se recurre a un lenguaje fluido, musical ("¡La música por encima de todo!")
El Modernismo hispánico es una
síntesis de Parnasianismo y de Simbolismo
. En cuanto a los temas tratados, los preferidos dirigen su
atención hacia lo exterior sensible

(gusto por la mitología, los recuerdos históricos y legendarios de la Edad Media o del Renacimiento) o la
evasión
hacia lo lejano (oriental o nórdico). De lo contemporáneo se prefiere lo
cosmopolita
(devoción por París). El gusto por la
sensualidad,
las alusiones eróticas, el desnudo, son temas muy queridos por los modernistas.
Los textos modernistas están plagados de
dioses, ninfas, centauros; de príncipes, princesas; de mandarines y de odaliscas. Es un mundo de viejos castillos y pagodas, de jardines perfumados; un mundo en el que aparecen cisnes y libélulas, elefantes y camellos, en el que brillan el marfil y las perlas, las piedras preciosas, los esmaltes,...
Pero no todo es preciosismo. Otra parte de su temática se centra en la
intimidad del poeta
, y los versos se llenan de
melancolía, tristeza y nostalgia
. Son el reflejo de un hondo malestar que recuerda la angustia romántica de quien se siente frustrado por el mundo en el que vive.
El gusto por el otoño y el crepúsculo, o por lo decadente, revelan esa sensibilidad.
Los modernistas, en fin, renovaron profundamente el lenguaje poético con la brillantez y los grandes efectos conseguidos con la evocaciones de las que ya hemos hablado; también con la expresión de lo delicado como reflejo de la intimidad; así ocurre con el uso del color y la musicalidad.
Pero todo ello sucede gracias a un prodigioso manejo del idioma, a base de recursos fónicos como las aliteraciones y las armonías imitativas; el uso de un léxico muy amplio, términos cultos y sugerentes; abundante adjetivación; recurso a la sinestesia, imágenes y símbolos.
Y no hay que olvidar la métrica, enriqueciendo los ritmos. Recurren con frecuencia a la versificación por pies, como hacía la poesía latina. Los versos preferidos son el alejandrino, el dodecasílabo y el eneasílabo, poco usados hasta entonces. Son novedades procedentes de la poesía francesa.
Ciertos jóvenes detestan la vida y el mundo que los rodean y se alzan contra la literatura del Realismo, contra la poesía de Campoamor o de Núñez de Arce (Bécquer y Rosalía de Castro sirvieron de modelos), y contra la prosa oratoria, ampulosa y vacía.
El Modernismo sudamericano es el que da los primeros pasos en la renovación expresiva con precursores como José Martí, Julián del Casal y José Asunción Silva. pero será Rubén Darío quien sintetizó los aciertos de sus predecesores y amplió los temas y las formas. Luego le seguirán muchos otros, como Amado Nervo.
Los precursores del Modernismo en España son Ricardo Gil, Manuel Reina y, sobre todo, Salvador Rueda.
La llegada de Darío a España en 1892 fue decisiva para el desarrollo de la nueva sensibilidad. Sin embargo, el
Modernismo español
tiene unas peculiaridades porque tiene preferencia por lo íntimo.
Menos ninfas, menos princesas, menos cisnes,...y menos sonoridades rotundas
.
Entre los seguidores de Rubén destacan el almeriense Francisco Villaespesa y el catalán Eduardo Marquina.
Y también tendrían cabida en el Modernismo dos figuras principales, Valle Inclán (Sonatas) y Antonio Machado (Soledades)
.
Full transcript