Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Historia del Arte, Ernst Gombrich

Introduccion, Capitulos 1 y 2 (Patricio Fritz y Stephanie Retamal)
by

patricio fritz

on 8 August 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Historia del Arte, Ernst Gombrich

El arte y los artistas : Introducción,
capítulos 1 y 2

Historia del Arte
Gombrich

Como modo de introducción queremos empezar tomando una frase que sintetiza de algún modo este tema:
"No existe, realmente, el Arte. Tan sólo hay artistas."
(Gombrich Ernst H, Historia Del Arte, editorial Diana, México, página 15)
Introducción: El arte y los artistas.
Al ver una obra de arte, el encontrarla "bonita", va a variar dependiendo de cada persona.
Un ejemplo es cuando el artista Rubens realizó un retrato de su hijo, el cual presentaba rasgos finos y hermosos para su padre.
Otro ejemplo que vemos es cuando Alberto Durero dibujó a su anciana madre, para él su madre reflejaba la belleza de la vejez, pero no muchos compartían los gustos y la visión de belleza que tenia Durero.
Para mucho, su retrato no refleja
realmente la belleza (cada uno tiene una visión propia de belleza).
"la hermosura de un cuadro no reside
realmente en la belleza de su tema".
(ibidem, página 18)
Pablo Picasso Gallo, 1938.
Carboncillo sobre papel, 76 x 55 cm;
colección particular.
Théodore Géricault
Carreras de caballos en Epsom, 1821.
Óleo sobre lienzo, 92 x 122,5 cm;
Museo del Louvre, París.
Eadweard Muybridge
Caballo al galope, 1872.
Secuencia fotográfica;
Musco Kingston- upon-Thames.
Caravaggio San Mateo, 1602.
Pintura de altar; óleo sobre lienzo,
223 X 183 cm; destruido; antiguamente, en Museo del kaiser Federico, Berlín.
Caravaggio San Mateo
, 1602. Pintura de altar;óleo sobre lienzo, 296,5 X 195 cm; iglesia de S. Luigi dei Francesi, Roma.
Capítulo 1:EXTRAÑOS COMIENZOS
Pueblos prehistóricos y primitivos; América antigua
Caballo, h. 15000-10000 a.C.
Pintura rupestre; Lascaux, Francia.
Bisonte, h. 15000-10000 a.C. Pintura rupestre; Altamira, España
Dintel de la casa de un jefe maorí, inicios del siglo XIX. Madera tallada, 32 x 82 cm; Museum of Mankind, Londres.
Cabeza tic un negro: representa probablemente a un mandatario (oni) de Ife, Nigeria, siglos X1I-XIV. Bronce, 36 cm de altura; Museum of Mankind, Londres.
Máscara ritual papua de la región del Golfo, Nueva Guinea, h. 1880. Madera, tejido de corteza y fibra vegetal, 152,4 cm de altura; Museum of Mankind, Londres.
Cabeza del dios de la muerte, de un altar de piedra maya hallado en Copán, Honduras, h. 500-600. 37 X 104 cm; Museum ofMankind, Ix>ndres.
Máscara de danza inuii de Alaska, h. 1880. Madera pintada, 37 X 25,5 cm; Museo Etnológico, Museo Nacional, Berlín.
Vasija con la forma do un hombre tuerto, hallada en el valle de Chicanná, Perú, h. 250-550. Arcilla, 29 cm de altura; Instituto de Arte de Chicago.
Tláloc, dios azteca de la lluvia, siglos XIV- XV. Piedra, 40 cm de altura; Musco Etnológico, Museo Nacional, Berlín.
Aborigen australiano dibujando el esquema de un opossum totèmico sobre una roca.
Capítulo 2: ARTE PARA LA ETERNIDAD
Egipto, Mesopotamia, Creta.
La Gran Pirámide de Giza, h. 2613-2563 a.C.
El jardín de Nebamun, h. 1400 a.C. Pintura mural en una tumba de Tebas, 64 X 74,2 cm: Museo Británico, Londres.
Retrato de Hesire, (en una puerta de madera de su tumba), h. 2778-2723 a.C. Madera; 115 cm de altura; Museo Egipcio, El Cairo.
Pintura mural en la tumba de Knumhotep, h. 1900 a. C. Hallada en Beni Hassan; de un dibujo del origina] publicado por Karl Lepsius, Denkmaler, i 842.
Aves en una acacia. Detalle de la ilustración 35; de una pintura copia del original según Nina Macpherson Davies.
