Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Edad Media

No description
by

Yany Mudzyk

on 2 June 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Edad Media

Edad Media
Siglo V
Caída del Imperio Romano de Occidente
Siglo XV
En 1492 con el descubrimiento de América, o en 1453 con la caída del Imperio bizantino (Imperio heredero del Imperio Romano).
Siglo VI
Siglo IV
Siglo III
Siglo II
Siglo I
Imperio Romano
Carlomagno (742-814)
En el año 768, Pipino muere y continuando con la tradición, se dividió el reino de los francos entre Carlomagno y Carlomán. Carlomagno tomó las regiones exteriores del reino, las cuales bordeaban el mar, es decir, Neustria, el oeste de Aquitania y el norte de Austrasia; mientras que a Carlomán le correspondió la región interior: el sur de Austrasia, Septimania, el este de Aquitania, Borgoña, Provenza y Suabia, territorios que limitaban con Italia.
Advirtió que para mantener el Imperio se necesitaba unidad de sentimientos y educación.
Para ello echó mano a la organización monacal.
El Papa puso a su disposición cantores, maestros de gramática, matemáticos.
Halló en Alcuino (735-804), un monje inglés del convento de benedictino de York, un ejecutor de su política educativa.
Hizo de él un consejero áulico (algo así como un ministro de instrucción pública).
Promulgó una Legislación Educativa.
En una continuada serie de decretos legislativos, llamados capitulares, organizó el sistema de enseñanza.
Le preocupó la cultura del clero y los monjes.
“Hemos creído útil -dice una de sus capitulares- que en los obispados y en los monasterios se cuide no solo de vivir conforme a las reglas de nuestra santa religión, sino también de enseñar el conocimiento de las letras a los que sean capaces de aprenderlas con ayuda del Señor [...]"
La capitular del año 802 prescribía que todos sus súbditos enviaran a sus hijos a la escuela.
De este modo se llegaba a la idea de la obligatoriedad de la enseñanza, desconocida de hecho, con excepción quizá de Esparta, por la Antigüedad.
Inglaterra
Alfredo el Grande (849-901)
Fundó escuelas parroquiales y obligó a todos a que enviaran a sus hijos a ellas; fomentó los institutos monásticos y catedráticos, y también instituyó una academia palatina.
Alemania
Dinastía de los Otones (936-1024)
Instituyó muchos establecimientos de instrucción y crearon una escuela de palacio.
Se fue sintiendo la necesidad de crear nuevos centros de enseñanza.
Tal evolución se operó en el seno mismo de la clerecía, por eso se habla en esta época de escuelas clericales.
A tal punto la educación estaba en manos de los religiosos que, por entonces, los términos clérigo y hombre de letras eran inseparables.
Junto a los monasterios aparecen las escuelas catedralicias y las escuelas colegiales suministraban lo que hoy llamamos la enseñanza secundaria.
También aparecen en Europa las llamadas escuelas de caridad, en donde se recogen a niños desválidos para educarlos y subvenir a sus necesidades.
El origen medieval de ellas hay que buscarlo en la obligación que imponía la Iglesia a diáconos y diaconisas, desde el siglo III, de velar por la suerte de los huérfanos.
Los sistemas de enseñanza popular planeados y puestos en práctica por Carlomagno, Alfredo el Grande, y la dinastía de los Otones, fueron cayendo en olvido, una vez muertos dichos soberanos.
Al caer el Imperio Romano en Occidente, la cultura pagana con sus sabios y sus manuscritos se refugia en Constantinopla.
Siglo VII
Desde la primera mitad del siglo VII la filología se trasladó de Alejandría a Constantinopla. Con esto se halla de acuerdo el hecho de que el Imperio Oriental abandonara, respecto a la masa del pueblo, las escuelas y, por el contrario, que en el Imperio Romano se realizara una organización de la enseñanza superior con grandes sacrificios económicos.
En el islamismo originario no eran necesarias las letras escritas: los dogmas del Corán se comunicaban oralmente por tradición.
Una vez que los árabes se ponen en contacto con los pueblos más civilizados de aquel entonces como resultado de sus conquistas el Islam, como en otra hora el cristianismo, acoge la vestimenta intelectual de la cultura clásica.
Se tradujeron al árabe muchas y muy importantes obras de matemáticos y filósofos griegos. Al mismo tiempo, surgieron escuelas.
Los pueblos musulmanes tuvieron escuela elemental y escuela superior. En la primera, la base de la educación era el Corán. La enseñanza superior, sin perder contenido religioso, acogió todos los ramos del saber de la época.
Los árabes habían fundado establecimientos para estimular el corporativismo académico.
Tenían la costumbre de expandir certificados o títulos, cosa sin precedente en la Edad Media cristiana, ni en Roma ni en Grecia.
De todo Occidente se fue a aprender a arabia ya que se continuó desarrollando la filosofía y la ciencia natural de los griegos, y desde aquí se trasladó a Occidente.
Todo esto fue transmitido gracias a las traducciones al latín que se hicieron y se llevaron a Occidente; esto comenzó el movimiento científico-natural.
Después vinieron en auxilio de este movimiento desde el concilio de Florencia y la caída de Constantinopla los manuscritos de las obras griegas mismas y la transmisión viva de la lengua y la filología antiguas con los emigrantes griegos.
Siglo VIII
Siglo IX
Siglo X
Escolástica
El término “escolástica” significó inicialmente el conjunto del saber, tal como era transmitido en las escuelas de tipo clerical.
El escolástico era el maestro de las siete artes liberales o el jefe de las escuelas monásticas o catedráticas.

