Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

sociologia

No description
by

paula andrea franco mateus

on 24 September 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of sociologia

LA FELICIDAD PARADÓJICA
Angie Contreras
Adriana Escalante
Paula Franco
UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER
Sara Guitierrez
Paola Pinzón
Las tres edades del capitalismo del consumo
Más allá del “standing” el
consumo emocional

Consumo, tiempo y juego
La organización posfordiana
de la economía
Hacia un turboconsumidor
El fabuloso destino del “homo consumericus”
Primera parte
Segunda parte
Peina: goces materiales,
insatisfacción existencial

Dionisio: sociedad hedonista,
sociedad antidionisíaca
Superman: obsesión perfeccionista, placeres de los sentidos
Némesis: superexhibicion de la felicidad retroceso de la envidia
“Homo felix”: grandeza y miseria
de una utopía
Gilles Lipovetsky
París, 1944, es un filósofo y sociólogo francés. Es profesor agregado de filosofía y miembro del Consejo de Análisis de la Sociedad y consultor de la asociación Progrès du Management.
En sus principales obras analiza lo que se ha considerado la sociedad posmoderna, con temas recurrentes como el narcisismo apático, el consumismo, el hiperindividualismo psicologista, la deserción de los valores tradicionales, la hipermodernidad, la cultura de masas y su indiferencia, la abolición de lo trágico, la pérdida de la conciencia histórica y el descrédito del futuro, la moda y lo efímero, el culto al ocio, la cultura como mercancía, el ecologismo como disfraz y pose social, entre otras.
SOCIOLOGÍA
Primera parte

1. Las tres edades del capitalismo del consumo
2. Más allá del “standing” el consumo emocional
3. Consumo, tiempo y juego
4. La organización posfordiana de la economía
5. Hacia un turboconsumidor
6. El fabuloso destino del “homo consumericus”
Segunda parte

7. Peina: goces materiales, insatisfacción existencial
8. Dionisio: sociedad hedonista, sociedad antidionisíaca
9. Superman: obsesión perfeccionista, placeres de los sentidos
10. Némesis: superexhibicion de la felicidad retroceso de la envidia
11. “Homo felix”: grandeza y miseria de una utopía
La Sociedad del Hiperconsumo
Presentación
“La civilización del deseo”
La sociedad de la opulencia ha desarrollado una nueva jerarquía de objetivos y una nueva forma de relacionarse con las cosas, con el tiempo, con uno mismo y con los demás.
El Hiperconsumismo ha dado paso al Homo consumericus una especie de turboconsumidor, desatado, móvil y flexible.
Soluciones paradójicas:

-Menos consumo: Regulación y moderación, motivaciones
menos dependientes de los bienes comerciales.

-Más consumo: Para que retroceda la pobreza, mejorar la salud pública, utilizar mejor el tiempo y los servicios
“Sociedad de consumo”: la expresión surge por primera vez en los años veinte, se populariza en los cincuenta y su fortuna prosigue hasta nuestros días.
LA APARICIÓN DE LOS MERCADOS DE MASAS
Producción y mercadotecnia de masas

El ciclo I de la era del consumo de masas comienza alrededor de la década de 1880 y termina con la Segunda Guerra Mundial.

Ferrocarril, telégrafo, teléfono, máquinas de fabricación continua, aumento de productividad con menor coste
A pesar de la producción en masas, la fase I creó un consumo de masas inacabado, de dominante burguesa. En Francia en 1954 existía frigorífico en el 7% de los hogares.
Una triple invención: la marca, el envasado y la publicidad

Hasta 1880 los productos eran anónimos, se vendían a granel y las marcas nacionales eran poco numerosas. Se empieza a adquirir una firma en vez de un objeto o producto.

Los grandes almacenes

Arquitectura monumental, decoración lujosa, cúpulas resplandecientes, todo hecho para deslumbrar y maravillar al parroquiano, creando un clima compulsivo y sensual propicio a la compra

LA SOCIEDAD DE CONSUMO DE MASAS
La economía fordiana

Fase II: Sociedad de la abundancia. Se multiplica por tres o cuatro el poder adquisitivo de los salarios y se democratizan los sueños del Dorado Consumista.

