Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Taller de Capacitación Campamento Libertad de Amar

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Taller de Capacitación Campamento Libertad de Amar

Ubicación Existencial Identidad y Contenido Temática principal de los EE Taller de
Capacitación Adolfo Nicolás SJ, a los jóvenes Valorar la juventud como una etapa muy especial de la vida
Los jóvenes saben que no siempre serán jóvenes. Por eso parece que tengan prisa por sacar el máximo partido a su juventud. Es nuestro deber comprender este hecho y colaborar con ellos en esta aventura. Es muy importante que seamos capaces de aportar algo a esta importante etapa, llena de posibilidades y de creatividad. Los seres humanos han recibido de Dios en la creación la capacidad de madurar, de edificar y construir sociedades y comunidades. La juventud es el momento en que estas posibilidades se ponen a prueba.

Nos ha preocupado siempre ayudar a los jóvenes a extraer lo mejor de las cualidades que Dios les ha dado, y abrir sus corazones a otros hombres y mujeres, especialmente a los que sufren y a los pobres. Nos hemos esforzado por ayudarles a descubrir un sentido profundo a sus vidas y a encontrar la alegría del amor y la amistad con Dios.
Las necesidades siguen siendo de la misma magnitud y los retos de la misma complejidad que siempre: ¿Podemos ayudar a los jóvenes a extraer lo mejor de sus corazones y a que aprendan de la sabiduría del pasado, para así crear un nuevo futuro? ¿Cómo podemos hacerles aspirar a lo mejor, soñar sueños de vida y de esperanza? Deseamos ofrecerles instrumentos útiles para distinguir cuáles de entre sus muchos sueños siguen la senda que lleva a la verdad y la alegría del Señor Jesús, y cuáles simplemente obedecen a las superficiales y provisionales tendencias del lucro y del mercado.
Ayudar al discernimiento de los jóvenes Otro gran servicio que podemos prestar a los jóvenes es ayudarles a hacer un buen discernimiento. Para los jóvenes resulta difícil tomar decisiones bien fundadas. En esta etapa de su vida han de decidir qué pueden hacer con el resto de su vida: en qué relaciones se quieren comprometer, en qué profesión se quieren embarcar, qué valores deciden hacer suyos. Un servicio verdaderamente ignaciano a los jóvenes implica siempre ayudarles a discernir.
Nuestro primer empeño debe ser ayudarles a ser libres; libres de las decisiones que otros han tomado sobre ellos y para ellos. Vivimos en un mundo en el que muchas instancias y muchas personas desean decidir en lugar nuestro; desean que compremos sus productos, su moda, sus valores, su estilo de vida, sus ideologías. Nuestro papel no es convertirnos en opción alternativa, sino ayudar a los jóvenes a situarse con libertad ante todas estas posibilidades que se les ofrecen.
Leyendo y reflexionando con mi Consejo las cartas ex officio de este año, se ha reforzado en mí la convicción de que el Señor llama a toda la Compañía a prestar mucha más atención al servicio de los jóvenes. El hecho de tener instituciones de éxito no nos exime de la obligación de discernir si estamos prestando el mejor servicio posible, que es el que el Señor pide que demos de nuestro tiempo, y si el acompañamiento que los jóvenes reciben de nosotros es el adecuado.
Objetico del campamento «El joven vive un encuentro con Jesús que le lleve a buscar su modo de proceder convencido de que es el camino para la verdadera realización personal y social» Continuamos la misión de Jesús Perdonar encuentros amorosos que hacen mirarnos de manera diferente, volver a lo fundamental de la vida.
Curar Incluir Enviar Reconciliarse con Dios, los otros y la creación.
Aprender a orar y discernir para contemplar un amor que me incluye. Liberarse de apegos para en todo amar y servir.
Iniciamos un crecimiento espiritual Seguimos una tradición espiritual que inicia en 1521 con una derrota de Ignacio de Loyola. Nos basamos en el proceso y la metodología de los Ejercicios Espirituales. El objetivo es ordenar los afectos para buscar y hallar la voluntad de Dios. Una propuesta cristocéntrica: conocimiento interno de Jesús para más amarlo y seguirlo.
Proceso Campamentos Jesuitas Que el joven tenga elementos para descubrir por sí mismo su Principio y Fundamento como una manera de iniciar un proceso de construcción del sentido de su existencia.
Fruto a Lograr -Ubicación existencial. -Principio y Fundamento. -Reconciliación. -San Ignacio y Espiritualidad Ignaciana.
Contenido El Principio y Fundamento es aquello que da sentido a tu vida, lo que orienta tu existencia, el cimento desde el cual construyes o la piedra angular de tu vida. El no tener claridad del fundamento de nuestra vida es motivo de un sinfín de malas decisiones dentro de la familia, el trabajo o la escuela.
Que el joven experimente una reconciliación con los otros, consigo mismo, con Dios y la creación, de tal manera que se sienta enviado a continuar la misión de Jesús. Fruto a Lograr -Identidad -Un mundo que genera sufrimiento -Propuesta de Jesús -Mi misión
Contenido En este campamento nos sentimos invitados por Jesús a continuar su misión de inclusión, solidaridad y fraternidad para reconciliar nuestro mundo herido. Cada uno escucha por dónde su corazón le indica continuar la misión de Jesús hoy en día.
Que el joven profundice en la espiritualidad ignaciana fortaleciendo la aplicación de todos los sentidos, a través de actividades de expresión artística, como medio para aprender a contemplar a Dios en todas las cosas creadas. Fruto a lograr -Los sentidos -El método de la oración ignaciana -El discernimiento de espíritus -La imagen de Dios
La oración es una disposición interna para dejarnos conducir por Dios. La oración ignaciana hace uso de todos los sentidos: ver, oír, escuchar, tocar, gustar y sentir. El discernimiento es una metodología para identificar los movimientos internos y clarificar cuáles se le pueden atribuir a Dios.
El joven vive un encuentro con Jesús que le lleva a buscar su modo de proceder convencido de que Él es el camino para la verdadera realización personal y social, y así llegar a la construcción del Reino de Dios en la historia.
Fruto a lograr -Mi búsqueda -Contexto de Jesús -Apegos y reconocimiento -El proceso para ser libres


La libertad que propone Jesús tiene que ver con el sana relación con personas, lugares e ideas, con la intención de dejarnos conducir por Dios. Jesús nace pobre como signo de libertad.

