Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

CONSECUENCIAS DEL HOLOCAUSTO

No description
by

Luz Hernandez

on 23 June 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of CONSECUENCIAS DEL HOLOCAUSTO

Es un término que se utiliza para referirse a los movimientos posteriores a la Segunda Guerra Mundial que continúan apoyando y difundiendo las ideas del nazismo según afirman los que así se identifican.

Sin embargo, este exterminio no se limito sólo a los judíos, sino que los actos de opresión y asesinato se extendieron a otros grupos étnicos y políticos. Las víctimas no judías de los nazis incluyeron a millones de polacos, comunistas y otros sectores de la izquierda política, homosexuales, gitanos, discapacitados físicos y mentales y prisioneros de guerra soviéticos. En total, un mínimo de once millones de personas murieron, de ellas, un millón habrían sido niños.

Una reciente investigación a cargo del Museo del Holocausto de Washington estableció que las consecuencias del exterminio de judíos a cargo de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial fue peor de lo que se pensaba.
El estudio también corrige el número de fallecidos en estos campos. Los volúmenes publicados por el Museo del Holocausto identifican entre 15 millones y 20 millones de víctimas del genocidio de judíos -así como gitanos, homosexuales, polacos o rusos-, una cifra que triplica los seis millones que se estimaban hasta la fecha.
VICTIMAS DEL HOLOCAUSTO
$1.25
Tuesday, June 16, 2015
Vol XCIII, No. 311
"La Catástrofe"
¿Qué fue?
Se conoce al Holocausto como el genocidio en el que aproximadamente seis millones de judíos fueron asesinados por el régimen nazi, bajo el mando de Adolf Hitler, y sus colaboradores. Los asesinatos tuvieron lugar a lo largo de toda la Alemania nazi y los territorios ocupados por los alemanes, que se extendían por la mayor parte de Europa.
CONSECUENCIAS DEL HOLOCAUSTO
IMPACTO DEL HOLOCAUSTO EN LA SOCIEDAD Y SUS INDIVIDUOS
Se vio presente el
estrés post-traumático
en los sobrevivientes; la neurosis de guerra, la pulsión de muerte y las tendencias masoquistas fueron los principales indicios de esta condición.
Las consecuencias se manifiestan con recuerdos y sueños recurrentes e invasores del acontecimiento y un comportamiento como si el hecho traumático estuviera presente debido a una asociación con un estímulo ambiental o ideológico. También, el sentimiento de culpa por el hecho de sobrevivir cuando otros no lo lograron los atormenta.
A más de cincuenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial, el “síndrome del sobreviviente” se refleja en muchos de los seres humanos que subsistieron a pesar de los esfuerzos del régimen nazi por exterminarlos de la faz de la tierra. Su necesidad de actuar como testigo y transmitir a las nuevas generaciones las atrocidades cometidas durante el Holocausto, se fortalece ante los intentos de corrientes revisionistas por minimizar y negar uno de los capítulos más aciagos de la historia de la humanidad.
CONSECUENCIAS SOCIALES
NEO-NAZISMO
NEO-NAZISMO EN ALEMANIA
- En Alemania existen diversos partidos y movimientos políticos neonazis de cierto impacto público, que continúan divulgando la ideología de la defensa y protección de la raza aria o blanca. El más conocido de todos es el NPD.
-El NPD realiza constantemente manifestaciones públicas, entre otras cosas, demandando que se revisen los Procesos de Núremberg, donde los países aliados juzgaron, terminada la Segunda Guerra Mundial a algunos de los líderes del NSDAP culpándolos del supuesto Holocausto judío. Los partidos y grupos neonazis siguen manteniendo su política de rechazo a los extranjeros, principalmente a aquellos que no son de raza blanca, y demandando su expulsión de tierras alemanas.
-Muchos representantes de partidos políticos demócratas y entidades de la sociedad civil han demandado desde 2004 que se declare ilegal al NPD y que se prohíban sus manifestaciones públicas.
- La exhibición de símbolos nacionalsocialistas como la esvástica, las runas de las SS, la marcha Die Fahne Hoch, etc, están totalmente prohibida en todo el territorio alemán. Esto indica la extrema intolerancia de la supuesta "democracia" alemana.
NEO-NAZISMO EN ARGENTINA
En Argentina existe un movimiento nacionalista que es el Partido Nuevo Triunfo, presidido por Alejandro Biondini.
"Sostenemos como prioridad fundamental la unión de todos los argentinos por la causa superior de nuestra nacionalidad y existencia soberana. Únicamente sobre la hermandad decidida y solidaria de todos los Nacionales será posible la liberación y el resurgimiento de la Patria, hoy reducida a una colonia sin destino, esclavizada por la usura internacional, agredida en su escala de valores transcendentales, amputada en su proyección geopolítica, e inerme frente a sus enemigos históricos."