Más tarde se dio el mismo nombre a los que escolarmente se dedicaban a la filosofía y la teología.
La vida espiritual de la Edad Media se mantiene en una actitud receptiva frente a la cultura antigua
Se somete a la autoridad de los pensadores clásicos, se quiere enseñar la ciencia y la filosofía y no a investigar y filosofar por cuenta propia.
De ahí que el método característico de la escolástica sea el deductivo en su forma silogística.
En suma, la escolástica es un movimiento intelectual oriundo de la Edad Media, preocupado por demostrar y enseñar las concordancias de la razón con la fe por el método deductivo-silogístico.
Conducente a eliminar las posibles contradicciones de las verdades transmitidas en materias de dogma por los filósofos y teólogos oficiales de la Iglesia.
Siglo XI
Siglo XII
San Anselmo de Canterbury (1033-1109)
Es el primero que distingue con rigor entre saber y creencia.
Su fama proviene de su célebre prueba ontológica de la existencia de Dios
(el argumento ontológico es el ensayo de probar la existencia de Dios partiendo de su concepto mismo).
Sin embargo, su demostración generaba una contradicción.
Pedro Abelardo (1079-1142)
Es un precursor significativo de la filosofía moderna, por la independencia intelectual que exige del hombre y que, en parte, puso en práctica: solo creemos, decía este portavoz de ciencia libre, en la tradición conservada, porque es racional.
Quiere fundar sus enseñanzas dialécticamente, echando mano a la razón.
Con esa idea, crea el propio método escolástico.
Todo pensamiento debía someterse al principio de autoridad, y la enseñanza se podía limitar en principio a la repetición de los textos antiguos, y sobre todo de la Biblia.
A pesar de todo ello, la escolástica incentivó la especulación y el razonamiento, pues suponía someterse a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debía exponerse a refutaciones y preparar defensas.
Siglo XIII
Siglo XIV
El período escolástico logra su más alto nivel intelectual en este siglo, una vez conocidas todas las obras de Aristóteles, padre fundador de la lógica y de la biología, y disponiendo ya la enseñanza superior de las primeras universidades.
Aunque sacadas de textos árabes y judíos, se tuvieron ya las partes positivas del sistema aristotélico.
En éste período se forjaron los grandes sistemas teológicos y metafísicos de la época.
La filosofía árabe y judía venía subrayando desde hacía tiempo la diferencia entre teología
La exposición de los dogmas y misterios de la fe
y filosofía.
La teoría racional de los principios y formas del mundo, de la vida y del conocimiento.
Alberto Magno (1193-1280) fue el promotor de los sistemas teológicos y metafísicos de la época.
A Tomás de Aquino (1227-1274) se debe su codificación literaria y, por ende, su designación histórica.
En la “Divina Comedia” de Dante (1265-1321), encuentra su expresión poética.
La enseñanza en las escuelas clericales, cuyo más alto exponente fue el escolasticismo, ofrece inconfundibles procedimientos.
La lectio
el procedimiento de enseñanza más generalizado fue la lectura de libros autorizados.
La collatio
era una planeada conversación entre maestros y alumnos para dilucidar un texto oscuro o un razonamiento.
La glosa
comentario breve de lectio hecho por escrito
El dictamen
nombre usado para los ejercicios de composición ora en prosa, ora en verso.
El diálogo
recurso didáctico formulado mediante preguntar y respuestas.
La discusión dialéctica
arte de razonar por medio de proposiciones probables.
Cuestiones disputadas
La cuestión disputada lleva a la verdad, tras de ponderar los argumentos en pro y en contra.
Cuestiones quodlibert
temas propuestos libremente al catedrático con la mira de provocar una disputa intelectual.
Guillermo de Occam (1280-1347)
En general, Occam negó que las doctrinas teológicas pudieran ser demostradas por la razón y mantuvo que eran, en absoluto, materia de fe.
Sostuvo que sólo eran reales los individuos y que los universales no eran más que meras concepciones del pensamiento.
Así preparó el camino para el estudio concreto de los objetos de la naturaleza y del pensamiento.
Pese a las críticas, no se puede dudar que gracias a ella se volvió a reprimir aquel misticismo extremo.
En los siglos X y XI no sólo el grueso de la población era analfabeta; incluso los nobles ignoraban los rudimentos de la enseñanza elemental.
Llegó a ocurrir el caso de que funcionarios del poder civil ignorasen la lectura, la escritura y la lengua latina.
Tomaban a clérigos como amanuenses para despachar sus asuntos. En definitiva, la cultura intelectual se hallaba recluida en los claustros.
Se opera un cambio importante en la vida cultural de Europa.
Se despiertan en las clases nobles ciertos afanes de cultura.
Los habitantes de las ciudades llegan a ser menos pobres y apetecen un régimen de vida más elevado.
