Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Reportaje

No description
by

Laura Rodríguez

on 31 January 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Reportaje

ABC
El padre de Aylan, el pequeño cuya imagen se convirtió en el símbolo de la tragedia de los refugiados sirios es el único miembro de la familia Kurdi que sobrevivió al naufragio, ha contado hoy los momentos más dramáticos:"Sostenía la mano de mi mujer. Mis hijos se me escaparon de las manos. Intentamos subir al barco". "Todo eran gritos y oscuridad. No pude lograr que mi mujer y mis hijos me oyeran", ha contado en su declaración ante las autoridades, recogida por el periódico turco 'Hurriyet' y difundida por Reuters.

También señaló que las ofertas de asilo que ha recibido llegan demasiado tarde. La foto de su hijo menor a orillas del mar de Turquía sin duda ha conmocionado al mundo entero, pero nada puede hacer que Abdullah encuentre el consuelo de haber perdido a su familia. "Si se me da ahora el mundo entero, ¿de qué me sirve? Ya no tengo ni mujer ni hijos", expresó Kurdi. Agregando que el hecho de haber sido rechazados como refugiados de forma legal en Canadá, donde vivía su hermana, fue lo que provocó que emprendieran el fatal viaje.

De igual modo el hombre que tomó la foto de Omran Daqneesh también contó cómo vivió la dramática situación ocurrida en la ciudad siria de Alepo. Mahmoud Ruslan dijo que no pudo contener las lágrimas y pensó en su hija, de siete años.
"Omran me afectó mucho porque estaba en silencio. No lloraba. No dijo una sola palabra. Estaba en shock. Pensé en mi hija de siete años, podría ser ella. Podría ser cualquier niño de Aleppo o de Siria", relató el reportero de guerra en declaraciones publicadas por el diario The Telegraph.
¿SOLO HISTORIAS OLVIDADAS?
La problemática de los refugiados es uno de los grandes conflictos que azota hoy en día a nuestro país, pero cómo es posible que unas personas lo arriesguen todo, hasta tal punto de perder sus vidas, y nosotros no seamos capaces de hacer algo.
Omran Daqneesh es un niño sirio de 5 años de edad que también forma parte de este gran desfavorecido grupo. Nació en el 2011, en Siria y fue protagonista de una fotografía que tuvo una gran repercusión en todo el mundo.

En este tiempo (2011) fue la guerra civil de este país, donde Omran fue encontrado dañado gravemente.
En esta viral fotografía tenía la expresión de la cara perdida y estaba cubierto de polvo. Se encontraba ensangrentado y sentado recto, como si nada hubiera pasado.
Hoy en día el niño sigue vivo pero dañado de lo vivido, ha sido tratado de sus lesiones y se encuentra sano y salvo.

La fotografía que protagoniza, hecha pública por activistas opositores sirios, forma parte de un vídeo realizado por el Alepo Media Center sobre el rescate de civiles tras un bombardeo ruso en el barrio rebelde de Qaterji.

Este fatídico hecho llamó al mundo y por su parte, el presidente del CICR, Peter Maurer, denunció que en Alepo se está dando “uno de los conflictos urbanos más devastadores de los tiempos modernos”, y pidió a los bandos rivales que permitan el acceso de ayuda humanitaria a todas las partes de la urbe.

Al menos más de 300.000 civiles permanecen atrapados en la zona rebelde, lo que garantiza que más niños como Omran acabarán heridos o muertos bajo los escombros de su casa sin que los focos les pongan una cara y un nombre, y Peter Maurer y muchas personas más luchan contra ello, pero ¿y nosotros? ¿Nos hemos olvidado? ¿Nos desentendemos?
El número total de refugiados en el mundo ha aumentado por quinto año consecutivo, hasta llegar a los 65,3 millones. Es una de las conclusiones que revela hoy el informe anual del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 'Tendencias Globales', que desglosa las claves de desplazamiento forzado a nivel mundial. Unas cifras que crecen cada día mientras el espacio de asilo se va restringiendo en Europa y en otras regiones.
El informe, con datos
del año 2015, da
cuenta de un incre-
mento de un 55%
en solo cuatro años.
De ellos, poco más
de 16 millones están
bajo la protección
del ACNUR.

Vol XCIII, No. 311
Miércoles 11 de Enero, 2017
Aylan Kurdi forma parte de este gran desfavorecido grupo de los refugiados y es aquel niño de tres años que apareció ahogado en una playa de Turquía el 2 de septiembre de 2015. A día de hoy ha transcurrido más de un año desde que su foto tomara las portadas de periódicos de todo el mundo y sacudiera conciencias. Más de un año desde que la fotógrafa Nilüfer Demir, de la agencia de noticias turca Dogan, se acercara a una playa de la costera Bodrum en un día de suplencia de un compañero.

Allí, lo retrató, inerte en la arena, boca abajo, muerto. No aparecían en la foto, pero su hermano y su madre también perecieron ahogados intentando llegar a la cercana isla griega de Kos. La imagen enseguida corrió por internet y saltó a las rotativas. Fue una de esas fotografías que se convierten en símbolo de una tragedia y, solo entonces, el mundo fue realmente consciente de cuanto acontecía.



Esta imagen mostró el retrato más atroz del capitalismo en la crisis migratoria de Europa.
A más de un año de su muerte, cientos de niños siguen muriendo en el mar junto a sus familias. Por ello, no alcanza solo con llorarlos: la humanidad no tiene futuro si los trabajadores y el conjunto de los oprimidos no se organizan para echar abajo el régimen social que solo nos ofrece barbarie.

Estas duras declaraciones nos quitan una vez más la venda de los ojos y son claro ejemplo de como nuestra ignorancia es culpable de tales tragedias.
Las personas no elegimos donde nacer, y muchos contamos con la suerte de hacerlo en países desarrollados. Ahora es nuestro deber ayudar a progresar a aquellos otros que no lo son, pues las personas nacidas allí no han contado con nuestra misma suerte y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para poder ayudarles y hacer así que sus vidas sean igual de dignas que las nuestras.
Full transcript