Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Untitled Prezi

No description
by Paula Osorio on 22 March 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Untitled Prezi

Mesopotamia algunas ciudades carecían de escritura Estas utilizaron estrictamente registros contables; es el caso de la cultura de los incas, que empleaba los quipus, agrupaciones de nudos de distintas formas y colores ordenados a lo largo de un cordel, y cuya finalidad, aún no desvelada totalmente era, sin duda, la de efectuar algún tipo de registro numérico. Las primeras civilizaciones que surgieron sobre la Tierra tuvieron que hallar la manera de dejar constancia de determinados hechos con proyección aritmética, que se producían con demasiada frecuencia y eran demasiado complejos para poder ser conservados en la memoria. El Código de Hammurabi – trajo consigo Aparece por entonces una manera generalizada de realizar las inscripciones, estableciéndose un cierto orden en los elementos de éstas: título de la cuenta, nombre del interesado, cantidades, total general. El famoso Código de Hammurabi, promulgado aproximadamente en el año 1700 a. de J.C. Contiene a parte de las leyes, otras figuras propias del derecho civil y mercantil, y entre sus disposiciones había algunas directamente relacionadas con la manera en que los comerciantes debían llevar sus registros. La propia organización del Estado, así como el adecuado funcionamiento de los templos, exigían el registro de sus actividades económicas en cuentas detalladas. HISTORIA DE LA CONTABILIDAD La memoria del ser humano es limitada. Desde que tuvo lugar la invención de los primitivos sistemas de escritura, el hombre los ha utilizado para llevar a cabo el registro de aquellos datos de la vida económica que la era preciso recordar. País situado entre el Tigris y el Eufrates en el cuarto milenio a. De J.C. Gracias a esos testigos, inmunes al paso del tiempo, sabemos que ya en épocas muy antiguas existían sociedades comerciantes, en las que las aportaciones de capital y el reparto de beneficios estaban cuidadosamente estipulados por escrito. Los pueblos mesopotámicos utilizaban ya el ábaco para facilitar la realización de las operaciones aritméticas, que fueron sumamente laboriosas en todas las épocas, hasta la relativamente reciente introducción universal de la actual numeración arábiga. Egipto El instrumento material utilizado habitualmente por los egipcios para realizar la escritura era el papiro. Las anotaciones de tipo contable, por su carácter repetitivo, llegaron a conformar un tipo de escritura hierática que ha resultado muy difícil de descifrar para los estudiosos.
Los escribas, especializados en llevar las cuentas de los templos. Grecia Cada templo importante de Grecia, en efecto poseía su tesoro, alimentado con los óbolos de los fieles o de los estados, donaciones que era preciso anotar. Puede afirmarse así que los primeros bancos griegos fueron algunos templos. Los tesoros de los templos no solían permanecer inmovilizados y se empleaban con frecuencia en operaciones de préstamo al estado o a particulares. Santuario de Delfos En donde existen cientos de placas de mármol que detallan las ofrendas de los fieles, así como las cuentas de reconstrucción del templo en el siglo IV a de J.C. Los banqueros griegos, sobre todo los atenienses, dominaron la técnica de los cheques y trasferencias de fondos de una ciudad a otra y de una cuenta a otra, y, probablemente, hicieron ya uso de la letra de cambio. Los banqueros llevaban fundamentalmente dos clases de libros de contabilidad: el Diario (efeméricas) y el libro de cuentas de clientes. libros de contabilidad valor de prueba principal Atenas poseía en el siglo IV a. De J.C. un Tribunal de Cuentas, formado por diez miembros, encargado de fiscalizar la hacienda del Estado, sobre todo en lo referente a la recaudación de tributos. Roma El genio organizador de Roma, presentan altos cargos del Estado, banqueros y comerciantes llevaban sus cuentas. Ya en el siglo I a. de J.C. se menospreciaba a una persona que fuera incapaz de controlar contablemente su patrimonio. El libro más empleado era el de ingresos y gastos ("codees acceti et expensi"). Los grandes negociantes llegaron a perfeccionar sus libros de contabilidad de tal manera que algunos historiadores han creído ver en ellos el comienzo de la partida doble.
Para que exista la Partida Doble no basta con la disposición de las cuentas en dos columnas enfrentadas, u otros detalles de forma; Es preciso que el principio que informa la Partida Doble se aplique inflexiblemente, sin excepciones. Debido a la casi total aniquilación del comercio en Europa en los siglos posteriores a la caída del Imperio romano, las prácticas contables desaparecieron, la técnica contable se iba a desarrollar de nuevo en Europa a partir casi de cero, por el gran impulso con las cruzadas.
Los Templarios y los Caballeros Teutónicos, desarrollaron durante los siglos XII y XIII sistemas de contabilidad perfeccionados.
Las repúblicas comerciales italianas y los Países Bajos serían durante los últimos siglos de la Edad Media las regiones europeas en que la vida comercial iba a ser más intensa. De los primitivos memoriales, en los que los comerciantes anotaban sin ningún orden particular las diversas operaciones que precisan recordar posteriormente, se fue evolucionando poco a poco hacia un sistema contable de partida simple, a medida que gran número de anotaciones necesarias aconsejó a los comerciantes y prestamistas ir desglosando del memorial diversas cuentas, en las que anotaban grupos de operaciones poseedoras de alguna característica común, tales como ir referenciadas a una determinada mercadería o bien a una misma persona. El modo de llevar a cabo las anotaciones fue perfeccionándose cada vez más y originó el progresivo desarrollo de ciertas reglas prácticas, hasta que en un momento determinado con exactitud por los historiadores apareció en la zona de influencia económica italiana el método de la Partida Doble.
Probablemente, la Partida Doble tuvo su origen en la Toscana del siglo XIII. Sin embargo, sólo se comienza a conocer con seguridad su empleo en Génova, en 1340. ya en el siglo XV El Seguimiento de una Nueva Ciencia El primer autor del que tenemos noticia que estableció claramente el uso del método de la Partida Doble fue Benedetto Cotrugli (en eslavo, Kotruljevic) Raugeo, nacido en la actual Dubrovnik en Croacia, entonces una ciudad comercial adriática del área de influencia veneciana, llamada Ragusa. El Primer texto impreso Fray Luca Pacioli nació en el pueblecito toscano de Borgo San Sepolcro a mediados del siglo XV. Estudió en Venecia, donde fue preceptor de los hijo de un rico mercader de la ciudad, del que probablemente aprendió los procedimientos contables que luego expuso en su magna obra " Summa de Aritmética, Geometría, Proportioni e Proportionalitá" impresa en Venecia en 1494. La obra de Pacioli tuvo gran éxito, particularmente la parte dedicada a la práctica comercial y contable, que fue reimpresa por separado algunos más tarde. La difusión de la literatura contable por la Europa renacentista A lo largo del siglo XVI se produjo en toda Europa, comenzando por los centros neurálgicos del comercio, la progresiva difusión del procedimiento contable de la Partida Doble. Manzoni La obra contiene, sobre una base copiada a veces literalmente de la obra Pacioli, algunas innovaciones, como por ejemplo la recomendación de numerar los asientos del Diario para evitar anotaciones falsas. Además incluye un juego completo de libros de contabilidad, en los que se desarrolla una serie de supuestos contables que demuestran el conocimiento práctico que Manzoni poseía del tema. La aceptación de la Partida Doble en las Países Bajos. En el transcurso del siglo XVI el centro neurálgico europeo se desplazó de forma progresiva desde el Mediterráneo, a las costas atlánticas del continente. Las activas ciudades de Flandes y, muy especialmente Amberes, se hicieron con el predominio del comercio mundial. La citada ciudad Flamenca acusó muy pronto el impacto de la nueva contabilidad "a la italiana", cuyo empleo se extendió con rapidez. De las imprentas de Amberes surgieron a lo largo del siglo varias obras capitales en la historia de la contabilidad. Juahan Ympyn, nacido hacia 1485, ejerció el comercio en diversos países, como España, Portugal e Italia

