Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA JEFATURA DE ESTADO Y EL GOBIERNO

"Cada uno de nosotros pone en común su persona a todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y reci
by ROBIN ORTEGA on 19 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA JEFATURA DE ESTADO Y EL GOBIERNO

INSTITUTO DE ESTUDIOS JURIDICOS
MAESTRIA EN DERECHO CONSTITUCIONAL Y AMPARO

LA JEFATURA DE ESTADO Y EL GOBIERNO


MAESTRO: DR. DANTE JAIME HARO REYES
ALUMNO: LIC. RUBEN ORTEGA LOZANO
MATERIA: TEORIA DE LA CONSTITUCION
PRIMER SEMESTRE DE LA MAESTRIA EN DERECHO CONSTITUCIONAL Y AMPARO



OCTUBRE 2012 INTRODUCCION
"Cada uno de nosotros pone en común su persona a todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y recibimos a cada miembro como parte indivisible del todo."

Si bien lo decía Aristóteles el hombre es un ser político, y dentro de esa naturaleza se relaciona y se organiza en sociedades, que buscan la subsistencia de su especie y la supremacía sobre las otras que habitan este planeta.

Años después Jean Jacques Rousseau reafirma esto con su tratado El Contrato Social, los individuos libres, miembros de una sociedad ceden una porción de esta a cambio de pertenecer a una sociedad organizada, bajo un régimen de leyes, que son ejecutadas por un soberano.

El depositar la autoridad y las riendas de la comunidad en una figura de respeto se da desde la comunidad de origen de los individuos como lo es la familia, ya en esta las riendas del hogar y la autoridad se ven reflejadas en la mayoría de los hogares mexicanos en el padre, en las comunidades religiosas esta autoridad se deposita en el párroco o en el pastor, en organizaciones tan simples como un equipo deportivo, encontramos al director técnico. I.LA OPOSICION CLASICA ENTRE MONARQUIA Y REPUBLICA Dentro de las formas de gobierno encontramos que en la historia la el régimen de república y la monarquía son los mas recurrentes, y en la mayoría de las ocasiones precedidos por movimientos bélicos, revoluciones y en algunos casos conquistas.

Hagamos pues la contraposición de un sistema con el otro, para comprender sus naturalezas. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, encontramos que:

REPUBLICA:
1. f. Organización del Estado cuya máxima autoridad es elegida por los ciudadanos o por el Parlamento para un período determinado.
2. f. En algunos países, régimen no monárquico.
3. f. Estado que posee este tipo de organización o de denominación.
4. f. Cuerpo político de una sociedad.
5. f. Causa pública, el común o su utilidad.
6. f. irón. Lugar donde reina el desorden.

MONARQUIA:
1. f. Estado regido por un monarca.
2. f. Forma de gobierno en que el poder supremo corresponde con carácter vitalicio a un príncipe, designado generalmente según orden hereditario y a veces por elección.
3. f. Tiempo durante el cual ha perdurado este régimen político en un país. En la república los poderes del estado, ejecutivo, legislativo y judicial están separados. La república está fundamentada en el imperio de la ley la cual determina la forma en que son elegidos los gobernantes. Las repúblicas no son necesariamente democráticas.

Monarquía o República, como diría el célebre Shakespeare, ésa es la cuestión. La elección entre un modelo de Estado y otro no es trivial, pues implica a lo más profundo del ser humano, su capacidad y su derecho de elección. Actualmente la monarquía española cumple con sus objetivos marcados en la constitución, sin embargo, lo hace bajo una fórmula de Estado que no permite la libre elección de la cabeza del Estado.

El principal motivo por el que España se rige bajo esta fórmula de Estado es el carácter pluralista de España, me explico:
En Estados como el español o el británico donde bajo el amparo del Estado coexisten regiones con un alto sentimiento nacional (Cataluña, País Vasco o Galicia) son necesarias fórmulas de gobierno en las que exista un estamento que esté por encima de esos sentimientos, y ese estamento es el Estado, ahora bien, ¿quién debe dirigir ese estamento? ¿Cómo elegir a este responsable?; Es aquí donde aparecen las dos posibilidades.

