Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Massimo Pavarini

No description
by

Patricia Sánchez

on 25 April 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Massimo Pavarini

CONTROL Y DOMINACIÓN
Teorías criminológicas burguesas y proyecto hegemónico

Massimo Pavarini

Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Bologna, Italia, desde noviembre de 2000. Además, es asesor honorario de instituciones de gobierno en temas de derecho y seguridad ciudadana

Reflexiona la criminología, como originada del análisis de formas muy determinadas de desorden social, del estudio de concretos atentados contra el orden social.
Emerge un proyecto político capaz de conciliar la 'autonomía de los particulares' con el 'sometimiento de las masas disciplinadas' a las exigencias de la producción
1er. aspecto: refundar el derecho de castigar y las formas de su ejercicio, basado en las nuevas libertades burguesas
2do. aspecto: educar al universo devenido en clase obrera, para aceptar la lógica del trabajo asalariado
Centró su análisis en el visible aumento de la población penitenciaria durante la década del 90 y en cómo este incremento, que llega al 100% en los países no desarrollados, es consecuencia directa de las falencias del sistema represivo de la sociedad, cuestionada por la criminología crítica
En la obra, establece como premisa que la ciencia criminológica nace con la aparición del sistema capitalista, y acompaña las vicisitudes de la burguesía de la segunda mitad del siglo XVIII hasta hoy; cada una de las teorías criminológicas esbozadas refleja diferentes principios e ideologías acerca de la naturaleza del hombre y de la sociedad
En esta lógica, emergen las primeras formas de conocimiento criminológico:
1. El contrato social se convierte en 'ética utilitarista'. El delito es el ejercicio de una libertad a la que se ha renunciado.
La necesidad política de afirmar una racionalidad igual de los hombres se diluye en la necesidad de definir como estigma, como distinto, como otro, al ENEMIGO DE CLASE
Surge además la INVENCIÓN PENITENCIARIA. Antes de la pena carcelaria, se contemplaban un complejo sistema de sanciones que afectaban a algunos bienes del culpable.
Inicia su estudio en la 2da. mitad del s XVIII, con la Revolución Industrial, caracterizada por la clase burguesa que conquista el poder dominante, se establece un nuevo orden, con lo que se dan nuevas formas de "desobediencia".

2. El pacto social deberá disciplinar las relaciones sociales de propiedad, basado en la utilidad de una sociedad de clases, en donde a una minoría de poseedores se contrapone una mayoría de necesitados excluidos de la propiedad.
3. Sólo la ley penal podrá definir las formas lícitas en que puede realizarse la satisfacción de las necesitades
4. Si se pretende un hombre soberano de sus propias acciones y libre para elegir entre actual lícito e ilícito, y ante el conocimiento de que la violación de la norma es propia del 'no propietario', sugiere las primeras definiciones de CRIMINAL como sujeto IRRACIONAL, PRIMITIVO, PELIGROSO
Sí existía la cárcel, pero como simple lugar de custodia donde el imputado esperaba el proceso.
Sólo con la aparición del nuevo sistema de producción, la libertad adquirió un valor económico
En la 2da mitad del s XIX, la reflexión criminológica se centró en criticar la forma del poder feudal, y legitimar el modelo contractual del poder en el nuevo orden social, con las estrategias para conservarlo
Entra en crisis el liberalismo económico (la riqueza de las naciones equivale al bienestar general)
Primeras enunciaciones sobre la justificación científica de las desigualdades sociales como necesaria diversidad natural
La desigual distribución de las riquezas no era ya un accidente, sino que debía ser aceptado como un hecho social
La criminología positivista se aprovechó e intentó definir las 'clases peligrosas' como naturalmente distintas de las 'trabajadoras'
Sólo estas últimas podían gozar de las garantías del derecho burgués. Las clases criminales debían ser sometidas a un 'no derecho', por simple necesidad de 'higiene social'
Los progresos en las ciencias naturales y el auge del método científico era aplicado como único conocimiento de verdad
Como fundamento del conocimiento criminológico, se colocaba una interpretación mecanicista de la sociedad
Era necesario determinar las 'leyes del comportamiento criminal'
La causalidad del obrar humano (determinismo) permitió el paradigma epistemológico de la criminología positivista
Se aceptó 'a priori' una hipótesis no demostrada: que la diversidad criminal tiene un fundamento ontológico - natural
La criminología positivista cree en una resolución racional, científica, de la cuestión criminal
Allí en donde esto resultase imposible, "las necesidades de la defensa de la sociedad" legitimarán toda reacción
Como hombre de ciencia, el criminólogo reivindicó la "neutralidad" de su saber
Por ser ciencia, la criminología no debió aceptar las definiciones legales de criminalidad, pues al ser crimen sólo lo establecido en la ley penal, y ésta cambiante en el tiempo, dejaría de ser un fenómeno analizable científicamente
El trabajo humano medido en tiempo, fue reconocido como unidad de medida de valor económico, por lo que la libertad adquirió dicho valor