Akenatón y Nefertiti con sus hijos, h. 1345 a.C Relieve en piedra caliza de un altar, 32,5 x 39 ern; Sección Egipcia del Museo Nacional, Berlín.
Daga, h. 1600 a.C. Hallada en Micenas; bronce incrustado en oro, plata y niel, 23,8 cm de longitud; Museo Arqueológico Nacional, Atenas.
Tutankamón y su esposa, h. 1330 a.C. Detalle del trono de madera tallada, pintada y dorada hallado en su tumba; Museo Egipcio, El Cairo.
Fragmento de un arpa, h. 2600 a.C. Hallado en Ur; madera dorada e incrustada; Museo Británico, Londres.
Estela del rey Naramsin, h. 2270 a.C. Hallada en Susa; piedra, 200 cm de altura; Museo del Louvre, París
Ejército asirio sitiando una fortaleza, h. 883- 859 a.C. Detalle de un relieve en alabastro del palacio del rey Asurnasirpal en Nimrud; Museo Británico, Londres.
Artesano egipcio trabajando en una esfinge de oro, h. 1380 a.C. Copia de una pintura mural en una tumba de l ebas; Museo Británico, Londres.
Pedro Pablo Rubcns Retrato de su hijo Nicolás, h. 1620. Lápiz negro y rojo sobre papel, 25,2 X 20,3 cm; Galería Albertina, Viena.
Alberto Durerò Retrato de su madre, 1514. Lápiz negro sobre papel, 42,1 x 30,3 cm; Gabinete de Estampas del Museo Nacional, Berlín
Bartolomé Esteban Murillo Golfillos, h. 1670- 1675. Óleo sobre lienzo, 146 x 108 cm; Antigua Pinacoteca, Munich.
Pieter de Hooch Mujer pelando manzanas en un interior, 1663. Oleo sobre lienzo, 70,5 x 54,3 cm; colección Wallace, Londres.
Melozzo da Forll Angel, h. 1480. Fresco, detalle; Pinacoteca, Vaticano.
Hans Memling Ángel, h. 1490. Detalle de un retablo; óleo sobre tabla; Real Museo de Bellas Artes, Amberes.
Guido Reni El Cristo coronado de espinas, h. 1639-1640. Óleo sobre lienzo, 62 X 48 cm; Museo del Louvre, París.
Maestro toscano Cabeza del Cristo, h. 1175-1225. Detalle de una crucifixión; temple sobre tabla; Galería de los Uffizi Florencia.
Alberto Durero Liebre, 1502. Acuarela y aguada sobre papel, 25 X 22,5 cm; Galería Albertina, Viena.
Re ni brande van Rijn Elefante, 1637- Lápiz negro sobre papel, 23 X 34 cm; Galería Albertina, Viena.
Pablo Picasso Gallina con polluelos, 1941-1942. Grabado, 36 x 28 cm; ilustración para Historia natural, de Buffon.
Cueva de l.ascaux, Francia, h. 15.000 - 10.000 a.C
Cabeza retrato, h. 2551-2528 a.C. Hallada en la tumba de Giza; piedra caliza, 27,8 cm de altura; Museo de Arte Histórico, Viena
Detalle de la ilustración.
Aplicación en la enseñanza básica
Preguntas de reflexión
Organizadores gráficos
Historia Del Arte
Introducción
¿belleza como sinónimo de bueno?
Abocetamiento y Expresión
Crear leyes o normas para el arte no resulta conveniente ya que cada pintor o artista es incapaz de notar cuando una pintura podrá ser una obra maestra
Artistas no piensan que su obra sera una belleza
Todos somos artistas de distintas maneras
Relacion iglesia y arte
Extraños Comienzos
Arquitectura como arte
Comienzos de expresiones
Destrezas Nativas
Civilizaciones de América
crónica gráfica
Esculturas y retratos conmemorativos (conservar vivos el recuerdo de sus faraones y reyes)
precisión y simetría
En mesopotamia el arte fue accidentalmente
Reflexión final
Los niños harán una actividad relacionada al tema, la cual será que cada uno realizarán un dibujo, el cual para ellos tenga un significado especial y que en él encuentren lo que para ellos es belleza. luego lo presentarán al curso y sus compañeros opinarán acerca del dibujo.
1.¿Como debemos enseñar la "historia del arte"?
2.¿Como enseñaremos a los estudiantes que el valor del arte esta en su intención y no en su belleza?
3.¿De que manera podemos inculcar a los estudiantes, desde los mas pequeños, a apreciar el arte y su riqueza valórica y cultural ?
El arte tiene la capacidad de relacionar el arte de nuestros tiempos al de unos mil años atrás.

