Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Autores De La Independencia De Colombia

No description
by

Orlando Ramirez Duran

on 16 December 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Autores De La Independencia De Colombia

Autores De La Independencia De Colombia
Hace 200 años Colombia se independizó de España luego de un largo proceso, peligroso y sangriento. Los autores de la independencia colombiana són:

1.José María Córdoba
2.Luis Aury
3.Simón Bolivar
4.Antonia Santos Plata
5.Policarpa Salavarrieta
6.Manuel del Castillo y Rada
7.José María Espinosa Prieto
8.Mercedes Ábrego
9 María Concepción Loperena
10.Joaquín Caicedo y Cuero
11.Antonio Nariño Álvarez
José María Córdoba
Fue uno de los antioqueños más destacados durante las guerras de la independencia, siendo nombrado General del Ejército Libertador de Simón Bolívar a muy corta edad.
Era hijo de Crisanto Miguel de Córdoba y Mesa y de Pascuala Muñoz y Castrillón, quienes tuvieron 7 hijos, entre los que José María fue el tercero. Junto a su familia, vivió su infancia en los municipios de San Vicente y Rionegro, también en el actual departamento de Antioquia; en ese último municipio, en junio de 1814, a la edad de 14 años, se convirtió en uno de los primeros alumnos de la recién creada, Escuela de Ingenieros Militares1 dirigida por Francisco José de Caldas y donde también enseñaban José Félix de Restrepo y el francés teniente coronel Manuel Roergas de Serviez. Este último sería un importante personaje en la conformación del ejército de los llanos que en 1819 lograría la victoria en la batalla del puente de Boyacá.
En 1817, viajó a Guyana (Venezuela) a ponerse bajo las órdenes de Bolívar. Con sus escasos 19 años, Córdova demostró gran arrojo y valentía en las acciones en las que participó, por lo que en octubre de 1818 fue nombrado miembro del Estado Mayor General del Libertador con quien participaría en las batallas del Pantano de Vargas y el Puente de Boyacá en 1819.

Simón Bolivar
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, era el nombre completo del Libertador Simón Bolívar, quien nació en Caracas el 24 de julio de 1783, y falleció en Santa Marta el 17 de diciembre de 1830. Descendiente de una acaudalada familia latifundista y esclavista, fruto del enlace nupcial de don Juan Vicente Bolívar y doña María Concepción Palacios y Sojo. Fue bautizado el 30 de julio en la iglesia metropolitana de Caracas por el doctor don Juan Félix Jerez y Aristeguieta, su pariente cercano, su padrino fue don Feliciano Palacio. Bolívar. Simón fue el menor de cuatro hijos: Juan Vicente, María Antonia, Juana. Quedó huérfano de padre a los dos años y medio de edad, y de madre a los nueve, debiendo permanecer bajo la protección de su abuelo materno don Feliciano Palacios, hasta que éste murió.

En 1812 partió de Cartagena en una empresa militar que limpió de los realistas las riberas del río Magdalena hasta llegar a Cúcuta en febrero de 1813. Entre mayo y agosto de este último año liberó a Venezuela, siendo aclamado por primera vez como Libertador y anunciando la guerra a muerte (eran americanos los que luchaban por la libertad de América sin importar país de nacimiento ni color de piel; eran enemigos los que a pesar de haber nacido en el Nuevo Mundo no hicieran nada por su libertad). Luego fue obligado a huir a Cartagena a mediados de 1814, tras la retoma de Venezuela por los realistas comandados por José Tomás Boves. Desde allí emprendió una campaña que sometió a Santafé bajo el Congreso de la Nueva Granada, en diciembre de 1814.
Al año siguiente viajó a Cartagena para obtener ayuda militar con la cual pensaba tomar Santa Marta, pero se enfrentó militarmente a las autoridades de dicha ciudad. Luego, Bolívar emigró a las Antillas en mayo de 1815, escribiendo la famosa Carta de Jamaica (6 de septiembre) en la que describe los problemas políticos del Nuevo Mundo, analiza la situación presente y futura de los países nacientes y propone una América unida en una gran confederación. A finales de diciembre de 1815 se embarcóhacia Haití donde obtiene la ayuda económica y militar del presidente Alexander Petión para reiniciar sus luchas armadas en Suramérica, con la condición de declarar la libertad de los esclavos. De Puerto Príncipe se trasladó a Los Cayos con el propósito de convocar