Hipermercados y Supermercados
Una nueva Salvación

El tercer ciclo empieza a finales de los setenta, un fenómeno que inventa un porvenir nuevo con la aventura individualista y consumista de las sociedades liberales.

La época de la abundancia es inseparable de la hinchazón indefinida de la esfera de las satisfacciones anheladas y de la incapacidad para calmar el hambre de consumo.
La posición social se vuelve una motivación secundaria a la hora de comprar, desde 1950 acceder a un modo de vida más fácil y cómodo empieza a ser una motivación muy importante entre los consumidores.
DEL CONSUMO DE OSTENTACIÓN AL CONSUMO EXPERIENCIAL
El consumo privatizado

El consumo se organiza en función de objetivos, gustos y criterios individuales, dando paso al Hiperconsumismo- la fase III articulada por una lógica desinstitucionalizada , subjetiva y emocional.

Yo demuestro que existo, como individuo único, por lo que compro, por los objetos que pueblan mi universo personal y familiar, por los signos que combino a mi manera. ¿Quién soy?
PASIÓN POR LAS MARCAS Y CONSUMO DEMOCRÁTICO
Conforme el consumidor se muestra menos obsesionado por la imagen que presenta al otro, sus decisiones de compra dependen más de la dimensión imaginaria de las marcas.
Ya no se vende un producto, sino una visión, un
concepto, un estilo de vida asociado a la marca.
Fetichismo de las marcas, lujo e individualismo

En nuestros días, la fascinación por las marcas se alimenta del deseo narcisista de gozar del sentimiento de ser una “persona de calidad”, de compararse ventajosamente con los demás, de ser diferente de la masa, sin que por eso se movilice la carrera por la estima ni el deseo de dar envidia a nadie.

Hiperconsumo y ansiedad

Cuanto menos están dirigidos los estilos de vida por el orden social y los sentimientos de pertenencia de clase, más se impone el poder del mercado y la lógica de las marcas

PODER E IMPOTENCIA DEL HIPERCONSUMIDOR
En el corazón del hiperconsumidor habita algo así como una “voluntad de poder” y el goce que produce ejercer cierto dominio sobre el mundo y sobre sí mismo.
Medicalización del consumo

Nada expresa mejor la decadencia del espíritu del consumo por prestigio que la evolución de las demandas y de los comportamientos relacionados con la salud.
Homo Consumericus
Homo Sanitas
Termina la época feliz y despreocupada de la mercancía, la época que sigue es la de la hipermercancía medicalizada, reflexiva y preventiva, cargada de preocupaciones y dudas, que exige más y más actitudes responsables a los interesados.
Gobierno del cuerpo y desposesión

Es la maquinaria tecnocientífica la que tiene las cartas en la mano y la que conduce las operaciones, “excluyendo” de ellas en buena medida al sujeto.

A medida que se afirma el principio de soberanía personal sobre el cuerpo, el individuo confía su suerte a la acción de sustancias químicas que modifican sus estados psicológicos “desde el exterior”. Producir estados afectivos “por encargo”.
Un hipermaterialismo médico

En la sociedad de hiperconsumo, la solución a nuestros males, la búsqueda de la felicidad, se pone bajo la égida de la intervención técnica, del fármaco, de las prótesis químicas.

Cuanto más aislado o frustrado está el individuo, más consuelo busca en las satisfacciones inmediatas de la mercancía.
Hedonismo, ocio y economía de la experiencia

Se dice que los gastos relacionados con las diversiones, la cultura y la comunicación ocupan un espacio creciente en el presupuesto de los hogares.
EL CONSUMO COMO VIAJE Y COMO DIVERSIÓN
No se trata ya sólo de vender servicios, hay que ofrecer vivencias, de lo inesperado y lo extraordinario, capaces de generar emoción, proyección, afectos, sensaciones.
La compra-placer

En nuestros días, el consumo de bienes materiales tiende a inclinarse hacia una lógica experiencial, dado que el ir de compras en general se envuelve en una atmósfera hedonista y recreativa.

