Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El portero del prostíbulo

No description
by

Francisco Díaz

on 14 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El portero del prostíbulo

El portero del
prostíbulo

Demián declara que no puede dejar de estudiar puesto que en el mundo en que le tocará vivir, no se puede ser
alguien en la vida
si no se tiene un título, y estudiar una carrera de alguna manera
es una
garantía.

Jorge le pregunta si sabe lo que es el Talmud, Demián afirma saberlo.
Trabajo hereditario
Había una vez un hombre analfabeta que heredó el puesto de portero en un prostíbulo. Su bisabuelo, abuelo y padre lo habían sido también durante toda la vida. Su vida de portero se ve afectada cuando llega para administrar el "negocio" un joven visionario quien le pide al portero llevar un control exacto de las parejas que ingresaban día por día y haciendo las anotaciones correspondientes. El portero contesta que no sabe leer ni escribir. La antigüedad le importa poco al administrador y el portero queda despedido e indemnizado.
Demián y sus "esfuerzos"
Jorge Bucay retoma un hermoso cuento extraído del Talmud obra que recoge principalmente las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, historias y leyendas. El judaísmo considera al Talmud la tradición oral.
Volví a las aulas...
Francisco Javier Lavariega Díaz
Un hermoso cuento extraído del Talmud
Demián está a la mitad de su carrera y padece de indecisión colectiva, se replantea si debe o no seguir estudiando pues siente que se esfuerza y presiona demasiado.
Acude con Jorge su terapeuta para contarle por lo que está pasando, la respuesta de Jorge es: "mientras sigas creyendo que
tienes que
estudiar y recibirte no hay posibilidades de que lo hagas con placer"
Estudiar para ser...
Desempleado con suerte
El otrora portero llegó a su casa apesadumbrado, se encontraba desempleado. Recordó que en el prostíbulo muchas veces la hizo de mil usos y lo mismo componía una cama que una pata de ropero, pensó que con los conocimientos que tenía podía autoemplearse de manera transitoria en lo que salía algún empleo, asi que buscó en su casa una caja de herramentas y solamente encontró clavos oxidados y una tenaza. Ignoraba que en el pueblo donde vívía no había ferretería pero existía una en el pueblo más "cercano" al que se llegaba a dos días en mula. Sin importarle hizo el viaje, regresando con una hermosa y completa caja de herramientas.
Ni bien había vuelto del viaje y un vecino fue a pedirle un martillo que el buen hombre no tiene reparo en prestarlo.A partir de allí, los vecinos empiezan a pedirle
herramienta y opta por alquilar un local para emprender un pequeño negocio.
Próspero
Empresario
El ex-portero se convierte en un próspero empresario en la rama ferretera, siendo el primero en instalar un negocio de este tipo. Llega a acumular una buena fortuna que le permite donar a su pueblo una escuela. El alcalde le hace entrega de las llaves de la ciudad y durante la fiesta de inauguración de la nueva escuela le solicita que estampe su firma en la primera hoja del libro de actas, el buen hombre responde que no sabe leer ni escribir causando admiración a sus acompañantes quienes le preguntan ¿qué hubiera hecho si pudiera leer y escribir? y les responde: Si yo hubiera sabido leer y escribir, ¡sería portero del prostíbulo!
Después de unos años volví a las aulas pero con otra visión, ahora no es estudiar por que alguien me lo pida o para ser "alguien en la vida", si no para satisfacer mi sed de conocimientos; me ha gustado mucho este cuento y los siguientes títulos:
El verdadero valor del anillo
-
¿Qué clase de terapia es ésta?
-
El plantador de dátiles
y El Juez Justo.
Full transcript