Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Patrón de alimentación en estudiantes

No description
by

Ruth Vázquez

on 3 September 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Patrón de alimentación en estudiantes

PLN. Ruth Génesis Vázquez Valencia
Adherencia a los patrones de alimentación prudente, occidental y tradicional mexicano en estudiantes de licenciaturas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara
Introducción
En nutrición, representa una visión global del conjunto integrado de alimentos que componen la dieta habitual de un individuo y las cantidades que ingiere (Hu, 2002).
Patrón de alimentación
(Tucker, 2010)
Patrón de alimentación
Patrón de alimentación saludable
Patrón de alimentación no saludable
Planteamiento del problema
La importancia de conocer los patrones de alimentación
(cc) photo by medhead on Flickr
Justificación
Metodología
Describir la adherencia a los patrones de alimentación prudente, occidental y tradicional mexicano de un grupo de estudiantes del Centro Universitario de Ciencias de la Salud
Objetivo general
Los estudiantes del CUCS tienen una alta adherencia al patrón de alimentación occidental, y una baja adherencia a los patrones de alimentación prudente y/o tradicional mexicano.
Hipótesis
Trabajo de campo
Resultados
1.- Maíz y alimentos industrializados
2.- Maíz, alimentos de trigo y leguminosas
3.- Trigo y carnes rojas.
1.- Trigo, postres, botanas y carnes
2.- Consumo alto de lácteos bajos en grasas y cereal de caja
3.- Consumo alto de refrescos e industrializados
4.- Café, los dulces y las leguminosas
477 mujeres mexicanas de 12-19 años.
Método por conglomerados

Se identificaron tres patrones de alimentación “urbano” , “rural” y “occidental”
Método por factores

Se identificaron cuatro patrones de alimentación.
152 estudiantes, hombres y mujeres
de 20 a 28 años
un consumo elevado de comida rápida
Mujeres
ingesta elevada de jugo de fruta natural
Hombres
ingesta elevada de alcohol
Unidad de observación
Alumnos inscritos al séptimo u octavo semestre, de las Licenciaturas en Nutrición, Psicología, Odontología, Enfermería o Medicina del CUCS.
Aparentemente sana.
Que voluntariamente firmen una hoja de consentimiento informado
Transversal descriptivo analítico
Tipo de estudio
Universo de trabajo
Población adulta mayor de18 años, aparentemente sana, profesionales en formación de Licenciaturas de Ciencias de la Salud
Población adulta mayor de 18 años, que cursaron alguno de los dos últimos semestres de las licenciaturas de: Nutrición, Psicología, Odontología, Enfermería y Medicina, del CUCS.
Voluntarios que durante el llenado de encuesta deciden no continuar en el estudio.
Gestante o mujer administrando lactancia materna.
Enfermedad que le impida contestar a la entrevista.
Estudiantes de otros semestres.
Criterios de exclusión
Criterios de inclusión
Cálculo de la muestra
Prevalencia de Síndrome metabólico y sus determinantes ambientales en profesionales formados o en formación en ciencias de la salud de diferentes países de América Latina.
86 estudiantes
Obtener datos generales
Antropometría y presión arterial
Aplicación del cuestionario de frecuencia de consumo
Reclutamiento
Identificación de sujetos potenciales
Recolección de datos
Agradecimiento y recomendaciones generales
Procesamiento de datos
Respecto a la adherencia de los patrones se puede concluir que en esta población de acuerdo al sexo: hombres y mujeres tienen una baja adherencia al patrón prudente y una moderada adherencia al patrón occidental. No obstante en el patrón mexicano, los hombres tienen una adherencia moderada y las mujeres una adherencia alta a este patrón.
De acuerdo a las diferentes licenciaturas en salud: la carrera de nutrición y psicología presentaron una alta adherencia al patrón prudente. Los alumnos de odontología tuvieron una alta adherencia al patrón occidental. Finalmente, la carrera de medicina y nutrición se adhirieron más el patrón tradicional mexicano.