La fiebre del cambio perpetuo

Una de las principales características de los bienes de consumo es que cambian y que están cambiando indefinidamente, ya que la oferta no cesa de innovarlos, de proponer nuevos productos y servicios.

El Homo consumans es hoy más Homo ludens que nunca, ya que el placer de consumir se parece al procurado por el juego.
Rejuvenecer la vida

El hiperconsumo es la movilización de la trivialidad comercial en busca de la intensidad de la vivencia y la vibración emocional
EL CONSUMO, LA INFANCIA Y EL TIEMPO
El hiperconsumo se encarga de rejuvenecer incesantemente la sensación de vivir mediante la activación del sujeto y las experiencias nuevas.
Nostalgia y deseo de insignificancia

En este medio cultural radicalmente novedoso, el ideal de la vida adulta, seria y equilibrada desaparece en beneficio de modelos que legitiman las emociones lúdicas e incluso infantiles.

Estamos asistiendo a una reestructuración del sistema capitalista caracterizada por la revolución de las técnicas de la información, por la globalización de los mercados y la desregulación financiera.
Los fabricantes ponen en marcha nuevos modelos de estimulación de la demanda, basado en la manipulación de artículos, la conjugación de variantes de productos con
componentes idénticos. Multiplicación de la variedad.
Aplicación de las gamas y producción a medida

La mercadotecnia de masas ha sido relevada por las estrategias de segmentación, que aumentan sin cesar la gama de las alternativas y opciones.

LA ECONOMÍA DE LA VARIEDAD
Las fórmulas a la carta, la diferenciación de las gamas de precios y productos se han convertido en principios organizadores de la oferta industrial y de servicios.
Segmentación de Mercados
Se desarrollan nuevas políticas comerciales que ponen el acento en las necesidades, las expectativas, las satisfacciones plurales de los clientes.

LAS REORIENTACIONES MERCADOTECNICAS DE LA GRAN DISTRIBUCIÓN
La civilización materialista ha sido criticada por:
CRITICA EXTERNA
CRITICA INTERNA
LA DECEPCIÓN
Tesis de scitovsky:
¿Qué fuerzas empujan al consumidor a desinteresarse por un bien o servicio y adquirir otro?
Las sociedades desarrolladas favorecen el confort material en consecuencia aparecen nuevos hábitos que impulsan a los individuos de pasar de la búsqueda del placer a la evitación del sufrimiento.

A. Hirschman
Reacción de los consumidores ante las insatisfacciones
Decepción

Goce privado, incomodidades publicas, decepción en los servicios que en los objetos es lo que siente cada vez mas el consumidor de la fase III
VIDA PROFESIONAL, VIDA SENTIMENTAL, VIDA FRACASADA
Deseos frustraciones y publicidad

La publicidad tenia por objetivo reorganizar de arriba abajo los modos de vida tradicionales: ella creo una cultura cotidiana basada en una visión mercantilizada de la vida
¿TRAGEDIA DEL SOBRECONSUMO?
La pobreza y delincuencia: la violencia de la felicidad
AFLICCIÓN Y RENACIMIENTO
el malestar que padecemos no se debe , pues a que las causas objetivas del sufrimiento hayan aumentado en número o en intensidad: no reflejan una gran pobreza económica si ni una gran desdicha moral

Durkheim

La consagración de las pequeñas alegrías
CONFORT Y BIENESTAR SENSITIVO
BEBER Y COMER
«Dando a los humanos “la felicidad suprema de la bacanal” Dionisio les abría un paraíso salvaje con ritos de abundancia y disfrute de banquetes dándole rienda suelta a la glotonería y a la embriaguez. »
Comer en abundancia, estar de francachela, ha dejado de ser una pasión popular, ya que la época vota por las comidas equilibradas, el alimento ligero que beneficia a la salud y a la línea.
Placeres gastronómicos

La felicidad alienatria ya no se expresa con banquetes desproporcionados, sino con la degustación sensual y la búsqueda de cualidades del paladar.
El hiperconsumidor busca el placer cada vez mas en la variedad, el cambio, en la fantasía y originalidad de los platos.
LA DESAPARICIÓN DEL CARPE DIEM
CARPE DIEM nos invita a aprovechar el instante, a tomar la vida por el lado bueno, a gozar al máximo los placeres de la existencia sin proyectarse en el futuro.