El hombre medieval comienza a pedir “las más bellas estrellas del cielo y el mayor placer de la Tierra”.
Estos nuevos intereses vitales se plasmaron diferentes modelos de educación, característicos de la Edad Media.
Educación Caballeresca
Desde fines del siglo XI se advierte en las clases nobles cierto gusto por una educación más elevada.
El refinamiento de la vida se manifiesta, asimismo, en la indumentaria y las normas de etiqueta (cortesía).
De Francia partió este movimiento y Francia mismo se convirtió en modelo de la perfecta caballería.
El ideal formativo del caballero tiene su raíz en la antigua educación germánica; era una educación de estirpes y, como la más antigua educación griega, tenía un ideal heroico de la vida.
La educación caballeresca tenía ideales y objetivos diferentes a los de la educación conventual.
Con clara conciencia de ello, la Edad Media resumió en oposiciones a las siete artes liberales de la educación monástica, las siete perfecciones del caballero.
Estas eran: cabalgar, tirar el arco, luchar, cazar, nadar, jugar al ajedrez y versificar.
A los siete años se iniciaba el futuro caballero como paje en un palacio o castillo feudal.
Allí aprendía la cortesía (educación cortesana), la música, los juegos de salón y la lengua francesa.
Los ejercicios corporales eran la carrera, el salto, el lanzamiento de la lanza, la esgrima, la cetrería y otros similares.
A los catorce años terminaba el joven la educación cortesana; se hallaba, entonces, apto para llevar las armas y adquiría el título de escudero.
Se ponía a las órdenes de un caballero, a quien acompañaría en su vida heroica.
Continuaba aprendiendo los “rudimentos del amor y la religión”.
amabilidad, gentileza, buenas maneras, agradable conversación y habilidad para el baile y el ritmo.
Generalmente tenía lugar en un acto solemne (la vela de armas en el recinto de una iglesia o capilla). Ante una asamblea de damas y caballeros juraba proteger la Iglesia, amparar a las viudas, ser fiel a su señor, no provocar desafíos injustos y respetar las mujeres.
Armado caballero, se apresuraba el noble a elegir su dama o doncella para consagrar su amor.
El servicio a las damas era, hasta cierto grado, una pura forma social
Pero, era también un homenaje a la superioridad intelectual de las damas nobles de entonces
En el mundo antiguo la mujer no recibió educación superior.
Es con el cristianismo que esto comienza a cambiar al considerarse que frente a Dios, hombre y mujer poseen la misma dignidad.
Se necesita que la educación, como uno de los medios de llegar a Dios, sea equitativa para ambos sexos.
De todas formas, cabe aclarar que la educación de los varones tuvo más cuidados que la educación de la mujer.
Las lenguas extranjeras eran lo que más les enseñaban.
Las reglas de San Cesáro de Arlés exigía que las religiosas supieran leer y prescribía la lectura diaria durante dos horas.
En el siglo XII, los benedictinos dan un venturoso sesgo en la educación de la mujer: la instituyen de manera definitiva.
Hasta entonces había sido ocasional la instrucción sistemática para muchachas que no serán religiosas.
Aparece, por ejemplo, Santa Hildegarda (1098-1179). Fue consejera de reyes y príncipes, influyó en muchos problemas sociales de su tiempo.
Además era polígrafa: de ello dan testimonio sus libros sobre medicina, farmacia, astronomía y física, entre otros.
Hacia esta época fueron imitadas las órdenes benedictinas al crearse otras, con similar organización escolar.
Organizan dos escuelas: una interior, para la formación de sus novicias, y una exterior para las doncellas no destinadas al estado religioso.
Se fueron estableciendo en las comunas escuelas de niñas, dirigidas por maestras seglares, a medida que los municipios lograban su emancipación.
La lectura, la escritura, rudimentos de cálculo, nociones de catecismos y la manera de entender el rito de la misa.
También muchos nobles trataron entonces que la educación de sus hijos se impartiera fuera de los monasterios.
Los efectos no se hicieron esperar. Las mujeres jóvenes y bien educadas sabían recitar o cantar poesías líricas o épicas con acompañamiento de la cítara o del arpa.
Era habitual que tuvieran también el conocimiento de la lectura y escritura, del canto y la música; además, de algún idioma extranjero.
Estos refinamientos de la mujer determinaron, con el tiempo, una mudanza en las costumbres palaciegas y con ello el nacimiento de las escuelas de trovadores y de la clásica institución de los juegos florales.
El auge de la corriente trovadoresca se debe a una nueva manera de honrar y enamorar a la dama.
El primitivo juego de la lucha por amor, que tuvo su expresión en el torneo de armas, adquiere en el siglo XIII un carácter poético.
El torneo es ahora una lucha sin armas, una esgrima de frases delicadas y versos incitantes.
Enrique de Villena, en su Arte de Trovar, dice que el rey de Francia autorizó la instalación en Tolosa de una escuela de trovadores, a la que concedió rentas, libertades y privilegios.
