Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Poema 11 de Pablo Neruda

No description
by

Imanol Uría Vilariño

on 6 April 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Poema 11 de Pablo Neruda

20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada,
Pablo Neruda.
Poema nº 11

El Autor
Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (quien escribiría posteriormente con el seudónimo de Pablo Neruda) nació en Parral el año 1904
Entre sus obras destacan: Crepusculario (1923), 20 poemas de amor y una canción desesperada (1924),El habitante y su esperanza (1926), Anillos (1926) y Tentativa del hombre infinito (1926)
Tras la muerte de Lorca durante la guerra civil escribe
España en el corazón.
En 1945 obtiene el premio Nacional de Literatura.
Poema nº 11
Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
la mitad de la luna.
Girante, errante noche, la cavadora de ojos.
A ver cuántas estrellas trizadas en la charca.

Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye.
Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas,
mi corazón da vueltas como un volante loco.
Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos,
a veces fulgurece su mirada debajo del cielo.
Quejumbre, tempestad, remolino de furia,
cruza encima de mi corazón, sin detenerte.
Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa tu raíz soñolienta.
Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella.
Pero tú, clara niña, pregunta de humo, espiga.
Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.
Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de incendio,
ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas.

Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos,
es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría.
Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo de tormentas
para qué tocarla ahora, para qué entristecerla.
Ay seguir el camino que se aleja de todo,
donde no esté atajando la angustia, la muerte, el invierno,
con sus ojos abiertos entre el rocío.

Explicación Verso a Verso
El poema empieza con una alusión a la noche en términos
metafóricos: "cavadora de ojos"), a través de su reflejo en las charcas, es de noche.
Pero la oscuridad de la noche se convierte en la oscuridad existencial del yo poético: "Hace una cruz de luto entre mis cejas". No sólo es la oscuridad, sino que es su oscuridad, la del alma.

De pronto aparece la amada: "Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos. No viene de lejos físicamente sino en el recuerdo, desde la nostalgia. Cree ver su mirada.

Ante su recuerdo se levanta una tempestad, un viento que acarrea, destroza, dispersa, desarraiga árboles; es la furia que el yo poético siente por encontrarse tan lejos de su amada.
Frente a estas imágenes violentas, la amada es una imagen delicada: “clara niña, pregunta de humo, espiga" y siempre vinculada a la naturaleza o siendo la naturaleza misma. Ella lo era todo: “lirios, espigas, la formadora del viento…”

Tras la ansiedad y el dolor, ansiedad que partió al yo poético a cuchillazos, él debe partir y renunciar a la esperanza, allí donde habite el olvido. Debe alejarse "por el camino que se aleja de todo"

Figuras Retóricas
En el poema número XI de Pablo Neruda encontramos una serie de figuras retóricas, entre las que encontramos: encabalgamientos en los versos uno y veinte; el uso del asíndeton en el poema para agilizarlo; en los versos tres y seis encontramos epítetos: "girante, errante noche" y "metales azules"; también observamos enumeraciones en los versos diez y veintitrés: "Quejumbre, tempestad, remolino de furia" y "la angustia, la muerte, el invierno"; encontramos personificación en el verso número veinte:"Tempestad que enterró las campanas"; finalmente, encontramos también metáforas en el poema, como "cavadora de ojos", aludiendo a la noche.
Estructura
El poema podemos dividirlo en tres partes, en la primera se hace una alusión a la noche, noche en la que el yo poético se encuentra solo sin la compañía de su amada. De repente, el yo poético cree haber visto a su amada: "Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos"; pero es solo un recuerdo, la nostalgia de estar junto a su amada.

En la segunda parte se observamos la furia desesperada de la distancia de la amada ante la visión imaginativa del yo poético en el recuerdo: "Quejumbre, tempestad, remolino de furia,"

Finalmente, en la tercera y última parte; tras la ansiedad y el dolor "ansiedad que partiste el pecho a cuchillazos" el yo poético debe partir y renunciar a la esperanza, allí donde habite el olvido.
Tipo de texto
Métrica
Tema
En tema es la tristeza del yo poético por la añoranza de su amada que tras la ansiedad y el dolor no puede hacer otra cosa que viajar hacia el olvido
Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas 13 A
la mitad de la luna. 7 B
Girante, errante noche, la cavadora de ojos. 14 C
A ver cuántas estrellas trizadas en la charca. 14 A

Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye. 13 -
Fragua de metales azules, noches de las calladas luchas, 18 B
mi corazón da vueltas como un volante loco. 14 C
Niña venida de tan lejos, traída de tan lejos, 16 D
a veces fulgurece su mirada debajo del cielo. 17 D
Quejumbre, tempestad, remolino de furia, 13-
cruza encima de mi corazón, sin detenerte. 14-
Viento de los sepulcros acarrea, destroza, dispersa
tu raíz soñolienta. 24 E
Desarraiga los grandes árboles al otro lado de ella. 17 E
Pero tú, clara niña, pregunta de humo, espiga. 14 F
Era la que iba formando el viento con hojas
iluminadas. 18 A
Detrás de las montañas nocturnas, blanco lirio de
incendio, 18 -
ah nada puedo decir! Era hecha de todas las cosas. 16-


Ansiedad que partiste mi pecho a cuchillazos, 14-
es hora de seguir otro camino, donde ella no sonría. 18 F
Tempestad que enterró las campanas, turbio revuelo
de tormentas 19 E
para qué tocarla ahora, para qué entristecerla. 14 E
Ay seguir el camino que se aleja de todo, 14 C
donde no está atajando la angustia, la muerte, el
invierno, 16 D
con sus ojos abiertos entre el rocío. 12 -
El poema está dividido en tres estrofas. La primera consta de cuatro versos, la segunda de trece y la tercera de siete. Los versos son de arte mayor, con una presencia mayor de versos alejandrinos, es decir, versos de catorce sílabas. La rima es asonante en todos los versos exceptuando los versos libres (13 A, 7 B, 14 C, 14 A, 13-, 18 B, 14 C, 16 D, 17 D, 13 -, 14-, 24 E, 17 E, 14 F, 18 A, 18 -, 16-, 14-, 18 F, 19 E, 14 E, 14 C, 16 D, 12-)

El poema XI es por tanto un texto descriptivo expositivo, dado que el yo poético explica al emisor sobre el amargor y la angustia de tener a su amada tan sólo en el recuerdo y da por tanto más importancia a un punto de vista subjetivo, tratando de emitir al receptor los mismos sentimientos que el yo poético siente. Por eso, pese a tener una finalidad estética, el yo poético intenta recrear lo más fielmente su estado de ánimo.
Full transcript