Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LOS CONFLICTOS

No description
by

Mónica Maza

on 28 April 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LOS CONFLICTOS

LOS CONFLICTOS
QUÉ ES UN CONFICTO?
¿Cómo nacen los conflictos entre personas?
¿CÓMO RESOLVER CONFLICTOS CON LOS
ALUMNOS ?
Pueden pasar tres cosas:
Que quede en discusión
Evolucionar hacia un arreglo
Provocar una lucha

El conflicto puede ser individual ,pero también puede ser social
EFECTOS DE UN CONFLICTO
Por la subjetividad de la percepción.
Las personas captamos las situaciones de una forma muy diferente.
Por mucho que pretendamos ser objetivos, la distorsión es difícilmente evitable.
Por una información incompleta.
Hay juicios y opiniones que se emiten conociendo sólo una parte de los hechos.
Por fallos en la comunicación interpersonal.
Porque el emisor no emite en condiciones, porque el código (palabras, gestos...) no es el adecuado o porque el receptor no sabe, no puede o no quiere descifrar el mensaje.
Y, además, casi siempre las palabras son insuficientes para transmitir los pensamientos.
Por diferencias de caracteres.
Por la pretensión de las personas de igualar a los demás con uno mismo.
Esa dificultad que se suele tener de aceptar a las personas como son, sin juzgarlas.
Dificultad simplemente para "dejarlos ser".
Ordenar, dirigir, mandar, imponer.
Moralizar, sermonear, crear obligación.
Aconsejar, dar soluciones
Persuadir con lógica, argüir, sentar cátedra.
Juzgar, criticar, censurar.
Interpretar, analizar, diagnosticar
Preguntar, interrogar, sondear.
Distraer, desviar, hacer bromas.

Formas inadecuadas.
Formas adecuadas
Pasos para resolver un conflicto
1. Hacer un alto. Recobrar la calma. Decidir cómo manejar la situación.
2. Hablar y escucharse uno al otro.
3. Plantear el problema en función de las necesidades.
4. Proponer soluciones (torbellino de ideas).
5. Elegir la idea (o las ideas) que le guste a ambos.
6. Hacer un plan. Establecer una consecuencia. Ponerlo en práctica
Primer paso: Recobrar la calma y decidir cómo manejar la situación
Cuando usted tenga un conflicto con algún alumno, decida primero cómo quiere manejar la situación.
La estrategia de "hablar hasta entenderse" es una buena manera de resolver los problemas con los alumnos, pero no todos los problemas son negociables.
Correr por los pasillos o arrojar piedras en el patio son conductas inaceptables.
Que un niño no cumpla con sus tareas diarias no es un tema que pueda discutirse.
Cuando los alumnos no observan una conducta apropiada, debemos intervenir y poner límites firmes.
Si, en cambio, el problema es recurrente, vale la pena intentar el método de la resolución de conflictos.
Aunque deambular por el aula a la hora de hacer tareas escritas no es un tema negociable, esta conducta puede modificarse tomando en cuenta las necesidades y los sentimientos del alumno a efectos de acordar un nuevo plan.
Cuando escuchamos con respeto a los niños y les brindamos una verdadera oportunidad de decidir qué hacer, tendrán menos tendencia a adoptar actitudes negativas.
No olvidar recobrar la calma antes de dar inicio al proceso.
Demostrar enojo puede tener el efecto de aumentar la hostilidad del niño y reforzar su mala conducta.
Desahogar los sentimientos en privado.
Dejar pasar cierto tiempo.
Fijar una fecha para hablar hasta entenderse más adelante, cuando se esté en condiciones de hablar con respeto y pensar en forma razonable.
-Un conflicto es una situación que implica un problema, una dificultad y puede suscitar enfrentamientos, entre dos partes o más también, cuyos intereses, valores y pensamientos observan posiciones absolutamente disímiles y contrapuestas.
-E l proceso que se inicia cuando un individuo es afectado negativamente por una acción realizada por otro individuo, generando una barrera comunicacional que impacta negativamente en la obtención de objetivos definidos.


QUÉ PUEDE SUCEDER CON UN CONFLICTO?

Oposición o incompatibilidad potencial
Cognición y personalización
Intenciones
Comportamiento
Resultados




ETAPAS DE UN CONFLICTO
EFECTOS POSITIVOS.-
1. Estimulación de las personas (las energiza).
2. Fortalecimiento de sentimientos de identidad y propiedad social.
3. Desarrollo de capacidades de atención ante los problemas.
4. Acredita las estructuras de poder dentro de la organización
EFECTOS NEGATIVOS.-
1. Sentimientos de frustración, hostilidad y ansiedad en contra de quien los provoca.
2. Presión grupal que se convierte en una fuente potencial de agresión
3. Desvío de energías productivas, ya que se alimenta el conflicto creciendo cada día mas, generando tensión entre las partes.
4. Bloqueo de iniciativas ajenas, definiendo barreras entre los grupos.
5. Tensión circular y fricción en las relaciones interpersonales, generando expresiones y comportamiento agresivos, inflexibilidad e intransigencia.