Un proyecto del equipo de vocaciones desde la Red Juvenil Ignaciana
Surge para difundir la espiritualidad ignaciana y la Compañía de Jesús.Los nombres se definen en unos ejercicios espirituales.
El primer campamento se realiza en diciembre del año 2006.
El proyecto de Campamentos Jesuitas pretende dar a conocer a los jóvenes la Espiritualidad Ignaciana y la Compañía de Jesús para atender sus búsquedas existenciales y fortalecer el seguimiento a Cristo.
1. Promover y compartir la Espiritualidad Ignaciana para todos los jóvenes e instituciones.

2. Generar experiencias de fraternidad y reflexión personal en contacto con la naturaleza que ayuden al joven a profundizar el sentido de su existencia.

3. Aportar a los procesos juveniles esta experiencia vivencial que enriquezca sus búsquedas. Objetivos específicos Objetivo General Es un grupo de jóvenes voluntarios mayores de 20 años interesados en formarse desde la Espiritualidad Ignaciana para apoyar la realización de los Campamentos jesuitas en distintos lugares del país.
1. Ayudar en la organización de los campamentos en su localidad y región.
2. Formarse para reproducir los cuatro campamentos.
3. Asistir al Taller Nacional de Formación para recibir la capacitación y formación especializada.
4. Dar seguimiento a los jóvenes que participan en el campamento, sea de manera grupal o de manera individual, atendiendo a las inquietudes expresadas en su evaluación.
5. Establecer la relación con la coordinación nacional de los campamentos jesuitas y la Red Juvenil Ignaciana.
6. Ayudar en la difusión de la espiritualidad ignaciana y la Compañía de Jesús.
Funciones Equipo Nacional de Formación Para que el joven pueda aprovechar de mejor manera el campamento tendría que tener tres elementos:
Claridad de que Dios es el principio y fundamento.Asumir su propia realidad: debilidades, fallas, dinamismos que centran en sí mismo, etc. Capacidad para el silencio.
Para que el tallerista pueda impartir el campamento de mejor manera tendría que prepararse de la siguiente manera:
Revisar el lugar que Jesús ocupa en su vida. Procurar una vida de oración y práctica del examen de conciencia. Lectura del libro: Galilea Año 30, Carlos Bravo, SJ
El campamento existe abre la posibilidad de que el joven pueda ubicar un punto desde el cual orientar su vida, a esto le llamará Principio y Fundamento, pero no siempre lo relacionará con Dios. En el campamento Reconcili-acción y Emoción-Arte podrá ubicar más a Dios como Principio y Fundamento, para que en el campamento Libertad de Amar tenga la capacidad de ver a Jesús como su principio y fundamento y adquiera las claves para entender su propuesta de libertad.
El campamento libertad de amar presupone que el joven ha vivido alguno de los campamentos anteriores. Este campamento pretende que la persona pueda emprender un camino espiritual desde las claves que nos entrega San Ignacio de Loyola. Quien coordine el taller debe estar claro de lo que significa la pobreza (desapego) y el menosprecio (conflictos) para San Ignacio de Loyola.
Libertad Desapego para dejarnos conducir por Dios. La libertad ignaciana presupone una experiencia amorosa con Dios, da rumbo a la vida, nos ubica con realismo y nos lanza hacia Dios-Jesús como utopía o modelo a seguir. El problema de nuestra manera de vivir la libertad es que no siempre en la experiencia amorosa ubicamos un rumbo o una dirección, entonces la libertad queda suelta y esto puede generar confusión. Ignacio propone “ordenar los afectos para buscar y hallar la voluntad de Dios”. Menosprecio Para San Ignacio de Loyola vivir el menosprecio por el seguimiento a Jesús es una experiencia que une a la persona con Jesús, es decir, hace sentirnos solidarios con su pasión. Desde este punto de vista, el menosprecio es un momento que se convierte en experiencia mística de unidad con Dios y no una experiencia de desvalorización por no sentirse reconocido.
Afectos El valor que damos a las personas, cosas o ideas que tenemos o anhelamos. El afecto se descubre cuando ubicamos lo que tenemos en el centro de nuestra vida, las motivaciones que nos hacen estudiar o trabajar, lo que más amamos en este mundo.
Apegos Es cuando algo queremos tanto que si no lo tenemos nos sentimos mal, al grado de que sentimos que perdemos valor o sentido de la vida. No necesariamente es algo malo.
El afecto se convierte en apego cuando el afecto es tan fuerte que no permite dar el paso que Dios me invita a dar, obstruye la libertad, entonces decimos que se convierte en un afecto desordenado.
Pobreza Es vivir desapegado de las personas, cosas o ideas. Cuando el corazón se apasiona por Jesús y su Reino surge como natural una libertad para dejarse conducir por Dios.
La pobreza cristiana es misionera, es decir, la persona se desapega para la misión. En síntesis, la pobreza cristiana nos lleva a tener la libertad suficiente para responder a las necesidades de nuestro tiempo. No apegarnos a lo establecido para inventar nuevas respuestas a las problemáticas del presente.
Palabras Clave
Full transcript