Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Subgéneros MAYORES

No description
by

Ramón Flores

on 25 August 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Subgéneros MAYORES

¿Por qué se llaman
SUBGÉNEROS MAYORES o MENORES?
Se clasifican de acuerdo a una tradición o a la clasificación de la poesía basada en la temática, el estilo, entre otras características literarias más amplias.
CANCIÓN
Género lírico:
Subgéneros

SUBGÉNEROS MAYORES:
CANCIÓN, HIMNO, ODA, ELEGÍA, ÉGLOGA, LIRA, ÓPERA Y SÁTIRA
MAYORES
Poema extenso que expresa una emoción o sentimiento, generalmente de tema amoroso.
HIMNO
Es un canto de exaltación patriótica o religiosa. Enaltece hechos y personajes.
ODA
ELEGÍA
ÉGLOGA
LIRA
ÓPERA
Poema reflexivo y meditativo que exalta un tema o asunto (persona, hecho o cosa).
Poema extenso meditativo y melancólico en el que se llora la pérdida (la muerte) de alguien.
Poema extenso con planteamientos dramáticos, en que dialogan dos o más pastores sobre temas amorosos o filosóficos.

La égloga es un poema
bucólico
: del griego βουκολική ἀοιδή, «canto de pastores»
SÁTIRA
Es una composición en verso o prosa en que se critican rasgos, vicios o costumbres.
Cebolla,
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.

Generosa
deshaces
tu globo de frescura
en la consumación
ferviente de la olla,
y el jirón de cristal
al calor encendido del aceite
se transforma en rizada pluma de oro.

También recordaré cómo fecunda
tu influencia el amor de la ensalada,
y parece que el cielo contribuye
dándole fina forma de granizo
a celebrar tu claridad picada
sobre los hemisferios del tomate.
—Pablo Neruda, "Odas elementales"
fragmento
¿Viste quizá por último
mis tres rosas postreras?
Un zarpazo
brutal, una terrible llama roja,
brasa que en un relámpago violeta
se condensaba. Y frío. ¡Frío!: un hielo
como al fin del otoño
cuando la nube del granizo
con brusco alón de sombra nos emplomiza el aire.
No viste ya. Y cesaron
los delicados vientos
de enhebrar los estigmas de tu elegante abdomen
(como una góndola,
como una guzla del azul más puro)
y el corazón elemental cesó
de latir. De costado
caíste. Dos, tres veces
un obstinado artejo
tembló en el aire, cual si condensara
en cifra los latidos
del mundo, su mensaje
final.

—Dámaso Alonso, "Hijos de la ira"
IV
Elegía al moscardón azul


Estabas en mi casa,
mirabas mi jardín, eras muy bello.
Yo te maté.
¡Oh si pudiera ahora
darte otra vez la vida,
yo que te di la muerte!
V
Y fuiste cosa: un muerto.
Sólo ya cosa, sólo ya materia
orgánica, que en un torrente oscuro
volverá al mundo mineral. ¡Oh Dios,
oh misterioso Dios,
para empezar de nuevo por enésima vez
tu enorme rueda!
—Dámaso Alonso, "Hijos de la ira"
Estrella de los pobres,
hada madrina
envuelta
en delicado
papel, sales del suelo,
eterna, intacta, pura
como semilla de astro,
y al cortarte
el cuchillo en la cocina
sube la única lágrima
sin pena.
Nos hiciste llorar sin afligirnos.
Yo cuanto existe celebré, cebolla,
pero para mí eres
más hermosa que un ave
de plumas cegadoras,
eres para mis ojos
globo celeste, copa de platino,
baile inmóvil
de anémona nevada
y vive la fragancia de la tierra
en tu naturaleza cristalina.
Oda a la cebolla
Elegía al moscardón azul
Que te quiero más que a nadie y más que a nada,
te lo he dicho con mis ojos centinelas,
te lo he dicho con mis manos que te celan,
te lo he dicho con mi lengua enamorada.

Que te quiero más que a cualquier otra cosa
te lo he dicho con el sol y los cometas,
te lo he dicho con el viento y la veleta,
te lo he dicho con el agua luminosa.

Que te quiero, te quiero, mujer.
Que te quiero y no hay nada que hacer.

Que te quiero sobre todas las mujeres,
te lo he dicho con el pan de cada día,
te lo he dicho con el miedo y la alegría,
con el tedio que nos mata y que nos muere.

Que te quiero como nunca te han querido,
te lo he dicho recreándome en la suerte,
más allá de la vida con la muerte,
más allá del amor con el olvido.

Que te quiero, te quiero, mujer.
Que te quiero y no hay nada que hacer.