Nosotros sabemos que Egipto es conocido por sus grandes pirámides de gigantescas piedras.
"Por remotas y misteriosas que puedan parecemos, mucho es lo que nos revelan acerca de su propia historia". (ibidem, página 54)
"El faraón era considerado un ser divino ... al abandonar esta tierra, subiría de nuevo a la mansión de los dioses de donde había descendido". (Ibidem, página 54)
. Realizar una pirámide para la memoria del faraón no era suficiente, por lo cual realizaban retratos de los faraones.
"se hallan entre las obras más bellas del arte egipcio . Hay en ellas una simplicidad y una solemnidad que no se olvidan fácilmente". (ibidem, página 58)

A pesar de su geométrica rigidez no son considerados tan primitivos como los de las máscaras nativas que se trataron anteriormente. La combinación de geometría y la observación de la naturaleza, es lo que principalmente caracteriza al arte egipcio, su método se parece más al del cartógrafo que al pintor.
"No era lo más importante la belle­za, sino la perfección". (ibidem. página 60)
"Muchos dibujos infantiles aplican un principio semejante. Pero los egipcios eran mucho más consecuentes en su aplicación de estos métodos que los niños". (ibidem, página 61).
Es por estas técnicas, que los retratos, sus cabezas eran de perfil, y el resto de cuerpo de frente.
El artista egipcio comenzaba su obra dibujando líneas rectas sobre la pared, y realizaba el dibujo cuidadosamente sobre esas líneas. Pero este método no le privó la observación de los detalles de la naturaleza.
"Los egipcios dibujaban al señor en tamaño mucho mayor que a sus criados, e incluso que a su propia mujer". (Ibidem, página 62)
El estilo egipcio, se construye con una serie de leyes estrictas que cada artista tuvo que aprender a temprana edad.
"Cada uno de aquellos artistas tuvieron que aprender el arte de escribir bellamente, tenían que grabar en una piedra cuidadosamente cada símbolo de los jeroglíficos e imágenes". (ibidem, página 65)
Anubis, el dios con cabeza de chacal, supervisando el pesaje del corazón de un difunto, mientras Tot, el dios-mensajero con cabeza de ¡bis, a la derecha, anota el resultado, h. 1285 a.C.
Amenofis IV (Akenatón), h. 1360 a.C. Relieve en piedra caliza, 14 ern de altura; Sección Egipcia del Museo Nacional, Berlín.
El arte de Mesopotamia, no es menos conocido que le arte egipcio. El arte en ellos se debe accidentalmente. Ellos no compartían completamente las mismas creencias que los egipcios. Al momento de morir, los reyes eran sepultados con toda su familia, e incluso con sus esclavos.
"Pero esta apertura del arte egipcio no debió persistir mucho... El estilo egipcio, tal como había existido desde hacía mil años, continuó existiendo durante otro milenio o más, y sin duda los egipcios creyeron que continuaría así eternamente". (Ibidem, página 68)
"Los sumerios poseyeron el gusto de la precisión y de la simetría. No sabemos exactamente qué se proponían significar con esos fabulosos animales". (Ibidem, página 70)
. Una conclusión es que estos pertenecían a su mitología.
Los artistas de Mesopotamia no eran encargados de decorar las paredes de aquellas tumbas, si no que tenían que asegurar que la imagen mantendría vivo al poderoso, como en Egipto.
Entre los reyes de Mesopotamia, se desarrolló la costumbre de realizar monumentos que representabas las guerras, en las cuales habían salido victoriosos. Estas hacían referencias a las tribus que habían sido derrotadas.
