Loading presentation...
Prezi is an interactive zooming presentation

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Literatura durante el Franquismo

No description
by

Nadia Saffouri

on 26 March 2017

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Literatura durante el Franquismo

Literatura después de la guerra civil
La literatura durante la dictadura franquista está marcada por la acción de la
censura
.
Inmediata posguerra
: años 40-50: situación marcada por la crisis posterior a la contienda.
Años 50-60
: los autorres adoptarán un enfoque social, reflejo de los problemas que persisten en España.
Años 60-70
: mayor aperturismo y experimentación.
A partir del año 75 comienza el periodo democrático

Contexto y
características generales

En España distinguimos:
Posguerra inmediata:
Teatro de entretenimiento
Dirigido a un público burgués. Alejado de los problemas sociales. Es un teatro cómico que busca la risa y la evasión del espectador
Años 50
Teatro más comprometido:
Teatro que pretende denunciar los problemas sociales del país.
Años 60-70
La experimentación escénica y la importancia del espectáculo es fundamental.

Teatro posterior
a la guerra civil (1939)

Influencia de la situación del país: reflejo de la posguerra.
Realismo crudo en las primeras décadas: a esto se le llama “tremendismo” (años 40).
Planteamientos críticos (si lo permite la censura): esto se conoce como realismo social (años 50)
En los años 60 - 70 aparece la narrativa experimental, con importantes innovaciones técnicas.
Después del franquismo se desarrolla una narrativa en la que tienen importancia los elementos audiovisuales (cine y televisión) Son importantes los géneros policiaco e histórico.

Novela posterior
a la guerra civil (1939)

Durante la contienda: debemos mencionar a Miguel Hernández.
Años 40. Muchos poetas tienen que partir al exilio.Entre los que se quedan, hay dos tendencias, una poesía
arraigada
y otra poesía
desarraigada
(más inconformista)
Años 50. Poesía
social
dirigida a la mayoría. La poesía adquiere un tono social
Años 70:
experimentación
poética: efectos tipográficos, por ejemplo.
Años 80- actualidad: una corriente importante es la llamada poesía de la experiencia, que aborda temas cotidianos.

Poesía posterior
a la guerra civil (
Poesía
arraigada
(religiosidad y valores tradicionales): Luis Rosales. / Poesía
desarraigada
: Dámaso Alonso: Hijos de la ira; Blas de Otero: Ancia
Años 50
. Ej.: Gloria Fuertes, Ángel González, Gil de Biedma
Años 70
: los nueve novísimos.
Actualidad
: Luis García Montero, Ana Rosetti.

Algunos nombres
Tremendismo: Camilo José Cela: La familia de Pascual Duarte / Carmen Laforet; Nada
Años 50: Rafael Sánchez Ferlosio: El Jarama / Camilo José Cela La colmena / Carmen Martín Gaite: Entre visillos
Añps 60 - 70: Miguel Delibes: Cinco horas con Mario / Luis Martín-Santos: Tiempo de silencio

Algunos nombres
Algunos autores tienen que exiliarse: es el caso de A. Casona
Teatro de entretenimiento: Miguel Mihura: Tres sombreros de copa / Jardiel Poncela: Cuatro corazones con freno y marcha atrás.
Teatro más comprometido: Buero Vallejo: Historia de una escalera / Alfonso Sastre
En los últimos años destacan nombres como Fernando Fernán Gómez: Las bicicletas son para el verano / José Luis Alonso de Santos: La estanquera de Vallecas o Bajarse al moro

Algunos nombres
Los cobardes.
Miguel Hernández
La familia de Pascual Duarte.
Camilo José Cela

Acto Primero.
FERNANDO.- Puedes reírte. Pero te aseguro que no sé cómo aguanto. (Breve pausa) En fin, ¡para qué hablar! ¿Qué hay por tu fábrica?
URBANO.- ¡Muchas cosas! Desde la última huelga de metalúrgicos la gente se sindica a toda prisa. A ver cuándo nos imitáis los dependientes.
FERNANDO.- No me interesan esas cosas.
URBANO.- Porque eres tonto. No sé de que te sirve tanta lectura.
FERNANDO.- ¿Me quieres decir lo que sacáis en limpio de esos líos?
URBANO.- Fernando eres un desgraciado. Y lo peor es que no lo sabes. Los pobres diablos como nosotros nunca lograremos mejorar la vida sin ayuda mutua. Y eso es el sindicato. ¡Solidaridad! Esa es nuestra palabra. Y sería la tuya si te dieses cuenta de que no eres más que un triste hortera. ¡Pero como te crees un marqués!
FERNANDO.- No me creo nada. Solo quiero subir. ¿Comprendes? ¡Subir! Y dejar toda esta sordidez en que vivimos.
FERNANDO.- ¿Qué tengo yo que ver con los demás? Nadie hace nada por nadie. Y vosotros os metéis en el sindicato porque no tenéis arranque para subir solos. Pero ése no es camino para mí. Yo sé que puedo subir y subiré solo.
URBANO.- ¿Se puede uno reír?
FERNANDO.- Haz lo que te de la gana.
URBANO.- (Sonriendo.) Escucha, papanatas. Para subir solo, como dices, tendrías que trabajar todos los días diez horas en la papelería; no podrías faltar nunca, como has hecho hoy…

Fragmento de “Historia de una escalera” de Antonio Buero Vallejo.
La poesía es un arma cargada de futuro
[…] Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque a penas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
 Estamos tocando el fondo.
Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

La poesía es un arma
cargada de futuro
Tenía un perrilla perdiguera -la Chispa-, medio ruin, medio bravía, pero que se entendía muy bien conmigo; con ella me iba muchas mañanas hasta la Charca, a legua y media del pueblo hacia la raya de Portugal, y nunca nos volvíamos de vacío para la casa. Al volver, la perra se me adelantaba y me esperaba siempre junto al cruce. […] La perrilla, se sentaba enfrente de mí, sobre sus dos patas de atrás, y me miraba, con la cabeza ladeada, con sus dos ojillos castaños muy despiertos; yo le hablaba y ella, como si quisiera entenderme mejor, levantaba un poco las orejas; cuando me callaba aprovechaba para dar unas carreras detrás de los saltamontes, o simplemente para cambiar de postura. […] Un temblor recorrió todo mi cuerpo; parecía como una corriente que forzaba por salirme por los brazos. El pitillo se me había apagado; la escopeta de un solo caño, se dejaba acariciar, lentamente, entre mis piernas. La perra seguía mirándome fija, como si no me hubiera visto nunca, como si fuese a culparme de algo de un momento a otro, y su mirada me calentaba la sangre de las venas de tal manera que se veía llegar el momento en que tuviese que entregarme; hacía calor, un calor espantoso, y mis ojos se entornaban dominados por el mirar, como un clavo, del animal... Cogí la escopeta y disparé; volví a cargar y volví a disparar. La perra tenía una sangre oscura y pegajosa que se extendía poco a poco por la tierra 

Bajarse al moro.
J. L. Alonso Santos
La familia de Pascual Duarte
Full transcript