Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

el-debate-sobre-el-omnivorismo-cultural

null
by

on 23 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of el-debate-sobre-el-omnivorismo-cultural

EL DEBATE SOBRE EL OMNIVORISMO CULTURAL
Una aproximación a nuevas tendencias en sociología del consumo

Pïerre Bourdieu
Para Bourdieu, las prácticas de consumo están fuertemente influidas por la clase
social objetiva a la que pertenece el individuo, y en la que se ha configurado un sistema
de disposiciones (el habitus) que genera un conjunto de condicionamientos en relación
a (entre otros muchos comportamientos) las pautas de desarrollo de los gustos, que se
ven así modelados por la clase social de origen.

¿Qué significa exactamente omnivorismo cultural?
La “tesis del omnivorismo” arguye que, en los países occidentales, existe un
sector de la población al que le gusta un abanico mayor de formas de cultura que en
épocas previas, lo que reflejaría un aumento de la tolerancia social hacia otras formas
y gustos culturales que minaría, en cierto modo, las actitudes relacionadas con el esnobismo

Críticas y limitaciones de los
estudios sobre omnivorismo cultural

En la actualidad,
la cultura clásica legítima ha perdido su vigencia, siendo sustituida por una mezcolanza de aficiones considerada, en cierto modo, más democrática. La teoría del omnivorismo
cultural sería, por tanto, más adecuada para una sociedad plenamente sumergida en la
denominada posmodernidad, en la que las jerarquías se estarían difuminando a favor de
una mayor individualización.


La distinción de clases sociales sigue vigente
Carlos Jesús Fernández Rodríguez
Universidad Autónoma de Madrid. España

Omnívoro
El término omnívoro, derivado
del latín omnivorus (aquel que devora todo), y que se ha convertido en una categoría
de clasificación zoológica (aquellos animales que se alimentan tanto de plantas como de
otros animales), tiene otra definición posible (al menos en inglés): la de alguien que es
capaz de asimilar casi todo, fundamentalmente a un nivel mental o intelectual.

Bourdieu, Pierre (1988), La distinción. Criterios y bases sociales del gusto
La teoría de Bourdieu, como se ha comentado en la introducción, afirma la estrecha
relación entre la clase social y la formación del gusto, que influiría en la constitución
de un abanico limitado de preferencias culturales

Bourdieu atribuye a los individuos la posesión de un capital social, económico y
cultural que define la posición de una persona en la jerarquía social, y observa que los
individuos los utilizan de formas muy distintas dependiendo de si pertenecen a las élites
económicas o culturales


En la distinción entre gustos subyace la lógica de dominación de clase existente
en la sociedad, de la que las estrategias de acumulación de capital cultural no dejan de
ser un ejemplo más. El modelo, según Bourdieu es, en gran medida, generalizable al
resto de sociedades capitalistas avanzadas.




1
2
4
Las personas tratan, dentro de los diferentes espacios sociales (campos), de acumular
un capital determinado, que en el caso que nos ocupa sería el capital cultural, y
cuya adquisición es fundamental para el reconocimiento social. Se realiza, por tanto,
una importante distinción entre los gustos considerados legítimos



3
La discusión sobre el omnivorismo cultural comenzó
a gestarse en la década de los noventa, gracias,
en buena medida, al trabajo del
sociólogonorteamericano,
recientemente fallecido, Richard Peterson.

El planteamiento de Peterson
era el de realizar una crítica a la concepción de
distinción planteada por Bourdieu


Utilizaron un conjunto de encuestas realizadas
en Norteamérica (en los años 1982 y 1992)
para demostrar que, desde la década
de los ochenta, se había ido desarrollando, entre
las clases medias y altas norteamericanas,
una tendencia a interesarse, cada vez más,
por objetos de consumo cultural
de las clases bajas.


El esnobismo, argumenta,encajaba bien
como modelo de jerarquía en el terreno del gusto del siglo XX, pero en la actualidad
estamos viviendo un período de eclecticismo en el que se estimula ser cool y
cosmopolita.

