Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

LA MAGNITUD DE LA MOVILIZACIÓN DE RECURSOS HUMANOS Y ECONÓMI

No description
by

Cinthya Paguay

on 17 October 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA MAGNITUD DE LA MOVILIZACIÓN DE RECURSOS HUMANOS Y ECONÓMI

MOVILIZACIÓN DE RECURSOS HUMANOS Y ECONÓMICOS
La Gran Guerra se convertirá pronto en el mayor conflicto militar surgido hasta entonces. Así lo demostró en primer lugar su enorme duración -desde 1914 hasta 1918-. Desde las guerras napoleónicas tan solo los conflictos coloniales y las guerras civiles se habían prolongado tanto tiempo, los enfrentamientos entre naciones europeas habìan sido mucho más breves. En segundo lugar, había que tener en cuenta la expansión geográfica de los combates, pues se extienden a casi todo el continente europeo y terminan adquiriendo un carácter mundial con la intervención de potencias extraeuropeas como Estados Unidos o Japón. En este sentido hay que tener en cuenta el hecho de que las metrópolis arrastren a sus colonias hacia la guerra -aportando mercancías y soldados-.
ALEMANIA
En Alemania la economía intervencionistas de guerra surge ya en agosto de 1914, debido a la amenaza del bloqueo. El Plan Rathenau supone un fuerte control de la vida económica, el gobierno crea oficinas encargadas del aprovisionamiento de materias primas, el reparto de los alimentos y la distribución de la mano de obra. El bloqueo marítimo de los aliados supuso la casi interrupción de los suministros, lo que afectó a los imperios centrales. Aunque hubo fisuras, en los últimos meses de 1917 y en 1918 la escasez de alimentos en Alemania llegó a ser muy grave. Esto llevó por un lado a la obsesión germana por conseguir de Rusia, a cambio de firmar la paz, las cosechas de Ucrania, y por otro lado el incremento en esos años de forma notable de la guerra submarina, como la gran baza alemana frente a la flota aliada.
RUSIA
En el caso de Rusia el inició de la guerra llevó pronto al colapso económico. Sus máquinas y repuestos procedían de Alemania en su mayoría lo que paralizó parte de sus industrias. Por otro lado, la llegada de productos y repuestos ingleses y franceses resultó muy difícil por el cierre que los imperios centrales hicieron del estrecho del Bósforo y el mar Báltico. La ocupación de los alemanes en 1915 de los yacimientos de hulla y mineral de hierro polaco fue un nuevo golpe. A ello habría que añadir la insuficiencia de la red de ferrocarriles rusa, y la enorme corrupción e incapacidad organizativa de la administración zarista que no era capaz de movilizar y repartir los enormes recursos nacionales -un país agrícola que sufría un enorme desabastecimiento en las ciudades-. Esta mala organización de la retaguardia explicaría que un país agrícola viviera un enorme desabastecimiento de sus ciudades y estará en la base del triunfo de la revolución rusa.
JAPON
Cuando estalló la guerra en Europa, los británicos dieron por supuesto que Japón permanecería neutral. No obstante, el Almirantazgo, temiendo las operaciones de los buques germanos en las posesiones asiáticas de Gran Bretaña, convenció a un reticente Foreign Office para que iniciara conversaciones con Japón con la finalidad de recabar su alianza. Las negociaciones encontraron dificultades por el choque de intereses entre Japón y China, al tiempo que Estados Unidos y Australia veían con reticencia un posible aumento de presencia japonesa en el Pacífico.