Con el trabajo asalariado medido en tiempo, fue concebible una pena que privase al culpable de a un quantum de libertad, es decir, un quantum de trabajo asalariado
La patologización del criminal encontró su fundamento espistemológico en la reducción de 'distinto' del desviado.
El aparato represivo ya no se fundamenta en el contrato, sino en lo 'natural'
El positivismo criminológico constituyó un formidable aparato de legitimación para la política criminal de la época, que derivó en la "defensa social"
En el concepto de defensa social subyace una ideología que pretende justificar y racionalizar el sistema de control social en general, y represivo en particular, propia de la ciencia penal, a través de la cual se justifica como conocimiento y práctica racional
El sistema penal estatal pudo justificarse en términos de 'defensa necesaria' porque tutelaba los intereses sociales generales de la agresión de la minoría criminal
La criminología positivista se interesa por un objeto (la criminalidad) resultante de una doble selección: la operada por las definiciones legales de criminalidad y la puesta en práctica por los aparatos de control social (magistratura, policía, etc.)
Conclusión paradójica: el positivismo criminológico dirigido a la búsqueda de lo natural, ontológico, de la criminalidad, contra toda su buena intención, es la demostración inequívoca de lo contrario, de que la criminalidad es un fenómeno normativo, imposible de ser conocido solamente desde un punto de vista fenomenológico
En la Europa de finales del s XIX se dieron una serie de crisis en lo económico - social, denominada "La Gran Depresión"
Esta crisis afectó primero a empresas marginales y luego a las empresas en general, y la reducción de las ganancias resquebrajó la ética del mismo sistema, donde el riesgo del capital ya no encuentra la recompensa natural en las ganancias
La concentración industrial lleva a la expulsión del mercado de las empresas más débiles, incrementando el índice de desocupación, y en consecuencia, un aumento de la conflictividad obrera
La renovación tecnológica empuja a la parcelación del proceso productivo a una fase avanzadísima de división del trabajo. Se rompe el tejido sociocultural unitario, abriendo un vacío, una ausencia de normas y valores sociales (anomia) pone en términos imperiosos las cuestión de cómo asegurar el control en una sociedad industrializada
La obra de Émile Durkheim es una primera tentativa racional de dar respuesta a cómo interpretar la criminalidad y de la reacción institucional del poder de control
La pena carcelaria realiza la primera gran inversión funcional del aparato de control: la sujeción de la propia destructividad al parámetro contractual (retribución), la subalternidad de la propia función al proceso productivo (reeducación)
A la solución de este problema se avocaron los sociólogos de la Escuela de Chicago, con el análisis estructural - funcionalista
En el siglo XX, pierde el contrato como fórmula de la coerción que reina en el universo de la producción, y triunfa la disciplina, ya que la sociedad entera se vuelve cárcel. Es la misma sociedad la que se vuelve disciplinante
En lo social, con la aparición del sistema keynesiano de bienestar, la cárcel reduce su población, y sobrevive, ya no como instrumento principal de control social, sino como única respuesta para formas de desviación que socialmente son cada vez más interpretadas como 'políticas'.
La pena queda vacía de las teorías "re", por lo que la cárcel queda destinada para internos de 'máxima seguridad', que son los detenidos encasillados como problemáticos, por ideas políticas dispares a la dominante, los coloca en un universo "no administrable de otro modo", esbozo de lo que las ciencias penales denomina Derecho Penal del Enemigo