una asamblea de jefes patriotas y solicitar el nombramiento del alto mando de las fuerzas expedicionarias. Con dificultad, Bolívar consiguió la comandancia suprema, saliendo el 31 de marzo de 1816 hacia el continente. En diciembre de aquel año, Bolívar se vio obligado a retornar a Haití dada la posición hostil de algunos jefes republicanos –Santiago Mariño y Francisco Bermúdez- que se resistían a su sometimiento. Allí reafirmó el apoyo político y militar de Petión, y el 31 de diciembre tocó tierra firme en las proximidades de Barcelona (Venezuela).

Antonia Santos Plata
Oriunda de Pinchote (Santander), Antonia Santos Plata nació el 10 de abril de 1782 de la pareja conformada por Pedro de los Santos Meneses –uno de los fundadores de la parroquia de Pinchote en 1782- y María Petronila Plata Rodríguez, quienes descendían de ricas familias de la región. Fue la quinta de once hijos, los cuales trascurrieron su infancia y juventud en las propiedades rurales de su familia. Su instrucción fue deficiente, entre oficios propios de las mujeres de su época (costura y labores domésticas) y algunos conocimientos de escritura, lectura, gramática castellana, aritmética, enseñanza religiosa y prácticas piadosas.
Este grupo insurgente, el más numeroso y mejor organizado de aquellos parajes, realizaba hostigamientos armados a las fuerzas del Rey presentes en la zona, entorpecía las actividades civiles y administrativas, propiciaba la fuga de patriotas, interceptaba las comunicaciones, impedía el envío de recursos a Barreiro, robaba víveres y ganados, con los que abastecían a los ejércitos rebeldes, mantenía informados de los movimientos realistas a los patriotas armados y despertaba en las comarcas el entusiasmo patriota. Esta guerrilla, al lado de otros grupos armados de patriotas con quienes actuaron en conjunto en varias ocasiones, fue un verdadero dolor de cabeza para Antonio Fominaya y Lucas González, los dos últimos gobernadores del gobierno español en la provincia.
En 1819, el gobernador González canalizó todos sus esfuerzos para reprimir y destruir los grupos guerrilleros de su provincia, persiguiendo a Antonia y a la guerrilla que comandaba. Así pues, la noche del 12 de julio un destacamento realista conducido por el capitán Pedro Agustín Vargas, llegó a la casa de la hacienda El Hatillo apresando a Antonia, su hermano menor Santiago, su sobrina de 15 años Helena Santos Rosillo y dos esclavos de la familia, siendo conducidos a Charalá y después a El Socorro. El gobernador González, luego de recibir la orden del Virrey Juan Sámano de ajusticiar a todo rebelde, condenó a muerte a Antonia por enemiga del Rey al apoyar a las guerrillas patriotas, viéndose obligada a ser prisionera de lesa majestad. La puso en consejo de guerra junto con los guerrilleros Pascual Becerra e Isidro Bravo, quienes fueron ejecutados en una esquina de la plaza de El Socorro el 28 de julio de aquel año, mismo día en que le llegaría la muerte a Antonia Santos y tan sólo diez días antes del triunfo republicano en el campo de Boyacá. Sus últimas horas las pasó Antonia en capilla en la que es hoy la Casa de la Cultura de El Socorro, asistida por el doctor N. Torres. La mañana de su fusilamiento, la heroína vestía de negro, se despojó de sus zarcillos de oro, un relicario, un anillo de esmeralda que cedió al verdugo que iba a dirigir su muerte e hizo entrega de su testamento a su hermano Santiago. A las diez y media de la mañana sonaron los proyectiles que extinguieron la vida de Antonia Santos Plata.