"Sostenemos el rechazo argentino frente a la prepotencia de la usura internacional. Consideramos la deuda externa ilegítima y cancelada en su totalidad."
SIMBOLOGÍA NEONAZI
Los grupos neonazis suelen utilizar simbolos como la esvástica, la cruz celta, y simbologia de la SS.
Es habitual la utilización de un lenguaje no comprensible, como por ehjemplo la utilizacion del número 88, que al ser la h la octava letra del alfabeto, adquiere el significado de Heil Hitler.
18NS: Adolf Hitler Nacional Socialista
14 palabras: Debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para nuestros niños blancos.
W.O.T.A.N: "Will of the Aryan Nation " que se traduce como "La voluntad de la Nacion Aria"

CONSECUENCIAS SOCIALES A LARGO PLAZO
Consecuencias a largo plazo
la destrucción de los marcos culturales, un elemento que también impidió a los judíos casarse y tener hijos durante un período prolongado.
un considerable aumento de matrimonios mixtos, buscando de esta manera escapar de los opresores.
el mayor número de víctimas masculinas, lo que supone una menor fertilidad y también menos matrimonios.
el elevado número de niños asesinados, en una población que tenía una mayor proporción de los jóvenes.
EFECTOS PSICOLÓGICOS
Los efectos psicológicos en la salud mental de los sobrevivientes fueron múltiples y complejos.
Entre los mecanismos que permitían a los prisioneros subsistir a pesar de los prolongados horrores del Holocausto se encontraba la esperanza de reunirse con sus familias. En el momento de la liberación, la mayoría descubrió que su mundo anterior, sus padres, sus hermanos y sus amigos habían desaparecido. Quienes tenían la fuerza física, regresaron a sus hogares para enfrentarse a vecinos hostiles o indiferentes y encontrar sus comunidades destruidas y sus propiedades saqueadas. Algunos continuaron su búsqueda en los campos de prisioneros desplazados y en el resto de Europa. Hubo quienes encontraron a un par de familiares, pero la gran mayoría no recuperó a sus seres queridos. Incapaces de comprender tan enorme tragedia o de expresar su dolor y su enojo, los sobrevivientes debían enfrentar la difícil tarea de reconstruir sus vidas.
Desarraigados y sin poseer bienes materiales, muchos sobrevivientes decidieron salir de Europa en busca de un lugar seguro para reconstruir lo perdido. Quienes tenían familia o amigos en Norteamérica, viajaron con la esperanza de reorganizar sus vidas.
En Estados Unidos, además de las dificultades compartidas con otros inmigrantes, los judíos enfrentaron a reacciones y actitudes negativas. Por su calidad de refugiados recibían inicialmente ayuda financiera de sus familiares y de las organizaciones judías. Sin embargo, el apoyo para su rehabilitación emocional fue escaso. Sus vivencias de guerra eran demasiado dolorosas para ser escuchadas. Paralelamente, prevalecía entre la población norteamericana un sentimiento de culpabilidad por no haber actuado. Reacciones como “es cosa del pasado”, “debes estar agradecido y feliz por estar en América” o “ve el lado positivo”, llevaron a los sobrevivientes a no expresar sus sentimientos.

