Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Karl Marx

Historia Del Pensamiento Económico
by

Luis Ávila Gutiérrez

on 1 December 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Karl Marx

Karl Marx ¿Qué es el comunismo según "El manifiesto comunista? Karl Marx (1818-1883). Fue más que un economista: fue también un filósofo, sociólogo, profeta y revolucionario. Él constituye la prueba de la importancia de las ideas y el pensamiento económicos. Sus escritos significaron na fuente de inspiración para generaciones de pensadores económicos y en su nombre se transofmaron sociedades enteres. En la década de 1990 muchas de las sociedades que habían adoptado la ideología marxixta la abandonaron y están experimentando un periodo de transición hacia la sociedad "capitalista". Gran parte de esas transiciones al parecer son inestables y se ven estigmatizadas por disturbios. Marx fue el primero y el más destacado de los filósofos que creyeron que su trabajo no era interpreter y analizar la sociedad, sino que tambiéen consistía en promover los cambios que él consideraba deseables en esa sociedad. Como partidario del cambio, no difiere de Smith, Ricardo o J.S. Mill. Sin embargo, al contrario de los economistas clásicos, Marx fue defensor de una revolución´n fundamental, y no de pequeños cambios marginales de la sociedad y la economía. En vista de qu a Marx se le asocia comúnmente con los sistemas socialistas y comunistas, a menudo la gente supone que escribió mucho al respecto de esos sistemas. Nada puede estar más alejado de la verdad. Marx estudió lo que el llamó capitalismo, su principal trabajo se titula "Das Kapital" o El capital. En toda la vasta literatura que Marx y su colaborador, Frederich Engels (1820-1895) produjeron se hace muy poca referencia a la forma en que una economía socialista o comunista deba organizarse, amén de una breve lsta de rubros que caracterizarian a la naturaleza del comunismo, la cual apareció en "The comunist Manifiesto" o el manifiesto comunista, publicado en 1848 Marx y Engels afirmaron que el comunismo significa:
Abolir la propiedad de la tierra y destinar todas las rentas de la tierra a propósitos públicos.
Sun fuerte impuesto progresivo o graduado sobre el ingreso
Abolición de todos los derechos de herencia.
Confiscación de la propiedad de todos los emigrantes y rebeldes.
Centralizaci´n del crédito en las manos del estado mediante un banco nacional con capital estatal, y que goce de un monopolio exclusivo.
Centralización de los medios de comunicación y de transporte en manos del estado
Ampliación de las fabricas y de los instrumentos de producción propiedad del estado; incorporaci´n al cultivo de las tierras ociosas y mejoramiento del suelo, generalmente de acuerdo con un plan común Obligación equitativa del trabajo pra todos. Establecimiento de ejércitos de trabajo, sobre todo en la agricultura.
Combinación de las industrias agrícolas con las manufactureras; abolición gradual de la distinción entre la ciudad y el campo, mediante una distribución mas justa de la población a través del país.
Educación gratuita en las escuelas públicas para todos los niños; abolición del trabajo infantil industrial; combinación de la educación con la producción industrial. Aspectos personales de Marx Un examen de la vida de Marx nos revela las fuentes intelectuales de su sistema. Nacido en el seno de una familia judía convertida al cristianismo, el joven Marx comenzó a estudiar leyes, pero pronto se empezó a interesar intelectualmente or la filosofía. AL comienzo de sus estudios le atrajo el marco teórico intelectual de Hegel, otro filósofo alemán. Dicho marco, como veremos más adelante, se convirtió en un importante elemento del sistema marxista. Después de recibir su doctorado en filosofía, Marx no pudo conseguir una posición académica debido a sus puntos de vista radicales, así que se decidió por el periodismo. Sus opiniones políticas - aunque todavía no eran socialistas, resultaban radicales para la Alemania de su época - provocaron que lo expulsaran de Alemania. En París y Bruselas comenzó a estudiar el pensamiento socialista francés y la economía política clásica. Marx poseía una tremenda capacidad intelectual aunada a un enorme impulso por leer y estudiar. Después de haber sido expulsado de París y de Bruselas, se mudó a Londres y pasó 33 años de su vida leyendo y escribiendo en una de las bibliotecas más grandes del mundo, el Museo Británico. La teoría marxista de la historia Debido a que estas fuerzas son de carácter ideológico, es mediante el estudio de las ideas -y no de los acontecimientos pretéritos - que se pueden descubrir las leyes de la historia. En todo momento, según Hegel, existe una idea aceptada o tesis, pero pronto la contradice su opuesta o antítesis. De este conflicto de ideas se forma una síntesis que representa una forma de verdad superior, la cual se convierte en una nueva tesis. A esta nuevo tesis se le opone del mismo modo una antítesis y se transforma en una nueva síntesis que representa una forma de verdad superior, la cual se convierte en una nueva tesis A esta nueva tesis se le opone del mismo modo pues, con una antítesis y se transforma en una nueva síntesis, continuando este proceso indefinidamente. Así pues, con una interminable cadena de ideas - cada una aproximándose cada vez más a la verdad - la historia evoluciona en un proceso sin fin en que todas las cosas devienen de manera gradual más perfectas, a través del cambio inducido mediante el conflicto. Hegel llama e este proceso, y al método utilizado en su investigación, dialéctica. El pensamiento marxista combina la filosofía hegeliana, el pensamiento utópico francés y la economía política clásica, en especial la ricardiana.
