Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA MAQUINARIA ESCOLAR

No description
by

Anii Meendoza

on 7 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA MAQUINARIA ESCOLAR

design by Dóri Sirály for Prezi
INTRODUCCIÓN :
DEFINICIÓN DEL ESTATUTO DE INFANCIA
La escuela del niño es una institución social ligada a prácticas familiares y modos de educación
EMERGENCIA DE UN DISPOSITIVO INSTITUCIONAL: EL ESPACIO CERRADO
El programa de gobierno de los pobres propuesto por Vives se
pondrá en
marcha en los países católicos, sobre todo tras el éxito dado en
Roma el 12
de marzo de 1569 por el Papa Pio V, con el que se inicia una re
cogida y
policía de pobres uno y otro sexo, así grandes como pequeños d
e amplitud sin
precedentes. 

FORMACION DE UN CUERPO DE ESPECIALISTAS 

INSTITUCIONALIZACION DE LA ESCUELA OBLIGATORIA Y CONTROL SOCIAL. 
PARA QUE SIRVE LA ESCUELA
En la Grécia y la Roma clásica, él origen las nuevas instituciones.
La escuela existió siempre y en todas partes, no solo está justificado que siga existiendo, sí no que su universalidad y eternidad la hacen natural
Las funciones sociales que cumplen las instituciones escolares frente a historias de la educación y tratados pedagógicos contribuyen a alimentar la condición natural de la escuela.
La escuela pública, gratuita y obligatoria, a principios del siglo XX convirtió a los maestros en funcionarios del estado adoptando la reglamentación que prohibía el trabajo infantil antes de los diez años
El fanatismo religioso es una de las claves de la modernidad. Los jóvenes de hoy son los futuros católicos y protestante del mañana
Los reformadores católicos, ocupan puestos de influencia al lado de los Monarcas, pondrán especial empeño en constituirse en preceptores y maestros de príncipes.
Los moralistas elaboraran programas educativos destinados a la instrucción de la juventud formando parte del nuevo contexto misional. En este momento de reestructuración social
Se configura un catecumenado privilegiado, “la infancia”, que será uno de los instrumentos claves para neutralizar una sociedad de clases o estamentos donde existen diferentes calidades de naturalezas que exigen programas educativos diferenciados.
Se instituirán diferentes infancias, desde la infancia angélica y nobilísima del Príncipe, pasando por la infancia de calidad de los hijos de las clases distinguidas, hasta la infancia ruda de las clases populares.
La infancia en el siglo XVI está todavía lejos de su delimitación cronológicamente precisa. La infancia, puericia y mocedad es momento de comenzar a enseñar a los pequeños las letras, la necesidad que desde muy pronto se inicien en el aprendizaje de la fe y las buenas costumbres
Las características de esta etapa son la maleabilidad, donde su capacidad es modelada, la debilidad, rudeza, que es precisa para su civilización, cualidad del alma, distingue al hombre de las bestias, naturaleza inclinada al mal, que es encauzada y disciplinada.

A las practicas educativas familiares e institucionales se le añaden reglas tales como, la prohibición de dormir con otros niños o adultos, que la literatura infantil tenga temas relacionados a el niño Jesús, el ángel de la guarda y la creación de fiestas religiosas, como la primera comunión. 

Rousseau redefine a la infancia como edad de necesidades e intereses y orientaciones sufridas con anterioridad por los jóvenes.

 Philippe Aries demostró que la infancia, comienza a configurarse a partir del siglo XVI. En la Edad Media una percepción realista y sentimental de la infancia el niño desde que es capaz de valerse por sí mismo, se integraba a la comunidad y participaba de sus penalidades y alegrías. Durante todo el siglo XVI la categoría de edad privilegiada es la juventud. En el siglo XVII la primera infancia, el bambino o niño pequeño, que es como especia de juguete divertido y agradable para los miembros de las clases altas.
Los jesuitas innovaron, no prohibirlos sino canalizarlos en el juego, danzas y representaciones teatrales que formaran parte de su programa educativo, el cuerpo y el alma. Las directrices y los principios han de estar continuamente vigilados y cuidados, pero con una vigilancia dulce, aceptada y asumida por su familia. 
 En el siglo XVIII, la infancia y adolescencia se separan definitivamente y en el siglo XIX el bebe aparece como nueva figura.
Aries, relaciona la constitución de la infancia con las clases sociales, con la emergencia de la familia moderna, prácticas educativas aplicadas especialmente en los colegios. Pero relega a un segundo plano la recogida y moralización. 