La Monarquía parlamentaria es una fórmula que aparece como una monarquía “menos” monárquica que la monarquía absolutista, valga la redundancia, esto es, aparece como una fórmula válida para cumplir los objetivos de la Jefatura del Estado, respetando y haciendo respetar las normas democráticas del Estado de Derecho. Sin embargo, la monarquía es, en sí misma, una fórmula de gobierno no democrática, pues el ciudadano no tiene la libertad de elegir a su jefe de Estado.

Lo realmente importante es elegir entre una fórmula de gobierno que sabemos que funciona (aun no siendo democrática) o una fórmula que, siendo democrática, no sabemos si, en estos momentos, funcionaría o no.

Es cierto que funciona en otros países, al igual que la monarquía, pero una fórmula de gobierno puede funcionar en un país y en otro no, por ejemplo, la Monarquía sería impensable hoy en día en Francia, y la república sería impensable en Reino Unido.
En cuanto al coste económico de mantener una Monarquía hay muchos tópicos, pues resulta más caro elegir cada 4 o 5 años a un presidente de la República.

Son muchos los factores a tener en cuenta antes de elegir una fórmula u otra, y dependiendo de lo que cada uno considere más importante, uno puede ser republicano o monárquico. En el capítulo VI del segundo libro Jean Jacques Rousseau nos habla de la monarquía; Al contrario de lo que acontece en las otras administraciones, en las que un ser colectivo representa un individuo, en el sistema monárquico un individuo representa una colectividad, de suerte que la unidad moral que constituye el príncipe, es a la vez una unidad física, en la cual se encuentran reunidas naturalmente todas las facultades que la ley reúne mediante tantos esfuerzos en la otra.

De este modo, la voluntad del pueblo, la del príncipe, la fuerza pública del Estado y la particular del gobierno, todas responden al mismo móvil, todos los resortes de la máquina están en una sola mano, todo marcha hacia el mismo fin; no hay movimientos opuestos que se destruyan mutuamente, y no se puede imaginar ningún mecanismo en el cual un tan pequeño esfuerzo produzca una acción más considerable.

Arquímedes, sentado tranquilamente en la playa y sacando a flote sin trabajo un gran navío, me representa un monarca hábil, gobernando desde su gabinete sus vastos Estados y haciendo mover todo, no obstante permanecer en apariencia inmóvil.

Pero si no hay gobierno más vigoroso, no hay tampoco otro en el que la voluntad particular ejerza mayor imperio y domine con más facilidad las otras. Todo tiende hacia el mismo fin, es cierto, pero éste no es el de la felicidad pública, y la fuerza misma de la administración se cambia sin cesar en perjuicio y con detrimento del Estado. Conforme al o que hemos encontrado, la monarquía dista bastante de los gobiernos democráticos tan perseguidos por los ideales republicanos, de acuerdo a lo establecido por los artículos primero y segundo de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, queda desestimada cualquier posibilidad de que este estado sea regido por un monarca.

El artículo 49 de nuestra carta magna establece la división d e poderes y con ello, la estructura republicana de nuestro país.

Artículo 49. El Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial.
No podrán reunirse dos o más de estos Poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo el caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, conforme a lo dispuesto en el artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 131, se otorgarán facultades extraordinarias para legislar. II. LOS PODERES Y LOS DIFERENTES TIPOS DE PRESIDENTES


Como se trato en el apartado anterior el artículo 49 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece la división de poderes y que no podrán reunirse dos o más de estos en una sola persona.

Durante todas las etapas de la humanidad, los pueblos han sufrido del abuso de autoridad de sus gobernantes. Situaciones como la creación de impuestos excesivos y absurdos en la época feudal ó los horrores de la época del terror en Francia, por citar solo algunos ejemplos, provocaron que se dieran cantidades importantes de movimientos populares en contra de las acciones abusivas del Gobierno. Esto tiene gran relevancia porque permitió a las diferentes sociedades darse cuenta de que el poder en manos de una sola persona o grupo no era conveniente, es por ello que surgen grandes pensadores cuyas ideas, principalmente políticas, influyeron en hechos trascendentales para la humanidad.

