Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Ilíada Canto XVI

No description
by

Maria Jose Gomez Umaña

on 26 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Ilíada Canto XVI

Patroclea Canto Decimosexto El canto empieza cuando Patroclo llega llorando a la tienda de Aquiles y le cuenta que los troyanos se están acercando demasiado a las naves y que los mejores aqueos están siendo heridos. Patroclo le dice a Aquiles que si definitivamente no va a volver al combate que al menos le preste su armadura y así lograr engañar a los troyanos. Aquiles acepta esta petición pero le ordena que solo pelee hasta que saque a los troyanos de las naves. Mientras Patroclo se viste con la armadura, los troyanos logran prender en fuego una de las naves de los aqueos. Aquiles decide reunir sus tropas y nombra cinco jefes para que las lideren y peleen junto a Patroclo. Antes de mandarlos a que se enfrenten con los teucros, da un discurso para alentarlos y le reza a Zeus. Aquiles le pide al gran dios que Patroclo vuelva con vida y que las naves no sigan siendo afectadas por los troyanos, de estas peticiones Zeus solo le cumplirá una. Cuando salen a combatir los troyanos son engañados por Patroclo, ya que piensan que él es el Pelída y retroceden llenos de terror. Los aqueos logran apagar el fuego finamente salvando la nave. Los troyanos empiezan a escaparse en desorden mientras Patroclo sobresale matando a muchos hombres. Sarpedón ve esto y planea matar a Patroclo. Zeus sabe que esto confrontación solo terminara con la muerte de Sarpedón, su hijo querido. Zeus consulta con Hera si debería sacar a su hijo del combate o si lo debería dejar morir en las manos de Patroclo. Hera le aconseja que no interfiera ya que esta acción no seria aprobada por otros dioses que también quisieran hacer lo mismo. Finalmente, Sarpedón y Patroclo se enfrentan. El combate empieza cuando Sarpedón falla al lanzarle una pica a Patroclo, quien si logra matar a su adversario clavándole la lanza en el corazón. Antes de morir, Sarpedón le ruega a Glauco que pelee por él. Glauco le reza a Apolo para que le ayude a curarle una herida que tiene en el brazo. Apolo responde curandosela y Glauco logra alentar a todos los troyanos, especialmente a Héctor, a seguir peleando. Los troyanos estan asustados por haber perdido a un hombre tan valioso pero Héctor logra sobresalir matando a un hombre. Mientras tanto Zeus le planea matar a Patroclo, pero primero le pide a Apolo que saque el cadáver de Sarpedón y lo lleve a sus tierras. Patroclo desobedece las ordenes de Aquiles y lleva a los tropas de los aqueos hasta las murallas de Troya. Apolo no deja que Patroclo se tome Troya, y Patroclo retrocede. Apolo, quien ve que Héctor esta dudando su desempeño en la batalla, lo alienta a no retirarse y a seguir peleando. Patroclo luego mata a Cebriones y la guerra se transfiere alrededor del cadaver, a quien los aqueos logran quitar la armadura. Después, Apolo se enfrenta a Patroclo quitandole el casco y la armadura. Eufoibo logra herirlo con una lanza en la espalda. Héctor remata clavandole una lanza en la parte inferior del vientre la cual le causara la muerte. Después de hacerle esto, Héctor le dice que no pudo tomarse a troya y que lo único que logro fue desobedecer a Aquiles. Patroclo responde diciendo que Héctor solo lo logro matar con la ayuda de Zeus y de Apolo. También termina diciendo que a Héctor no le queda mucho tiempo de vida, ya que Aquiles va a matarlo. Después de decir esto, Patroclo es envuelto por la muerte. Tesis: La intervención de los dioses en el momento de la batalla puede causar el beneficio o el mal de un guerrero o de un bando y logra cambiar el rumbo de la guerra. El primer ejemplo es cuando Ayante esta peleando y ya estaba totalmente abrumado por Zeus y los teucros pero igual seguía sin rendirse preveniendo que los teucros siguieran avanzando. El cansancio lo hacía muy débil, y Héctor le dio con la espada un golpe y Ayax hubiera muerto, si no fuera porque Zeus hizo que la espada se rompiera antes de impactar a Ayax. La intervención de Zeus hace que los troyanos no avancen tan rapidamente hacia las naves como hubieran hecho si Ayax hubiera muerto. "Héctor, que se hallaba cerca de Ayante, le dio con la gran espada un golpe en la pica de fresno y se quebró por la juntura del asta con el hierro. Quiso Ayante blandir la truncada pica, y la broncínea punta cayó a lo lejos con un gran ruido. Entonces el eximio Ayante reconoció en su espíritu irreprensible la intervención de los dioses (...)" El segundo ejemplo es cuando Patroclo llega a las puertas de Troya pero Apolo le impide entrar a ellas y tomarse la ciudad. Haciendo esto, Apolo interviene en el combate errando la posibilidad de que los Aqueos ganen fuerzas. Entpnces los aqueos habrían tomado a Troya, la de altas puertas, por las manos de Patroclo, que manejaba con gran furia la lanza, si Febo Apolo no se hubiese colocado en la bien construida torre para dañar aquél y ayudar a los teucros. Tres veces encaminose Patroclo a un angulo de la elevada muralla; tres veces rechazóle Apolo, agitando con sus manos inmortales el refulgente escudo. El último ejemplo es cuando Apolo hiere a Patroclo y le quita el casco de la cabeza empezando lo que seria el último combate de este. Interviene en la guerra ya que lleva a Patroclo a la muerte, y mejora el destino de los teucros que estaban siendo altamente afectados por este griego. Mas Patroclo no vio al dios, el cual, cubierto por densa nube, atravesó la turba, se le puso detrás y, alargando la mano, le dio un golpe en la espalda y en los anchos hombros. Al punto los ojos del héroe padecieron vértigos. Febo Apolo le quitó de la cabeza el casco con agujeros a guisa de ojos, que rodó con estrépito hasta los pues de los caballos, y el penachos se manchó de sangre y polvo.
Full transcript