El analisis que hizo Marx del capitalismo es una aplicación a su época de una teoría de la historia que se deriva de Hegel. Éste afirmaba que la historia no transcurre- como mucha gente piensa- de manera cíclica a través de una sucesión de situaciones recurrentes, sino que más bien, avanza en línea recta de modo progresivo, mediante la interacción de una triada de fuerzas que él llamó tesis, antítesis y síntesis. Marx percibió que la historia tenía un proceso similar - y en general, también la realidad - por lo que utilizo un método semejante para investigarla, al cual también llamó dialéctica. Pero la diferencia entre Marx y Hegel radica en que la filosofía de Hegel era idealista y la de marx materialista, por consiguiente la teoría de Marx se llama materialismo dialéctico.
Las cuestiones fundamentales que llamaron la atención de Marx: ¿se puede desarrollar una teoría que explique las diferentes formas en las que la sociedades se han organizado a lo largo del timo, y se puede utilizar una teoría para predecir la posible organización futura de la sociedad? ¿Son las estructuras sociales que conocemos como el capitalismo y el feudalismo, parte de un proceso evolutivo que puede ser objeto de análisis, o son únicamente resultado de sucesos históricos azarosos? Un ingrediente fundamental del sistema marxiste es el cambio: aunque tal vez no conozcamos en forma exacta lo que nos depare el futuro, decía Marx, sí sabemos que será distinto tanto del pasado como del presente.

Marx creía que todas las sociedades, excepto la sociedad sin clases, pueden dividirse, para efectos de análisis, en dos partes: las fuerzas de producción y las relaciones de producción. Las fuerzas de producción son la tecnología utilizada por la sociedad en la producción de bienes materiales ( que se hacen manifiestas en las destrezas laborales, el conocimiento científico, las herramientas y los bienes de capital), lo cual en su conjunto son inherentemente dinámicas. Las relaciones de producción son las reglas del juego. Son las relaciones entre las personas o las relaciones sociales, y las relaciones entre personas y las cosas o las relaciones de propiedad. A fin de llevar a cabo la producción, debe resolverse el problema del orden económico, y las relaciones de producción históricamente determinadas proporcionan el marco institucional dentro del cual se toman las decisiones económicas. En contraste con las fuerzas de producción dinámicas y cambiantes, las relaciones de producción son estáticas y ligadas al pasado. La naturaleza estática de las relaciones de producción se refuerza por lo que Marx llama la superestructura social. Un examen más minucioso de la dialectica Marx estaba interesado en la propia realización de los individuos. Este interés surge de manera más nítida en sus Manuscritos económicos y filosóficos de 1844 publicados hasta 1932. De acuerdo con Marx la propiedad privada y el mercado devalúan y degradan todo lo que tocan, en consecuencia, enajenan a los individuos respecto a sus verdaderos yo. Así pues, la sola existencia de los mercados, sobre todo los mercados de mano de obra, socavan la capacidad de la gente para lograr la verdadera felicidad. La superestructura social la conforman el arte, la literatura, la música, la filosofía, la religión, la jurisprudencia y otras formas culturales aceptadas por la sociedad; además, su propósito es mantener intactas las relaciones de producción: preservar el statu quo. Debido a que las nociones de Marx resultan en sí mismas extrañas para gran parte del pensamiento occidental actual, podemos dar algunos ejemplos de las similitudes de las ideas de Marx con las costumbres establecidas. Las costumbres sociales vigentes dictaminan que es inmoral vender el cuerpo de uno para fines sexuales; al hacerlo implica la prostitución de uno y se da un proceso de enajenación del cuerpo de uno. Lo mismo se aplica a ciertas interacciones entre amigos: uno no cobra intereses por un préstamo que se hizo a los parientes o a los amigos; y uno no espera, o no quiere, una retribución por actos hechos en nombre de la amistad.