La preservación de la libertad individual va relacionada con la división de poderes, según Sartori, el concepto de libertad política tiene una connotación de resistencia. Es libertad de, porque es la libertad del y para el más débil. Lo que pedimos de la libertad política es la protección contra el poder arbitrario y despótico. Al señalar una situación de libertad nos referimos a una situación de protección que les permita a los gobernados oponerse al abuso de poder por parte de los gobernantes" Montesquieu, de ideas liberales, quien consideraba a la justicia como la finalidad del Estado. Estas ideas innovadoras para aquella época quedaron plasmadas en su obra "el Espíritu de las leyes" e influyeron no solamente en Francia, si no que fueron seriamente consideradas por los pueblos latinoamericanos para crear sus primeras leyes independentistas.
La formulación mas extendida de la teoría de la división o separación de poderes corresponde a la realizada por Montesquieu.

De acuerdo con la filosofía de Montesquieu, en todo Estado es posible encontrar tres clases de poderes: "[...] El poder legislativo, el poder ejecutivo de los asuntos que dependen del derecho de gentes y el poder ejecutivo de los que dependen del derecho civil" , a este ultimo también lo denomina judicial. Mediante el poder legislativo, el príncipe o el magistrado promulga leyes transitorias o definitivas y enmienda o deroga las leyes existentes. En el caso del poder ejecutivo, este dispone de la guerra o la paz, se ocupa de las relaciones exteriores y de establecer la seguridad publica. El poder judicial castiga los delitos o juzga las diferencias entre particulares. Locke, la división de poderes es un sistema contra la opresión del poder tiránico, pero asimismo la división entre los poderes legislativo y ejecutivo se basa fundamentalmente en la necesidad de aplicación permanente de normas generales. La nota claramente distintiva de ese enfoque es la supremacía que Locke otorga al poder legislativo, al cual el poder ejecutivo, que se deposita en una persona que no es parte de la legislatura, le está claramente subordinado También los autores de "el Federalismo", particularmente Madison, retomaron esta teoría sobre todo a través de la influencia de Montesquieu. Para ellos, el concepto de división de poderes emana naturalmente de las características del Estado de Derecho. MÉXICO, EL RÉGIMEN PRESIDENCIALISTA Y LA DIVISIÓN DE PODERES

Uno de los rasgos predominantes de los sistemas políticos en América ha sido el de los regímenes presidencialistas en los que el ejecutivo fuerte se ha convertido no solo en una seña de identidad, sino también, en opinión de algunos analistas e historiadores, en una necesidad que ha resuelto algunas de las contradicciones derivadas de la implantación de un régimen de gobierno formalmente democrático en sociedades que operan de manera cotidiana, sin embargo, como agregados marcado por una serie de prácticas profundamente autoritarias.

En México la emergencia del presidencialismo como forma concreta de gobierno -como régimen politico-administrativo-, tiene lugar como resultado de un amplio proceso histórico en el que convergen con distinta intensidad y fuerza elementos procedentes lo mismo de los sistemas económicos regionales, nacional e internacional, que las presiones que la sociedad mexicana experimentó durante el siglo pasado. En este proceso la figura del caudillo emergió, poderosa, como una solución viable a un conjunto de problemas de gobernabilidad que no solo desmembró la unidad original del territorio mexicano, sino que hizo al país víctima de una importante intervención militar que, con el apoyo de importantes líderes de la facción conservadora, buscaron hacer de Maximiliano de Habsburgo el emperador de México. Ya desde la propia Constitución General de la República se reconoce en el titular del ejecutivo a una figura clave del proceso político en México, dotado de poderes constitucionales y más aún, metaconstitucionales, paraconstitucionales e incluso inconstitucionales amplísimos. Después de la Revolución Mexicana la figura del Presidente de la República asume, incluso en el plano constitucional, un papel determinante. Este papel, presente ya en el texto original de 1917, se reforzaría con el paso del tiempo por, al menos tres vías:

1. Constitución del Presidente en el Caudillo político-militar "natural", capaz de dirigir la defensa frente a los enemigos, fueran estos del exterior o incluso del interior.


