Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

catequesis

bautismo
by

jose jair torres restrepo

on 8 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of catequesis

Primer encuentro
Jesús, el Señor, te ha salvado
Dios te ama
como un padre amoroso. ... Is 43,4-5
Yo no me olvidaré. Is. 49,15
Mi amor de ti no se apartará. Is. 54,10
Él te hizo a ti. Is 44,2

Hizo para ti un mundo hermoso. Gn 2,4-5
Te ha dado todo lo que tienes para
que seas feliz... porque te ama. Jr 31,3

Analiza tu vida Eres precioso a mis ojos Dios te dice hoy y siempre: ¿Qué cosas te ha dado y te da día
a día Dios y que son prueba de su amor? ¡Seguro que encontrarás muchas!
Te lo repito: Dios te ama. ¿Qué te impide experimentarlo?
¿Cómo experimentas ese amor de Dios? El pecado

te ha separado de Dios
Dios nos creó para que fuéramos felices; pero los hombres pecamos y nos alejamos
de Él (Gn 3,1-24). Pensamos y hacemos cosas que sabemos que están mal. se ha levantado el muro de separación entre Dios y la humanidad
(Is 59,2) y no disfrutamos de la gloria de Dios.

consecuencias:
injusticia, miseria,
violencia, enfermedades… Por causa del pecado, Ante estas realidades, pretendemos buscar soluciones.
en el poder, en el tener, en el placer, en las drogas, en el alcohol, en el sexo…
soluciones imperfectas: falsas,
superficiales y provisorias.
Parecen solucionar las cosas
por un momento, pero luego
volvemos a sentirnos vacios
y solos…, insatisfechos. Analiza tu vida ¿Cuáles son tus pecados aquellos que te alejan de
Dios y de tus familiares, amigos y conocidos? Entonces…, ¿todo está perdido? Jesús ya te ha salvado

Cree en Jesús, conviértete y tendrás vida en abundancia
La salvación ya está dada en Jesús.
Es la única verdadera, integral, radical y definitiva.
¡Por su cruz nos ha salvado;
por su resurrección nos ha dado nueva vida!
Por Jesús y en Jesús el Padre nos ha dado la salvación
(Jn 3,16 ).
¡Salvación de todo lo que nos oprime!

Salvación y liberación integral de toda la persona
y de todas las personas. Dios nos ha dado la salvación en Jesús y por Jesús:

¿Qué significa eso para mí?

¿Cómo lo vivo? Cree en Jesús, conviértete y tendrás vida
abundante ¿Vas a abrirle las
puertas del corazón?
Jesús es el único camino
para atravesar el muro que
nos separaba de Dios Jn 14,6.
Él te dice lleno de amor a ti:
Ap 3,20. Para eso tienes que creer en la salvación que Jesús te dio
(Hch 16, 31),

aceptarlo como el único que te
puede salvar y pedirle que sea el centro de tu vida,
tu Señor,
tu Salvador. Aquí están muy en juego los elementos
de la vida y la muerte. Este proceso implica convertirte a él
(Hch 3,19),
volverte a él para seguir sus caminos.

Todo eso es cambiar la mentalidad de pecado para pensar, sentir y actuar como Jesús.
Dios nos ha dado la salvación en Jesús y por Jesús:

¿Qué signifi ca eso para mí? ¿Cómo lo vivo?
Qué esperas? ¡Decídete ahora mismo por Jesús! ¡Ábrele tu corazón y tu vida!
¿Vas a abrirle las puertas del corazón? Déjate llenar del Espíritu Santo
Si has aceptado a Jesús como tu salvador,
has aceptado recibir la vida nueva
que él ofrece. (Jn 10,10)
Ahora necesitas nacer a esa
vida nueva (Jn 3,1-5.)
Y Jesús nos prometió que sería
el Espíritu Santo
el que nos daría esa vida (Jn 7,37-39) Intégrate a la Iglesia
Ahora que sabes todo esto; solo te falta una
cosa: permanecer unido a la comunidad
de los que han sido salvados por Cristo,
la Iglesia, la familia de los hijos de Dios
(Hch 2,42-47).

