Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Modelo de evaluación de Pérez Juste

No description
by

Toni Toni

on 27 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Modelo de evaluación de Pérez Juste

Evaluación y calidad educativa Exposición del programa Modelo de evaluación de programas. Pérez Juste Evaluación de programas Introducción Exposición del modelo de evaluación de programas de Pérez Juste Estructura del trabajo en 3 grandes apartados: Concepto de evaluación y calidad educativa
Desarrollo del modelo educativo
valoración y conclusiones del modelo Concepto de evaluación Evaluación integrada Evaluación integradora El autor defiende una determinada concepción de la evaluación, formulada desde una perspectiva fundamentalmente pedagógica. Para ello, desarrolla de tres grandes ideas, a modo de principios, que deberían regir la evaluación pedagógica: <<La evaluación pedagógica es, ante todo, un medio al servicio de los objetivos educativos, a cuyo logro debe contribuir decisivamente.>> El rol de la evolución ha evolucionado de manera notable en los últimos años. La evolución fundamental ha sido la incorporación, junto a la tradicional de control, de la función de mejora.

Junto a esta función, conocida como sumativa, se incorpora la función formativa, que la convierte en un medio al servicio de los objetos.

Hacer de la evaluación un medio para lograr los objetivos, implica una serie de cambios fundamentales. Evaluación continua frente a discontinua La evaluación discontinua puede llevarnos a constatar el éxito o el fracaso, en cambio la continua, hace posible introducir las modificaciones necesarias cuando el fracaso no ha fraguado y es posible reconducir la situación. De la calificación al informe Las calificaciones solo informan de si ha habido éxito o fracaso, sin embargo, los informes, da las razones que subyacen a uno u otro. De los exámenes a la diversidad de técnicas Diferentes técnicas, no solo los exámenes tradicionales sino también la observación del trabajo en las aulas, las preguntas en clase..., para comprobar si el alumnado va alcanzando o no los objetivos. Valoración resultados a toma de decisiones Los resultados, el origen de la actividad educativa, no el final de la misma. De esta manera, el profesor se sirve de la evaluación para ayudar al alumno a aprender, y no sólo, para calificar su trabajo y sus resultados. Evaluación integral Calidad educativa Objetivos y metas La calidad de la educación, puede y debe ser compatible con los movimientos, propuestas y actuaciones de nuestro tiempo en relación con la calidad. Se analizan y formulan los conceptos de calidad de y en la educación y se formaliza una propuesta de integración en la que la calidad de la educación queda ligada a la misión de las instituciones y a sus proyectos educativos, y la calidad en se integra con el carácter de medio, relevante y eficaz, a su servicio. Preocupación constante, demanda actual Elementos a tener en cuenta en la elaboración de un programa Desarrollo del modelo Pérez Juste considera la evaluación de programas, como un proceso incardinado en algo más amplio que lo meramente medicional, además, se trata de un proceso de sistemático, lo que implica una planificación, diseñado de forma intencional y técnica, esto es, reconociendo explícitamente el papel del evaluador y las exigencias técnicas de esta tarea.
La propuesta del modelo evaluativo recoge tres momentos que a su vez comprenden unas dimensiones con unos objetos concretos que precisan de los correspondientes criterios e indicadores de evaluación. Importancia de la evaluación integral e integrada. Conclusiones Formar la persona, formar toda la persona, formar cada persona.
Y ello, para afrontar con posibilidades de éxito los desafíos con que tendrá que enfrentarse a lo largo de la vida en sus diferentes ámbitos de desarrollo.

