Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Relación padre e hijo en la adolescencia

No description
by

victoria ruiz

on 3 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Relación padre e hijo en la adolescencia

La buena relación entre padre e hijo es fácil y más favorable de llevar a cabo, siempre y cuando cumplas con los requisitos como una buena comunicación, estar presente, apoyo, buena influencia, etc. RELACIÓN PADRE E HIJO EN LA ADOLESCENCIA Una buena relación siempre conduce a buenos resultados como un buen futuro al hijo ya que estará inculcado a una buena relación. La buena relación puede llegar a fallar, ya que en la adolescencia el joven no gusta interactuar con su padre y disminuye la comunicación entre individuos. Cuando sufres de dichos requisitos puede llevarse a cabo una mala relación entre padre e hijo, la cual no permite el intercambio de ideas ni convivencia debido a la ausencia del padre, falta de comunicación, vicios, entre otros. La mala relación generalmente conduce a problemas mayores ya que el hijo puede ser inculcado a actos imprudentes debido a la ausencia de relación con el padre. BUENAS RELACIONES MALAS RELACIONES Existen muchas causas y razones las cuales conducen a que el padre e hijo lleven a cabo una mala relación, como por ejemplo:

•Vicios del padre
•Falta de comunicación
•Falta de la presencia del padre
•Alcohol
•Drogas
•Problemas económicos
•Problemas familiares
•Sobriedad
•Vanidad Causas de una mala relación padre e hijo Todos estos problemas requieren de ser enfrentados y solucionados dentro de la relación. Al pasar el tiempo, sin importar si es mucho o poco, los conflictos se van agudizando más y más, lo cual genera un ambiente de hastió, enojo, desgano, mal humor, depresión. Los efectos que causa el mal ambiente descrito son muy variados, pero entre las cuales los más comunes existen:

• Enojo

• Frustración

• Depresión

• Violencia

• Irritación

• Sobre peso

• Desordenes alimenticios

• Ausencia de sueño

• Baja auto estima

• Inseguridad

• Estrés

• Nerviosismo

• Problemas gástricos Por lo general, podemos considerar tres tipos de relaciones entre padres e hijos, cada uno de ellos muestra la forma más común de pensar de los padres y, por consiguiente, el tipo de hijo que está formando. Según el tipo de relaciones que se establecen entre padres e hijos, podemos hablar de los siguientes métodos: Tipos de relaciones entre padre e hijo: Estos padres piensan: “Los hijos están obligados a obedecen la voluntad de los padres, les guste o no…” MÉTODOS AUTORITARIOS Creen que la única manera de formar hijos responsables es tratándolos con mano dura, en la misma forma que ellos fueron educados, mediante gritos, insultos, golpes y amenazas. En una palabra, los pisotean para doblegarlos y forzarlos a la sumisión. Con este trato, los padres, lo que hacen es deteriorar la relación, porque los hijos se rebelan (especialmente durante la adolescencia) y viven en un continuo enfrentamiento. Promueven el alejamiento, porque los hijos, al ser considerados y tratados como inferiores, no se sienten a la altura de las aspiraciones de sus padres. Los padres que tienen baja autoestima, establecen métodos de control rudos y autoritarios; tienden a ser fríos, hostiles, desaprueban al hijo en todo momento, observándolo como un intruso sin méritos, no esperan mucho de él y así, son ellos mismos los que provocan que sus expectativas negativas, se hagan realidad. Estos papás dan como resultado, hijos con bajo nivel de Autoestima. Les crean profundas dudas sobre su valor y capacidad personal. Desarrollan una inseguridad que los puede llevar a la depresión y a tener conductas autodestructivas (droga, promiscuidad, e incluso, ¡suicidio!…) Aprenden a actuar por temor o por complacer a los demás, no por convicción. No admiran, sino que temen a sus padres… Estos padres piensan: “Los hijos son insoportables y rebeldes, lo único que nos queda es soportarlos hasta que crezcan”. MÉTODOS PERMISIVOS / SOBREPROTECTORES Se inmiscuyen en los asuntos de sus hijos, no permitiéndoles tomar sus propias decisiones.
• Les dan todo lo que piden y aun lo que no necesitan.
• Generalmente, están más interesados en su propia comodidad que en lo que realmente conviene a sus hijos. • Creen que hay que dejarlos hacer lo que quieren para “evitar que se traumaticen”. Además, no los corrigen porque tienen poco tiempo para estar con ellos; temen al conflicto o a perder su afecto si los contrarían.
• No ponen límites, ni enseñan normas, son demasiado tolerantes y, por consiguiente, caen en la sumisión.
• Piensan que formar a los hijos, es cuestión de dejarlos crecer. Como consecuencia, estos padres forman hijos tiranos que ven a sus papás débiles y, por lo tanto, los desprecian, los irrespetan y también se sienten irrespetados. Promueven la irresponsabilidad y una profunda inseguridad e incapacidad, que deterioran su Autoestima. Están basados en igualdad de padres e hijos; se anteponen la dignidad, el valor humano y el respeto mutuo. MÉTODOS EFICACES Dan a su labor de padres la más alta prioridad y disponen de tiempo necesario para compartir y dirigir el desarrollo y la formación de sus hijos.
• Establecen claramente una jerarquía, en la cual ellos son quienes ocupan una posición directiva y tienen el timón del barco, que es la familia.
• Determinan límites dentro de los cuales los hijos pueden tomar decisiones, con responsabilidad por sus actos.
• Comparten lo que piensan y sienten, en lugar de reprimirse y acumular resentimientos.
• Se trazan metas comunes y se respetan las libertades individuales. Hay apoyo y aceptación mutua, con la conciencia de que, por ser humanos, son personas imperfectas y en proceso de formación continua. Los padres, con elevada autoestima, son capaces de realizar los cambios de conducta que las situaciones requieren. Por lo tanto, estarán siempre dispuestos a dialogar y a aceptar a sus hijos y serán promotores de una relación familiar sana. La consecuencia de estas relaciones eficaces es la de crear hijos seguros, responsables, dueños de sí mismos y sujetos de su propia historia, con proyección a otros. En una palabra, con una SANA AUTOESTIMA… Existen diferentes estilos de educar a los hijos por parte de los padres: EDUCACIÓN A LOS HIJOS Los padres se preocupan principalmente por imponer sus ideas y porque su hijo acate su disciplina. •Estilo autocrático: Consecuencias: El adolescente carece de un ambiente en el que ir responsabilizándose e independizándose. Los padres optan por “dejar hacer”, concediendo un ilimitado margen de acción y de decisión a su hijo. •Estilo despreocupado: Consecuencias: No proporciona el tipo de apoyo que necesita el adolescente, hay alto riesgo de que adopte conductas peligrosas. •Los padres valoran la autonomía y la conducta responsable de sus hijos, ejercen un control responsable sobre sus comportamientos y les manifiestan un alto apoyo afectivo. Consecuencias: De este tipo de educación resulta una adolescente autoconfiado, con alta autoestima e independencia. Estilo equilibrado: Consecuencias: De este tipo de educación resulta una adolescente autoconfiado, con alta autoestima e independencia. Una buena relación entre padres e hijos consiste en respeto, comprensión, confianza y preocupación.
Podemos construir una buena relación con nuestros hijos adolescentes pasando más tiempo juntos, cumpliendo promesas, bromeando y valorando sus esfuerzos y puntos fuertes.
Los adolescentes que tienen una buena relación con sus padres tienen menos probabilidades de correr riesgos.
Relación padre optimista - hijo triunfadores
Relación padre creativo - hijo talentoso
Relación padre luchador - hijo optimista
Cuando los hijos se crían en un contexto sano ellos crecen de manera sana y feliz. Ejemplos de relación sana Cuando hay una buena relación íntima con los adolescentes, existen menos probabilidades de que ocurra lo siguiente:

Meterse en problemas en la escuela.
Meterse en problemas por cuestiones como sexo, drogas, alcohol y tabaco.
Además de aceptar la supervisión de los padres, de dialogo y comunicación acerca de problemas posibles. Beneficios Formas para mejorar la relación entre padre e hijo.
-Al dar una información, busca que siempre sea de una forma positiva.
- Obedecer a la regla de que "todo lo que se dice, se cumple".
- Empatizar o ponernos en el lugar del otro.
- Dar mensajes consistentes y no contradictorios.
- Escuchar con atención e interés.
- Crear un clima emocional que facilite la comunicación.
- Pedir el parecer y la opinión a los demás.
- Expresar y compartir sentimientos.
- Ser claros a la hora de pedir algo.
- Aceptar a los hijos, con sus cualidades y no cualidades. ¡GRACIAS!
Full transcript