Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El renacimiento

No description
by

Encarna Ortolá Andrés

on 1 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El renacimiento

El Renacimiento
El segundo Renacimiento
Misticismo, con 3 vías
Purgativa: liberación del alma de lo material
Iluminativa: el alma recibe la luz divina
Unitiva: se produce la unión amorosa con Dios
Poesía religiosa y existencial
Tema principal: la búsqueda de Dios
Métrica mística: la lira o el verso octosílabo del romance medieval.
Estilo sencillo y depurado que huye de la artificiosidad.
Uso de metáforas y figuras retóricas
El Primer Renacimiento
Optimismo
e influencias europeas Italia
Recuperación de los
clásicos grecolatinos
Temas
Naturaleza
Mitología
Amor
Métrica
Soneto: versos endecasílabos de rima consonante
2 cuartetos
Rima ABBA en ambos
2 tercetos
Rima CDC
Rima DCD
Silva
Lira
Estilo
musical, natural y brillante
Garcilaso de La Vega
·1501-1536·
Soneto XIII
A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que al oro escurecían.
De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban;
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.
Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
el árbol que con lágrimas regaba.
¡Oh miserable estado, oh mal tamaño!
¡Que con lloralla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!
Autores Destacables
La novela picaresca
Realizado por Encarna Ortolá Andrés
-Lengua y Literatura castellana-
Herencia clásica
De la obra de altísima calidad del poeta romano Ovidio, Metamorfosis. Contaba las transformaciones de los Dioses en elementos naturales como castigo.
Narciso era un joven apuesto del que todas las doncellas estaban enamoradas, mas él no pensaba en nada más que no fuera él mismo. La ninfa eco, que estaba perdidamente enamorada de él, fue rechazada por el joven y se encerró en una cueva, donde se desintegró su cuerpo, pero sobrevivió su amarga voz que gritaba y lloraba a su amor no correspondido. Un día, como castigo por tal acontecimiento, Narciso fue condenado a enamorarse de sí mismo y, cuando fue a mirarse en el reflejo del arroyo, queriendo abrazarse, se cayó al agua y se ahogó súbitamente. De esa agua nació una esbelta y bella flor, llamada Narciso, que encerraba el egoísmo y crueldad del bello joven.
El dios Apolo amaba a Dafne con gran pasión, sin embargo esta no le correspondía. Un día que Apolo la perseguía con ciego afán, la ninfa ya desesperada imploró ayuda a su padre Zeus, para que la ayudara a escapar de las manos del dios. Su padre, como medida de protección decidió convertirla en un hermoso laurel. Apolo, tal y como se narra en el soneto de Garcilaso, fue invadido por la tristeza y lloraba desconsoladamente a los pies de Dafne, convertida ya en laurel. Sin embargo, cuanto más lloraba Apolo a sus pies más crecía el laurel; menos mujer era y en más planta se convertía, pues las lágrimas de su enamorado la regaban.

Si nos detenemos en el análisis del texto propiamente dicho, llama la atención la perfecta estructuración de ambos cuartetos que una genial estructura paralela formada por cuatro pluralidades:

Aspecto humano Aspecto no humano (vegetal)
brazos luengos ramos
cabellos verdes hojas
tiernos miembros áspera corteza
blancos pies torcidas raíces
Estilo natural y cuidado con una estructura trabajada
Garcilaso de la Vega, en este soneto, ha escogido un mito clásico, cuyo significado, el amor inalcanzable, tiene relación con su propia experiencia humana.
La composición, modelo de perfección técnica y de elaboración, pertenece sin duda a su época de madurez, cuando tras su estancia en Nápoles, ha asimilado el italianismo poético.
Eco y Narciso
Ovidio
Fue desterrado a los confines del Imperio Romano (a Rumanía) por "un libro y comentario", como él mismo solía decir. El libro era "El arte de amar", subido de tono en la época y el comentario indebido fue sobre la hija del emperador Augusto, a quien pidió perdón en sus últimas obras, pero jamás fue perdonado.
Amor divino
Metáforas y símbolos religiosos
La amada = alma del místico
Noche oscura = ausencia de Dios
El amado, la luz y el fuego que quema = Dios
Santa Teresa de Jesús
Vivo sin vivir en mí
San Juan de la Cruz
Fray Luis de León
Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
que muero porque no muero
.

En una noche oscura
En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba
allí quedó dormido
y yo le regalaba
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena
cuando yo sus cabellos esparcía
con su mano serena
y en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme
el rostro recliné sobre el amado;
cesó todo, y dejéme
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.
¡Qué descansada vida! (Fragmento)
Oda a la vida retirada
Características
Pícaro: personaje humilde, de los bajos fondos y de padres sin honra.
La necesidad y el hambre lo lleva a la delincuencia
Aspiración: ascender socialmente
La novela picaresca: autobiografía
Intención moralizante
Visión crítica de la sociedad

Lazarillo de Tormes
Acaeció que llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna, y como suelen ir los cestos maltratados y también porque la uva en aquel tiempo esta muy madura, desgranábasele el racimo en la mano; para echarlo en el fardel tornbase mosto y lo que a él se llegaba. Acordó de hacer un banquete, ansí por no lo poder llevar como por contentarme, que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentamonos en un valladar y dijo:

"Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este racimo de uvas, y que hayas del tanta parte como yo. Partillo hemos desta manera:tú picaras una vez y yo otra; con tal que me prometas no tomar cada vez mas de una uva, yo haré lo mesmo hasta que lo acabemos, y desta suerte no habrá engaño."

Hecho ansí el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance; el traidor mudo de propósito y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura, no me contente ir a la par con él, mas aun pasaba adelante: dos a dos, y tres a tres, y como podía las comía. Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y meneando la cabeza dijo:

"Lázaro, engañado me has: jurare yo a Dios que has tu comido las uvas tres a tres.""No comí -dije yo-más ¿por qué sospecháis eso?"

Respondió el sagacísimo ciego:
"¿Sabes en que veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y callabas., a lo cual yo no respondí.
Reíme entre mí y, aunque muchacho, noté mucho la discreta consideración del ciego.
Anécdota de las uvas
"Lázaro, engañado me has: juraré yo a Dios que has tu comido las uvas tres a tres."
Francisco de Goya
Sátira de las novelas de caballerías
Don Quijote de la Mancha
-Miguel de Cervantes-
" Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén.
(...)
En esto, le vino al pensamiento cómo le haría, y fue que rasgó una gran tira de las faldas de la camisa, que andaban colgando, y diole once ñudos, el uno más gordo que los demás, y esto le sirvió de rosario el tiempo que allí estuvo, donde rezó un millón de avemarías. Y lo que le fatigaba mucho era no hallar por allí otro ermitaño que le confesase y con quien consolarse; y así, se entretenía paseándose por el pradecillo, escribiendo y grabando por las cortezas de los árboles y por la menuda arena muchos versos, todos acomodados a su tristeza, y algunos en alabanza de Dulcinea.
(...)
Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo. "
Soneto XIII
En tanto que de rosa y de azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspe sustentado!

No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.

¿Qué presta a mi contento
si soy del vano dedo señalado;
si, en busca deste viento,
ando desalentado
con ansias vivas, con mortal cuidado?

¡Oh monte, oh fuente, oh río,!
¡Oh secreto seguro, deleitoso!
Roto casi el navío,
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.
Full transcript