Policarpa Salavarrieta
La Pola, junto con su padre, Joaquín Salavarrieta -oriundo de El Socorro, quien participó en la Rebelión Comunera de 1781 para luego dedicarse al comercio y la agricultura-, su madre, Mariana Ríos, natural de Moniquirá, y sus ocho hermanos (María Ignacia, Catarina, José María, Manuel, Ramón, Francisco Antonio, Bibiano y Eduardo), llegó a Santafé proveniente de la villa de Guaduas en 1789. Se acomodaron entonces en una casa en el barrio Santa Bárbara, y allí se encontraban en 1802 cuando la ciudad fue atacada por una epidemia de viruela en la que murieron los padres y dos de los hermanos de la familia Salavarriera Ríos.
Mientras vivió en Guaduas, La Pola trabajó como costurera, hasta el año de 1817, cuando, de nuevo con su hermano Bibiano decidió regresar a Santafé. Al parecer, para este momento, la heroína ya había iniciado sus actividades de apoyo a los insurgentes de la causa patriota, pues a su llegada traía consigo una carta escrita por Ambrosio Almeida, líder de la guerrilla de los hermanos Almeida que operaba en el centro de la Nueva Granada.
Por recomendación de los líderes independentistas, habitó en la casa de Andrea Ricaurte mientras trabajaba como costurera, labor que le permitió pasar desapercibida como una experta espía; recolectaba información útil para sus copartidarios y servía de correo y enlace con las guerrillas del Casanare.
Al ser capturados los hermanos Almeida, en el mes de octubre de 1817, les fueron encontrados documentos que comprometían a La Pola. Unos días después se puso preso también a Alejo Sabaraín quien llevaba consigo un documento que terminaría de incriminar y comprometer a la joven Salavarrieta. Así fue que en los primeros días del mes de noviembre, mientras La Pola se encontraba en la casa de Andrea Ricaurte, donde se hospedaba, fue apresada y recluida en el Colegio del Rosario, que entonces funcionaba como cárcel.
El Consejo de Guerra implantado por Morillo en 1816, encontró culpable a La Pola y la condenó a muerte el 10 de noviembre de 1817. La ejecución se llevó a cabo 4 días después. Sobre la forma en que murió existen varios relatos, pues desde el mismo momento de su muerte se convirtió en un importante personaje de la independencia, logrando que cronistas e historiadores relataran de manera detallada su vida y sus últimos momentos. Se sabe así que hasta el último momento arengó de manera decidida la causa de la libertad y la victoria que deberían tener los patriotas sobre los realistas para obtener la libertad. A ella se atribuye la siguiente frase, pronunciada en el momento de su llegada al patíbulo: “¡Pueblo indolente! ¡cuán distinta sería hoy vuestra suerte si conocierais el precio de la libertad! Ved que, mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más!”

Maria Concepción Loperena
Aunque no se conoce exactamente la fecha de su nacimiento, se sabe que fue oriunda de Valledupar, lugar al que luego se consagraría en las luchas por la independencia de España, a pesar de ser sus padres españoles. Tampoco se conoce con claridad la fecha de su muerte, pero por algunos documentos existentes se presume que sucedió el 21 de diciembre de 1835.

Su padre fue el militar español Pelayo Loperena y Carrión, designado a servir en la gobernación de Santa Marta con la encomienda de ser recaudador de impuestos de Valledupar y fiscal de causas contra los españoles por maltrato a los indígenas de la zona. Su madre, Maria de la Trinidad de Molina y Zúñiga, también era española y estuvo de acuerdo en establecerse con su esposo en Valledupar después del encargo oficial que le había sido encomendado.

Su esposo fue el samario, también militar Teniente de Gobernador, José Manuel Fernández de Castro, quien tuvo a su cargo la organización de las encomiendas de la jurisdicción de Valledupar. El matrimonio se llevó a cabo en el año de 1775 y de quien enviudo pocos años después, quedando ella a cargo del patrimonio familiar, consistente en varias haciendas ganaderas.

María Concepción Loperena es conocida en la historia de Valledupar por ser la precursora del movimiento independentista en esa ciudad que siempre había apoyado la causa del rey.