2.- Hizo del Presidente de la República el árbitro supremo de por lo menos dos procesos igualmente importantes: el reparto agrario y el arbitraje de los conflictos obrero-patronales.

3.- Hizo del Presidente, en todo momento, el jefe máximo de la clase política en turno, por encima de los liderazgos militares o populares que pudieran coexistir con él.

Esta ha sido una constante en la historia política de nuestro país: Manuel Ávila Camacho rompió en su momento con Cárdenas; Miguel Alemán lo hizo respecto de Avila Camacho; Ruiz Cortines lo haría con Alemán; a su vez Adolfo López Mateos lo haría con Ruiz Cortines. Gustavo Díaz Ordaz no tuvo la necesidad de hacerlo pues López Mateos murió al poco tiempo de concluir su gobierno. Así, hasta nuestros dias con el rompimiento de Zedillo con Salinas. En México y en términos generales podemos afirmar que los así llamados poderes de la unión tienen las siguientes funciones:

1.- El Poder Ejecutivo tiene la función de promulgar y ejecutar leyes que expida el Congreso de la Unión, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta observancia a través de la facultad reglamentaria.

2.- El Poder Legislativo tiene por su parte principalmente la función de establecer el Derecho, al dictar las reglas generales, abstractas e impersonales de observancia obligatoria, es decir, elaborar leyes.

3.- Al Poder Judicial le corresponde administrar la justicia y decir el Derecho, con lo que realiza la función jurisdiccional y garantiza el respecto al Estado de Derecho al interpretar la ley.

Con lo anterior, podemos decir desde una perspectiva estrictamente teórica y formal que México cuenta con un régimen presidencial y una división de poderes expresada en el articulo 49 de su Constitución Política. Independientemente de que es difícil encontrar en la practica un régimen presidencial puro, toda vez que regularmente estos presentan matices parlamentarios en mayor o menor medida, resulta importante señalar las notas características del caso mexicano de acuerdo con Jorge Carpizo

 El Poder Ejecutivo es unitario. Está depositado en un Presidente que es, al mismo tiempo, Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.

 El Presidente es electo por el pueblo y no por el poder legislativo, lo que le da independencia frente a este.

 El Presidente nombra y remueve libremente a los Secretarios de Estado.

 Ni el Presidente ni los Secretarios de Estado son políticamente responsables ante el Congreso.

 Ni el Presidente ni los Secretarios de Estado pueden ser miembros del Congreso.

 El Presidente puede estar afiliado a un partido político diferente al de la mayoría del Congreso.

 El Presidente no puede disolver el Congreso, pero el Congreso no puede darle un voto de censura. El presidencialismo mexicano choca así abiertamente con el modelo teórico del régimen presidencial y rompe con el equilibrio de poderes, consubstanciales a la teoría de la separación de funciones y división de poderes, lo que impide que el legislativo y el judicial cumplan con su función de control sobre las acciones del presidente.

Continuando con el trabajo de Carpizo, es posible formular una caracterización propia del predominio del Presidente Mexicano, a partir de una jerarquización también distinta, en los términos siguientes:

 Se enfrenta a un Poder Legislativo jurídica y políticamente debilitado.

 La Suprema Corte de Justicia se encuentra integrada en buena parte, por elementos políticos que no se oponen a los asuntos en los cuales el Presidente esta interesado.

 Es el Jefe del partido predominante.

 Su marcada influencia en los procesos económicos.

 La institucionalización del ejército, cuyos jefes dependen de él.

 La fuerte influencia sobre la opinión publica a través de los controles jurídicos y extrajuridicos que ejerce respecto a los medios masivos de comunicación.

 El papel de la Federación como agente principal del desarrollo nacional.

 Las amplias facultades constitucionales y extraconstitucionales de que esta revestido.

 La determinación de la política exterior del pais, sin que para ello exista ningún freno real (pues formalmente si existe) en el Senado.

 El Gobierno directo de una de las entidades de mayor peso económico en el país. (antes 1998)

 Un elemento psicológico arraigado precisamente en los procesos históricos ya comentados anteriormente.