Thomas Gordon, expone algunas de las actitudes que provocan conflictos:
¿`CÓMO SE MANEJAN LOS CONFLICTOS?
Provocar soluciones extremas como la represión que lo cubre sin resolverlo, olvidando que enterrar un sentimiento intenso es como enterrar a un vivo.
Convertir los conflictos sobre cosas o cuestiones en conflictos personales.
Utilizar mecanismos de defensa como la negación del conflicto, la excesiva racionalización o desplazarlo a otras personas.
Adoptar actitudes dogmáticas y rígidas que anulan toda posibilidad de diálogo.
Utilizar la táctica de negociar al "todo o nada", en lugar de buscar puntos intermedios.
Etiquetar al otro de tal manera que se considera imposible la posibilidad de que cambie.
Utilizar el monólogo disfrazado de diálogo. La persona se escucha a sí misma en lugar de a los otros.
Pretender resolver los conflictos sin haberlos identificado bien previamente.
Confundir confusión con polémica. Discutir es razonar para aclarar y polemizar es luchar para ver quién gana.
Dramatizar las situaciones conflictivas exagerando situaciones y ver catástrofes donde no las hay. Lo cual induce a caer en manos de las emociones y a que se produzcan reacciones viscerales.
El método "yo gano-tú pierdes"
Aceptar que el conflicto es parte de la condición humana, que es un estímulo para el desarrollo, que favorece el progreso y los cambios y que hay que aprender a convivir con él.
Afrontar los conflictos más que evitarlos.
Evitar atribuir los conflictos a la mala voluntad de la gente.
Aceptar las diferencias personales y no convertir los conflictos de situaciones en conflictos personales.
Aprender a dialogar cultivando la empatía escuchando y entendiendo al otro.
Distinguir entre discusión y polémica.
Aceptar que quien dialoga asume el riesgo de ser persuadido y de tener que cambiar sus ideas o actitudes.
Fomentar la actitud mental de que un conflicto se resuelve mejor con el "ganar-ganar" que con el "ganar-perder".
Encauzar la agresividad evitando los dos extremos: reprimir o explotar.
Dar oportunidades a que se produzcan desahogos, expresando los propios sentimientos.
Analizar los problemas.
Diagnosticar el problema tras formularse una serie de preguntas
Buscar todas las alternativas de acción con verdadero deseo de mejorar las cosas.
Sustituir las expresiones "TÚ" ("Tú no me haces caso", "Tú te crees el amo", "Tú siempre quieres tener razón") por las expresiones "YO"("Yo me siento marginada", "Yo me siento triste con estas situaciones")
En casos especiales recurrir a la mediación de personas por las partes en conflicto.
Utilizar técnicas de relajación para conducir las discusiones con serenidad.
El método "Todos ganan"
Segundo paso: Hablar y escucharse uno al otro
En el segundo paso, el profesor y el alumno tienen la oportunidad de hablar francamente sobre el conflicto y de ser escuchados por el otro.
Este intercambio de información sirve para definir el problema y aclararlo desde los dos puntos de vista.
Para abrir los canales de comunicación, tenga presentes estas sugerencias:
• Cree las condiciones necesarias para comunicarse con respeto. Muchos alumnos dan por sentado que serán objeto de alguna sanción cuando hablan con un maestro enojado.
Cierran los oídos y, automáticamente, levantan sus defensas.
Comience por hacerlos sentirse cómodos.
Hágales saber que usted quiere resolver el problema de un modo satisfactorio para ambos, y que para ello necesita de su ayuda.
El tono de voz y el lenguaje corporal transmiten las intenciones del maestro aun más claramente que sus palabras. Una actitud relajada pero atenta, junto con un tono de voz firme y afable, les hace saber a los alumnos que, aunque el problema es serio, el maestro los aprecia y confía en que podrán encontrar una solución mutuamente satisfactoria. Cuando el maestro trata con respeto a los alumnos, es más probable que ellos lo traten respetuosamente a él
• No emita juicios. Cuando uno está enojado, siente la tentación de dar sermones y atribuir culpas.
El mensaje en primera persona, es un medio más eficaz de describir el problema y expresar sentimientos intensos sin criticar ni culpar al niño:
"Yo me siento......(sentimiento)....cuando tú......(conducta específica).......porque .....(como le afecta a Ud.)..."
"Cuando tú........(conducta específica)...., es un problema porque........(como le afecta a Ud.)...."
• Escuche para comprender. Escuche al niño con la firme intención de comprender el problema desde el punto de vista de él o de ella.
Esto puede resultar difícil. Estamos tan acostumbrados a dar consejos y sermones, que normalmente sólo escuchamos a los chicos con
el propósito de corregirlos.
Tal vez nos parezca poco natural, y hasta erróneo, reconocer el
punto de vista de un alumno cuando desaprobamos lo que dice. Recuerde que escuchar no implica estar de acuerdo ni aprobar.
Asentir mientras el niño habla no significa decirle: "Tienes
razón y yo estoy equivocado". Lo que quiere decir es que: "Entiendo tu punto de vista". La perspectiva del chico, aunque difiera de la del maestro, es igualmente válida.
Cuando usted tenga en claro lo que está diciendo el chico, hágale saber que lo entiende.
Repita o parafrasee los principales pensamientos o sentimientos del niño.
Esto le demostrará que usted lo acepta y que tiene la firme intención de comprenderlo cabalmente.
También le da al niño la oportunidad de profundizar su comprensión y de corregir cualquier error de
interpretación.
Tome notas mientras lo escucha. Esto le permitirá tener un registro de las inquietudes del chico y mantenerse concentrado en escuchar.
Si esta ocupado tomando notas, tendrá menos propensión a interrumpir al niño.
Tercer paso: Plantear el problema en función de las necesidades
En situaciones conflictivas, el maestro y el alumno parecen tener necesidades mutuamente excluyentes y diferencias irreconciliables. Un niño quiere deambular por el salón de clase. El profesor desea
que se quede sentado. En este aspecto, se tienen posturas opuestas. O gana el profesor, o gana el niño.
Cuando exploramos los intereses más profundos, en lugar de quedarnos discutiendo sobre las posiciones, comprobamos que existen soluciones aceptables para ambos.
A menudo hay que hacer una investigación detectivesca para encontrar las necesidades que nos motivan (a nosotros profesores y a los niños) a adoptar determinada posición.
"¿Por qué hice/hiciste eso? ¿Qué quería/querías lograr?"
Estas son preguntas útiles que debemos hacernos
El objetivo último de todas las conductas infantiles es "encontrar un sentido de pertenencia y significación".