Conclusiones
Agradecimientos
Metodología
Introducción
Introducción
Introducción
Antecedentes
Resultados
Población
Población
111 estudiantes
75 mujeres y 36 hombres de 18 a 24 â
Una dieta rica en proteínas/grasas y baja en hidratos de carbono, específicamente en alimentos ricos en fibra.
Antecedentes
Introducción
Introducción
Resultados
Antecedentes
Antes
Hoy
Director de tesis:
Dra. Yolanda Fabiola Márquez Sandoval
Co-director de tesis:
Dra. Barbara Vizmanos Lamotte
Guadalajara, Jalisco. Octubre 2012
Los medios de comunicación
Televisión
Internet
La influencia de países desarrollados
Lo anterior se refleja en todos los países del mundo, tanto en
países desarrollados como en países en vías de desarrollo
. Por esta razón el estudio de patrones se ha convertido en una
herramienta importante
para conocer
la dieta habitual
de un
individuo
y por tanto de una
población.
En la literatura se han considerado diferentes patrones de alimentación:
Patrones de alimentación
Se relaciona positivamente con el aumento de colesterol HDL en sangre.
Patrón occidental
Patrón prudente
Planteamiento del problema
Patrón tradicional mexicano
Se relaciona con el aumento en las concentraciones sanguíneas de lipoproteínas de baja densidad y triglicéridos.
(Eilat-Adar, et al., 2012)
(Bouchard et al., 2010)
Ha mostrado efecto protector contra diversos tipos de cáncer, síndrome metabólico y otras enfermedades cardiovasculares.
(OMS, 2012)
4 son en población general
3 artículos en universitarios
Transversal con 851 Irlandeses mayores de 59 años
Transversal
Irán
425 adultos de 35-55 â
Transversal
Sonora, México
38 participantes 35-45 â.
Transversal observacional analítico
México
477 de 12-19 años.
Transversal
Venezuela
152 participantes de 20 a 28 â
13 estudios de patrones de alimentación:
7 transversales
2 de casos y controles
4 prospectivos
El patrón más consumido
en esta población fue el
tradicional irlandés
(se caracteriza por una ingesta elevada de pan blanco y cereales refinados, mantequilla, leche entera y productos lácteos, postres y dulces, y una baja ingesta de bebidas alcohólicas y pescado).
Resultados
Resultados
Transversal
México
5240 participantes de 20 a 70 â
El
patrón prudente
fue más frecuente en las mujeres.
Resultados
Prospectivo
Suecia
3452 participantes
25-74 años
Los resultados revelaron que
la mayoría
de la población (40%) sigue un
patrón de café
(el cual se compone de café, queso, pan integral, azúcar, tomate,pan crujiente, manzana, papa cocida, leche semi-descremada y lechuga), en comparación con los otros patrones de alimentación encontrados (saludable, azúcar, tradicional de Suecia y de comida rápida).
Resultados
Casos (200) y
controles (800)
Uruguay
700 participantes de 30 a 79 â
El
patrón occidental (38%)
más frecuentes en la población en grupo de casos.
Resultados
Dos artículos en población masculina
Resultados
La población tuvo
un alto consumo de fibra dietética
la cual se relaciona con la dieta sonorense (frijol, tortilla de maíz y de harina de trigo).
(De Stefani et al., 2011).
(Ballesteros et al., 1998)
(Denova et al., 2010).
(Villegas et al., 2003).
(Amini et al., 2009).
(Berg et al., 2008).
Prospectivo
Estados Unidos
1604 de 38-63 â.
Resultados
La mujeres seguían más el
patrón occidental.
(Fung et al., 2004)
Resultados
La mayoría de la población seguía un
patrón rural (47.9%)
(la cual se basa en maíz y pequeñas cantidades de verduras y frutas).
Cuatro artículos en población femenina
Resultados
Reportaron en general :
preferencia por el
consumo de comida rápida
(hamburguesas, pastelitos y pizza)
consumo de
agua superior a dos vasos diarios.