 Los poderes constituidos (ejecutivo, legislativo y judicial), no pueden actuar mas allá de las atribuciones y facultades que les han sido expresamente conferidas por la ley fundamental y el orden jurídico vigente en su conjunto (Constitución) y cuando rebasan su ámbito de competencia su actuación es inconstitucional o ilegal
CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS PRESIDENCIALES SEGÚN LOEWENSTEIN.
El filosofo Karl Lowenstein hace una clasificación de los sistemas presidenciales, según su nivel de poder.
1. Presidencialismo puro: Son aquellos que tienen las características distintivas del sistema mexicano, es decir el poder ejecutivo se encuentra por encima de los otros dos órganos de gobierno. 2. Presidencialismo atenuado: Son aquellos donde el poder se ejerce conjuntamente por el presidente y sus ministros, quienes están organizados como gabinete.
3. Presidencialismo endeble: Son aquellos donde se ha tratado de disminuir la influencia del ejecutivo, ya sea incorporándole elementos parlamentarios o admitiéndose el ejecutivo colegiado. La forma de gobierno con pesos y contrapesos es el cuasi-presidencialismo, debido a que el poder no se concentra en una persona sino que se comparte. Es imprescindible que la designación y renuncia de los Secretarios de Estado sea con la aprobación del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente en su caso, toda vez que el cargo que desempeñan es de vital importancia para el país.

La preeminencia del poder ejecutivo sobre los demás poderes y su posición como pieza central del sistema político mexicano se explican en gran medida, por los enormes poderes que le ha dado el texto constitucional al presidente de la República, es decir, el presidencialismo mexicano ha estado y está constitucionalizado; pero también es cierto que, junto con el diseño constitucional, el contexto político resulta determinante para las facultades jurídicas y el poder político del presidente se haya desplegado a plenitud. III. EL GOBIERNO Y LOS MISNITROS

En México por ministros nos
referimos a los integrantes
de la Suprema Corte de justicia de
la Nación, Los Ministros de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación de
México son los jueces o
magistrados que componen la Suprema
Corte de Justicia de la Nación,
Máximo Tribunal Constitucional
de los Estados Unidos Mexicanos. El cargo
de ministro de la Suprema Corte
se considera el más alto que
se puede desempeñar dentro del Poder
Judicial de la Federación. Mientras que en otras
partes del mundo, se
les conoce como
ministros, a aquellos que
dirigen o son responsables
de una área estratégica del
gobierno, en México les llamamos
secretarios, lo que en Colombia
es el Ministro de Energía, acá es
el Secretaria de Energía,
respondiendo a que les
denominamos secretarias
y NO ministerios.
IV. ALTERNATIVA ENTRE
PRESIDENCIALISMO Y PARLAMENTARISMO

Es pues necesario ahora
que conocemos las formas de gobierno,
y la realidad a la que nuestro país
se ha enfrentado, analicemos la
alternativa que podemos tener
para gozar de un gobierno eficiente. PARLAMENTARISMO

Los parlamentarismos se caracterizan por:
a)El jefe de Gobierno y su correspondiente gabinete son responsables ante el legislativo, en el sentido en que dependen de la confianza del mismo y pueden ser destituidos de sus funciones en una votación de no confianza o censura.
b)Los primeros ministros son formalmente siempre elegidos por el legislativo.
c)El poder ejecutivo es colectivo o colegiado, por lo que la toma de decisiones recae en todo el gabinete. Características

a) La legitimidad indirecta del gobierno.
b) El carácter colegiado del órgano ejecutivo
c) La fusión de poderes entre los órganos ejecutivo y legislativ
d) La elección directa, y por un periodo flexible, del parlamento.
Tipos de parlamentarismo

