Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

No siento a Dios cerca

No description
by

Valeria del Mar Moreno

on 29 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of No siento a Dios cerca

No siento a Dios cerca
¿A quién afecta este problema?
¿Cuáles son las causas?
«Parece que esté hablando solo», «es como si le orara a la pared», «Dios me parece muy lejano».
Todos hemos sentido a Dios lejos en algún momento. A algunos les ocurre en la conversión, cuando esperan un sentimiento intenso de la presencia de Dios y se sienten frustrados «porque no me ha ocurrido nada especial».
Otras veces nos ocurre en el período devocional cuando buscamos la comunión con el Señor o incluso estando en la iglesia. Descubrimos como una frialdad, como si la oración fuera un monólogo con uno mismo o como si estuviéramos totalmente solos.
«Por qué estás lejos, oh Jehová, y te escondes en el tiempo de la tribulación?» Sal. 10:1
«¿Hasta cuándo, Señor, me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?» Sal. 13:1
la buena noticia es que NO SOLO A MI ME PASA!!!
La sensación de no ser perdonados por Dios
"No esperes SENTIR que has sido perdonado, sino di: "Lo creo; ESTOY sano, no porque lo sienta, sino porque Dios lo ha prometido"." (ECC.35)
Brilla el sol en un día nublado?
La realidad subjetiva, tal como la veo yo, es que el sol ha dejado de brillar. La realidad objetiva, no obstante, es que el sol sigue brillando exactamente igual que siempre. Si pudiéramos remontarnos hacia arriba, por encima de las nubes, nuestra visión subjetiva cambiaría por completo.
...claro que si!!
El estrés también afecta mucho la vida espiritual, sobre todo si se asocia con depresión. Ello es así porque altera nuestra percepción de la realidad, nos hace ver las cosas de forma distorsionada, como unas gafas mal graduadas.
«yo te ruego que me des muerte» (Nm. 11:15)
«No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía» (Nm. 11:14).
«Reúneme setenta varones... y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo» (Nm. 11:16-17).
«remando con gran fatiga»(Mt. 14:22-33)
«vino a ellos andando sobre el mar» (Mt. 14:25)
«¡Tened ánimo; Yo soy; no temáis!»
El stress altera nuestra capacidad para percibir a Dios, y, como los apóstoles, a veces somos
incapaces de reconocer al Señor en medio de las tormentas de la vida.
¿Qué importancia tienen los sentimientos en la vida cristiana?
La fe es una experiencia global: «con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente»
Distinguiendo entre sentir a Dios y el sentido de Dios
La fe debe tener sentimientos; no puede consistir en un ejercicio frío, intelectual. Pero no puede ser sólo emocional porque ello sería como espuma que se desvanece y no permanece.
Evitando la hipocondría espiritual: es decir, una preocupación excesiva por mi salud espiritual
No es prudente que nos miremos a nosotros mismos y estudiemos nuestras emociones. Si lo hacemos, el enemigo nos presentará dificultades y tentaciones que debiliten la fe y aniquilen el valor. El fijarnos por demás en nuestras emociones y ceder a nuestros sentimientos es exponernos a la duda y enredarnos en perplejidades. En vez de mirarnos a nosotros mismos, miremos a Jesús. (Min. Cur. 193)
Es «caminar con Dios» como hizo Enoc (Gn. 5:24)
Es vivir «como viendo al Invisible» (Heb. 11:27)
Esta debe ser la meta primera de nuestra fe:
vivir con y para Dios,


no tanto sentirle cerca.
La Biblia describe esta hermosa realidad espiritual
Full transcript