Dios quiere que seamos una gran familia,
un solo cuerpo (Rm 12,5),

su Iglesia, para que todos los creyentes
podamos permanecer unidos y apoyarnos
los unos a los otros en nuestro caminar
por esta vida, rumbo a él (Rm 12,6-21). ¡Decídete! ¡Intégrate a la Iglesia Católica,
y ven a formar parte de la gran familia de Dios
junto a Jesús y María!

¿En qué experimentas que la Iglesia es nuestra casa?


«¡La Iglesia es nuestra casa!
¡Esta es nuestra casa!
¡En la Iglesia Católica tenemos
todo lo que es bueno,
todo lo que es motivo de seguridad
y de consuelo!» Benedicto XVI. SEGUNDO ENCUENTRO:
EL KERIGMA APLICADO AL BAUTISMO Se necesita aceptar a Jesús como el único Señor con sincera conversión del corazón y una decisión firme por él.Pídele a Dios que te de su Espíritu Santo (Lc 11,13).

Él te dará un corazón nuevo (Ez 36,26).

Te dará fuerzas para perseverar en esta nueva vida a la que has nacido Hch 1,8. El Bautismo es
participación
en la Muerte y
Resurrección
de Cristo
(Rom 6, 4-5). El agua.

¿Qué pasa donde no hay agua o es muy escasa?
¿Han experimentado la falta de agua por algún
tiempo en el pueblo o lugar donde viven?

¿Qué pasaría si se acabara el agua por completo? En el A. T. encontramos varios pasajes que
nos hacen pensar en el sacramento del Bautismo al relacionarlo con el agua.

El agua transformadora significa el paso
de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad.

El sacramento del Bautismo para
nosotros se convierte en el paso
de la muerte a la vida. En el N. T. Juan el Bautista tiene conciencia de este significado de cambio y de conversión,
de pasar de lo que es pecado y muerte, mediante el arrepentimiento y el perdón,
hacia lo que es la vida nueva (Mc 1, 4).

Pero Juan el Bautista aclara que su bautismo es solamente preparatorio, que después vendrá otro que bautizará en el Espíritu y en el fuego (Mt 3, 2).

Asimismo anuncia que Jesús es el Cordero de Dios que asumirá el pecado del mundo (Jn 1, 29-36). Juan el Bautista aclara
que su bautismo es
solamente preparatorio,
que después vendrá otro
que bautizará en
el Espíritu y en el fuego
(Mt 3, 2). Asimismo anuncia que
Jesús es el Cordero
de Dios
que asumirá el pecado
del mundo
(Jn 1, 29-36). Al bautizarse, Jesús siendo justo,
se coloca humildemente
entre los pecadores
(CIC 1 224);
y desde ese bautismo, hasta
su muerte, estará cumpliendo
públicamente la misión
encomendada por Dios Padre
(Lc 12, 50). El "paso" de Cristo al Padre,
su "Pascua",
lo relacionamos con el
paso de los hebreos a
través del Mar Rojo; escapan,
entonces, por gracia de Dios,
de la esclavitud de Egipto
(1Cor 10, 1-2). Sumergido en el agua
del bautismo,
el fiel de Cristo escapa
de la esclavitud del
pecado y
nace a la libertad de
los hijos de Dios. Como Dios nos ama mucho , nos envió a su Hijo, quien se hizo
hombre como nosotros para salvarnos y hacer posible la
vida de amor con Dios.
Para ello Cristo murió en la
cruz y resucitó.
Todo ello, gracias al Bautismo.
TERCER ENCUENTRO:

LA MISIÓN DE LOS PADRES

EN LA EDUCACIÓN HUMANA

Y RELIGIOSA DEL NIÑO «Los padres son los
primeros y principales educadores de sus hijos»
(CIC, 1653).
Es un derecho–deber
que tiene su raíz en la
ley natural Un hijo no es sólo una
criatura arrojada al mundo:
en la persona se da una
relación entre
procreación y educación,
que se considera
como una prolongación o complemento de la obra generativa.
La fe es el mejor legado
que se les puede
transmitir; más aún: es lo
único verdaderamente importante,pues es lo
que da sentido
último a la existencia. Lo que Dios espera de los
padres, más que palabras,
que sean piadosos,
coherentes.
Su testimonio personal
debe estar presente
ante los hijos
en todo momento Sin duda, hay que pensar
en cuál es el modo más
pedagógico de transmitir
la fe, y formarse para
ser buenos educadores;
pero lo decisivo es el
empeño de los padres
por querer ser santos. El niño aprende a colocar
al Señor en la línea de los afectos más fundamentales; aprende a tratar a Dios como Padre y a la Virgen como Madre; aprende a rezar, siguiendo el ejemplo de sus padres.
Podrían señalarse diversos
aspectos que tienen gran importancia
para transmitir la fe.
la piedad en la familia
-la cercanía a Dios en la oración y los sacramentos.
-Bendecir la mesa, o rezar con los hijos pequeños las oraciones de la mañana,
-enseñarles a recurrir a los Ángeles Custodios o a la Virgen,
son modos concretos de favorecer la virtud de la piedad en los niños.
Otro medio es la doctrina:
una piedad sin doctrina es
muy vulnerable ante el acoso intelectual que sufren
o sufrirán los hijos a lo
largo de su vida; necesitan
una formación profunda y,
al mismo tiempo, práctica.
La educación en las virtudes,
porque si hay piedad y hay doctrina, pero poca virtud, esos niños
acabarán pensando y sintiendo
como viven, no como les dicte
la razón iluminada por la fe.
Formar las virtudes requiere
resaltar la importancia de
la exigencia personal, del
empeño en el trabajo, de la
generosidad y de la templanza.
Sólo el amor es capaz de hacer
personas

Corresponde pues a los padres,
crear en la familia un ambiente
animado por el amor y la piedad
hacia Dios y hacia los hombres,
que favorezca la educación
íntegra, personal y
social de los hijos. Las bases que se pongan
los primeros años de vida
de un niño lo condicionarán
positiva o negativamente
en su desarrollo físico,
sicológico, afectivo y aún
más en el religioso. El amor hacia los hijos y la
experiencia de fe
Son estas dos condiciones
que unidas, ayudarán al
despertar religioso del
niño en los primeros años.
Familia cristiana es aquella
que tiene fe, que la expresa
y la celebra y que educa
a sus hijos en ella.
Algunas pautas para ayudar a
desarrollar el potencial religioso del niño
Testimonio de vida coherente.
Organización en el hogar de un rincón
de oración, donde tenga la oportunidad de
encontrarse con la Palabra
y de orar a Dios
El niño es muy dado a la lectura de los signos. Tomemos los signos de nuestra Iglesia:
agua, luz, cruz, etc. Para ir los despertando en su realidad religiosa.
Es orando con el niño cómo
se aprende a orar.
Meditar versículos de salmos con los niños, especialmente de alabanza y de acción de gracias.

Asistir a Misa dominical es muy importante para que el niño vaya descubriendo su valor.