Por último se produce una movilización masiva de soldados, como nunca antes, que en el caso de Alemania supone la llamada a filas de entre 11 y 13 millones de soldados durante el conflicto. A ello habría que añadir el enorme despliegue de todo tipo de recursos y armas, en frentes que se extendían a lo largo de centenerares de kilómetros, en algunos casos estando muy lejanos unos de otros -un ejemplo sería Alemania, obligada a combatir en dos frentes muy alejados entre sí.
LA MAGNITUD DE LA MOVILIZACIÓN DE RECURSOS HUMANOS Y ECONÓMICOS EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL Y LA INFLUENCIA DE LAS POTENCIAS EXTRANJERAS
bibliografia
http://www.historiasiglo20.org/HM/1-5a.htm
http://jadonceld.blogspot.com/2012/03/la-retaguardia-durante-la-primera.html
http://www.temporamagazine.com/japon-en-la-primera-guerra-mundial/
http://historiausa.about.com/od/IGM/a/Causas-De-La-Entrada-De-Estados-Unidos-En-La-Primera-Guerra-Mundial.htm
http://www.temporamagazine.com/japon-en-la-primera-guerra-mundial/
http://fdra.blogspot.com/2011/02/primera-guerra-mundial-japon-enfrenta.html
http://www.claseshistoria.com/1guerramundial/consecuenciaseconomicas.htm
http://www.guerraycombate.com/primera-guerra-mundial/primera-guerra-mundial.htm
http://www.historiasiglo20.org/HM/1-5b.htm
Estas magnitudes obligaron a los países beligerantes a movilizar todas las fuerzas económicas para sostener el esfuerzo bélico. Nadie había pensado en una guerra tan larga, y ningún pais estaba preparado para ella. La prolongación del conflicto bélico obligó a los gobiernos a improvisar una organización que fuera capaz de abastecer durante años a los ejércitos de todo tipo de materiales: armas, munición, alimentos, uniformes, medicinas, etc.