Este ideal actualmente ya no va por delante de nosotros, en realidad esta desapareciendo.
Nada invalida tanto el modelo en torno al presente como la intensificación de las preocupaciones relativas a la salud y a la enfermedad.
En este contexto de sanitarizacion aumenta la lista de los elementos generadores de temores y a ansiedades.
Tras la fiebre de la liberación llega la obsesión por la prevención
ORGIA A DESTAJO, SEXO PRUDENTE
Entre los factores que han sostenido la promoción intelectual del paradigma dionisiaco, figura en lugar destacado «la revolución sexual» de los años setenta.


Eros frenético

Nosotros seguimos en los 70’, con la diferencia que esta dinámica está ya embarcada en una vertiginosa huida hacia delante: Se ha vuelto excesiva y descontrolada gracias al aumento de la producción y el consumo de la pornografía, que comenzó en serio en los años ochenta.
El porno no esta ya atrincherado a las sex-shops y las revistas especializadas, inunda las pantallas del ordenador, se impone incluso a los que no quieren.
Un hedonismo bien temperado

Si es innegable que la sociedad de hiperconsumo pone en exceso la pornografía, las practicas frenéticas y vagabundeos libidinales, el problema realmente es saber hasta donde y en que proporciones.

¿Estamos realmente en presencia de una era de sexo desenfrenado?
Por un lado el sexo se expresa cada vez mas de manera exuberante; por el otro, los comportamientos cotidianos son pocos desmedidos, poco desbocados.
Sexo, amor y narcisismo

¿A que se debe esta moderación libidinal? ¿Cómo es posible que en una sociedad hipersexualizada no este mas difundido el vagabundeo de los cuerpos? ¿Decadencia de la sexualidad? ¿Miedo a las enfermedades?
Los lazos emocionales y sentimentales, el dialogo intimo entre TÚ y YO, la proximidad comunicativa con el otro son la causa de una moderación libidinal.
No olvidemos que ser amado supone ser elegido, sobrestimado, preferido a todos los demás, con todas las satisfacciones intimas que eso comporta.
NOCHES DE EMBRIAGUEZ Y DÍAS DE FIESTA
Drogas, desestructuración y criminalización

Hacer fiesta, embriagarse, consumir drogas, búsqueda de olvidarse de uno mismo y de lo de todos los días, ruptura de los encuadramientos morales: Todo esto ha causado una fuerte expansión social de los paraísos artificiales.

Dioisio era el dador de alegrías y riquezas e indicaba por señas la edad de oro: hoy las drogas se asocian al infierno de la dependencia y a la muerte, a la cárcel y al delito.
La resurrección de la fiesta

El referente festivo se impone como un ideal de protesta, transpolitico, animado por el rechazo del orden establecido y el deseo de cambiar la vida
Cuando mas se intensifica el proceso de individualización, mas proliferan paradójicamente, las megafiestas en el espacio publico y privado.
La fiesta se ha puesto al servicio del individuo que busca calor comunicativo, arraigo y seguridad comunitaria. En la alegría de los sentimientos compartidos se expresa la búsqueda de un nosotros afectivo, una incorporación a la comunidad que permita poner en perspectiva la propia vida comparándola con la experiencia de los otros.
La simpafiesta

¿Qué queda en las megalopolis hipermodernas, de las antiguas fiestas?
Nace una nueva especie de fiesta: la fiesta prudente, lisa, llana y endulzada, liberada de los desbordamientos de lo bacanal.
Es el tiempo de las simpafiestas o fiesta de la convivencia: una fiesta puramente distractiva, de perderse en la marea humana, oír los grupos musicales y ver espectáculos.
La sociedad es continuamente incitada a responder a los desafíos de la competencia mundializada, el consumo a desarrollar nuestras aptitudes y los individuos a perfeccionar su saber ser
Formarse, destacar, aumentar la propia capacidad la sociedad de la proeza tiende a ser la imagen dominante de la hipermodernidad.
VIDA PROFESIONAL, VIDA PRIVADA
La empresa es el lugar donde se siente con mas consecuencias humanas y sociales la cultura competitiva en el momento de la globalización de los mercados y de la financiación de la economía.
Ser el mejor sobresalir , superarse: es la sociedad democrática convertida a la religión del perfeccionismo, vector de una plenitud personal de masas.
Trabajo y tiempo libre

El trabajo a dejado de ser la actividad mas importante para los dos tercios de los ciudadanos. En la sociedad de hiperconsumo estos sitúan sus intereses y placeres en la vida familiar y sentimental, en el descanso, las vacaciones y los viajes.
¿Contentos en el trabajo?