Para el año de 1812, el gobernador de Cartagena, Manuel Rodríguez Torices, sostenía una lucha a muerte con los realistas de Santa Marta. Mientras esto sucedía, los habitantes de Valledupar iniciaban negociaciones tanto con la provincia de Cartagena como con la junta de Santafé para lograr iniciar un proceso independentista y obtener así autonomía. Fue María Concepción Loperena quien se dirigió a la junta de Santafé, informando al entonces presidente, Jorge Tadeo Lozano, las intenciones de Valledupar y su negación para llegar a algún acuerdo con la Junta de Santa Marta que tenía orientación realista. En el comunicado enviado a Lozano, se informaba el envío del subteniente Pedro Norberto Fernández de Castro, hijo de Loperena, como representante y negociador de Valledupar.

Al parecer, la reunión con Jorge Tadeo Lozano nunca se logró llevar a cabo, en cambio, Fernández de Castro recibió un llamado de la junta de Cartagena con quienes se reunió para discutir el inicio del proceso independentista de Valledupar. Aunque no se consiguió un acuerdo sobre la estrategia militar que se utilizaría en el proceso, se pudo construir fuertes lazos con Simón Bolívar, quien había estado presente y se encargaría de dirigir varias de las acciones que sucederían después en Valledupar.

Otro de los resultados de la reunión de Cartagena, fue la concertación de un encuentro entre Bolívar y María Concepción Loperena. Se llevó a cabo el 20 de enero de 1813 en Chiriguaná, donde se encontraba Bolívar haciendo campaña por la libertad desde el último día de 1812. Allí se acordó que Bolívar respaldaría cualquier acción independentista que se llevara a cabo en Valledupar1. Con esta premisa, el 4 de febrero de 1813, María Concepción Loperena Ustáriz de Fernández de Castro se encargó de la organización y pronunciamiento del acta de independencia de la ciudad de Valledupar, la cual se declaraba independiente no sólo de España, sino también de la capital provincial. Con esto, Valledupar se convirtió en la primera ciudad de la provincia de Santa Marta en hacer esa declaratoria.

Manuel Del Castillo Y Rada
Militar cartagenero, nacido en 1781 y ejecutado en su ciudad natal por orden de Pablo Morillo en febrero de 1816, cuando contaba con 35 años de edad. Su padre fue don Nicolás del Castillo natural de Alicante, y su madre doña Manuela Rada y La Torre Berrío perteneciente al linaje de los condes de Santa Cruz de La Torre. Quedó huérfano a los cinco años. Fue casado con doña Isabel de Blasco el 6 de agosto de 1815. Junto con su hermano mayor José María, fue enviado en 1790 a estudiar a Santafé al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario cuando tenía una edad de nueve años. Tras obtener el título de Doctor en derecho, decidió dedicarse a la guerra ingresando a las milicias del Reino, en las que alcanzó el grado de capitán.

Regresó a Cartagena el 13 de noviembre de 1809, pero no intervino como protagonista al lado de su hermano José María en los sucesos políticos ocurridos en esa ciudad entre mayo y julio de 1810, que culminaron con la deposición del gobernador Montes. El 19 de noviembre de aquel año retorna a Santafé, siendo agregado al cuartel del Batallón Nacional. Allí fue reconocido como capitán de una compañía. A principios de enero de 1811, el gobierno de Santafé le encomendó incorporar la provincia de Mariquita a Cundinamarca, e intervenir en las pugnas políticas entre Ambalema y Honda. Terminada la misión, Castillo vovlió a Santafé cuando Antonio Nariño ostentaba la presidencia de Cundinamarca. En enero de 1812, Manuel del Castillo acompañó al comandante Joaquín Ricaurte a someter por la fuerza a la provincia de El Socorro, que se resistía a unirse a Cundinamarca. El resultado de la expedición militar fue la captura de los individuos de la Junta del Socorro y sus adeptos. El 7 de marzo de aquel año, tras la negociación de una capitulación, las tropas cundinamarquesas entraron a la capital provincial.
José María Espinosa Prieto
Militar Santafereño durante la independencia al lado del ejército centralista de Antonio Nariño, pintor y caricaturista autodidacta de estilo neoclásico creador de unas 520 obras, y autor de Memorias de un abanderado (1876).