Educación Gremial
Desde el siglo XII se comienzan a formar ciudades, aparecen los municipios libres y se incrementa además la clase obrera.
La mayor parte de los habitantes de las ciudades eran artesanos, con el municipio libre se vino a crear, junto a la clerecía y la nobleza, una tercera y poderosa clase social que se terminó llamando “tercer estado”.
A medida que crecía el poder de la comuna, tuvieron servicio militar, exención de impuestos, y el derecho de fundar sus propias escuelas.
Estas escuelas surgieron debido a la idea de que las escuelas funcionales (del clero) no subvenían en todo a las necesidades prácticas y culturales de las nuevas exigencias de la vida comunal.
En contraste con el progreso de las ciudades, la vida campesina no ofrece ningún cambio importante.
Un rasgo común y saliente de la Edad Media, fue la asociación de personas dedicadas a una misma profesión.
El objetivo de estas asociaciones era protegerse recíprocamente y monopolizar a veces los beneficios de ella.
Los hombres de armas formaron la caballería; los comerciantes, las asociaciones mercantiles.
Entre otros servicios prestados por el gremio a sus miembros, estaba el de la educación de los hijos de los agremiados.
La clase de enseñanza suministrada era técnica, industrial y comercial.
El niño que entra a formar parte de un gremio, lo hace en calidad de aprendiz, en la casa o empresa de un maestro.
Éste le enseña la profesión y subviene a sus necesidades económicas (alimentos, ropa, alojamiento).
Al cabo de algunos años y mediante examen y aprobación por parte del gremio, el aprendiz es nombrado compañero (oficial).
Estos obreros calificados pueden continuar en la casa del maestro y sentarse a su mesa.
Además, a cambio de su trabajo, comienzan a recibir un modesto salario.
Pero también solían emanciparse y peregrinar por otras ciudades ejerciendo su oficio y aprendiendo nuevas técnicas de su profesión.
El tercer grado de aprendizaje es la maestría.
Para alcanzarla, el oficial ha de someterse a un nuevo examen o ejecutar una obra maestra.
Satisfecho uno de estos requisitos, es nombrado maestro.
Puede poner su propio taller o empresa, si tiene recursos, y participar con voz y voto en las asambleas del gremio.
Andando el tiempo se rompió la unidad del gremio. Se asociaron entre sí los oficiales en lucha con las asociaciones de los maestros.
Era una manifestación de un conflicto social surgido entre los maestros enriquecidos que se convertían en patricios y los oficiales que, al multiplicarse, tomaban conciencia de su fuerza organizada.
Universidades
Variadas circunstancias determinan el nacimiento y desarrollo de las universidades europeas.
El interno desenvolvimiento de las escuelas monásticas y catedráticas.
El interno desenvolvimiento de las escuelas monásticas y catedráticas.
Se hace necesario transformar la enseñanza, elevarle el nivel.
El vigoroso influjo de la ciencia y teología árabes.
Sus planteles de enseñanza superior no sólo cultivan las “artes liberales”.
Centros de investigación científica y de alta docencia.
Centros que aspiran a la universalidad del saber, de un saber además mucho más avanzado, en esa época, que el de Occidente.
La organización gremial de la sociedad.
Ésta asociaba a las personas de una misma clase social o profesión y produjo muy pronto una corporación (en latín universitas) de maestros y discípulos consagrados con libertad académica a la investigación y alta docencia.
La propia organización de los gremios.
El nombre inicial que llevaron las nuevas instituciones pedagógicas fue el de studium generale.
En su origen, un studium generale podía cultivar y enseñar una rama del saber, por ejemplo, el derecho.
Con el tiempo, el término studium generale se utilizó para nombrar el conjunto de las ciencias, el estudio general o universal del saber.
El Papa y el Emperador confirieron a los estudiantes de estos planteles ciertos privilegios, entre los cuales el más importante era el derecho de enseñar como maestro en todas partes.
El término studium generale fue reemplazado por el de universitas.
Ocurre esto, cuando un studium generale llega a organizarse en forma de corporación de maestros y alumnos.
La palabra “universidad” adquirió sentido de institución docente y de investigación, dedicada, con libertad de maestros y alumnos, a todas las ramas del saber.
Tal vez, la primera universidad que congregó a profesores y discípulos organizados por secciones en las cuatro grandes ramas del conocimiento de aquel entonces (teología, derecho, medicina y filosofía), fue la de Nápoles, fundada en 1224.
Aunque las universidades medievales tiene rasgos comunes, no nacen ni se organizan de idéntica manera.
La de París (creada en 1201).
Se constituye por la unión de las escuelas monásticas de San Denis y San Victor y la catedralicia de Santa Genoveva.