En siglos anteriores los ejércitos se habían mantenido sobre el territorio que ocupaban -saqueo-, pero ahora los países se tenían que ocupar de su mantenimiento. Esto implicaba un gran esfuerzo organizativo que debía permitir conseguir los siguientes objetivos:
Producir enormes cantidades de recursos materiales, desarrollando al máximo su potencial industrial, con el objetivo de cubrir las necesidades del ejército.
Desplazar dichos recursos y transportarlos hacia el frente, para lo que eran determinantes una adecuada utilización y organización de los transportes: se empezó a utilizar la automoción pero sobre todo el ferrocarril. Cuando el general alemán Moltke afirmaba, "no construyan fortalezas, construyan ferrocarriles" , estaba resaltando la importancia del ferrocarril en una posible victoria militar. De hecho Alemania puso durante la guerra los ferrocarriles bajo control militar con el objetivo de utilizar adecuadamente todo su potencial.
Abastecer a la población del país, que debido a la obsesión del Estado por cubrir las necesidades del ejército, se veía sometida al desabastecimiento y a la falta de todo tipo de productos, incluidos los de primera necesidad.
Con la intención de conseguir estos tres objetivos los países en guerra desarrollaron una economía de guerra, basada en un Estado fuertemente intervencionista, que dirigirá la vida económica con la intención última de ganar la guerra. El ejemplo máximo fue la economía alemana, dirigida por el ministro W. Rathenau. Alemania será entre los contendientes el mayor ejemplo de organización, en contraposición con la situación económica del Imperio ruso, que entró en colapso casi desde un principio.
La economía de guerra se basó en los siguientes presupuestos:
a ) La reconversión de la industria se va a orientar masivamente hacia la producción de todo lo que necesitan los ejércitos. De esta forma la industria textil se dedicará a la masiva fabricación de uniformes para los soldados y la industria metalúrgica pasó a fabricar casi exclusivamente armamento y munición. Es el momento de empresas como las alemanas Krupp o Thyssen, que se enriquecen con la guerra. A pesar de este proceso de reconversión los ejércitos sufrieron durante buena parte de la guerra una crónica escasez de munición y repuestos bélicos, y hasta 1917 no tuvieron un normal abastecimiento.
b) Según avanzaba la guerra se hacía más evidente la falta de mano de obra -la mayoría de los varones en edad de trabajar habían sido movilizados para la lucha- y se recurrió a la incorporación masiva de ancianos y sobre todo de mujeres al trabajo. En estos años se incorporan a las labores sanitarias -las mujeres son el 90 % del personal hospitalario- y trabajos administrativos en masa pero también a trabajos más duros y tradicionalmente masculinos como los transportes públicos o la industria bélica. Durante la guerra las mujeres supusieron el 40 % de la producción metalúrgica y gran parte de la industria armamentistica dependió de su labor. En Francia hubo casi 700.000 mujeres trabajando en la industria bélica, por lo que no era de extrañar que surgieran nombres para definirlas: "munitionettes". En Gran Bretaña el número de obreras que trabajan en la industria de armamento superaba las 900.000 . En Alemania casi el 40 % de los operarios de las fábricas de armamento Krupp estaba compuesto de mujeres.
c) El desabastecimiento de las ciudades, la falta de productos de primera necesidad y la fuerte inflación de los precios, obligó al Estado al control de consumo, de los precios y del comercio: Se fijan los precios con el objeto de frenar la inflación, se establece un fuerte control sobre las actividades comerciales, limitando la exportación de productos nacionales hacia el exterior. Con el objeto de evitar el hambre se opta por el racionamiento y se crean las "cartillas de racionamiento" en algunos países. En Alemania se decretó la mezcla de harina y fécula de patata para fabricar el llamado "pan de guerra", en 1918 la ración diaria pasó de 220 gramos a 116, de la misma forma se redujo la ración de carne, se reservó la leche para ciertas categorías de consumidores, especialmente los niños, y se buscaron sucedáneos para el aceite. En Francia se racionaron productos básicos como el azúcar, la leche, el aceite o el carbón y se restringió el consumo de gas y electricidad. El hambre y la falta de jabón y antisépticos, provocaron un aumento de las enfermedades epidémicas y la mortalidad. Es precisamente durante la Primera Guerra Mundial cuando se extiende la "gripe española", que provocará decenas de millones de muertos a nivel mundial.
COSTE ECONÓMICO
COSTE HUMANO
INFLUENCIA DE POTENCIAS EXTRANJERAS EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL
Al estallar la guerra en Europa el presidente Wilson proclamó formalmente la neutralidad de Estados Unidos. Esta declaración, no obstante, no evitó que surgieran tendencias favorables a uno u otro bando contendiente en el país.
Con objeto de evitar que llegaran a Gran Bretaña alimentos, municiones y otros suministros, Alemania declaró zona de guerra las aguas que rodeaban a Gran Bretaña e Irlanda, ordenando a sus submarinos que hundieran todos los buques enemigos. Para evitar la posibilidad de que pudieran ser atacados barcos neutrales por error, Alemania recomendó que éstos no penetraran en esa zona. En mayo de 1915 un submarino alemán torpedeó sin aviso previo un buque de pasajeros, el Lusitania, frente a las costas irlandesas; murieron 1.198 personas, de las cuales 128 eran estadounidenses.
Las autoridades alemanas aseguraron que el Lusitania transportaba municiones a Gran Bretaña (aseveración que la investigación posterior demostró ser cierta); sin embargo, la presión de la opinión pública estadounidense obligó a que el Departamento de Estado consiguiera la promesa alemana de adoptar precauciones para garantizar la vida de civiles. Los nuevos ataques submarinos contra barcos neutrales y el descubrimiento de un plan del ministerio de Asuntos Exteriores alemán según el cual Alemania, Japón y México se unirían contra Estados Unidos si este país entraba en la guerra, hicieron que Wilson pidiera el 2 de abril de 1917 al Congreso que declarara la guerra a Alemania
ESTADOS UNIDOS
En un primer momento, Japón no estaba dispuesto a participar en la guerra tal y como comunicó el Gobierno japonés a la Entente:
“Las tropas japonesas han nacido del servicio obligatorio. No son mercenarias: están reservadas para la defensa del territorio nacional. La cuestión de su posible empleo crea dificultades, cuando se las requiere para participar en hostilidades extranjeras cuyas causas se ignoran”
No obstante la diplomacia británica inició su camino y finalmente la Marina japonesa se decidió a ponerse del lado aliado. Desde un principio el Estado Mayor de la Marina dedujo que si lograban eliminar la presencia alemana de Tsingtao, el Mar Amarillo se convertiría en un “lago japonés”. El Ejército, por su parte, pensó que era una manera de recuperar el prestigio e incrementar su fuerza. En consecuencia, Japón envió un ultimátum a Alemania el 15 de agosto y el 23 del mismo mes declaró la guerra a las potencias centrales.