Esta actitud fue dañina para el bienestar psicológico de los sobrevivientes y sus familias, así como para su integración a las nuevas culturas. El silencio intensificaba el sentimiento de aislamiento y constituía un nuevo obstáculo en el proceso de duelo. Ese silencio impuesto por otros fue particularmente doloroso para aquellos que habiendo sobrevivido la guerra estaban determinados a actuar como testigos. Fue hasta la década de los ochenta, cuando muchos de los sobrevivientes ya habían fallecido, que el mundo estuvo dispuesto a escuchar.
SÍNDROME DEL SOBREVIVIENTE
Un síndrome es un conjunto de señales o síntomas que caracterizan alguna anormalidad. Después de la Segunda Guerra Mundial, médicos de diversas naciones europeas atendieron a un gran número de sobrevivientes de los campos de concentración nazi. Pasaron varios años antes de que la ciencia médica lograra desarrollar una teoría consensada de las consecuencias físicas y emocionales de quienes no perecieron en la maquinaria de la muerte. En 1961, William G. Niederland, un destacado psicoanalista estudioso del tema acuñó el término “Síndrome del Sobreviviente”.
El complejo de disturbios que caracteriza este síndrome incluye:
Profundo y constante complejo de culpa relacionado con el hecho de haber sobrevivido cuando tantos otros perecieron.
Carácter depresivo y malhumorado con tendencia a retraerse, que puede verse reflejado en una apatía general con ocasionales explosiones de enojo.
Sensaciones de desamparo e inseguridad, falta de iniciativa e interés.
Presencia de imágenes de la muerte, incluyendo el recuerdo del humo de las cámaras de gas, el brutal asesinato de un individuo o la separación de sus padres y hermanos.
“Adormecimiento psíquico” o disminución en la capacidad para sentir. A pesar de que esta actitud sirve como defensa psicológica para contrarrestar el efecto de las imágenes del pasado, fácilmente puede transformarse en depresión y apatía.
Una parcial o total somatización que va desde los dolores reumáticos o neurológicos hasta las enfermedades psicosomáticas como la úlcera, colitis, trastornos respiratorios o cardiovasculares e hipertensión. Todo esto puede ir acompañado de confusión mental o pesadillas.
Ansiedad y agitación que incluye tensión interna y sentimientos de ser inservible. Algunos sobrevivientes pueden estar temerosos de permanecer solos y mostrarse crónicamente aprehensivos.
Cambios constantes de personalidad y comportamiento.
Necesidad de dar significado a la vida. Los sobrevivientes de los campos nazis han sido llamados “colectores de la justicia”. Su búsqueda va más allá de la restitución económica o social, para centrarse en el reconocimiento de los crímenes cometidos en contra de ellos y el castigo de los responsables para restablecer, en lo posible, la moral del universo. El impulso de actuar como testigos, con un sentido de responsabilidad por los muertos, se convierte en su misión.
Incapacidad para completar el proceso de duelo lo que favorece el desarrollo de una “vida de sufrimiento”.
EFECTOS FÍSICOS
Como resultado de la deficiente alimentación, la insalubridad, las múltiples infecciones, entre muchos otros factores, los prisioneros se transformaban en esqueletos cubiertos de piel. El grado de mortandad, sin considerar a quienes eran asesinados en las cámaras era muy alto.
Tras la liberación, los médicos atendieron las enfermedades que eran evidentes a simple vista como el tifus y enfermedades del tracto respiratorio. La conexión entre el sufrimiento en los campos y las enfermedades posteriores fue detectada tiempo después. Más adelante se descubrió que los sobrevivientes habían desarrollado muchos otros problemas físicos, tales como la fatiga, deficiencias en la memoria, inhabilidad para concentrarse, irritabilidad, dolores de cabeza y alteraciones del sueño.
Desde el punto de vista somático, al ser liberadas las víctimas presentaban un síndrome predominante: el envejecimiento prematuro, todos parecían más viejos de lo que en realidad eran. Entre los padecimientos más comunes se detectaron alteraciones en el tracto digestivo, la diarrea, las úlceras pépticas, enfermedades cardiovasculares, la artritis y las piedras en el riñón.
EFECTOS EN LOS NIÑOS
Alrededor de millón y medio de niños y jóvenes judíos perecieron en manos de las huestes nazis entre 1939 y 1945. Al momento de la liberación, un número reducido de niños fue encontrado en los campos de concentración. La mayoría carecía de papeles y los más pequeños no recordaban su nombre, su lugar de origen ni su idioma materno. A través de los esfuerzos de las agencias internacionales, los niños que no eran reclamados eran colocados con familias adoptivas.
Las memorias de los pequeños sobrevivientes estaban impregnadas de trágicas escenas: la separación de sus padres, los días y noches en que permanecieron escondidos en cuevas, sótanos, bosques y barracas, la orfandad y el abandono, el hambre y las congelantes temperaturas: recuerdos de una niñez perdida.
Durante su estancia en los campos, los niños comprendieron la naturaleza del peligro y de la muerte. De ser necesario, podían permanecer ocultos durante largos períodos, en pequeñas áreas obscuras, sin hablar y sin moverse. Acostumbrados a pasar hambre, escondían comida en sus bolsillos. Muchos tenían dificultades para conciliar el sueño, pues temían que los soldados los asesinaran mientras dormían. Otros más desconfiaban de todo lo que les rodeaba, convencidos de que la bondad mostrada era tan sólo un truco nazi.
Como resultado, los pequeños sobrevivientes presentaron múltiples problemas, como la pérdida de identidad. Con el propósito de salvar a los niños, los padres vestían a sus hijos con uniformes nazis o cruces en el cuello y los enviaban a vivir en conventos o con familias cristianas. Educados en diferentes culturas, estos niños permanecieron “escondidos” aún después de la guerra por lo que su existencia quedó sumergida en una confusión de nacionalidades, religiones y lealtades.
Full transcript