Nacido el 1 de octubre de 1796, bautizado en la catedral de Santafé al día siguiente y fallecido en su ciudad natal el 24 de febrero de 1883. Hijo de los criollos Mariano Espinosa de los Monteros y Mora y Marina Prieto Ricaurte, cuyos padres fueron funcionarios españoles vinculados a la Real Hacienda; fue el séptimo de ocho hijos, educado por sus abuelos en un ambiente piadoso hasta que el último falleció en 1809. Fueron sus hijos Francisca, Luis, Mariano, Vicente, Lucía, Rafaela, Emilia y José Tomás, seis de los cuales fueron pintores. Participó de la gresca del 20 de julio de 1810 al lado de su cuñado Antonio Morales Galavis (casado con Ana María Espinosa), y desde los 14 años se vinculó a las luchas por la independencia al presentar el 3 de diciembre de 1810 la documentación requerida con el fin de ingresar al ejército de la primera República.

Fue admitido como cadete y abanderado (el portador del estandarte) de las tropas de Nariño el 29 de enero de 1811, y dos años después promovido a alférez, participando en las batallas de Ventaquemada (diciembre de 1812), San Victorino (enero de 1813) y en la denominada Campaña del Sur de (septiembre de 1813 a mayo de 1814), que terminaría con la derrota de los patriotas en los ejidos de Pasto, el 10 de mayo de 1814. Inmediatamente después del fracaso de Pasto, estuvo bajo el mando de José María Cabal, guerreando en las batallas del río Palo (junio de 1815) y la Cuchilla del Tambo (27 de junio de 1816) que marcó la derrota del ejército patriota, cayendo prisionero tres días después y conducido a Popayán. Luego de salvarse al azar de ser fusilado (quintado), el 17 de septiembre de 1816 recibió pasaporte de Juan Sámano para trasladarse a La Plata y permanecer allí por diez meses. Al año siguiente cayó prisionero por segunda ocasión, después de haber dado vivas a la patria. Por este motivo trabajó en la construcción del camino del Páramo de Las Papas en San Agustín, escapándose el 16 de marzo de 1817. Desde entonces y hasta 1819, estuvo merodeando como fugitivo en los territorios del Cauca, Huila y Cundinamarca, hasta que se entregó a las autoridades españolas acogiéndose a un indulto real promulgado por Morillo. Mientras participó en las luchas independentistas, estuvo preso y prófugo, realizó apuntes y caricaturas de las batallas, compañeros, jefes, enemigos y aprendió técnicas pictóricas indígenas.

A su regreso a Bogotá en 1819, para sobrevivir se dedicó a retratar a sus parientes, las familias más prestantes de la capital y los próceres de la independencia, tras no recibir la pensión de veterano de guerra a que tenía derecho. Luego, desde agosto de 1828 se convirtió en el pintor de Simón Bolívar, llegando a ser uno de los creadores de la iconografía del Libertador.
Luis Aury
Louis Michel Aury vino al mundo en 1781 en la ciudad de París, fruto de la unión nupcial de Louis Aury e Isabel Maignet. Compartió el cuidado de sus padres con su hermanita menor Victoria; estudió las primeras letras y secundaria en una escuela pública de Mont Rouge, hasta que en 1800 se alistó en la Marina Francesa como cadete.
En 1803 se embarcó rumbo a Nueva York, luego de la muerte de su padre, por lo que uno de sus tíos maternos quedó al cuidado de su madre y hermana. Al conocer la coronación de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia, decidió desertar de la Marina Francesa para comandar, en calidad de corsario, durante 8 años, diversas embarcaciones en las costas estadounidenses, las islas antillanas y en el mar Caribe. Quizá el más importante de sus comandantes fue Andrew Jackson, quien sería presidente de los Estados Unidos de América algunos años después. Aury tuvo una destacada participación en la guerra entre esta nación e Inglaterra en 1810, lo que le sirvió para amasar una pequeña fortuna con la cual adquirió una pequeña goleta. La perdió al ser acusado de violar las leyes norteamericanas, viéndose en la necesidad de establecer una sociedad con el capitán Dominique Diron para adquirir un barco que llamaron “Venganza”. A la sociedad se unieron el comodoro Charles Louminet y el capitán Jean Chavellier. A finales de 1811 se disolvió la empresa de corsarios franceses al ser detenidos los barcos por las autoridades estadounidenses, culpados de trasgredir las leyes.

