Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

REHABILITACIÓN DE LA TRIADA TRISTE

No description
by

Linda Pérez

on 5 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of REHABILITACIÓN DE LA TRIADA TRISTE

REHABILITACIÓN DE LA TRIADA TRISTE
Protocolo de rehabilitación de Triada triste - Prequirurgico
Protocolo de rehabilitación de Triada Triste - Postquirurgico
Triada Triste - Unhappy Triad
Este tipo de lesión sólo ocurre cuando la rodilla se ve sometida a una considerable fuerza.

En los deportistas, suele ser el resultado de un takleo (fútbol americano, rugby y fútbol) o cuando el pie está fijo y la rodilla gira.
Compresión + cizallamiento
Análisis
Es de vital importancia conocer el grado de estabilidad de la rodilla afectada, e iniciar tan pronto como sea posible, ejercicios de propiocepción y reforzamiento muscular (cuadriceps, isquiotibiales y gastronemios).

A parte de eso, se debe mantener comunicación con el ortopedista, debido a que es él quien decide los avances en movilidad y carga en la rodilla, debido al compromiso del LCM.
Rehabilitación
Debido a que hay tres estructuras comprometidas, puede ser que en diferente nivel, no se puede seguir los protocolos comunes para la rehabilitación de LCA o LCM o menisco interno.

El compromiso de estas tres estructuras limita, durante la primera etapa de rehabilitación, la recuperación de AMA que indirectamente compromete la funcionalidad.

El LCM durante las primeras cuatro semanas, es muy sensible al peso, por lo que se debe realizar una buena prescripción de ejercicio.
1. La rehabilitación de una lesión de triada triste de rodilla, tiene muchos elementos de la rehabilitación común de LCA, LCM y MI; sin embargo, las fases de inicio a otras actividades cambian por la diferencia de recuperación en los tejidos.

2. No se debe forzar la rodilla operada durante el primer mes, evitando de esta manera una posible lesión en el LCM recién operado.

3. Aunque el nombre de la lesión no resulte tranquilizante, es necesario conocer, como en cualquier otra patología, el mecanismo de lesión, qué función tienen las estructuras afectadas, las fases de recuperación de las mismas, y con esto, se logrará una recuperación completa con el deportista.
Protocolo de rehabilitación de LCA
Protocolo de rehabilitación de MI y LCM
Recuperación funcional
de esguince de LCM
Rehabilitación
Cuadro clínico
Tumefacción en la cara interna de la rodilla.

La rodilla por lo general se mantiene flexionada con un punto limitador de la extensión final doloroso (seudobloqueo).

Observamos dolor a la presión a lo largo del ligamento, más acusado en su inserción en el fémur.
Fase I
Conseguir la deambulación normal.
Reducir al máximo la hinchazón.
Movilidad completa.
Conseguir el control del cuádriceps

Crioterapia
Soporte de peso según tolerancia del paciente
Se hace uso de muletas hasta que el paciente logre andar sin cojera
Se inicia con ejercicios de movilidad articular
Ejercicios con extensión y flexión de rodilla
Se empieza inmediatamente con los ejercicios del cuádriceps
reducir al máximo la atrofia muscular.
La electroestimulación puede ser útil para reducir la inhibición muscular refleja.
Bicicleta estatica
Fase II
Restablecer la fuerza de la pierna lesionada hasta aproximadamente el 80-90% de la fuerza de la pierna contralateral (no afectada).
Los ejercicios de fortalecimiento empiezan con subidas al cajón (altura de 10 cm) y sentadillas de 30º sin peso.

Extensiones de la rodilla con poca resistencia, press o curls (o flexiones) de piernas en un banco de cuádriceps convencional o en un aparato especial de resistencias.

Generalmente, se utilizan ejercicios con pesas más ligeras pero con un número mayor de repeticiones.

El dolor y la hinchazón recidivantes son signos indicativos de que el proceso de recuperación va demasiado rápido. Si se observan estos signos, se debe ralentizar el programa de fortalecimiento.

La puesta a punto aeróbica de la parte superior del cuerpo y de las extremidades inferiores mejora con la natación, la bicicleta estática y/o el aparato para subir escaleras.
Fase III
Completar el programa de correr.

Completar el programa de entrenamiento en habilidades específicas del deporte que practica el paciente.
El programa progresivo de correr empieza andando rápido y continuamente con jogging suave, correr en línea recta y sprints. A continuación se realizan ejercicios de agilidad, entrenando las habilidades de cambios de dirección y pivotar (correr siguiendo la forma de un ocho, desplazamientos laterales, etc.).

Si se observa dolor o hinchazón se deben introducir los cambios oportunos en el programa.

El refuerzo continuo por parte del médico o fisioterapeuta es importante. El paciente debe estar informado en todo momento del progreso del programa de rehabilitación y se le debe indicar cuál es la forma apropiada de realizar los ejercicios.

Reincorporación a la actividad deportiva

Se permite la reincorporación a la actividad deportiva cuando el paciente obtiene resultados satisfactorios en una serie de pruebas funcionales, tales como correr una distancia larga, hacer sprints cada vez más rápidos, fintar y pivotar, y habilidades específicas del deporte que practica.
Plan de mantenimiento
Continuar con los ejercicios isocinéticos de fortalecimiento.
Continuar con los ejercicios de flexibilidad.
Continuar con los ejercicios de propiocepción.

Fase I
Post-operatorio I a II días
Reducir el dolor y la inflamación con medios fÍsicos.

Comenzar ejercicios de movilidad temprana con énfasis en la extensión.

Enseñar al paciente la forma de usar las muletas.