Cuarto paso: Proponer soluciones (torbellino de ideas)
En el cuarto paso, el maestro invita al niño a que piense, junto con él, en las posibles maneras de resolver el problema.
Esta invitación a colaborar no esconde ningún resultado
preestablecido. No se le pide al chico que adivine la respuesta "correcta" que ya conoce el maestro, ni éste intenta imponer la solución que quiere.
El maestro le pide honestamente al alumno que proponga soluciones satisfactorias para ambos.
Hay que proponer la mayor cantidad de ideas, con la mayor rapidez posible y sin hacer comentarios.
El maestro debe anotar todas las ideas, por absurdas que parezcan.No hay que hacer críticas ni evaluaciones hasta el paso siguiente, para no interrumpir el flujo creativo de ideas.
Por ser uno de los contrincantes; usted puede proponer soluciones junto con el chico, pero debe tener cuidado de no dominar el torbellino de ideas.
Comience por una idea absurda para
distender las cosas.
No apresure el proceso. Déle al niño tiempo para pensar. Si el chico objeta
una idea que usted propuso, tome esa objeción como base de una nueva idea.
Usted podría toparse con algún alumno que se niega a cooperar. Hágale saber que lo que usted quiere es encontrar una solución satisfactoria para ambos, pero que tendrá que atenerse a sus propias ideas si él no se presta a participar
Quinto paso: Elegir la idea
(o las ideas) que les guste a ambos
En forma democrática
Sexto paso: Hacer un plan, establecer una consecuencia y ponerlo en práctica
Después de haber invertido tanto tiempo y esfuerzo en elaborar soluciones, usted querrá asegurarse de que sus ideas realmente sirvan para resolver el problema.
Elegir una buena idea no basta para lograr un cambio positivo. Hay que ponerla en práctica; y eso requiere un plan.
Cuanto más específico y concreto sea el plan, tanto mayores serán sus probabilidades de éxito
Hasta el mejor de los planes puede fracasar por causa de circunstancias imprevistas.
Fije una fecha para evaluar los resultados más adelante, así no tendrá que proseguir con un plan inservible, ni arriesgarse a que el problema reaparezca.
¿Qué pasa si el niño no se atiene al plan? Los alumnos que no cumplen lo que acuerdan nos hacen saber que no están listos para asumir esa responsabilidad.
Tal vez sea necesario fijar un plan alternativo, o establecer alguna consecuencia que impida la conducta inapropiada y ayude al niño a hacer un cambio positivo.
Pregúntele de antemano al chico qué piensa que debería suceder si el acuerdo se rompe y el problema vuelve a aparecer.
Los niños son quienes mejor saben qué medidas son útiles para
ellos, y si contribuyen a determinar las consecuencias, estarán mejor predispuestos a cooperar
Full transcript