La infancia “rica” es ciertamente gobernada, pero su sumisión a la autoridad pedagógica y a los reglamentos constituye un paso para asumir mejor funciones del gobierno. La infancia pobre, no recibirá tantas atenciones siendo los hospitales, los hospicios y otros espacios de corrección los primeros centros-piloto destinados a modelarla.
El modelo del nuevo espacio encerrado, el convento, va a constituirse en forma paradigmática de gobierno. El viejo espacio destinado a transformar la personalidad del novicio mediante una reglamentación puntillosa de todas manifestaciones de su vida, servirá de maquinaria de transformación de la juventud haciendo de los niños, la esperanza de la iglesia, buenos cristianos a la vez súbditos sumisos de la autoridad real. 
El programa de gobierno de los pobres propuesto por Vives se pondrá en marcha en los países católicos, sobre todo tras el éxito dado en Roma el 12 de marzo de 1569 por el Papa Pio V, con el que se inicia una recogida y policía de pobres uno y otro sexo, así grandes como pequeños de amplitud sin precedentes. 
El aislamiento se convierte así en un dispositivo que contribuye a la constitución de la infancia a la vez que el propio concepto de infancia quedara asociado de forma natural a la demarcación espacio-temporal. Los niños de tempana edad serán distribuidos por prelados y corregidores entre gente rica que los crie y los ponga luego a servicios que los utilice como sirvientes.

Los colegios donde ensayen formas concretas de transmisión de conocimientos y de moldeamiento de comportamientos, transformaciones, a lo largo de por lo menos dos siglos. Donde aparece la pedagogía y sus especialistas.
 El castigo físico es reemplazado por una vigilancia amorosa, cuidada del espacio y del tiempo, una seria programación de los contenidos y una aplicación de métodos de enseñanza de mantener a los alumnos dentro de los límites correctos los estimulen al estudio y a convertirse en caballeros católicos perfectos. 

Un ruptura respecto al maestro de las universalidades e instituciones educativos medievales, Durkheim cuya autoridad se basaba fundamentalmente en la posesión y transmisión de determinados saberes mientras que el maestro jesuita ha de ser fundamentalmente un modelo de virtud.
El nuevo estatuto del maestro que además de poseer conocimientos, las claves de interpretación de la infancia así como del programa que los colegiales han de seguir para adquirir los comportamientos y los principios a su condición y edad. 
El Estado espera del maestro que se integre en una política de control encaminada a las bases de la nueva configuración social a través de la imposición del castellano como lengua nacional, técnicas que los niños aprendan de la lectura, escritura y el cálculo que los capacite para conocer y cumplir los deberes ciudadanos.
La idea de patria y unidad política a su vez cimentada en la enseñanza de una geografía e historias singulares
La posición social del maestro, las características institucionales de la escuela obligatoria, los intereses del estado, los métodos y técnicas de transmisión del saber y el propio saber escolar contribuyen a modelar un nuevo tipo de individuo. 
LA MAQUINARIA ESCOLAR

La escuela no es solo un lugar de aislamiento en el que va a experimentar sobre una gran parte de la población infantil, técnicas avaladas por el maestro, como tal por autoridades legitimadoras de sus saberes y poderes; es también una institución social que emerge enfrentándose a otras formas de socialización y de transmisión de saberes que se verán relegadas y descalificadas por su puesta en marcha. 

DESTRUCCION DE OTRAS FORMAS DE SOCIALIZACION 

 Los reformadores católicos refuerzan en la práctica sus teorías educativas instauran en los colegios un modo especifico y particular de educación que rompe las prácticas habituales de formación de la nobleza. Se distanciaran cada vez mas contribuyendo a establecer la ruptura que persiste en la actualidad entre trabajo manual y trabajo intelectual. 