AUTORES DE LA INDEPENDENCIA DE COLOMBIA
Simón Bolivar:
Nombre: Orlando Ramirez Duran
Grado: 8-3
Fecha: 12/Diciembre/2014
JOAQUÍN CAICEDO Y CUERO
Fue el menor de los hijos varones de Manuel Caicedo Tenorio, estudió en Popayán para luego trasladarse a Santafé, la capital del virreinato de la Nueva Granada a prepararse como abogado. En 1805 se casó con su prima Juana María Camacho Caicedo y aceptó el cargo de juez de cuentas en Santafé, luego, en 1808, tras la muerte de su padre debió sucederlo en el cargo de Alférez Real, razón por la cual debió regresar a su ciudad natal. En esto se encontraba cuando lo sorprendieron los movimientos independentistas de 1810.

Decidió participar activamente del levantamiento ocurrido en Cali en el mes de noviembre, cuando se instaló una junta de gobierno contraria a la que el Gobernador Tacón había impuesto en Popayán. En la junta caleña, Caicedo obró como secretario, ese sería el inicio de su carrera política que se vería fortalecida con la iniciativa de recorrer la Provincia entera invitando a los cabildos locales para que de manera organizada formaran una Junta de Gobierno que representara la provincia y estuviera en contra de su capital, Popayán; cuidad que apoyaba la postura política del gobernador Miguel Tacón, quien era un ferviente defensor de la causa española. Finalmente, tal como se había propuesto, el 1 de febrero de 1811 se instaló en Cali una Junta Provisional de Gobierno de las Ciudades Amigas del Valle del Cauca; “Firmaron el acta Joaquín de Caicedo y Cuero por Cali, Joaquín Fernández de Soto por Buga, José María Cuero y Caicedo por Anserma, Ignacio Mateus Polanco y fray José Joaquín Meléndez por Cartago, y fray José Joaquín Escobar por la ciudad de Toro, entre otros. El cabildo de Caloto adhirió a la Confederación el 21 de febrero y eligió como su diputado en Cali al sacerdote Juan María Céspedes.”1

Ante las amenazas de Tacón a la junta caleña, Caicedo solicitó ayuda militar a la Junta Suprema de Santafé que envió al Coronel Antonio Baraya con un ejército que enfrentaría el de Tacón en fecha del 28 marzo de 1811, en la batalla de Palacé, considerada como la primera victoria de la independencia. Después de la derrota de Tacón en Palacé, la Confederación decidió trasladarse a Popayán, capital de la Provincia, el 21 de junio de 1811, para este momento Joaquín Caicedo sería elegido presidente de la Junta.

Por considerarlo un vecino respetable le fue encomendada la misión de viajar a Quito a recuperar las cuatrocientas trece libras de oro que Tacón había enviado a esa ciudad después de robarlas de la casa de moneda de Popayán, su tarea fue infructuosa pues el gobierno quiteño decidió no devolver el dinero y aprovecharlo para su propia causa. A su regreso encontró alterado el orden público de la provincia y decidió reestructurar el ejército patriota y continuar en lucha por la causa independentista, hasta que fue apresado en Calambuco por el ejército pastuso que apoyaba la causa realista, el 13 de agosto de 1812.