La oración del niño pequeño es
breve y esencial.
CUARTO ENCUENTRO:
EL RITUAL DEL BAUTISMO

En la vida diaria utilizamos diversos signos, los cuales conocemos y entendemos: saludo, abrazo, beso, semáforos, señales de tránsito, etc. cada uno nos indica algo en particular. Asimismo, en la celebración de los sacramentos, utilizamos diversos signos que vienen a ser expresión de la
presencia de Jesús entre nosotros. Recepción de los niños y saludo del sacerdote:
Interrogatorio: El signo propio de esta parte es la señal de la Cruz hecha en la frente de los pequeños por el sacerdote, los papás y los padrinos.
Es como una marca de posesión y de fe en Cristo y significa la gracia de la redención que Cristo por su pasión y muerte en la cruz nos ha dado
(CIC 1235; 617). El anuncio de la Palabra de Dios:
“El sacramento es preparado por
la Palabra de Dios” (CIC 1122), que
“ilumina con la verdad revelada a
los candidatos y a la asamblea y
suscita la respuesta de fe,
inseparable del Bautismo”
(CIC 1236).
Luego se dice la oración de los
fieles y se invoca a los santos
Unción pre-bautismal:
Los que van a bautizarse son ungidos en el pecho con el óleo de los catecúmenos para recibir la fuerza de Dios
(Is 1, 6; Lucas 10,34)
al empezar la vida cristiana, siendo fortalecidos en la lucha contra el mal.
Bendición del agua:  

El agua es signo de limpieza, regeneración, fecundidad, fertilidad y de vida.
(Ez 36,25; Jn 4, 11 ss; Jn 3, 5; Gn 1, 2; 1 Pe 3, 20)
El agua aparece también como signo
de la vida y de la muerte, aunque acentuando
el aspecto positivo de fuente de vida, ya
que el Bautismo es un sacramento que
nos hace nacer a una vida nueva y nos
incorpora al misterio de Cristo para
morir y resucitar con Él a la vida nueva
de hijos de Dios.
Renuncia y profesión de fe:
Al pecado y al autor del pecado
significan una declaración de
guerra contra todo lo que se
opone al vivir del Evangelio.
La profesión de fe en Dios
significa vivir de acuerdo al
estilo de vida de Jesús, al
espíritu de las Bienaventuranzas. Bautismo: Significa y realiza la muerte al pecado y la entrada en la vida de Dios a través de la configuración con el misterio pascual de Cristo” (CIC 1239). “Consiste en sumergir en el agua al candidato o derramar agua sobre su cabeza, pronunciando la invocación de la Santísima Trinidad, es decir, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (CIC 1278).
Unción con el Santo Crisma: Somos consagrados con el santo crisma (CIC 1294) para entrar a formar parte del Pueblo de Dios y ser miembros de Cristo sacerdote, profeta y rey (CIC 1241).
La unción con el santo crisma es un
signo del don del Espíritu (CIC 1241),
que, como el aceite, impregna, penetra, suaviza, cura, fortalece y perfuma.
Y los ungidos participan de la nueva
vida en Cristo.
La vestidura blanca:  
El origen de este signo está
basado en las palabras de
San Pablo en su carta a los
Gálatas: (Ga 3, 27). 
La vestidura que se impone a
los recién bautizados es blanca
porque es signo de haber
resucitado con Cristo (CIC 1243). El cirio: Para el bautizado será luz
(Is 60), lámpara para sus pasos, luz
en su corazón (Salmo 118), luz que ilumina a toda persona como
presencia del Señor (Jn 1).
La luz también es signo de vida
(dar luz), de la verdad (caminar a oscuras es sinónimo de ignorancia
y confusión), del amor
(la llama del amor).
Effeta: El celebrante toca con el dedo pulgar los oídos y la boca del niño y pide al Señor le conceda, a su tiempo, escuchar la palabra y profesar la fe, para alabanza y gloria de Dios Padre.
Padre Nuestro: El nuevo bautizado es ahora hijo de Dios en Cristo (CIC 1243). Sus papás, padrinos y la comunidad cristiana, en su nombre, dirigirán al Padre la oración que Jesús nos enseñó. Para el bautizado “la entrega de la Oración del Señor significa el nuevo nacimiento a la vida divina” (CIC 2769), y aprenderá a “invocar a su Padre con la única Palabra que Él escucha siempre” (CIC 2769).
La bendición solemne:
Full transcript