Aunque algunos vivan la competencia, el riesgo o el tiempo caracterizado por la urgencia como medios de realización personal, equivoca el camino quien diagnostique que los asalariados están convirtiéndose en masa a la fe del perfeccionismo
La falta de reconocimiento aparece como el reverso de la moneda de la sociedad que se organiza alrededor de la búsqueda enloquecida de mayor bienestar
CUERPOS EFICACES Y CUERPOS PEREZOSOS
Ganar, sobresalir, buscar la proeza por todos los medios: con el deporte actual, las practicas que expresan la autosuperación pasan a ser acontecimientos sociales de primera magnitud.
La euforia deportiva

Los enfrentamientos de alto nivel despiertan entusiasmo, un fervor colectivo sin parangon en ninguna otra esfera de la vida social. Capaces de lanzar a la calle a centenares de miles de personas, las grandes competencias producen tremendas explosiones de jubilo colectivo
Sociedad del dopaje, deporte ocio y cuerpos perezosos

En una época en que los gimnasios, la musculación a domicilio y los suplementos nutricionales conocen una gran difusión, el perfeccionamiento corporal se pueden describir como expresiones de un nuevo narcisismo.
Si el individuo hipermoderno sueña con un cuerpo perfecto, en la vida cotidiana come demasiado, se alimenta mal es cada vez mas sedentario.
¿SUPERARSE O SENTIRSE BIEN?
Tras la belleza decorativa viene una belleza activista que exige reparaciones, esfuerzos, restricciones, mantenimientos y prevención:
La optimización de la apariencia aparece como una obsesión de masas.
Mayor bienestar y cuerpo de sensaciones

La sociedad de hiperconsumo es contemporanea de un alud de tecnicas cuyo fin es proporcionar placer, que el usuario se sienta bien de cuerpo y de cabeza.
Así como somos testigos de una fuerte demanda de embellecimiento del cuerpo, también vemos, mas ampliamente, la estetización de los gustos y el sistema de vida
Medicalización, prudencia y sufrimiento

¿Quiere el individuo mejorar su rendimiento, superarse, tomando suplementos nutritivos y cocteles psicoestimulantes?

La sociedad de hiperconsumo es circunstancialmente sociedad del dopaje.
Si el consumo de psicótropos refleja la fragilidad del individuo hipermoderno, también revela la actitud consumista de ser aliviado sin expectativas
¿SEXO MAQUINA?
Las relaciones sexuales tienen tendencia a convertirse en “bienes de consumo” que pueden elegirse a voluntad, sin autentico compromiso, un poco como en un autoservicio.
En la era del porno y la sexología no tenemos ya mas que un erotismo hiperrealista y obsesivo, deshumanizado de la dimensión racional con el otro
El amor, siempre

¿Las mitologías del corazón han caducado?
Cada vez son mas los hombres y mujeres que reconocen tener dificultades para amar de un modo prolongado y se muestran escepticos ante la posibilidad de amar a la misma persona toda la vida.
Sexo eficaz, sexo emocional

¿Se despliega la vida sexual hipermoderna bajo la proteccion de superman y super woman?
En el contexto de la vida sexual, el individualismo actual no coincide con el “cada cual a la suya”, sino al ideal de intercambio de placeres, de escucha del deseo del otro, de atención a los ritmos y preferencias.
Desdicha sexual y goce sensual

Lejos de haber potenciado la felicidad de los sentidos, la revolución sexual produjo un tremendo alud de frustraciones y malestar.
Limites de la revolución sexual

Cuanto mas individuos pueden gozar de una sexualidad dichosa y variada, mas crece la masa de los decepcionados y frustrados.
Némesis:
potencia divina que representaba entre los griegos la figura de la envidia, de carácter periférico.