Transversal
País Vasco, España
111 estudiantes
18 a 24 â
Los
estudiantes
refieren a un elevado consumo de
comida chatarra
Resultados
Antecedentes
Prospectivo
República dominicana
150 estudiantes de medicina
Resultados
los estudiantes de medicina de los ciclos más avanzados

consumo
excesivo de dulces y proteínas
y un
bajo consumo de alimentos nutritivos.
La población siguió más el
patrón occidental.
(Lozada et al., 2007).
(Barranco et al., 2003)
(Irazusta et al., 2007)
Talla
Peso
Circunferencia de cintura
Presión arterial
«Resultados expresados en medias (desviación estándar) para variables cuantitativas. ªPara variables cualitativas % (n). Valor p obtenidos mediante la prueba t-test para variables cuantitativas y la prueba chi-cuadrada para variables cualitativas. *El valor p<0.05 se consideró estadísticamente significativo. En negritas resultados más destacados.
Energía 2792 kcal
ªDatos expresados % (n). 'Cuartiles son los valores que dividen al conjunto de datos ordenados en cuatro porciones. Valor p obtenidos mediante la prueba chi-cuadrada para variables cualitativas.
ªDatos expresados % (n). 'Cuartiles son los valores que dividen al conjunto de datos ordenados en cuatro porciones. Valor p obtenidos mediante la prueba chi-cuadrada para variables cualitativas.
Características generales de la población
Características generales de la población
Ingesta de macronutrimentos y energía total de la población
50%
31%
18%
Grasa saturada 9.8%
Grasa monoinsaturada 9.6%
Grasa poliinsaturada 5.8% Colesterol 315mg
Frecuencia de consumo por grupo de alimentos por género
*p= <0.05
*
*
Frecuencia de consumo por grupo de alimentos por carrera.
«Resultados expresados en medias (desviación estándar) para variables cuantitativas. ªPara variables cualitativas % (n). Valor p obtenidos mediante la prueba t-test para variables cuantitativas y la prueba chi-cuadrada para variables cualitativas. *El valor p<0.05 se consideró estadísticamente significativo.En negritas resultados más destacados.
ªDatos expresados % (n). 'Cuartiles son los valores que dividen al conjunto de datos ordenados en cuatro porciones. Valor p obtenidos mediante la prueba chi-cuadrada para variables cualitativas.
Adherencia al
patrón prudente
de acuerdo al género
Adherencia al
patrón occidental
de acuerdo al género
Frecuencia de adherencia al
patrón prudente
por carrera
Adherencia al
patrón tradicional mexicano
de acuerdo al género
Frecuencia de adherencia al
patrón occidental
por carrera
p=0.03
Carrera
Porcentaje de adherencia
Porcentaje de adherencia
Carrera
Fibra 22g
Discusión
Discusión
Discusión
Adaptación de un patrón no saludable
La transición nutricional en México se puede explicar por diversos factores
Esto podía deberse a:
Aparente desarrollo económico en la última década
La distribución de la riquezas sigue siendo desigual
A modificar el estilo de vida, los hábitos alimentarios, las costumbres y la conducta.
ha contribuido
provoca
Que regiones del país se vean afectadas.
La población estudiada, no está siguiendo un patrón de alimentación saludable (ni prudente, ni mexicano).
esto podría deberse a:
*La etapa de escolar que está viviendo.
*Falta de tiempo para comer algo nutritivo.
*La poca disponibilidad de establecimientos de comida saludables.
*Los alumnos no tienen los conocimientos sobre los beneficios del consumo de un patrón saludable.
*Al aumento desmedido en el número de establecimientos de comida rápida en los últimos años.
El tamaño de la muestra no es representativo del CUCS.
En la literatura no se define con exactitud la dieta tradicional mexicana.
Para este estudio se presentaron algunas limitaciones:
Sin embargo.....
Es el primer estudio de patrones de alimentación en estudiantes de ciencias de la salud.

Este trabajo es uno de los pocos que reporta la adherencia al patrón tradicional mexicano.

El cuestionario de frecuencia de consumo está validado para la población mexicana (Macedo-Ojeda, G. et al., 2012).