Anterior a esto, en mayo de 1812 había sido apresado en Pasto, en un levantamiento organizado por los habitantes de la ciudad que apoyaban a los realistas, a los mismos que meses antes Caicedo había decidido perdonarles la vida y bienes cuando los patriotas se tomaron la ciudad. En esa ocasión recuperó su libertad por la ayuda del general norteamericano Alejandro Macaulay, quien después se encontraba con él en agosto del 12 y también fue apresado por los pastusos. Toribio Montes, al mando del ejército realista, ordenó la ejecución de Caicedo y Macaulay en la ciudad de Pasto el 26 de enero de 1813.
ANTONIO NARIÑO ÁLVAREZ
Entre las décadas de 1850 y 1870, Espinosa se dedicó a pintar las batallas que definieron la guerra de independencia, basándose en sus experiencias vividas como soldado.
Mercedes Ábrego
Su nombre completo era María Mercedes Reyes, Ábrego era el segundo apellido de su madre, María Inés Reyes Ábrego, de quien Mercedes era hija natural. Sobre su apellido se sabe que “…por el año de 1813 había en San José de Cúcuta dos Mercedes Reyes: una la heroína y otra Mercedes Reyes Azúa, familiarmente, para distinguirlas se acostumbró llamarlas Mercedes Ábrego y Mercedes Azúa. Desde entonces era frecuente llamar a la Heroína de Cúcuta simplemente Mercedes Ábrego1.” Respecto al lugar y fecha de nacimiento de Mercedes Ábrego existen aún diferencias históricas pues se desconoce su partida de bautizo. Algunos estudiosos aseguran que esta heroína era de Cúcuta, otros en cambio dicen que nació en San Cayetano, municipio del actual departamento de Norte de Santander y que era el lugar de residencia de la familia Reyes. Igual sucede con su fecha de nacimiento, ubicado por algunos en la década del 70 y por otros en la del 80 del siglo XVIII.

Sobre la juventud de Mercedes Ábrego se sabe que recibió educación en su hogar, inclinada hacia el aprendizaje de las labores manuales por las que se destacó, principalmente el bordado y la modistería. Así devengaba ingresos económicos, pues era buscada para la enseñanza de estas artes manuales y para el encargo de objetos laboriosos, especialmente ornamentos religiosos para las iglesias de la región. Estas labores se convirtieron en su principal fuente de ingresos después de la muerte de su esposo, la que sucedió a los pocos años de haberse casado. Mercedes Ábrego fue madre soltera de tres hijos: José Miguel, Pedro María y José María, este último médico formado en el colegio de San Bartolomé en la ciudad de Santafé. Sin embargo, algunos investigadores aseguran que la heroína estuvo casada con José Marcelo Reyes, quien trabajaba en la hacienda de la familia Reyes Ábrego, llamada Urimaco, la cual se dedicada al cultivo de cacao que se exportaba hacia Maracaibo. Según documentación de la época, José Marcelo era primo hermano de Mercedes Ábrego e incluso de menor edad de ella, y según su partida de defunción murió soltero en 1826. Por otro lado, la soltería de Mercedes Ábrego se refleja también en las partidas de bautizo y matrimonio de sus hijos y sus nietas.

Desde la iniciación de la guerra de Independencia, Mercedes Ábrego manifestó su entusiasmo y apoyo a los patriotas. Conoció a Bolívar en Cúcuta en 1813, después que él entró triunfante a la villa en febrero de 1813 durante la Campaña Admirable y tras haber vencido al coronel Ramón Correa, quien dominaba el valle de Cúcuta. Se dice que ella misma bordó al libertador una casaca con oro y lentejuelas que le obsequió antes que este partiera para Venezuela en mayo de 1813, de esta manera le mostraba a Bolívar la gran admiración que sentía por él y su causa.

Su participación en la independencia fue básicamente como informante de los ejércitos republicanos que lucharon en el valle de Cúcuta, al mando de Francisco de Paula Santander, contra los realistas de esa zona comandados por Ramón Correa y Bartolomé Lizón. A través de diversos contactos hacía llegar a Santander información de los movimientos y ubicación del ejército enemigo. Dice Javier Ocampo López que: “…gracias a sus informes secretos, Santander obtuvo los triunfos militares de San Faustino y Capacho, contra las tropas de Matute y Cañas2.” Evento sucedido en octubre de 1813.
Finalmente, se encuentran las diferencias frente a la fecha de su muerte. La historia enseña que sucedió el 13 de octubre de 1813, pues un día después que Lizón derrotó a las tropas de Santander, entró a la ciudad de Cúcuta y ajustició a varios habitantes sobre los que se tuvo conocimiento que apoyaban la causa patriota y su ejército, entre esos, se encontraba Mercedes Ábrego, quien fue acusada de conspiradora y ayudante de las guerrillas patriotas, aunque para muchos, los españoles la trataron de conspiradora por el regalo que ofreció a Bolívar y por haber bordado algunos banderines tricolores para el ejército republicano. La otra versión sobre su muerte dice, que fue detenida en su finca Urimaco entre el 19 y el 20 de octubre, hasta allá llegarían las tropas dirigidas por Los Catires para llevar a doña Mercedes presa a Cúcuta donde, junto a otros presos, fue degollada a la entrada de Lizón a la ciudad el 21 de octubre de 1813 y enterrada en fosa común en la misma cárcel.
Antonio Amador Josef Nariño y Álvarez, nació en Santafé el 9 de abril de 1765, hijo de los españoles Vicente Nariño y Vásquez y Catalina Álvarez del Casal. Fue el tercer de siete hermanos: José, Juan Nepomuceno, Joaquín, los mellizos Manuel y María Dolores, Cayetano y Benita. A la edad de 20 años se casó con Magdalena Ortega y Mesa, dos años mayor que él y con quien tuvo 6 hijos: Gregorio, Francisco, Antonio, Vicente, Dolores e Isabel.