La envidia
. es esa pasión callada y vergonzosa que nadie se atreve a confesar nunca.

El MAL DE OJO.

La sociedad transparente.
PUBLICIDAD: CUANDO LA FELICIDAD SE PREGONA
Envidia neutralizada:
la publicidad no incita la envidia, se centra en el cliente, mostrándole positivamente lo nuevo.

Las celebridades y la TV.  
Expresar libremente la felicidad
 
Sin miedo a la envidia:
ya no hay fuerzas mágicas que puedan alterar el curso del universo.

Envidia buena:
Nutre competencia.
CONFIANZA, FELICIDAD Y ENVIDIA.
“Soy más bien feliz, los demás no”.

“¿Cómo no declararnos felices a la vista de tantas desdichas?”

No soy feliz / Soy feliz.

Confiamos en horizontal: allegados, gente en general.

Desconfiamos en vertical: Jefes, políticos, inmigrantes
METAMORFOSIS DE LA ENVIDIA
La igualdad intensifica el resentimiento de todos.

Se desea porque alguien más lo tiene/desea, Si los deseos son similares, se distinguen rivales, si el imitador y el imitado se parecen, se agudiza la competencia.

En las clases bajas se intensifica la ira por no poder acceder a esos sueños.

En la fase III Las personas no envidian a otras personas. Los gustos y ambiciones no son las mismas, no es posible sentir envidia.
Lujo y comparación provocativa
Imponerse a los demás, gozar íntimamente la diferencia con la masa.

Envidia existencial, envidia general:
Envidia existencial pos materialista . Envidia particular y general entre clases sociales.

El retroceso de la envidia:
el hiper consumidor individualista sufre más por su infortunio que por la prosperidad ajena. Los individuos tienden más a culparse a si mismos que al sistema.

Narcisismo por envidia.
siglo XVIII "La principal ocupación y la única que debe haber es vivir felices" –Voltaire. Con el progreso se creó una imagen positiva y optimista de cómo las novedades mejorarían las vidas.
Sin embrago en el siglo XX, las criticas tomaron mayor fuerza, actualmente los avances producen más escepticismo e inquietud que entusiasmo.
Felicidad y esperanza:
coaching generalizado, felicidad con instrucciones.  

Sistema de intimidación.

Sabiduría de la ilusión:
los mitos e imágenes simbólicas son ficciones necesarias en toda sociedad. Para impulsar sueños, metas y confianza en el futuro mediante mitos.
CONSUMO DESTRUCTIVO Y CONSUMO RESPONSABLE.
El ritmo actual, el medio ambiente se desplomará, se hace necesario un consumidor consciente

¿Una sociedad de hiperconsumo duradero?
No se abandonaría la sociedad de hiperconsumo, se modificaría su estructura.
Hiperconsumo y alter consumo:
20% de consumidores son alter consumidores.
Frugalidad y felicidad:

Romper la sociedad de crecimiento restauraría la justicia social, el crecimiento forzado esclaviza, reduce la importancia de la vida social.

Sigue siendo el mercado la mejor opción para afianzar la libertad de los individuos. Parte de nuestra dicha esta en placeres inútiles.
LA SABIDURÍA O ULTIMA ILUSIÓN
En la fase III se recupera el interés por las vías espirituales.

SABIDURÍA LIGHT:
Aparecen técnicas de autoayuda que garantizan a la vez el triunfo espiritual y material, felicidad individualista.

ILUSION DE LA SABIDURIA:
neo magia, nos proponen que la felicidad en nuestras manos. Sin embargo la felicidad del hombre depende de la relación con el otro. Creer ciegamente  oscurantismo.
ÉTICA Y ESTÉTICA, UNA NUEVA BARBARIE.
Hombre:
Sin preocupación por valores e ideales, motivado por dinero e interés.