Para el análisis se utilizó un software especializado y adaptado para el cuestionario (Macedo, G. & Rentería, H., 2012).
Discusión
Dedicatoria
(Pérez et all., 2009)
Entrega de resultados
Por medio del
estudio de patrones de alimentación
se pueden conocer los
hábitos de alimentación
de una persona. Que pueden mejorar o perjudicar la salud.

La literatura ha demostrado la eficacia de la modificación de varios aspectos en los patrones de alimentación para la
prevención o el tratamiento de las enfermedades
(Liese, Bortsov et al. 2010).
Patrón prudente
Cereales refinados
Carnes procesadas
Alimentos de origen de animal con alto aporte de grasa (AOAA)
(cc) photo by medhead on Flickr
Frutas
Verduras
Leguminosas
Alimentos de origen animal con bajo aporte de grasa (AOAB)
Pescado y mariscos
Cereales integrales
Patrón occidental
(cc) photo by medhead on Flickr
Alimentos de origen animal con alto aporte de grasa
(AOAA)
Carnes procesadas
Papas
Alimentos industrializados
Bebidas endulzadas
Grasa saturada
Grasa poliinsaturada
Agua natural
Cereales integrales
Frutas
Verduras
Alimentos de origen animal
de bajo y moderado aporte
de grasa (AOA B Y M)
Frutas y verduras
Leguminosas
(cc) image by rocketboom on Flickr
(cc) image by quoimedia on Flickr
Pequeñas
cantidades de alimentos
de origen animal
Patrón tradicional
mexicano
Prospectivo
Michoacán
50 participantes
>40 â.
Resultados
El patrón más frecuente consistió en
almidones a partir de tortilla y frijoles
(Muñoz and Carranza, 2004)
Casos(1248) y
controles (1148)
Estados Unidos
25-75 â.
Resultados
Se pudieron observar
tres patrones
de alimentación;
occidental, carne/almidón, verduras/soya.
(Wu et al., 2009)
Análisis estadístico
Agradecimientos
(Casanueva, et al., 2008)
Los patrones de alimentación de México
Cereales
Justificación
Justificación
Variables cuantitativas:
Valor p obtenido mediante la prueba t-test para comparar dos grupos y para más de dos grupos se utilizó la prueba ANOVA, resultados expresados en medias (desviación estandar)
Variables cualitativas
:
Valor p obtenido mediante la prueba chi-cuadrada, resultados expresados en porcentaje (numero de participantes)
Pruebas estadísticas
El valor p<0.05 se consideró estadísticamente significativo.
Método por conglomerados
Análisis de patrones de alimentación
A partir de la frecuencia de consumo de alimentos
frutas
verduras
cereales integrales
cereales refinados
papas (en diferentes presentaciones)
maíz y sus derivados
leguminosas
bebidas endulzadas
grasas saturadas
grasas poliinsaturadas
alimentos industrializados
carnes procesadas
alimentos de origen animal de bajo, moderado y alto aporte de grasa
pescados y mariscos
agua natural
Gramos= energía
(kilocalorías)
Las kilocalorías de cada grupo se estandarizaron a puntaje z
Dichos porcentajes de energía de los grupos de alimentos fueron divididos en cuartiles.
A partir de estos datos:
Se busco el cumplimiento de cada característica de los patrones prudente, occidental y tradicional mexicano.
En el caso de
cumplir
con alguna característica del patrón analizado
se asigno el valor 1
, en caso contrario se asigno
un valor 0
.
Cada
individuo
en
promedio
podía obtener
un puntaje máximo de 10 puntos
de
adherencia
a cada patrón de alimentación.
Gramos por día de los grupos de alimentos
*
*
Grupos de alimentos
Grupos de alimentos
La mayoría de los estudiantes presentaron una alta y moderada adherencia al consumo de un patrón occidental, el cual es considerado un patrón NO SALUDABLE.
Conclusión
Bibliografía
AHA. AHA Dietary Guidelines: Revision 2000: A Statement for Healthcare Professionals From the Nutrition Committee of the American Heart Association. Dallas, Texas. 2000; Available from:http://stroke.ahajournals.org/content/31/11/2751.full.pdf+html.