Llegó a tener alrededor de 30.000 alumnos.
Bolonia es la tierra de la ciencia jurídica en la Edad Media.
Floreció la Escuela de Glosadores (comentaristas e interpretadores del derecho).

En el año 1362 se fundó, además de su Facultad de Derecho, la de “Artes” y la de Medicina.

20.000 alumnos frecuentaban, en el siglo XIII, las aulas de esta institución.
Las universidades estaban organizadas académicamente a base de facultades.
Cuatro facultades comprendía la universidad plenamente integrada: teología, derecho, medicina y artes.
Un jefe común, elegido periódicamente, llevaba el título de rector.
Le asistían dos cancilleres, encargados de la administración de la universidad y de otorgar los grados académicos.
Cada facultad se hallaba representada por un decano.
La terminación de los diversos ciclos de estudio en la universidad daba derecho a recibir grados académicos.
El primero de éstos era el bachillerato.
Después se otorgaba la licenciatura, que permitía ya aspirar en la facultad al cargo de magister.
El doctorado era el tercero y último grado.
La dignidad magistral y doctoral exigía una promoción solemne: el birrete, la toga, el anillo, y el libro.
Este sistema de grados supone un régimen de exámenes.
El método de la pedagogía universitaria comprendía tres etapas íntimamente unidas: lecciones, repeticiones y disputaciones.
La lectio consistía en una exposición de ciertos libros tomados como base de la enseñanza (libros canónicos).
Después tenían efecto las repeticiones, que eran las explicaciones y comentarios de las partes difíciles de la lección
La disputatio consistía en que un magister pronunciaba una conferencia y los demás profesores apoyaban u objetaban los puntos de la ponencia (tesis).
En un principio, la enseñanza universitaria fue gratuita.
Esta situación no pudo prolongarse por mucho tiempo, principalmente porque las universidades crecieron, y hubo necesidad de aumentar el profesorado.
A pesar de que las universidades eran más bien instituciones que se preocupaba más por transmitir y retener conocimientos ya adquiridos, que por descubrir nuevas verdades, tuvieron una influencia perdurable y benéfica.
No sólo despertaron el gusto por los estudios superiores.

También reaccionaron sobre las escuelas de cultura media y elemental, elevándolas y proveyéndolas de maestros capacitados.
La Universidad fue la única que representaba la cultura superior del espíritu, cuando no había otros cuerpos científicos, ni imprenta, ni periódicos, ni revistas.

Representaba también la opinión pública, no solo en los asuntos científicos, sino en los grandes problemas políticos y eclesiásticos.
Su organización republicana, el ejercicio del sufragio, la frecuencia de las asambleas deliberativas, hacían de la universidad una escuela de libertad y un obstáculo contra la obediencia pasiva.
Full transcript