Los canales de transmisión de la cultura
han cambiado también de manera significativa (gracias a internet, la televisión, los teléfonosmóviles, etc. todo el mundo puede lograr disfrutar de productos culturales de una forma
nunca vista anteriormente)


La creciente movilidad social ha permitido que
la gente de las clases populares y sus gustos puedan alcanzar los de las capas altas de la sociedad: la jerarquía en la sociedad ha cambiado y el nivel educativo en general ha
aumentado, de forma que los gustos propios de la cultura popular tienen posibilidades
reales de ser más aceptados socialmente y compartir espacios con los de la alta cultura


Posmodernismo
Sin embargo, esta aproximación juega, en ocasiones, con una visión excesivamente complaciente de la denominada posmodernidad, similar a la planteada por sociólogos como Lipovetsky o Maffesoli y en la que las estructuras jerárquicas, burocráticas e ideológicas de la modernidad dejan paso a una sociedad más individualista, heterogénea y tolerante, sin grandes proyectos ideológicos y en la que el hedonismo, el nomadismo, la identidad, el juego y los proyectos inestables pasan a formar la base de una nueva cultura potmoderna.

Lipovestky, Gilles. (2000) La era del Vacio. Ensayos sobre el individualismo contemporaneo
Maffesoli, Michel. (1990). El Tiempo de las Tribus.
Bauman, Zygmunt. (2000). Modernidad Liquida
Critica 1
Ollivier, Gauthier, Lahire y Truong señalan además la importancia de realizar estudios longitudinales para comprobar la variación de los gustos de los encuestados a lo largo del tiempo, e incluir el análisis de otras prácticas y preferencias culturales, no centrándose solamente en la música.

Critica 2
Peterson y sus colegas sólo
utilizan datos sobre las preferencias musicales para diseñar sus investigaciones, pero ¿cómo cambiarían los resultados si lo que se utilizase como núcleo de la
encuesta fuese otro campo de la cultura o la participación cultural efectiva?

Critica 3
Son escasos los estudios en otros campos de la producción
cultural, y los pocos que se han realizado han llamado la atención acerca de factores
que no se encuentran necesariamente presentes en el terreno del consumo de
productos musicales.

Critica 4
Lahire (2008) también se ha interesado por el contexto de
producción cultural, al afirmar que en la actualidad estamos asistiendo a una crisis de la
alta cultura legítima ante el ascenso de grandes compañías del sector privado, las cuales
pretenden rentabilizar el mercado de los productos culturales.

Critica 5
Finalmente, la producción
cultural parece también fundamental en la medición de aquellas actividades que exijan
una asistencia física para disfrutar de la experiencia cultural: así, en el caso del cine, el teatro o las exposiciones culturales, su visualización depende en buena medida de la posibilidad de acceso a las salas.

Cambio Metodológico
incorporar metodologías cualitativas en este tipo de investigaciones, pues pueden proporcionar
valiosos datos empíricos que pueden contribuir a iluminar importantes aspectos de este interesante debate; entre otros, una mejor captación del elemento elitista y
diferenciador en el gusto, a través de un análisis del discurso sobre el mismo. es fundamental el análisis de
los discursos de los consumidores, sobre todo en el plano de las justificaciones de los gustos propios; permite además recoger detalles sobre las trayectorias personales
de los individuos y los contextos sociales en los que se generan los gustos.


L as investigaciones del equipo británico coordinado por Alan Warde son un buen ejemplo de una sabia combinación entre métodos cuantitativos y cualitativos, pues consideran esencial la realización de entrevistas para poder captar las justificaciones
y motivaciones de los omnívoros.

Conclusión
Los resultados de estas investigaciones concluyen en que
las desigualdades socioeconómicas tienen una importante influencia en el consumo cultural, permaneciendo todavía vigentes las jerarquías culturales.
Y es que ésta es precisamente una de las razones por las que más se ha criticado esta teoría del omnivorismo: su juicio implícito de que las diferencias de clase se
están difuminando, en correspondencia con análisis que anuncian la desaparición
progresiva de la sociedad de clases

Conclusión
los gustos van a variar desde lo más refinado a lo más popular influidos
no únicamente por el origen de clase, sino también por la exposición a influencias
socializadoras heterogéneas (los amigos, la educación o la profesión) resultado en buena medida de la movilidad educativa, social y profesional. Las legitimaciones en los diferentes campos de la sociedad están así continuamente reformuladas y re-producidas.

Conclusión
La crítica que aquí se formula al omnivorismo cultural es similar a la que se ha realizado a la teoría de Bourdieu: en ambas parece que son las clases altas las únicas que se muestran como activas, curiosas y abiertas a nuevas experiencias; mientras que las clases bajas aparecen como pasivas ante la cultura y despreocupadas por su estilo de vida.

Conclusión
El motivo por el que las clases altas se convertirían en omnívoras
sería, porque gracias a la movilidad social fruto de la escolarización
masiva, nuevos grupos con experiencias vitales más heterogéneas y procedencias de
clase distintas se están incorporando a las élites sociales

Fin
Gracias
Duvan A. Gualtero
Full transcript