Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

SOREN KIERKEGAARD

No description
by

Stefani Abad

on 16 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of SOREN KIERKEGAARD

SOREN
KIERKEGAARD

SOREN KIERKEGAARD
Kierkegaard nació en Copenhague en 1813, fue el último de una familia de 7 hijos. Era raquítico, contrahecho, de temperamento melancólico y reflexivo. La educación triste y dura que recibió de su padre exageró esta disposición.
Planteaba a esta etapa
como fase ética diferenciándola
de la fase estética.

Para el hombre común aferrado a la fase estética , la angustia es miedo improductivo y desencadena en desesperación.

El hombre ético en cambio es capaz de buscar respuestas mediante el conocimiento, procura el control de su mente
KIERKEGAARD Y LA ANGUSTIA
Kierkegaard, entendía la angustia no como el temor de los seres vivos, ni tanto como el miedo a la muerte, sino, más que eso al descubrimiento de “la nada”.
La angustia se relaciona con el pecado y con la libertad. Engendrada por la nada, alimentada por la impaciencia, surgida como “realidad de la libertad en cuanto posibilidad”,
la angustia es “el vértigo de la libertad” y al mismo tiempo un medio de
salvación que conduce a la fe y
a la verdad en búsqueda de un sentido
definitivo a la existencia”
Lo Humano y Lo Cristiano
ESTADIO ETICO

ESTADIO
RELIGIOSO
El hombre ético establece la moral como un principio de su conducta y como fin último de su actividad y encamina sus esfuerzos al cumplimiento del deber. El ético tiene coherencia íntima y claridad en su interior.
EL ESTADIO ESTÉTICO
El esteticismo es una enfermedad espiritual:
la sufre el hombre que carece de interioridad,
porque no ha logrado realizar la síntesis
entre los elementos que lo componen.
El esteta lleva consigo una ruptura interior,
que se debe recomponer.
El esteta busca el placer y escapa del dolor. Por eso se apega al instante y corre detrás de lo que le promete más placer. Si en su camino se cruza con algo más prometedor, cambia de dirección y va tras ello. El esteta no se construye a sí mismo, se desarrolla por obra de la necesidad y no de la libertad, transformándose en lo que ya es. No tiene un proyecto a largo plazo.
El hecho de no encontrar un motivo
válido para tomar decisiones
lleva al aburrimiento: todo da lo mismo.
Todo esteta terminará por aburrirse.
Pero como el aburrimiento no es un estado
de ánimo agradable, el esteta buscará
un remedio para combatirlo: la diversión.
El Verdadero
Cristiano

En 1848 Kierkegaard crea un nuevo seudónimo,
Anticlimacus, que es el «cristiano extraordinario».
El sí que podrá comunicar directamente el cristianismo,
y dar una respuesta exhaustiva al problema de cómo
se llega a ser cristiano.
Entre 1849 y 1850 publica La enfermedad mortal y
el Ejercicio del Cristianismo,En la primera se encuentran
los elementos más fundamentales de su antropología
metafísico-teológica, y describe el drama del hombre
que no es consciente o no quiere aceptar su fundación
radical en Dios. En la segunda, Anticlimacus ofrece el
remedio para la desesperación —la «enfermedad mortal»
—: la fe.
La desesperación.
La contemporaneidad
con Cristo.
Para Kierkegaard, la ética enfrenta el peligro de hacer olvidar al hombre que es y debe ser un Individuo, sujeto a deberes personales y revestido de una personalidad propia e inalienable. La ética, por ser la ley de lo general, fomenta la tendencia que existe en cada uno de nosotros a perderse en la masa, a llegar a ser un elemento pasivo entre la multitud
Full transcript