Mas allá de la posibilidad de establecer características definitorias, es preciso reconocer que de hecho existen múltiples e importantes diferencias entre los modelos parlamentarios. Existen al menos tres tipos principales:

a) Modelo Westminster: También denominado parlamentarismo ingles. El poder ejecutivo prevalece por sobre la asamblea legislativa. Estas diferencias se encuentran fundadas en el sistema de partidos y en la fragmentación que estos presenten, influyendo asi en la dinámica de relación entre los poderes de gobierno.
b) Parlamentarismo de asamblea: El primer ministro es un primero entre iguales. Alude a todos los tipos de parlamentarismo clásico en donde el jefe de gobierno se renueva junto con todo su gabinete.
c) Parlamentarismos controlados: El jefe de gobierno es un primero entre sus desiguales, ya que puede no ser líder del partido oficial, y su permanencia en el cargo es esperable aun ante recambios en el gabinete, dado que este ultimo no es nombrado por el parlamento. Posee la capacidad de destituir a sus ministros, pero estos no tienen la misma facultad con respecto a el. En este modelo se da la existencia de mas o de dos partidos, y la presencia de un sistema electoral no mayoritario. PRESIDENCIALISMO

Un presidencialismo
es tal cuando el presidente:
a) Es electo popularmente
b) No puede ser despedido
del cargo por una votación
del parlamento o congreso
durante su periodo preestablecido
c) Encabeza o dirige de
alguna forma el gobierno que designa
d) Tiene garantizada constitucionalmente
cierta autoridad en materia legislativa. Características

Al igual que en las democracias parlamentarias, no existe un modelo único de presidencialismo. Aunque cada país presenta características particulares que pueden alejarlo o acercarlo más al modelo puro, es posible identificar algunos elementos distintivos en función del modelo norteamericano:

a) Elección popular directa o casi directa del presidente y el congreso;
b) Unipersonalidad del órgano ejecutivo
c) División de poderes
d) Existencia de mandato fijo para el presidente y el congreso SEMI-PRESIDENCIALISMO

Se caracteriza por tener un presidente electo popularmente, o al menos, un presidente que no es electo en y por el parlamento. Se trata de una forma “mixta” de gobierno, que se encuentra entre el gobierno presidencial y el parlamentario. Sustituye la estructura mono céntrica de autoridad del presidencialismo y pasa a basarse en la idea de poder compartido: “el presidente debe compartir el poder con un primer ministros; a su vez, el primer ministro debe conseguir un apoyo parlamentario continuo”.
En este sentido, puede establecerse que la naturaleza de la legitimidad de esta forma presenta una combinación de la elección popular directa de un presidente con la elección indirecta de un primer ministro, así como un parlamento electo directa y popularmente. El órgano ejecutivo presenta una estructura de autoridad dual, ya que es compartido entre el jefe del Estado y el jefe del gobierno, mientras que las diferentes estructuras de toma de decisión presentan una relación compleja entre el jefe del Estado, el jefe del gobierno y el parlamento. Características:

a) La combinación entre legitimidad directa del presidente y legitimidad indirecta del primer ministro.
b) El carácter bicéfalo y dual del órgano ejecutivo
c) El poder compartido: diarquía entre un presidente como jefe de Estado y un primer ministro que encabeza el gobierno y es designado por el parlamento
d) Estructura flexible de autoridad dual. VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Si el parlamentarismo solo se muestra funcional en aquellas formas que no son puras y el presidencialismo presenta el dilema de difícil solución del gobierno dividido, la introducción de una tercera forma de gobierno en el debate resulta inevitable. En este sentido el autor abogara a favor de una solución intermedia, alejando que si la mejor forma de gobierno es aquella que funciona mejor en la práctica, resulta imposible evadir su contexto de aplicación a la hora de definir un sistema de gobierno.. El contexto al que alude remite a la necesidad de considerar otras variables explicativas como el sistema de partidos y el tipo y la cantidad de partidos. Así, la recomendación de que, por ejemplo, presidencialismos con partidos indisciplinados y fragmentados escojan como salida el parlamentarismo implicaría condenarlos al peor de los tipos: un asambleismo donde sería casi imposible gobernar. V.EL PRIMER MINISTRO Y EL PARLAMENTARISMO

Un primer ministro o ministro principa es un político que sirve como jefe del poder ejecutivo en algunos estados. Es generalmente el jefe de gobierno en el sistema parlamentario. En otros sistemas, como el semi-presidencial, el primer ministro es el funcionario encargado de la Administración Pública. El jefe de Estado puede ser nominalmente su superior, pero en la realidad en muchos casos tiene funciones más bien de ceremonias y protocolo, siendo el primer ministro quien gobierna el estado. A menudo, un primer ministro ejerce sus funciones con un presidente o un monarca que se desempeña como jefe de Estado. El primer ministro es normalmente el líder del partido político que tiene la mayoría en el parlamento. Sus responsabilidades principales incluyen coordinar la actividad del gobierno, designar a varios oficiales del gobierno, y, conjuntamente con el jefe de Estado, la representación del gobierno de su país en el mundo. Los primeros ministros pueden recibir otras denominaciones oficiales diferentes dependiendo del país en el que gobiernen.