De cualquier modo, la técnica contable registró pocos avances de importancia a lo largo del siglo. Cien años después de la aparición de la "Summa" de Pacioli todavía se determinaba los resultados de forma parcial, mercancía a mercancía. Cada partida de un género se controlaba en una cuenta separada, y al finalizarse las operaciones con ella se saldaba Pérdidas y Ganancias. El desarrollo de la escuela francesa. En el siglo XVI la literatura contable francesa fue muy escasa. De un modo parecido a lo que sucedía contemporáneamente en la península ibérica, las clases altas de Francia veían con aversión las tareas del comerciante, considerándolas indignas. Pero la situación fue cambiando al avanzar el fue siglo XVIII. Jacques Sarary y la Ordenanza de Colbert de 1673 "Código Savary", debido a que este autor fue le más destacado de sus redactores, la ordenanza de Colbert de 1673 reglamentó el uso de libros obligatorios por parte del comerciante, y estableció determinados criterios en el manejo de dichos libros, determinando asimismo su valor probatorio. La escuela italiana del siglo XVII. A pesar del fuerte declive comercial de la ciudades italianas, en la primera mitad del siglo XVII los autores de este país – Ya no sólo de Venecia – se mantuvieron en primera línea de la literatura contable y, desde luego, a la cabeza de la labor teórica. Sólo en la segunda mitad de siglo, el impulso de los tratadistas italianos de contabilidad decayó considerablemente.