El colegio jesuita se erige en gran medida en pugna con las instituciones educativas medievales a semejanza de la manufactura que emerge en oposición al taller artesanal que durante largo tiempo gozo de los beneficios y prerrogativas de toda corporación gremial. Las universidades medievales eran asimismo corporaciones estrechamente vinculadas a la comunidad.
 Los colegios de jesuitas comienzan por estar separados del poder político: los colegiales desgajados de la comunidad e individualizados pierden prácticamente sus privilegios corporativos y quedan excluidos del derecho de ejercer el control de la institución.
Los artesanos se socializaban en la misma comunidad de pertenecía, usaban sus derechos para intervenir en la cosa pública. El aprendizaje implicaba un sistema de transmisión del saber de forma jerarquizada en el taller el cual además de ser un lugar de trabajo, era un lugar de educación, instrucción y hábitat. Los aprendices vivían mezclados con los adultos, aprendían en contacto con la realidad que los rodea. 
 La escuela servirá para preservar a la infancia pobre de este ambiente de corrupción. Librarla del contagio y de los efectos nocivos de la miseria, desclasarla en fin e individualizarla situándola en un no man’s land social donde es mas facial manipularla, por su propio bien y convertirla en punta de lanza de propagaciones la nueva institución familiar y del orden social burgués.

Este gran encierro de los hijos de los artesanos, obreros y campesinos romperá los lazos de sangre, amistad la relación con el barrio, con la comunidad, con los adultos, con el trabajo, con la tierra.

El niño popular nace en gran medida con esta violencia legal que no la arranca de su medio, de su clase, de su cultura, para convertirla en una mercancía de la escuela, un geranio, una planta domestica.
La naciente escuela nacional si no se la inserta es este contexto de integración de las clases trabajadoras. Filántropos y educadores se afanan por ayudar a obreros igual que con anterioridad los eclesiásticos, se abrogaran el derecho de la verdad a la que naturalmente las ignorantes clases han de someterse. 
Una serie multiforme de las medidas destinadas al control de las clases populares comienzan a aplicarse, especialmente a partir de la Restauración, como complemento eficaz de transformación de existencia que la escuela contribuye a reforzar. 
Tutelar al obrero, intenta neutralizar e impedir que la lucha social se desborde poniendo en peligro la estabilidad política. Coincidan precisamente con la promulgación de la obligatoriedad escolar. El obrero que pacientemente ha de hacerse propietario de su casa y preocuparse por el bienestar de su familia estará inmunizado contra los virus de la disolución de la sociedad. 

La educación del niño obrero no tiene como objetivo principal el enseñarle a mandar sino a obedecer, no pretende hacer del un hombre instruido y culto sino inculcarle la virtud de la obediencia y la sumisión a la autoridad y cultura legitima. 
Emerge la escuela fundamentalmente como un espacio nuevo de tratamiento moral en el interior de los antagonismos de clases durante todo el siglo XIX. La escuela que no era posible al comienzo del capitalismo en virtud de una imposibilidad material en la época de laissez faire: trabajo infantil, tal así como la imposición de la escuela pública es el resultado de estas luchas. La burguesía impide así la realización de programas auto instrucción obrera que atacaban la división y organización capitalista del trabajo. Estos programas eran también un ataque directo a los saberes burgueses. LA sanción jurídico-política del secuestro escolar responde a los intereses de las clases en el poder, donde las clases populares se dividirán en estamentos.
El maestro aplicara a partir de los finales del siglo XIX a las clases obreras, a las campesinas y artesanas, las nociones de singularidad y especificidad infantil. La imagen de la infancia que los reformadores sociales del siglo XIX han intentado imponer a dichas clases presentara rasgos específicos y será pues diferente de la acuñada y asimilada con anterioridad por las clases altas.
La autoridad pedagógica se verá ahora reforzada al ser el maestro un funcionario público. A su poder de representante el Estado suma la posesión de la “ciencia pedagógica” adquirida en las Escuelas Normales. Los más importante sigue siendo la educación de la voluntad; y todo un saber teórico, próximo a la teología y a la metafísica acerca de la educación y sus principios.
No se trata de una simple reproducción sino de una autentica invención de la burguesía para “civilizar” a los de hijos de los trabajadores. Tal violencia, que no es exclusivamente simbólica se asienta en un pretendido derecho: EL DERECHO DE TODOS A LA EDUCACION.
Full transcript