Inicialmente Japón organizó su ejército a semejanza del francés, pero algunos reveses sufridos en diferentes maniobras motivaron que el Alto Mando se decidiera por sustituir los asesores franceses por alemanes. No obstante se mantuvo la organización francesa y se adoptaron las ideas de combate germanas, todo ello con la idea de un nuevo enfrentamiento con Rusia, potencial enemigo de Japón. El Ejército Japonés estaba formado por 250.000 hombres repartidos en 19 divisiones de Infantería, 4 Brigadas de Caballería, 3 Brigadas de Artillería de Campo, 6 Regimientos de Artillería Pesada y una Brigada de Señales. En caso de movilización general, Japón podía contar con 1.500.000 soldados para su Ejército.

Causas de la entrada de Estados Unido en la Primera Guerra Mundial
La política alemana de volver a atacar con submarinos y sin aviso buques estadounidenses. El caso más fragante de hundimientos de barcos se había perpetrado en 1915, cuando un submarino alemán disparó torpedos sin avisar al RMS Lusitania, un barco británico dedicado al transporte de pasajeros.
A consecuencia del ataque, que se produjo frente a las costas irlandesas, perecieron 1198 personas, muchas de ellas estadounidenses ya que el buque hacía la ruta Nueva York-Liverpool. Las protestas públicas en Estados Unidos fueron fortísimas y, a consecuencia de ello, los alemanes decidieron parar los ataques en 1916.
Pero el hudimiento nunca fue olvidado y pesó en el ánimo de los americanos para apoyar dos años más tarde la entrada en la guerra frente Alemania.
A pesar del fuerte rechazo que había provocado esa política alemana en 1917 Berlín anunció públicamente que los ataques continuarían pero esta vez se centrarían en buques mercantes. Detrás de esta política estaba la creencia de que el Gran Bretaña capitularía si lograban aislarla de los suministros que le llegaban procedentes de EEUU. Esta decisión llevaría a la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambas naciones el 3 de febrero.
Los intereses económicos de Estados Unidos con los países aliados, especialmente Gran Bretaña pero también Francia.
También influyeron las noticias en los medios americanos sobre presuntos comportamientos crueles por parte del ejército alemán, que predispusieron a la poblacion a entrar en guerra del lado de los aliados.
Por último, destacar el jugado en el asunto por el telegrama Zimmerman. Al reanudar los ataques de submarinos sobre mercantes estadounidenses el gobierno alemán creía que podía provocar como consecuencia la entrada americana en la guerra del lado de los aliados.
Ante esta eventualidad, el gobierno de Berlín consideró como una buena idea que en ese caso México atacara los EEUU para abrir un nuevo frente.
Con este fin el Secretario de Asuntos Exteriores de Alemania Arthur Zimmerman envió un telegrama a sus embajadores en Washington DC y México DF indicándoles que buscaran un acuerdo con México para que este país atacara a los Estados Unidos. A cambio Alemania prometía una sustancia compensación económica y la devolución a México de los territorios perdidos durante la guerra mexicano-estadounidense de mitad del siglo XIX (Texas, Arizona, Nuevo México y parte de California).
Pero como los británicos no querían reconocer que habían violado el secreto de las comunicaciones de un telegrama enviado a EEUU ni que tenían la capacidad para descibrar los códigos alemanes inventaron la historia de que habían conseguido robar una copia ya descifrada del telegrama enviado a México por línea comercial.
Cuando la prensa estadounidense publicó el telegrama a principios de marzo la opinión pública definitivamente se inclinó a favorecer una posible entrada en la guerra en contra de Alemania. Finalemente, el 4 de abril de 1917 se produce la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.
La diplomacia
EL EJÉRCITO JAPONÉS EN 1914
Cada División de Infantería estaba compuesta por un batallón logístico, un batallón de Ingenieros (3 compañías), un Regimiento de Artillería (6 baterías de 6 cañones), un Regimiento de Caballería (3 escuadrones), y 2 brigadas de infantería. Algunas divisiones contaban también con un batallón de artillería de montaña (2 baterías de 4 cañones). A ellas se unían las unidades de señales y sanidad. Una vez que se produjo la movilización, cada división recibió una brigada de infantería de reserva.
La Marina Japonesa durante la Gran Guerra
Japón construyó su flota a imagen de la británica, tanto en tipos de naves, como doctrina y tácticas. Esta influencia británica se mantuvo hasta bien entrados los años 30, y la semejanza de algunos buques resultó un problema durante la Segunda Guerra Mundial.