"En tiempos posteriores, tales monumentos evolucionaron hasta constituir una completa crónica gráfica de las campañas del rey". (Ibidem, página 72)
"La confusión proviene de que varían mucho los gustos y criterios acerca de la belleza". (Ibidem, página 20),
porque como ya hemos dicho, la visión de la belleza varia y depende de cada persona y sus gustos. no todas las personas necesariamente van a encontrar bello un mismo cuadro.
"Efecto, a menudo es la expresión de un personaje en el cuadro lo que hace que éste nos guste o nos disguste".(Ibidem, página 23)
, a la mayoría de las personas les atraen mas los cuadros en que la expresión es notoria y fácil de detectar, y se sienten emocionadas y reflejadas en él.
[1]
[2]
[3]
[4]
[5]
[6]
"Cuando el pintor italiano del siglo XVII Guido Reni pintó la cabeza del Cristo en la cruz (ilustración 7), se propuso, sin duda, que el contemplador encontrase en este rostro la agonía y toda la exaltación de la pasión". (Ibidem, página 23)
, esta obra representa tan bien el sentimiento y la emoción de sufrimiento que muchos creyentes realmente se emocionan al verlo.
[7]
"Pero con frecuencia nos encontramos con quienes tropiezan con otra dificultad. Quieren admirar la destreza del artista al representar los objetos, y lo que más les gusta son cuadros en los que algo aparece como si fuera de verdad". (Ibidem, página 24)
[8]
La mayoría de nosotros tendemos a creer que la naturaleza siempre es como esta presentada en un cuadro, pero en realidad no es así. Un ejemplo es el galope de los caballos,muchas personas han visto una carrera o un galope de un caballo.
"Ninguna de esas personas parece haberse dado cuenta de cómo se presenta realmente un caballo cuando corre. Pintores grandes y pequeños los han presentado siempre con las patas extendidas en el aire". (Ibidem, página 28)
[9]
"Ningún caballo al galope se mueve del modo que nos parece tan «natural», sino que extiende sus patas en tiempos distintos al levantarlas del suelo" (Ibidem, página 28)
, pero la gente a ver este cambio en los cuadros, creían que había un error en él, pero no querian aceptar la realidad.
[10]
[11]
"Los niños acostumbran creer que las estrellas deben ser «estrelladas», aunque realmente no lo son. Las personas que insisten en que el cielo de un cuadro tiene que ser azul, y las hierbas verdes, no se conducen de manera muy distinta que los niños". (Ibidem, página 28)
las personas se centran y se cierran en colores predeterminados, y no dan cabida a un cambio de color.
"se indignan cuando ven otros colores en un cuadro". (Ibidem, página 29)
"La idea más importante con la que tenemos que familiarizarnos es que las que nosotros llamamos obras de arte no constituyen el resultado de alguna misteriosa actividad, sino que son objetos realizados por y para seres humanos". (Ibidem, página 32)
, al parecer un cuadro nos pare muy distante al momento de estar enmarcados y no poder tocarlos, pero antes fueron ellos para poder tomarlos y familiarizarnos con él.
[13]
"Hablar diestramente acerca del arte no es muy difícil, porque las palabras que emplean los críticos han sido usadas en tantos sentidos que ya han perdido toda precisión. Pero mirar un cuadro con ojos limpios y aventurarse en un viaje de descubierta es una tarea mucho más difícil, aun­que también mucho mejor recompensada".