¿Por qué la sociedad moderna tiene estas convenciones sociales? Porque en estos casos considera al mercado como un factor de degradación, de enajenación del individuo respecto a su verdadero yo. El mercado mina el amor y la amistad. El análisis de Marx sencillamente conduce a la moral más allá, y amplia el concepto de enajenación a todas las transacciones mercantiles. Vender el tiempo de uno a oro es enajenarse uno mismo, sacrificando la realización del verdadero yo. En vista del trasfondo moralista del pensamiento de Marx, uno pudiera esperar que él tuviese una concepción positiva de la religión. Sin embargo, era todo lo contrario. Marx expresaba que la religión legitimaba la enajenación actual y que formaba pare de la superestructura social; era el opio del pueblo. Demoraba el cambio, en vez de impulsarlo. Pensaba del mismo modo respecto a los aspectos culturales de la sociedad como el arte, la literatura, la música y la filosofía Su función era racionalizar y apoyar la estructura institucional existente y desviar la atención de los crecientes conflictos que señalaban que esta estructura institucional ya no era adecuada para la tecnología disponible. Esto justifica la actitud antirreligiosa de algunos marxistas, así como su posición intelectual de que sólo era aceptable la literatura, el arte o la musica que reconocían y denunciaban el aspecto enajenante de la propiedad privada y de los mercados. En "El manifiesto comunista", Marx describió la armonía entre las fuerzas y las relaciones de producción que existieron en los primeros momentos del capitalismo, así como el tremendo incremento de la producción y la actividad económica que sobrevino. Sin embargo, el capitalismo - al igual que el feudalismo - contiene las semillas de su propia destrucción, a medida que los inevitables conflictos se desarrollan a la par que los cambios en las fuerzas de producción. Con la caída del capitalismo emergió un nuevo conjunto de relaciones de producción´n, las cuales Marx llamaba socialismo; a su vez, el socialismo daría paso finalmente al comunismo. Socialismo y comunismo En el sistema marxista éstas se refieren a los dos estadios que devendrán en el proceso histórico. Según Marx, el socialismo - un conjunto de relaciones de producción que seguirán al capitalismo - contiene algunos vestigios de este. Una de las principales características del capitalismo, decía, es que los medios de producción - el capital - no están controlados, ni son propiedad del proletariado.El cambio fundamental que ocurre en la transición del capitalismo al socialismo, es que los expropiadores son expropiados: el proletariado posee ahora los medios de producción. Sin embargo, bajo el socialismo el vestigio remanente del capitalismo es que la actividad económica todavía está organizada en esencia con base en el empleo del sistema de incentivos: todavía deben darse recompensas, a fin de inducir a la gente a trabajar. El comunismo, tal y como utilizó Marx este concepto, surgirá de la economía socialista. Una economía comunista sería muy distinta de una economía socialista. La gente ya no está motivada a trabajar gracias a los incentivos monetarios o materiales; asimismo, las clases sociales que existían bajo el capitalismo - y en menor medida bajo el socialismo - han desaparecido. El comunismo es una sociedad sin clases en la que la estructura del estado ha languidecido. Bajo el socialismo cada persona contribuye al proceso económico de acuerdo con su capacidad, y recibe de acuerdo con su contribución; bajo el comunismo, cada quien contribuye de acuerdo con su capacidad, pero consume según sus necesidades. La teoría marxista de la historia se dirige hacia un fin: el comunismo.
La Unión Soviética ya no existe, y las repúblicas que están surgiendo tratan de instituir economías de mercado. También están ocurriendo drásticos cambios en la Europa oriental. A través del mundo socialista, el socialismo y el comunismo están siendo puestos en tela de juicio, y se están llevando a ca bo experimentos con nuevas formas de organización social. Incluso en China, el único país de gran tamaño en donde los comunistas conservan el control, existe ahora una bolsa de valores, y ala utilización de la propiedad privada y de los mercados se incrementa.