El Estado de Bienestar tiende a reducir la conflictividad social a fin de permitir una organización racional del trabajo. Tuvo 2 objetivos: reducción de desigualdades económicas mediante redistribución de réditos, y la guetización de las clases y sectores sociales 'inútiles' en cuanto excluidos de la producción, y potenciales generadores de conflictos sociales
La nueva política de control social privilegia a las medidas alternativas a la detención, y estrategias alternativas de control en libertad como la probation, libertad bajo palabra.
Esta nueva forma de control es alimentado por la ideología optimista que cree en la posibilidad de realizar la unión entre racionalidad económica y racionalidad político-social, que cree haber encontrado la fórmula para evita las crisis en la economía y las revoluciones sociales
La sociedad económica divide a la clase obrera y a los nuevos sectores marginales, se busca un nuevo aparato legitimador ajustado a las necesidades de desarrollo neocapitalista y a la racionalidad política
En los EE.UU. de las décadas del 50' y 60', la fe en el desarrollo económico neocapitalista no sufre de ninguna incertidumbre
El desequilibrio se produce por la continua reducción de la población activa frente a un universo creciente de excluidos de la producción, que tiende a elevar la demanda de servicios sociales
Se inicia un proceso de deslegitimación de la función del estado asistencial, pues no es capaz de satisfacer las nuevas y crecientes necesidades de la población marginal
El sistema ya no es capaz de garantizar la paz social, contrapartida necesaria para imponer a las clases acomodadas el incremento de las cargas fiscales
Se asiste a un deterioro progresivo y constante del aparato asistencial, a una disminución proporcional de los niveles de supervivencia de las clases y de los sectores excluidos de la producción, y por ende, a un frente de nuevas y crecientes formas de conflictividad y de desorden social
Se adquiere conciencia del fracaso de la función reeducadora y resocializante de la pena privativa de libertad, y la cárcel sólo se concibe como un lugar de máxima seguridad, como cárcel de custodia para un universo más cerrado, precisamente cuando el control social se proyecta hacia el exterior de sus muros, hacia un universo cada vez mas dilatado.
El movimiento antinstitucional propone una hipótesis de control comunitario, en base a una nueva sensibilidad ante los fenómenos de desviación por parte del aparato de control institucional
La práctica de un control social en comunidad es actualmente una bella palabra que oculta al aparato justificador de una actividad tipo policial - preventiva, privilegiando una segregación en grandes "guettos' en donde conviven marginales, pequeños criminales, drogadictos, alcohólicos, etc.

Frente a una progresiva restricción en las inversiones sociales de tipo asistencial, se observa un aumento de los gastos en los órganos para incrementar los órganos de las fuerzas policiales
Actualmente, la criminología crítica tiende a negar la especificidad del conocimiento criminológico, terminando por convertirse de crítica a la crimonología burguesa en crítica política a la sociedad burguesa
Diametralmente opuesta, el nuevo realismo criminolgico, ajeno a toda veleidad científica, intolerante hacia todo reconocimiento cultural-académico, se hace portavoz de las instancias represivas, que invoca la pena de muerte, alienta la intervención sobre el patrimonio genético, partidaria de la lobotomía para cierto tipo de criminales, desconfiada de toda interpretación social de la desviación
La involución autoritaria de la sociedad tardo-capitalista,dicta nuevas formas de represión como estado de necesidad, y solicita al criminólogo tomar partido a favor o en contra del nuevo orden
Horizontes inciertos esperan a la criminología
Full transcript