Barbarie estética:
inundación de imágenes vulgares y pornográficas.
En todo existen artículos kitsch. Estética en extinción. El poder de la democracia, Iglesia y la tradición se debilitan.
ESPÍRITU DE CONSUMO, ¿HASTA DÓNDE?:
EL POSHIPERCONUSMO
La felicidad en el consumo llegará un limite. El hombre se desprenderá de su idea de la abundancia como centralidad triunfante, los antropólogos estudiaran la ridícula y fascinante culto que el homo sapiens le rendía a objetos efímeros.

EL ECLECTISISMO DE LA FELICIDAD:
El hombre está lleno de contradicciones, no se puede eliminar ni la superficialidad, ni la profundidad, como causantes de la felicidad, el sistema hiperconsumista necesita abrirse más allá del consumo para permitir que el ser humano se desarrolle en otros aspectos y consiga así “conquistar” la felicidad.
BIBLIOGRAFÍA
Gilles Lipovetsky, La felicidad paradójica: Ensayo sobre la sociedad de hiperconsumo, Editorial Anagrama S.A., 2010
El capitalismo es un sistema basado en el cambio de métodos de producción, en el descubrimiento de nuevos objetos de consumo y nuevos mercados.
LA CARRERA POR LA
INNOVACIÓN
Inflación de novedades


En el mercado actual cada año se están registrando más de 50.000 marcas, y al día aparecen más de 7.000 productos con un 95% de probabilidad de fracaso
La economía de la rapidez


El desafío no es tanto producir en masa y continuamente sino asegurar la mayor rapidez de salida de los productos al mercado, responder a la demanda antes que los rivales
IMAGEN, PRECIO Y CALIDAD
El valor material consiguió reducir a la nada o casi nada el valor funcional
Hiperpublicidad e hipermarcas


Ya no se trata de vender una producto como un modo de vida sino desencadenar emociones para crear una relación afectiva con la marca
Pluriequipamiento
EL CONSUMO DISCRECIONAL DE MASAS
La revolución del autoservicio


Al ofrecer concentrado bajo un mismo techo y a un bajo precio un amplio surtido de productos de gran consumo se revoluciono la forma de comprar.
El hedonismo consumidor
Se ha creado una cultura cotidiana dominada por la mitología de la felicidad privada y los ideales hedonistas
EL TURBOCONSUMISMO
El consumo hiperindividualista

Elecciones personales por encima de las colectivas
El consoviajero


Debido a la movilidad que se presenta en la actualidad, se dio para la creación de los lugares de paso don estos espacios se empiezan a aparecer a centros comerciales
Consumo continuo


se puede encontrar establecimientos abiertos todo el día, toda la semana, con el fin de evitar los tiempos muertos donde las personas no consumen
El turboconsumismo policrónico

El hiperconsumidor es ese individuo agobiado para quien el factor tiempo se ha vuelto un referente fundamental
El hijo hiperconsumidor


Con el paso del tiempo el hijo ejerce mas presión sobre las decisiones de que productos comprar, es decir sea convertido en un comprador decisorio
“Power Age”
La época en que los jubilados estaban agotados y tenían pocos años de vida por delante, en que los abuelos se contentaban con cuidar sus nietos, ha desaparecido
ENTRE LA MEDIA Y EL CAOS
Lo que se anuncia es tanto un individualismo desbocado y caótico como un consumidor experto que asume un actitud responsable.
La fase tres puede presentarse como un momento en que la comercialización de los modos de vida no encuentra ya resistencia estructural de orden cultural e ideológico, el momento en que toda oposición que perduraba ha cedido ante los cantos de sirena de la mercancía
EL CONSUMO - MUNDO
Los grandes almacenes inventaron el “ir de compras” como nuevo entretenimiento y la necesidad irresistible de consumir
La espiritualidad consumista

En la sociedad de hiperconsumo, incluso la espiritualidad se compra y se vende
El hiperconsumidor atrapado por la ética

En la fase 3 se consume con una conciencia cívica, ecológica y socialmente responsable
EL CONSUMO REFLEXIVO
Ahora el consumidor disponer de información y conocimientos para efectuar las compras
LOS LÍMITES DE LA COMERCIALIZACIÓN
El estadio 3 señala el momento en que la esfera comercial se vuelve hegemónica, en que las fuerzas del mercado invaden casi todos los aspectos de la existencia humana.
Full transcript