Se trata de formar integralmente al ser humano, y ello atendiendo a las circunstancias del aquí y del ahora. Elementos con enfoques metodológicos de diversa naturaleza y alcance:
Lo educativo como referencia constante. Importancia de los objetivos, medios y recursos educativos adecuados para implementación, desarrollo y evaluación de programas .
El tamaño o amplitud del programa.
La complejidad del programa: con objetivos de muy diversa naturaleza, con las correspondientes implicaciones para su formulación, actuaciones pedagógicas y evaluación.
El estatus del evaluador.
Las unidades de análisis: como el aula o el tipo de centro.
La relación entre el programa y su evaluación.
La información a recoger: importancia de la recogida de información para poder condicionar la realidad del programa. Elementos con enfoque referente al programa y a la evaluación: Referente al programa:
El programa en sí y con todos sus componentes.
El programa en su proceso de implantación y desarrollo.
El programa como realidad llevada a cabo, se piense o no en una nueva aplicación.
El programa como una realidad dinámica: la evaluación debe dar lugar a consecuencias. Referente a la evaluación del programa:
La función o funciones a las que sirve.
La metodología a utilizar.
El informe: su formato, elaboración, debate, difusión. Momento inicial los puntos propuestos por Pérez Juste (1994) en su modelo son los siguientes Momento procesual Momento final Problemática Carácter de los juicios de valor Existencia de expertos Planteamientos éticos Comparabilidad de los datos La evaluación es una actividad compleja, en la que intervienen y se interrelacionan elementos de muy diversa naturaleza, lo que conduce a soluciones muy diferentes y, en ocasiones, muy alejadas unas de otras. Con todo, la complejidad inherente al proceso evaluativo, da lugar a una serie de problemas. Los modelos o propuestas evaluativas externas tienen como base la consideración de la evaluación como una actividad técnica.
En ciertos tipos de evaluaciones, surge el de que no se cuenta ni de lejos con el número de expertos necesarios para llevar a cabo tal labor y éstas se llevan a cabo por personas con una formación apresurada. De este modo, quienes han de llevar a cabo la tarea no son reconocidos por los evaluados como dotados de la competencia y de la experiencia necesarias, por lo que la evaluación pierde gran parte de su efectividad. Factibilidad En el campo de la evaluación uno de los mayores riesgos es caer en el intento del perfeccionismo.
Cuando un grupo de expertos es invitado a proponer modelos evaluativos, repercute en la calidad de la evaluación, ya que dejan de lado la perspectiva correspondiente a las personas e instituciones al que va dirigido. De este modo, constituye un problema que repercute en la calidad de la evaluación, lo cual tiene como consecuencia que todo ello suele conducir a propuestas muy elaboradas, amplias, profundas y complejas.
RETO: conjugar una (buena) evaluación que merezca la pena por la aportación de información que pueda representar, y el tiempo, los recursos y el personal necesarios para lograrlo. La propuesta de modelo de evaluación de programas de Pérez Juste, se basa en una evaluación orientada a la mejora desde enfoques internos inicialmente global.
Tanto la participación como el enfoque de complementariedad metodológica conducen al problema de quién o quiénes deben emitir los juicios valorativos «definitivos» y, por ende quién ha de tomar las decisiones de mejora.
En casos de falta de acuerdo final, las posiciones últimas corresponden a los responsables de su gobierno. No obstante, nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de conseguir, mediante el diálogo y las sesiones de grupo debidamente conducidas, un acuerdo básico Uno de los problemas más serios de las evaluaciones institucionales y que se encuentra relacionado con el propio comportamiento ético de los profesionales de la evaluación, es el relativo a la independencia profesional de los evaluadores.
El problema resultará de difícil solución mientras los evaluadores se encuentren en situación de desigualdad con respecto a quienes encargan las evaluaciones.
La meta principal a conseguir, es asegurar que la evaluación sea realizada legal y éticamente, y con el debido respeto a todos cuantos intervienen y están interesados en sus conclusiones. Cada vez con mayor frecuencia se plantea el problema de la comparabilidad de los resultados. La comparabilidad puede ser una manifestación más de un fenómeno tan reciente como arrollador: el de la globalización.
El problema de la comparabilidad es de elevada complejidad desde una perspectiva puramente técnica, pero se complica todavía más por algunas de las exigencias de nuestro tiempo en lo relativo al curriculum de las instituciones o por los derechos consagrados tanto a la libertad de cátedra de los profesores como a la autonomía institucional de las universidades u otro tipo de instituciones. La educación de calidad es aquella que aborda la formación integral de las personas. Meta el logro de la autonomía personal que no representa otra cosa que la capacidad de las personas para ser dueños de sus actos y, por ende, responsables de los mismos
La evaluación de programas, entendida como un proceso sistemático, diseñado intencional y técnicamente, de recogida de información rigurosa (valiosa, válida y fiable) orientado a valorar la calidad y los logros de un programa, como base para la posterior toma de decisiones de mejora.
Importante falta de formación en una gran mayoría de evaluadores externos y, por ende, falta de profesionalidad y validez en el proceso de evaluación de programas y centros.
Evaluación de programas, como un proceso incardinado en algo más amplio que lo meramente medicional.
la evaluación está orientada a la mejora de los procesos y resultados educativos. Junto a la función sumativa, se incorpora la función formativa. Evaluación como medio al servicio de los objetos institucionalización de la educación Ciclos sucesivos de evaluación --> mejora --> evaluación --> mejora.