Amini M, Esmallzadeh A, Shafaeizadeh S, Behrooz J, Zare M. Relationship between major dietary patterns and metabolyc syndrome among individuals with impaired glucose tolerance. Endocrine and Metabolism Research Center 2009; 26(10):986-92
Azadbakht L, Fard NR, Karimi M, Baghaei MH, Surkan PJ, M. R, et al. Effects of the Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH) eating plan on cardiovascular risks among type 2 diabetic patients: a randomized crossover clinical trial. Diabetes Care 2011; 34(1):55-7.
Ballesteros MN, Cabrera RM, Saucedo MD. Consumo de Fibra dietética, sodio, potasio y calcio y su relación con la presión arterial en hombres adultos normotensos. Salud Pública de México 1998; 40(3).
Barquera S, Rivera J, Gasca A. Políticas y programas de alimentación y nutrición en México. Salud Pública de México 2001; 43(5).
Barranco J, Ariza L, Hérnandez M. Estado nutricio y patrón alimentario de los estudiantes de medicina del INTEC, según el índice de masa corporal, febrero-abril 2003. Ciencia y sociedad 2003; XXVIII (3).
Berg CM, Lappas G, Strandhagen E, Wolk A, Torén K, Rosengren A, et al. Food patterns and cardiovascular disease risk factors: The Swedish INTERGENE research program. American Journal Clinic Nutrition 2008; 88:289-97.Berz JP, Singer MR, Guo X, Daniels SR, Moore LL. Use of a DASH food group score to predict excess weight gain in adolescent girl in the National Growth. Archives of pediatric & adolescent medicine 2011; 165(6):540-6.Bouchard MA, Paradis AM, Godin G, Lamarche B, Pérusse L, Vohl MC. Associations between dietary patterns and LDL peak particle diameter: a cross-sectional study. Journal of the American college of Nutrition. [Artículo científico ] 2010;29(6):630-7.Casanueva E, Kaufer M, Pérez AB, Arroyo P. Nutriología Médica. México Editorial Médica Panamericana, S.A.; 2001. Casanueva E, Kaufer M, Pérez AB, Arroyo P. Nutriología Médica. Edición a, editor. México: Editorial Médica Panamericana, S.A.; 2008.
Cervera P, Clapés J, Rigolfas R. Alimentación y dietoterapia. Edición, editor: McGRAW-HILL-INTERAMERICANA DE ESPAÑA, S.A.U.; 2004. Coplamar, editor. Necesidades esenciales de México. Situación actual y perspectivas al año 2000. México: Siglo XXI editores; 1982.De Paula TP, Steemburgo T, J.C. DA, Dall´alba V, Gross JL, De Azevedo MJ. The role of Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH) diet food groups in blood pressure in type 2 diabetes. British Journal Nutrition 2011; 6(1-8).
De Stefani E, Ronco A, Deneo H, Correa P, Boffetta P, Acosta G, et al. Dietary patterns and risk of adenocarcinoma of the lung in males: a factor analysis in Uruguay. Nutrition and cancer 2011; 63(5):699-706.Díaz D. Patrón alimentario, cocina y dieta: Definiciones antropológicas. 2011; Available from:www.antropocaos.com.ar.De Luis D, Bellido D, García P. Dietoterapia, nutrición clínica y metabolismo. España 2010.Denova E, Castañon S, J.O. T, Gallegos K, Flores M, Dosamantes D, et al. Dietary patterns are associated with metabolic syndrome in an urban Mexican population. The Journal of nutrition 2010; 140(10):1855-63.Eilat S, Mete M, Fretts A, Fabsitz R, Handeland E, Loria C, et al. Dietary patterns and their association with cardiovascular risk factors in a population undergoing lifestyle changes: The Strong Heart Study. Nutrition, Metabolism e Cardiovascular Disease 2011.Fernández-Ballart JD, Piñol JL, Zazpe I, Corella D, Carrasco P, Toledo E, et al. Relative validity of a semi-quantitative food-frequency questionnaire in an elderly Mediterranean population of Spain. British Journal of Nutrition; 2010; 103(12):1808-16. Fernandez C, Dommarco J, Shamah T, Villalpando S, Hernández S, Sepúlveda J. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006. Instituto Nacional de Salud Pública. Cuernavaca, México 2006. Flores M, Macias N, Rivera M, Lozada A, Barquera S, Rivera J, et al. Dietary patterns in Mexican adults are associated with risk of being overweight or obese. Journal of nutrition 2010; 140(10):1869. Fung TT, Schulze M, Manson JE, Willett WC, Hu FB. Dietary Pattern, Meat Intake, and the Risk of Type 2 Diabetes in Women. Archives of Internal medicine 2004;164.