Estos desarrollos contradicen la tesis de que la sociedad transita por un camino directo hacia el comunismo; para muchas personas, esto constituye una contundente refutación de la economía marxista. Otros rechazan este argumento, argumentando que en esos países nunca se practica en verdad el socialismo, que los comunistas sencillamente se conviertieron en opresores y fueron con toda justicia derrocados. Mercancías y clases Marx comenzó examinando la relación de intercambio que de da entre aquellos que poseen los medios de producción (los capitalistas) y aquellos que sólo venden su trabajo en el mercado (el proletariado). Él argumentaba que una de las principales características del capitalismo era la separación del trabajo respecto a la propiedad de los medios de producción. Bajo el capitalismo. la mano de obra y ano poseía sus talleres, herramientas o materias primas necesarias para el proceso de producción. En consecuencia, el capitalismo es sobre todo una sociedad de dos clases, y uno de los aspectos mas importantes de esta sociedad es el intercambio, la negociación salarial que se lleva a cabo entre el capitalista y el proletariado. Por esta razón, Marx desarrolló una teoria que explicaba los precios de las mercancías, o los valores de intercambio. En vista de que interesaba de manera particular en la explicación de la fuente de los ingresos debidos a la propiedad, analizó las fuerzas que determinan los precios de las mercancías producidas por la fuerza de trabajo, y el precio que ésta recibe como pago pus sus esfuerzos productivos. El interés de Marx radicaba en los salarios, a los cuales consideraba como el elemento más importante del sistema capitalista, ya que ellos revelaban una contradicción que ayudaría a explicar las leyes de movimiento del sistema capitalista.
En las economías precapitalistas los bienes humanos se producían sobre todo por su valor de uso; es decir, el productor elaboraba las mercancías para el consumo. una de las principales características del capitalismo es que el capitalista produce las mercancías no por su valor de uso, sino por su valor de intercambio que se dan entre los dueños de las mercancías, siendo la más importante de éstas la que se establece entre el capitalista y el proletariado.
De acuerdo con Marx, los precios de las mercancías en un sistema capitalista representa dos distintos conjuntos de relaciones: 1) las relaciones cuantitativas entre las mercancías (dos castores se intercambian por un venado), y 2) las relaciones sociales o cualitativas entre los individuos que se dan en la economía. Los salarios, al igual que los precios en la economía, representan tanto una relación cuantitativa como una social o cualitativa entre el capitalista y el proletariado. Marx estaba interesado sobre todo en los precios, en la medida que hacían manifiestas estas relaciones sociales; sólo le importaban de anera secundaria los precios, en tanto que reflejaran una relación cuantitativa entre las mercancías. La teoría del valor de la fuerza de trabajo según Marx. Para Marx, el único costo social de producción de mercancías era el trabajo. En el nivel más alto de abstracción, Marx hizo caso omiso de las diferencias en las habilidades de la mano de obra y concibió a la cantidad total de trabajo que la sociedad puede disponer para la producción de mercancías como una cantidad homogénea, a la cual llamó trabajo abstracto. Los precios relativos de las mercancías reflejan las cantidades de esa oferta abstracta de trabajo - la cual se mide en horas - que es necesaria para producir las mercancías. Esto hace surgir lo que hemos llamado el problema del trabajo calificado; a saber, el trabajo que contenga distintos niveles de calificación tendrá diversos rendimientos. Marx redujo el nivel de abstracción´n y afronto este asunto al medir la cantidad de trabajo necesaria para producir una mercancía ediante el tiempo de trabajo socialmente necesario, el cual se define como el tiempo requerido por un trabajador que posee el grado promedio de habilidad que la mano de obra tiene en esa época. La fuerza de trabajo que tiene un habilidad superior a la promedio mide su mayor productividad y se lleva a cabo un ajuste adecuado. Vimos que Smith se involucró en un razonamiento circular al medir las diferencias en las habilidades del trabajo mediante el salario pagado a éste. Marx eludió por completo la cuestión al suponer que las diferencias en las habilidades laborales se miden no por los salarios, sino por las diferencias en la productividad física.
Otro problema que ocasiona la teoría del valor de la fuerza de trabajo es la forma en que se mediría la influencia de los bienes de capital sobre los precios relativos. Marx se valió de la solución que Ricardo dio a este problema, al afirmar que el capital es trabajo acumulado. El tiempo de trabajo requerido para producir una mercancía es entonces, la cantidad de oras de trabajo que se aplican inmediatamente, más la cantidad de horas de trabajo que se requieren para producir el capital destruido en el proceso. La solución de Marx, como la de Ricardo, no es el del todo satisfactoria, ya que deja de reconocer el hecho de que en donde se emplea capital, deben pagarse intereses sobre los fondos que se utilizan para pagar el trabajo indirecto acumulado en el capital, los cuales se devengan desde el momento del pago del trabajo indirecto hasta la venta del producto .
Full transcript