En agosto de 1914 la Marina Japonesa contaba con 2 acorazados pesados, 2 cruceros de batalla, 14 acorazados ligeros, 13 cruceros, 13 cruceros ligeros, 7 cruceros (anticuados), 9 cañoneros, 50 destructores, 31 torpederos y 13 submarinos, sumando un total de 460.000 Tn. Esta fuerza estaba destinada a patrullar el Pacífico.
LAS FUERZAS ENFRENTADAS
La Escuadra Alemana en la zona estaba compuesta por los cruceros pesados Scharnhorst (buque insignia) y Gneisenau, los cruceros ligeros Nurnberg, Emden y Leipzig, las cañoneras Jaguar, Luchs, Tiger, Iltis, Cormoran, las cañoneras fluviales Tsingtau, Vaterland, Otter y el destructor S90.
Cuando la guerra estalló, el Scharnhorst, el Gneisenau y el Nurnberg estaban patrullando las Carolinas. El Leipzig partió hacia México para defender los intereses alemanes durante la Revolución. El Emden, el Tiger, el Iltis y el Cormoran estaban en Tsingtao.
Defensas costeras de Tsingtao:
Batería de Hui Tschuen: dos cañones de 240mm, tres de 150mm y reflectores en cúpulas blindadas.
Batería de la Colina Bismarck: 4 cañones de 280mm
Batería de Tsingtao: 4 cañones (de procedencia china) de 150mm
Batería de Hsiauniwa: cuatro cañones de 210mm, reflectores y la rada del puerto cubierta por siete 88mm y minas.
Defensas terrestres:

Batería de la Colina Iltis: dos cañones 105mm y seis cañones de 120mm, reflectores.
Batería Moltke: dos cañones de 105mm, 32 cañones de 37mm, 22 de 90mm y seis de 120mm.
2 aeroplanos Taube (solo uno estará operativo durante el sitio), 1 globo de observación y 1 globo meteorológico.