El Parlamentarismo, también conocido como sistema parlamentario, es un mecanismo en el que la elección del gobierno (poder ejecutivo) emana del parlamento (poder legislativo) y es responsable políticamente ante este. A esto se le conoce como principio de confianza política, en el sentido de que los poderes legislativo y ejecutivo están estrechamente vinculados, dependiendo el ejecutivo de la confianza del parlamento para subsistir. El caso de sistema de gobierno al que hacemos mención se da en regímenes parlamentarios o con tendencia parlamentaria, los cuales incluyen rasgos que también podemos encontrar en los llamados regímenes de naturaleza mixta, como el caso del semi-presidencialismo francés.

Doctrinariamente, se reconocen como características básicas de todo régimen Parlamentario o con tendencia parlamentaria a las siguientes:
1.Un Ejecutivo dual, en el cual coexisten, en primer término, un jefe de Estado quien cuenta con atribuciones puntuales y en general muy restringidas, y obra como "Árbitro" o “mediador” de los problemas políticos; y un Jefe de Gobierno, que funciona a través de un órgano colegiado llamado Gabinete o Consejo de Ministros a cuya cabeza se encuentra el llamado Primer Ministro, quien es el funcionario que efectivamente dirige la política interna de la Nación.
2.Marcada dependencia entre los órganos Ejecutivo y legislativo. En realidad el Gobierno surge del Parlamento, el cual es, en principio, el único órgano elegido por voluntad popular. También pueden existir sistemas como los de órganos colegiados denominados supremos, que, con el pretexto de mantener la gobernabilidad suprimen derechos de los ciudadanos y obligaciones del gobierno.
1.Un Parlamento, que es, por lo menos teóricamente, el sustento de la labor gubernamental, tal que puede destituir ministros mediante la censura o la negación de la confianza. A la vez, el Jefe de Estado o el Presidente del Gobierno puede ordenar la disolución del Parlamento en casos de graves controversias en las cuales puedan estar en riesgo la gobernabilidad de la Nación o la legitimidad de la dirigencia de su clase política. VI.EL SEMI-PRESIDENCIALISMO

Cuando una nación surge se ve en la necesidad de establecer un sistema de gobierno que controle y organice la vida en sociedad con el propósito de garantizar la estabilidad del Estado y la continuidad de su existencia.