Más que a nadie y más que a nada.
—Luis Cernuda, (Joan Manuel Serrat)
Más que a nadie
—Francisco de Quevedo, (parodia la nariz de Luis de Góngora
A una nariz
Como su finalidad es ser cantada, la ópera es un género lírico-dramático. En la ópera, una acción escénica es armonizada, cantada y cuenta con acompañamiento instrumental.
La lira es una composición poética de cinco versos. Se compone de tres versos heptasílabos
(siete sílabas)
y dos endecasílabos
(once sílabas).
"Loda de la vita pastorale", Rime, 1560
—Garcilaso de la Vega "Oda a la flor de Gnido"
O
pas
to
ri
fe
li
ci

7 a

che
d'un
pi
ciol
po
der
lie
ti e
con
ten
ti,

11 B
ha
ve
te i
cie
li a
mi
ci;

7 a
e
lun
gi
da
le
gen
ti

7 b
non
te
me
te
di
ma
r'i
ra o
di
ven
ti

11 B
Si
de
mi
ba
ja
li
ra 7 a
tan
to
pu
die
se el
son
que

en
un
mo
men
to 11 B
a
pla
ca
se
la
i
ra 7 a
del
a
ni
mo
so
vien
to 7 b
y
la
fu
ria
del
mar
y el
mo
vi
mien
to 11 B
RIMA
aBabB
Garcilaso empleó solamente una vez este tipo de estrofas pero poetas como Fray Luis de León y San Juan de la Cruz lo emplearon a menudo.
Ed il mio bacio sciogliera il silenzio
che ti fa mia!

(Il nome suo nessun saprá!...
e noi dovrem, ahimé, morir!)

Dilegua, o notte!
Tramontate, stelle!
Tramontate, stelle!
All'alba vinceró!
vinceró, vinceró!
Giacomo Puccini, "Nessun Dorma", Turandot
El dulce lamentar de dos
pastores,


Salicio juntamente y
Nemoroso,

he de contar, sus quejas
imitando;

cuyas ovejas al cantar
sabroso

estaban muy atentas, los
amores,


(de pacer olvidadas)
escuchando.

Tú, que ganaste
obrando

un nombre en todo el
mundo


y un grado sin
segundo,


agora estés atento sólo y
dado

el ínclito gobierno del
Estado

Albano; agora vuelto a la otra
parte,

resplandeciente,
armado,

representando en tierra el fiero
Marte

A 11
B 11
C 11
B 11
A 11
C 11
c 7
d 7
d 7
E 11
E 11
F 11
e 7
f 11

estancia
Égloga I
Origen de la Ópera:

Siglo XVI, en Florencia con la aparición de la
Camerata de' Bardi - o Camerata Fiorentina.

Surge después la Ópera francesa pero mantiene siempre su independencia con la italiana.
Salicio:
Si es verdad que los pueblos no pueden
existir sino en dura cadena,
y que el Cielo feroz los condena
a ignominia y eterna opresión,
de verdad tan funesta mi pecho
el horror melancólico abjura,
por seguir la sublime locura
de Washington y Bruto y Catón.
¡Cuba! al fin te verás libre y pura
como el aire de luz que respiras,
cual las ondas hirvientes que miras
de tus playas la arena besar.
Aunque viles traidores le sirvan,
del tirano es inútil la saña,
que no en vano entre Cuba y España
tiende inmenso sus olas el mar.
Himno del desterrado
—JOSÉ MARÍA HEREDIA
Los pastores felices
que de un poder complacido y contento,
tienen a los cielos amigos;
y lejos de la gente
No temen la ira del mar ni del viento
Garcilaso de la Vega
¡Oh más dura que mármol a mis quejas,
y al encendido fuego en que me quemo
más helada que nieve, Galatea!,
estoy muriendo, y aún la vida temo; 60
témola con razón, pues tú me dejas,
que no hay, sin ti, el vivir para qué sea.
Vergüenza he que me vea
ninguno en tal estado,
de ti desamparado, 65
y de mí mismo yo me corro agora.
¿De un alma te desdeñas ser señora,
donde siempre moraste, no pudiendo
de ella salir un hora?
Salid sin duelo, lágrimas, corriendo.
Y mi beso derretirá el silencio
que te hace mía.

(Su nombre nadie sabrá...
¡Y nosotras, ay, deberemos, morir, morir!)

El príncipe desconocido
¡Disípate, oh noche!
¡Tramontad, estrellas! ¡Tramontad, estrellas!
¡Al alba, venceré!
¡Venceré!
¡Venceré!
Full transcript