Guarnición de Tsingtao
Alrededor de 750 artilleros navales estaban al cargo de las diferentes baterías de la base. 180 hombres estaban destinados a misiones de señalamiento, y tareas logísticas. Cerca de 100 policías chinos se encargaban de mantener el orden en el interior de la base.
El grueso de la guarnición estaba compuesto por el 3° Batallón de Marina, con cerca de 1300 hombres. Estaban divididos en 4 compañías de infantería (210 hombres cada una de ellas), 1 compañía de caballería (140 hombres), 1 batería de campaña (133 hombres y seis cañones Krupp de 77mm), 1 compañía de ingenieros (108 hombres) y 2 compañías de ametralladoras (38 hombres y 6 ametralladoras).
Junto a esto, el Destacamento Naval de Asia Oriental contaba en Tientsin y en Pekín con 4 compañías de infantería de 100 hombres cada una de ella, 1 batallón de ametralladoras (60 hombres y 14 ametralladoras) y 2 secciones de artillería (3 cañones de 88mm y 3 howitzer de 150mm). Todas estas unidades –salvo los 3 cañones de 88 y sus dotaciones- fueron enviadas a Tsingtao. También se sumaron a la guarnición unos 200 hombres de la reserva. Junto con los marineros de los buques la guarnición alcanzó la cifra de 4000 hombres equipados con 120 ametralladoras y 90 cañones.
Geográficamente las potencias centrales contaban con la ventaja de conformar una unidad compacta, pero esa situación llevaba aunado el inconveniente de un posible asedio por parte de sus oponentes, cuyos territorios se hallaban dispersos.
Demográficamente los 117 millones de habitantes con que contaba la Triple alianza (Alemania 65, Austria-Hungría 52) eran claramente inferiores a los 225 de la Triple Entente (Francia 39, Gran Bretaña 45, Rusia 171).
Económica y técnicamente Alemania disponía de la industria más moderna del mundo. Sin embargo, los aliados poseían inmensos territorios coloniales capaces de aportar inagotables cantidades de materias primas y combatientes.
Militarmente Alemania suplía su inferioridad en los mares con un ejército perfectamente entrenado y equipado. Sin embargo los aliados contaban con más recursos humanos y una clara superioridad naval.
Para Alemania era esencial obtener una rápida victoria si deseaba ganar la guerra, de lo contrario la superioridad material y humana de los aliados acabaría a la larga por imponerse.
La entrada en guerra de los Estados Unidos rompió el aparente equilibrio en que se desarrolló el conflicto hasta 1917 e inclinó la balanza del lado de la Triple Entente.
Sin embargo hubo países a los que la guerra benefició económicamente. En primer lugar aquellos que habían permanecido neutrales durante el conflicto y se habían convertido en proveedores de materias primas y alimentos para los contendientes, casos de Brasil, Argentina y España.
Pero fundamentalmente la guerra consolidó el crecimiento de dos grandes potencias: Estados Unidos y Japón cuyo comercio experimentó un aumento sin precedentes en detrimento de las potencias tradicionales de Europa, que perdieron sus mercados exteriores y vieron cómo su espacio económico se fragmentaba.
Estados Unidos prestó importantes cantidades de dinero a los aliados y les suministró abundante material bélico, bienes de equipo y víveres. Se convirtió en el mayor acreedor (más de 250 mil millones de dólares) de los países europeos, que en adelante entraron en una estrecha dependencia de los créditos norteamericanos para hacer frente a la reconstrucción económica. El dólar se convirtió junto a la libra esterlina en el principal instrumento de cambio en las transacciones internacionales y la bolsa de Nueva York consiguió el liderazgo mundial.
Las pérdidas humanas alcanzaron cifras previamente inimaginables. El coste humano del conflicto debió rondar los diez millones de muertos y el doble de heridos. Estas cifras superan a las de todas las guerras habidas durante el siglo XIX. Si tenemos en cuenta las pérdidas civiles, puede que, incluyendo el déficit de nacimientos, la epidemia conocida como “gripe española” y los genocidios, Europa, excluida Rusia, casi el 10% de los aproximadamente 250 millones de habitantes con que contaba antes de la guerra. En Rusia, la Revolución bolchevique y la guerra civil posterior engrosaron la factura demográfica muy por encima de esa cifra.
En los países que hicieron un mayor esfuerzo bélico los fallecimientos de Adultos en edad laboral alcanzaron proporciones no despreciables: Francia, 7,2%; Turquía y Bulgaria, 6,8%; Alemania, 6,3%. Las pérdidas de capital físico (maquinaria, edificios, infraestructuras, etc.) por destrucciones materiales, interrupción de las inversiones y mantenimiento insuficiente alcanzó a un 3,5% del existente en 1914. Aunque fue mucho mayor en algunos países (Bélgica, Polonia y Serbia) o regiones (Francia septentrional). Las inversiones exteriores, antaño importantes, de Gran Bretaña y Francia se habían reducido sustancialmente. Las de Alemania prácticamente habían desparecido. La flota británica había sido duramente castigada. Con ser graves, las pérdidas humanas y materiales podrían haberse superado mediante la reconstrucción. Sin embargo, ésta se vio dificultada por problemas adicionales.
Full transcript