Realizar ejercicios de cadena cinética cerrada los cuales permiten mayor estabilidad en la articulación y una acción muscular coordinada.
Fase II
2 a 14 días
Reducir el dolor y la inflamación con medios fisicos.
Comenzar ejercicios de movilidad temprana con énfasis en la extensión.
Enseñar al paciente la forma de usar las muletas.
Realizar ejercicios de cadena cinética cerrada los cuales permiten mayor estabilidad en la articulación y una acción muscular coordinada.
Continuar con modulación de dolor y la inflamación a través de medios físicos.

Ejercicios para movilidad articular, alcanzar los 60° a las dos semanas.

Fortalecimiento de cuádriceps con isométricos.

Movilización de la patela

Estiramiento suave

Ejercicios de pantorrilla y musculatura cercana a la articulación.
Fase III
Este es el período de incorporación del injerto. Durante este tiempo el injerto debe protegerse de cargas violentas.
Obtener la ROM pasiva particularmente extensión 0-90º
Desarrollar un buen control muscular y la fuerza
Evaluar la articulación patelofemoral para descartar displasia

Si la inflamación persiste continúan uso de hielo . Un derrame suele persistir hasta que el tono del cuádriceps se recupere .

Continuar con los ejercicios de cadena cerrada

El progreso se da aumentando el número de repeticiones , la duración de la contracción y más posición dinámica

Bicicleta estática, press de piernas, sentadillas trimestre 0-45º, pasos, natación.
Fase IV
6 a 12 semanas
Posibles complaciones
Deformidad en flexión fija (la pérdida de la flexión)

Torcedura de tendón

Aumento de la laxitud del injerto
Incorporación del injerto está suficientemente avanzada para permitir potente actividad de la línea recta libre
Restaurar la fuerza total de la pierna
Restaurar la capacidad de resistencia de los músculos
Mejorar la coordinación y la propiocepción
Restaurar ROM 0-120 º

- Rehabilitación de cuádriceps:
Continuar con el control estático con énfasis en la resistencia por ejemplo: sentadillas de pared.
Concentración de Progreso movimientos más dinámicos, por ejemplo: zancadas y sentadillas paso medio.

- Rehabilitación de los isquiotibiales
Comenzar curls bajos de resistencia.
Continuar los ejercicios de estiramiento .

- Propiocepción
• El progreso de los ejercicios más dinámicos como
Paso a paso lateral
Junta de diapositiva
Ejercicios de agilidad
Mini-trampolín


Hinchazón persistente y la inflamación (por lo general relacionados con la OA preoperatoria o cirugía meniscal o problema patelofemoral).

Irritabilidad patelofemoral.

Persistencia de la deformidad fija en flexión o pérdida de flexión.

Posibles complicaciones:
1 . Actividad no competitiva, por ejemplo: golpear una pelota contra una pared.

2 . Tabajo de fuerza general, por ejemplo: sentadillas con resistencia, prensa de piernas, flexiones de piernas y remo, trabajo en piscina.

3 . La propiocepción: Introducir el trabajo de agilidad, como carreras, conducción de balón, saltar la cuerda. Evite desaceleración súbita.

4 . Ejercicios y actividades específicas del deporte

5. Isocinéticos de alta velocidad.
Fase V
3 a 6 meses

Durante este tiempo el propio injerto sufre cambios fisiológicos y es inadecuado para la competencia deporte

Objetivos:
Incorporar más actividades específicas del deporte
Restaurar la agilidad y tiempo de reacción a la normalidad
Desarrollar la confianza del paciente posibles complicaciones
Irritabilidad patelofemoral
Regreso al deporte de forma segura y con confianza

Pautas de tratamiento:

• CCA de cuadriceps.

• Continuar con la progresión de los ejercicios específicos pliometricos y deportivos.

• Asesoramiento puede ser necesario en cuanto a la necesidad de modificaciones a ser capaz de volver al deporte
Fase VI
6 a 9 meses
Protocolo de RHB de menisco interno
Conclusiones
1ra semana
- Reposo absoluto.
- Hielo: 15 minutos cada dos horas.
- Posibilidad de electroestimulación del cuadriceps y la musculatura posterior (isquiotibiales).
- Ejercicios activos de extensión de la rodilla.
-Movimientos pasivos de la rodilla buscando la flexión, dentro del rango que nos permita la rodilla.
- Desplazamiento mínimo (siempre con muletas)
2da semana
- Desplazamiento con muletas (carga parcial)
- Hielo tres veces al día.
- Ejercicios activos de flexión de la rodilla (hasta 90º).
- Retirada de los puntos
3ra semana
- Movilización de la rótula
- Marcha sin muletas, reeducar la marcha.
- Ejercicios activos de flexión de la rodilla hasta el umbral del dolor.
- Ejercicios en piscina
4ta semana
- Flexión pasiva de la rodilla, forzándola, se suele trabajar entre los 90 – 110º.
- Entrenamiento propioceptivo y de equilibrio.
- Ejercicios para potenciación de la pierna.
- Inicio de trabajo con bicicleta, buscando insistir también en la extensión de rodilla.
Semanas Posteriores
- Ir forzando la rodilla hasta llegar a los rangos de movimiento habituales, tanto de flexión como de extensión.
- Ir aumentando poco a poco la intensidad de las actividades: trote suave, carrera, inicios de pliometricos.
- Los ejercicios propioceptivos son fundamentales para la correcta recuperación de la rodilla.
- Ejercicios de fortalecimiento de la musculatura anterior y posterior de la pierna.
Hielo para disminuir la inflamación

Evitar el apoyo de la pierna en esa semana posterior a la lesión, será necesario el apoyo de muletas.

Si el tiempo de espera a la intervención se alarga. Se debe retomar la actividad para mantener la fuerza de la pierna. 
Full transcript