Los sistemas-formas políticos o de gobierno pueden analizarse desde dos perspectivas: una referente a los mecanismos institucionales que crean para ejercer control sobre la interacción de los miembros de una sociedad, buscando dotarla de orden; y otra que corresponde a la estructura social de la nación producto principalmente de su historia. En ese sentido los sistemas de gobierno buscan ser estables y eficientes a través de sus mecanismos de control y lo logran armonizando las dos perspectivas ya mencionadas. ORIGEN.-
A mediados del siglo XX surgió un tercer modelo que combinó principios de organización del poder tanto del sistema presidencial como del parlamentario. Se trata del diseño institucional de la Quinta República Francesa, fundada en 1958. Desde el punto de vista constitucional el sistema francés no es ni presidencial ni parlamentario, sino un sistema mixto. El sistema semipresidencialista es un término empleado por primera vez por el politólogo francés Maurice Duverger, en su obra titulada “Instituciones políticas y derecho constitucional”. Con este se designa a un sistema político, en el que un presidente elegido por sufragio universal coexiste con un Primer Ministro y un gabinete responsables ante la asamblea legislativa.
Pareciera a simple vista que en este coexisten de forma simultánea el presidencialista y el parlamentarista, sin embargo en la realidad, son dos sistemas que por sus diferencias son difíciles de fusionar, por ello se dice que puede operar en algunos casos de acuerdo a la mecánica de un sistema presidencialista y en otros casos según la mecánica del sistema parlamentarista, o puede también producir una división de poderes en el ejecutivo de forma tal, que el Presidente y el Primer Ministro disfruten de amplias competencias en esferas concretas. CARACTERÍSTICAS.-
- El presidente es electo por sufragio universal.
- El Poder Ejecutivo se divide en presidente de la República o jefe de Estado, electo de manera directa, y un primer ministro o jefe de gobierno, nombrado por el Parlamento. El presidente o jefe de Estado, comparte el Poder Ejecutivo con un Primer Ministro, estableciéndose una estructura dual de autoridad con los siguientes criterios definitorios: a) El presidente es independiente del Parlamento, pero no se le permite gobernar solo pues su voluntad debe ser canalizada y procesada por medio de su gobierno y b) El primer Ministro y su gabinete son independientes del presidente, pero dependen directamente del parlamento, por este motivo están sujetos al voto de censura y al voto de confianza, por lo que requieren para su permanencia el apoyo de la mayoría parlamentaria. - La estructura de autoridad dual del semipresidencialismo permite diferentes balances de poder, así como predominios de poder variables dentro del Ejecutivo, bajo la rigurosa condición de que el 'potencial de autonomía' de cada unidad componente del Ejecutivo subsista.
- El presidente de la República propone al gabinete y el Parlamento lo debe aprobar o rechazar en un plazo determinado. En caso de rechazo de la propuesta de gabinete, el Ejecutivo podrá plantear otro gabinete o llamar a elecciones legislativas anticipadas.
- El congreso tiene una fecha máxima para aprobar las iniciativas importantes del Presidente. De no ser aprobadas en dicho tiempo, podría provocar que se disuelva el Parlamento y se convoque a elecciones.
- El voto de censura por parte del Parlamento puede ocasionar la caída automática del ministro. CONCLUSIONES

A través del presente trabajo de investigación, pude conocer y analizar, sobre los regímenes de gobierno y la presencia de la jefatura del Estado, y así concluir que no existe un régimen perfecto, en esencia todos buscan como fin la subsistencia de su comunidad, lo que rescatamos y nos llama a un sistema semi-presidencialista es la búsqueda de la igualdad y la libertad, dentro de un estado don de la jefatura, le permita al hombre participar, desde el momento en que esta es elegida y erigida. La importancia del buen funcionamiento del sistema de partidos en un sistema parlamentario es evidente ; sin embargo, en un sistema presidencialista el liderazgo y carisma personal del presidente puede implicar el paso a un segundo plano de dicho sistema de partidos , lo que no debe entenderse en el sentido de que , de igual forma que tampoco puede generalizarse. El referente histórico de las repúblicas presidencialistas latinoamericanas, con su larga trayectoria de crisis políticas y evidentes problemas de gobernabilidad , permitió en principio que la balanza se inclinara al lado del parlamentarismo mas estable. En esta línea , la conclusión mas compartida y mas extendida es aquella que considera un sistema parlamentario con el mejor garante de las estabilidad democrática como aquel régimen que permite la consolidación de la democracia en los países que han realizado procesos de transición a la misma , como el sistema politico que impide la aparición de fenómenos autoritarios y de liderazgos carismáticos de tipo no democrático. El sistema parlamentario favorecía en mayor medida que el presidencialista la consolidación de la democracia.
Para distinguir entre los grandes tipos de gobierno constitucional-democrático debemos atender a la forma concreta en que se lleva a cabo la distribución y el control del poder : el reparto de funciones políticas , la relación existente entre las distintas instituciones que integran los sistemas democráticos , la persistencia de tradiciones históricas y la particular cultura política en cada Estado. Para concluir recordemos que el los pesos y contrapeso le permiten a un gobierno, no viciarse hacia una sola perspectiva y dejar de lado los demás aspectos que son de igual importancia. Lo cual le da fundamento a nuestro sistema semi-presidencial que ha tenido sus momentos, el cual yo atrevo a decir continua en proceso de perfeccionamiento y formación.
See the full transcript