En este momento se logra la plena integración del programa y de su evaluación, lo que viene a redundar en la mejora tanto del programa como de la propia metodología de la evaluación, así como en el perfeccionamiento profesional de los educadores. Finalidad:
Comprobar la eficacia del programa

Función:
Fundamentalmente sumativa.
Cuando sea posible, sumativa formativizada. Finalidad
Facilitar la toma a tiempo de decisiones de mejora.
Acumular información para introducir mejoras en futuras ediciones del programa.
Función:
Formativa.
En casos extremos, sumativa.
Metodología:
Recogida de información: observación, diálogos...
Análisis de la información: sesiones de grupo, debates... Finalidad:
Establecer la calidad técnica del programa, su viabilidad práctica y su evaluabilidad.
Poner en marcha el programa en condiciones óptimas.
Función:
Formativa: tomar por anticipado las decisiones de mejora que puedan elevar las potencialidades del programa.
En ocasiones puede ser sumativa, sea sobre el programa sea sobre su evaluación.
Metodología:
Análisis de contenido de documentos.
Estudios prospectivos.
Técnica Delphi.
Juicio de expertos multidisciplinares: metodológicos, técnicos, pedagógicos…
Registros. Pruebas diversas de evaluación inicial (prerrequisitos) La cuestión fundamental reside en diferenciar claramente entre finalidades y objetivos, por un lado, y medios y recursos por otro. Confundirlos puede ser el gran error, que con frecuencia se puede constatar cuando acudimos al tercero de los elementos clave: la evaluación de los resultados.
La calidad de la educación no puede situarse en los medios y recursos, meros instrumentos a su servicio, sino en la que puedan tener los proyectos educativos, esto es, en el fin y en los objetivos propuestos.
La cuestión, está en los fines y objetivos que integran los proyectos educativos. La naturaleza de tales fines y objetivos no es una cuestión pedagógica, sino filosófica. Representa la necesidad de promover y estimular el logro de objetivos tanto cognoscitivos y cognitivos, como afectivos, sociales, morales o estéticos, la evaluación no puede centrarse en los primeros ni, mucho menos, únicamente en los meramente cognoscitivos. El carácter formativo de la evaluación hace de ella una actividad en perfecta sintonía y armonía con la actividad educativa. La integración armónica de la evaluación con la actividad educativa la convierte en un medio más, para alcanzar los objetivos del programa. la evaluación así entendida, dinamiza las actuaciones de profesores y alumnos, promueve la reflexión, el análisis y la autocritica, fomenta la innovación y estimula el deseo de mejora continua, base de cualquier actuación pedagógica de calidad. Aun así, ha habido un cambio de concepto de evaluación, sin que ello haya supuesto una mejora en el concepto de evaluación como integradora del proceso educativo.
La principal característica de una evaluación de calidad no es otra que la existencia de la máxima coherencia entre los objetivos planteados, los procesos y las actividades educativas, las técnicas utilizadas en la evaluación y el uso de sus resultados al servicio de los propios objetivos y de la mejora de los procesos.
Full transcript