(Ibidem, página 37)
"No sabemos cómo empezó el arte, del mismo modo que ignoramos cuál fue el comienzo del lenguaje". (Ibidem, página 39)
, aún no sabemos qué ocurrió para que estos hombres realizaran imágenes no solo para contemplarlas , sino de un importante empleo.
[12]
[14]
"El arte primitivo se realiza precisamente de conformidad con semejantes líneas preestablecidas, y, con todo, deja al artista campo de acción para que muestre su ingenio". (Ibidem, página 44).
nunca tenemos que olvidar que al hablar de arte primitivo,no quiere decir que el artista tenga un conocimiento primitivo de su arte.
Aunque estos utensilios y pinturas muestran una simplicidad favorable, en l fondo conlleva a una maravillosa obra de arte.
"Si comprobamos la simplicidad de los utensilios con que han sido realizadas esas obras, no podremos sino maravillarnos de la paciencia y la seguridad de toque adquiridos por esos artesanos primitivos a través de siglos de especialización". (Ibidem, página 44).
"Seguramente no es una cosa bella, pero no es eso lo que se propone ser; está destinada a una ceremonia en la que los jóvenes del poblado se disfrazan de espíritus y asustan a las mujeres y a los niños". (Ibidem, página 46).
El artista obtiene ese rostro a partir de formas geométricas.
[15]
[16]
[17]

"Existen muchas grandes obras de esta clase que datan de los extraños comienzos del arte, y cuya exacta explicación se ha perdido probablemente para siempre, pero que podemos admirar todavía, lodo lo que nos queda de las grandes civilizaciones de la América antigua es su «arte»". (Ibidem, página 50)
, arte esta entre comillas porque no podemos afirmar que fueron creadas con un fin de decorar o de deleite.
[18]
"A los antiguos peruanos les gustaba modelar ciertas vasijas en forma de cabezas humanas de un realismo sorprendente". (Ibidem, página 50).
Lo que es sorprendente en todas estas obras, no es su complejidad, sino las ideas que querían transmitir a través de todas aquellas.
[19]
[20]
[21]
[22]
[23]
[24]
[25]
[26]
[27]
[28]
[29]
[30]
¿arte o Arte?
Pueblo prehistóricos y primitivos; América antigua
Apreciación del arte
Arte para la Eternidad
Egipto, Mesopotamia y Creta
arte geométrico
Apreciar el arte como belleza es un concepto muy reciente, y en la antigüedad, los artistas no miraban sus obras como arte, mas bien eran objetos con una determinada misión.
La arquitectura considerada para fines artisticos fue concebida principalmente como lugares de culto, esparcimiento o viviendas que se median segun su criterio de utilidad.





Queremos terminar con la misma frase que comenzamos:
“No existe, realmente, el Arte. Tan sólo hay artistas." (Ibidem, página 15).
Podemos concluir que la visión determinada por Gombrich respecto al arte es muy amplia, ya que nos demuestra que el arte no solo la podemos encontrar en los museos, o galerías de arte, sino que toda obra concebida por la imaginación de cualquier individuo es hoy y será arte objeto realizado por nosotros y para nosotros.
Como dijo Gombrich
“La idea más importante con la que tenemos que familiarizarnos es que las que nosotros llamamos obra de arte no constituyen el resultado de alguna misteriosa actividad, sino que son objetos realizados por y para seres humanos”, (Gombrich Ernst H, Historia Del Arte, editorial Diana, México, página 31,32).
El autor nos enseña que, como dice el refrán “en gustos no hay nada escrito”, cada persona tiene su propia apreciación y admiración del arte y a su vez nos incentiva a conocerla y desarrollar un gusto por ella. Nos demuestra también que lo elemental es abrir los ojos y no criticar negativamente el arte, ya que detrás de esta no solo hay un artista, sino una vida llena de sentimientos e interpretaciones de lo que fue, lo que es y lo que será nuestro mundo.
Patricio Fritz
Stephanie Retamal
INTEGRANTES
Full transcript