Gibney M, Margetts B, Kearney J. Nutrición y salud pública. Zaragoza, España 2006.
Heidemann C, Schulze M, Franco O, Van Dam R, Mantzoros S, Hu FB. Dietary Patterns and Risk of Mortality from Cardiovascular Disease, Cancer, and All Causes in a Prospective Cohort of Women. Journal of the American Heart Association 2008; 118:230-7.
Hu FB, Rimm E, Smith SA, Feskanich D, Stanpfer MJ, Ascherio A, et al. Reproducibility anda validity of dietary patterns assessed with a food-frequency questionnaire American Journal Clinic Nutrition 1999;69:243-9.
Hu FB. Dietary pattern analysis: a new direction in nutritional epidemiology. Current Opinion in Lipidology 2002; 13:3-9.
Irazusta A, Hoyos I, Díaz E, Irazusta J, Gil J. Alimentación de estudiantes universitarios 2007; 8:7-18.
Kris P, Burns J. Cardiovascular Nutrition. Estados Unidos de América The American dietetic association; 1998.
Latham MC. Nutrición Humana en el mundo del desarrollo. Roma 2002.
Lin J, Fung T, Hu FB, Curhan GC. Association of dietary patterns with albuminuria and kidney function decline in older with women: a subgroup analysis from the Nurse´s Health Study. American journal of kidney diseases: the official journal of the National kidney Foundation 2011; 57(2):245-54.
Liese AD, Bortsov A, Günter LB, Dabelea D, Reynolds K, Standiford DA, et al. Association of DASH diet With Cardiovascular Risk Factors in youth With Diabetes Mellitus 2010.
López E, Schulze M, Manson JE, Meigs JB, Albert CM, Rifai N, et al. Consumption of (n-3) Fatty Acids Is Related to Plasma Biomarkers of Inflammation and Endothelial Activation in Woman. The American Society for Nutritional Sciences Journal Nutrition 2004; 134:1806-11.
López P, Hunot C, Altamirano M, Macedo G, Vizmanos B. Manual de prácticas de evaluación del estado nutricio. 1 ed. Guadalajara Universidad de Guadalajara; 2007.
Lozada LA, Flores M, Rodríguez S, Barquera S. Patrones dietarios en adolescentes mexicanas. Una comparación de dos métodos. Encuesta Nacional de Nutrición, 1999. Salud Pública de México 2007; 49(4).
Macedo F, Vizmanos B, Márquez Y, Fernández J. Validación de un cuestionario semicuantitativo de frecuencia de consumo de alimentos (CFMx) 2012.Márquez YF, Bulló M, Vizmanos B, Casas P, Salas J. Un patrón de alimentación saludable: la dieta mediterránea tradicional 2008; 16:11-22.
Márquez YF. Alimentación Mediterránea, riesgo cardiovascular, metabolismo de la glucosa e inflamación. España: Universitat Rovira I Virgili; 2009.Millen B, Quatromoni P, Gagnon D. Dietary patterns of men and women suggest targets for health promotion: the Framingham Nutrition Studies. American Journal Health Promotion 1996; 11:43-53.
Mozaffarian D, Appel L, Van L. Recent Advances in Preventive Cardiology and Lifestyle Medicina. American Heart Association 2011; 123:2870-91.
