Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Llenos del Espíritu, sus frutos

No description
by

lucio loya

on 12 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Llenos del Espíritu, sus frutos

LLENOS DEL
ESPÍRITU SANTO
SUS FRUTOS Y CARISMAS.

Objetivo: Descubrir que la Vida Nueva
en Cristo y ésta se manifiesta por
sus frutos, los cuales hay
que buscar y practicar.
Jesús el Señor, en el Capitulo 12 de San Mateo,
verso 33 dice, "El árbol bueno, su fruto
será bueno; el árbol malo, su fruto
será malo. Porque el árbol se
conoce por sus frutos".

Así como los árboles que dan buenos
frutos, manzanas, higos, etc. Así los que
hemos sido renovados por el Don del
Espíritu Santo, debemos manifestar
los frutos del Espíritu Santo.
Si en verdad hemos recibido el Don del Espíritu
Santo y este, está en nuestro corazón,
debemos manifestar frutos de
santidad en nuestras vidas.
Dios como sembrador, planto su buena semilla
(El Espíritu Santo) en una tierra que él mismo
preparo (Los renovados).
Riega nuestra vida
con Agua viva
la enriquece
abonándola con su
propia Sangre.
De todo este esfuerzo que Dios
hace por nosotros, Él
espera que salga de
nosotros muchos frutos.
Quiere que demos frutos que permanezcan
frutos para la vida eterna. Quiere recoger el Señor
lo que el sembró, y no desilusionarse por frutos podridos o frutos malos.
San Pablo el Apóstol, nos dice en la
Carta a los Gálatas, cuales son
los frutos que debemos dar en
nuestro caminar como hermanos
que hemos vuelto a nacer.
Leamos la carta
a los Gálatas:
El fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia. Frente a estas cosas. Gal. 5, 22-23
Ahora, debemos hacer una distinción de los frutos malos de aquellos quiere el enemigo (satanás) plantar como la cizaña en el campo.
Se sabe muy bien cuáles son las obras de
la carne: fornicación, impureza y libertinaje,
idolatría y superstición, enemistades
y peleas, rivalidades y violencias, ambiciones
y discordias, sectarismos, disensiones
y envidias, ebriedades y orgías, y todos
los excesos de esta naturaleza.
Les vuelvo a repetir que los que
hacen estas cosas no poseerán el Reino de Dios.
Gal. 5, 19-21
Como ya decíamos, el árbol se conoce
por sus frutos, si estamos llenos del
Espíritu Santo haremos las obra de la fe y no
de la carne, no de los criterios mundanos.

Los frutos del Espíritu Santo y los frutos
malos del pecado, no se llevan, por eso
mientras más crezcan los frutos del Espíritu, desaparecerán los frutos malos. Gal. 5, 17
Si vivimos, pues en el Espíritu, es
común que aparezca en nosotros
los frutos que Dios reclama según
lo dice el profeta Miqueas... Cap. 6, 8
Se te ha indicado, hombre, qué es lo bueno y qué exige de ti el Señor: nada más que practicar
la justicia, amar la misericordia y caminar
humildemente con tu Dios. Miq. 6, 8
Vivir la justicia, en todos los
ambientes en los que nos
encontramos, en el trabajo,
en la casa, en la comunidad,
en la sociedad.
Vivir y amar la misericordia, es ser
discípulos de Cristo Jn. 13, 35. Implica
no juzgar, no condenar, a nadie
y ni nosotros mismos.
Caminar en la humildad ante Dios, si caminamos
movidos por el Espíritu Santo descubriremos, que no es por mi, por mis fuerzas, por mi iniciativa,
que hago las cosas en la fe, reconocemos
nuestra debilidad, pero que nos ayuda.
"Sin Él nada es posible" no somos,
sino sólo siervos inútiles.
Afabilidad procede del latín affabilitas y hace referencia a
la cualidad de ser (agradable,
suave en el trato, dulce)
Etimológicamente de ánimo
grande. Alma grande, es la
grandeza y elevación del ánimo
o bien una gran generosidad
o liberalidad. Es el mejor
apoyo de la esperanza y la resistencia más eficaz
contra la desesperación.
La templanza o temperancia es una
de las Virtudes cardinales y una
moral que regula la atracción
por los placeres, y procura el
equilibrio en el uso y disfrute
de los bienes creados.
Full transcript