Ludovico Flori. publicó en 1656 en Palermo un tratado de teneduría de libros.

Giovanni Domenico Peri. Este autor publicó en Génova, en el año 1638, una obra titulada "II Negotiante".

Bastiano Venturi. Profesional de la contabilidad, Venturi publicó en 1655 en Florencia el tratado "Della scrittura conteggiante di posessioni

Giovanni Antonio Moschetti. Este autor compuso una interesante obra titulada "Dell’Universal Trattato dilibro doppii" que apareció en Venecia en 1610. La literatura contable de otros países en el siglo XVII. Abraham De Graaf hizo editar un tratado, primero en neerlandés y luego en francés, que conoció sucesivas ediciones en el largo período 1688-1815.
La literatura contable inglesa tampoco ofrece al estudioso en esta época ningún autor descollante.
En el ámbito hispánico, cabe citar la obra de los autores que partiendo del punto de vista jurídico trataron el tema contable: Francisco Muñoz de Escobar. "De Ratiociniis Administratorum", obra escrita en latín que fue objeto de diversas reediciones por toda Europa durante más de un siglo, y Juan de Hevia y Bolaños, que el año 1617 publicó en Lima el "Laberinto de Comercio Terrestre y Naval". La escuela francesa en el siglo XVIII. Los tratadistas de contabilidad franceses, tan escasos en el siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII, pasaron a ocupar en el siglo XVIII un lugar destacado sobre todos los de Europa, desplazado a los italianos – los estados de este país se hallaban en franca decadencia económica- y a los flamencos. Autores del siglo XVIII en otros países. Gran Bretaña. El auge económico inglés, acelerado por el maquinismo de la primera revolución industrial desarrollada en la segunda mitad del siglo XVIII, se reflejó en la importancia que la profesión contable adquirió en las Islas Británicas.
De las Doctrinas Contables a los Ordenadores Electrónicos.

Seria el siglo XIX, y sobre todo en su segunda mitad, cuando la contabilidad llegó a constituir, gracias al desarrollo de la teoría, una verdadera ciencia. La celebración, a partir de la segunda mitad de la centuria, de sucesivos congresos internacionales, impulsó la extensión universal de los nuevos métodos y la elevación del nivel de enseñanza de la contabilidad.
El crecimiento de la preocupación por todo lo relacionado con el mundo de la economía trajo consigo también el aumento de la importancia de la contabilidad en el conjunto de la actividad humana. Las cinco cuentistas.
Edmond Degranges intentó simplificar el libro Mayor reduciendo el número de cuentas a las "cinco cuentas”.De acuerdo con los cinco cuentistas, las "cinco cuentas generales" de Degrandes se correspondían a otros tantos agentes en quienes el propietario de la empresa confía la administración de ésta.
-Las escuelas italianas de la segunda mitad del XIX.
-La escuela Lombarda.
-La escuela Toscana.
-La escuela Veneciana.
-La evaluación actual.
Los grandes tratadistas contables del siglo XIX centraron su atención en la teoría de las cuentas. En su empeño de elevar el nivel teórico de la contabilidad, se enzarzaron en interminables discusiones acerca de la naturaleza de las cuentas y los principios últimos de la ciencia objeto de su estudio. El desarrollo de las técnicas de contabilidad de costos constituye el más claro ejemplo de la penetración de los conceptos microeconómicos en el campo contable. Por la misma razón, cuanto más se perfecciona la contabilidad interna de la empresa más estrecho va quedando el viejo corsé de la Partida Doble, que amenazaba en la primera mitad del siglo que dar obsoleta sin haber encontrado una técnica capaz de sustituirla con ventaja. Eugen Schmalenbach, desarrolló, a partir de 1908, la idea de dar a la liquidación de Pérdidas y Ganancias una importancia grande o mayor que el balance mismo.
El balance dinámico de Schmalenbach trata de ser un balance orientado, no directamente a la evaluación del patrimonio de la empresa, sino al cálculo de los resultados del ejercicio. Eugen Schmalenbach y el balance dinámico. Presente y perspectivas de la contabilidad. Hasta hace pocos años, la contabilidad entendida en su sentido tradicional constituía la única fuente de datos de que se disponía en la empresa; fuente, por otra parte, muy limitada, a causa de la imposibilidad de llevar a cabo manualmente un número muy elevado de operaciones aritméticas. El empleo del ordenador electrónico abre nuevos horizontes a la ciencia y a la técnica contable que, en pocos años, van a transformarse radicalmente, tanto en sus objetivos como en sus procedimientos.
See the full transcript