Mahan K, Escott S. Krause. Dietoterapia. 2009.
Muñoz AI, Carranza J. Perfil alimentario de un población rural de Michoacán y su asociación con obesidad, diabetes e hipertensión. Medicina Interna de México 2009; 26(1):24-30.
Nettleton JA, Steffen LM, Ni H, Liu K, Jacobs DR. Dietary patterns and risk of incident type 2 diabetes in the Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis. Diabetes Care 2008; 31(9):1777-82.
Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2005, Servicios de Salud, Promoción y Educación para la Salud en Materia Alimentaria. Criterios para Brindar Orientación (NOM-043-SSA2-2005).
Nutrional Epidemiology Issuers in Chronic Disease at the Turn of the Century [database on the Internet] 2000.
OMS. Enfermedades cardiovasculares 2012; Available from:http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs317/es/index.html.
Pérez NG, Moya MZ, Bauce G, Cueva E, Peña R, Flores Z, et al. Patrones y hábitos de alimentarios: reflejo de lo que comen los jóvenes ucevistas. Revista de la Facultad de Medicina 2009; 32(1).
Pinto JA, Carbajal A. Nutrición y salud. Madrid Nueva Imprenta.; 2006. Available from:http://www.publicacionesisp.org/productos/1._la_dieta_equilib._baja.pdf.
Popkin B. Global nutrition dynamics: the world is shifting rapidly toward a diet linked with no communicable disease. American Journal Clinic Nutrition 2006;84:289-98.
Ramírez J, García C, Cervantes R, Mata N, Zárate F, Mason F, et al. Transición alimentaria en México. Anales de pediatría; 2003; 58(6):568-73
Reynoso R. La alimentación del mexicano y la incidencia de diabetes tipo 2. Revista Especializada en Ciencias Químico-Biológicas 2007; 10(1):36-8.
Sanabria PA, González LA. Estilos de vida saludable en profesionales de la salud Colombianos. Revista Médica 2007; 15(2):207-17.
Sofi F, Abbate R, Gensini G, Casini A. Accruiong evidence on benefits of adherence to the Mediterranean diet on health: an updated systematic review and meta-analisys.American Journal Clinic Nutrition 2010; 92:1189-96.
Trichopoulou A. Modified Mediterranean Diet and Survival: Epic-Elderly Prospective Cohort Study 2005; 330(7498):991-5.
Trichopoulou A, Lagiou P. Healthy Traditional Mediterranean Diet: An Expression of Culture, History, and Lifestyle. Nutrition Reviews 1997; 55(11):383-9.
Tucker KL. Dietary patterns, approaches, and multicultural perspective. Applied physiology Nutrition, and Metabolism and the Canadian Journal of Public. [Artículo científico] 2010 35(2):211-8.
USDA. Choose my plate 2011; Available from:http://www.choosemyplate.gov/.
Villegas R, Salim A, Collins MM, Flynn A, Perry IJ. Dietary patterns in middle-aged Irish men and woman defined by cluster analysis. Public Health Nutrition 2003; 7(8):1017-24.
Willett WC. Will high-carbohydrate/low-fat diets reduce the risk of coronary heart disease? Proc Soc Exp Biol Med 2000;225:187-90.
Wu AH, Yu MC, Tseng CC, Stanczyk FZ, Pike MC. Dietary patterns and breast cancer risk in Asian American woman. American Journal Clinic Nutrition 2009; 89:1145-54.
Bibliografía
La mayoría de los estudiantes presentaron una muy baja y baja adherencia a los patrones de alimentación prudente y tradicional mexicano, los cuales son considerados como patrones SALUDABLES.
Conclusión
Cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos
%Energía
por grupo de alimento
Ingesta de energía del grupo de alimento x 100
Ingesta total de energía
Obtuvieron
cuartil 1 y 2
cuartil 3 y 4
bajo consumo
alto consumo
(USDA, 2005)
*
p=<0.05
*
Gracias
Equipo LatinMets
A Dios por por la vida y por todo lo que me regala cada día
Fortalezas
*
*
Full transcript