No asistió al colegio como sus hermanos, al parecer por motivos de salud, estudiaba en su casa, lo que no le impidió ser intelectualmente adelantado para su edad y para su época. Desde muy temprana edad fue reconocido entre los hombres de letras por poseer una gran colección de libros que hacía traer, algunas veces, de manera clandestina, desde Europa, además, la importación de libros era una de las ramas del comercio a las que estaba dedicado desde 1782, lo que le valió la relación con importantes abogados y sacerdotes y en general con los letrados de la provincia. Sumado a esto, su residencia fue lugar de reunión para la realización de tertulias conocidas bajo el nombre de Círculo literario a la que asistían los simpatizantes de la independencia. Fue fundador de una sociedad de ideas llamada El arcano sublime de la filantropía, espacio destinado para la discusión de ideas desde 1789 hasta 1794.

En 1788, a la edad de 23 años, ocupó su primer cargo público, fue nombrado alcalde de segundo voto en Santafé, posteriormente fue nombrado tesorero de diezmos. Paralelo a esto continuaba con sus negocios, actividad que había debido asumir a la muerte de su padre en 1778.

En 1792 fundó la que hasta 1794 se llamaría Imprenta Patriótica, que era manejada por Diego Espinosa de los Monteros, en ella, en 1793 realiza la impresión de la traducción del francés al español que había realizado de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, lo que le merece una condena de 10 años de presidio, que debía cumplir en África, la condena además ordenaba la confiscación de todos sus bienes y el destierro a perpetuidad. Con Nariño fueron sentenciados también José Antonio Ricaurte quien se había encargado de firmar la defensa como abogado, “…porque seis abogados nombrados por Nariño y uno por la Audiencia se habían excusado, le tocó la peor parte; le confiscaron sus bienes y una noche en que salía del Coliseo (2 de Agosto de 1795) le apresaron y enviaron á las bóvedas de Cartagena. Allí murió en la mayor pobreza y abandono lejos de su familia y de sus amigos.”1. También se ordenó la prisión de Diego Espinosa de los Monteros, el impresor, sentenciado a 3 años de prisión en Cartagena, destierro por siempre de Santafé y la imposibilidad de volver a ejercer su oficio, él también murió en la cárcel.

En noviembre de 1795, después de 15 meses de prisión en Santafé, parte para España donde debía ponerse a órdenes del rey para el cumplimiento de su sentencia, sin embargo, en 1796, se fugó de sus custodios al llegar a Cádiz. De allí partió a Madrid, donde logró entrevistarse con Godoy, luego, en junio de 1796, partió a Francia, disfrazado de comerciante español y bajo el nombre de Francisco Simón Álvarez de Ortú. En Francia buscó ayuda con influyentes personajes, exponiendo la necesidad de liberar a la Nueva Granada del imperio español.

Después de Francia, en agosto de 1796, Nariño viajó a Inglaterra, continuaba buscando ayuda en Europa para lograr la independencia de la Nueva Granada. En Francia, logró entablar comunicación con el Ministro de Estado, de quien no obtuvo alentadoras respuestas. Sintiendo que en vez de apoyo obtendría un cambio de colonia, y enterado que en Madrid aún no se resolvía su causa, Nariño decidió regresar a América y se embarcó en diciembre de 1796.
Full transcript