Prezi

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in the manual

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Democracia presidencial o parlamentaria: ¿qué diferencia implica? de Juan José Linz.

No description
by María Juliana Rey Barrera on 26 September 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Democracia presidencial o parlamentaria: ¿qué diferencia implica? de Juan José Linz.

Democracia presidencial o parlamentaria: ¿qué diferencia implica? Durante las últimas décadas se han hecho esfuerzos para tratar de entender la variedad de las democracias políticas, pero la mayoría de esos estudios se han centrado en las pautas del conflicto político, y más específicamente en los sistemas de partidos y en la formación de coaliciones. Texto de Juan José Linz. Exposición de
María Juliana Rey Barrera. Los politólogos han desviado su atención del papel de las instituciones políticas, por ejemplo, del funcionamiento de regímenes parlamentarios y presidenciales, pues ya no entran en los debates actuales sobre las instituciones y prácticas democráticas, incluyendo su efecto sobre los sistemas de partidos. El enfoque de Linz se centra en la lógica política de los sistemas: Presidenciales Parlamentarios Y en algunas de sus consecuencias en la selección y el estilo de liderazgo, las expectativas populares y la articulación de los conflictos. Presidencialismo: principios y realidades. -En las democracias modernas hay convergencias entre las prácticas del presidencialismo en sistemas multipartido conflictivos, y los sistemas parlamentarios con una personalización del poder o del liderazgo, similar a la que se da en el presidencialismo cuando un partido tiene una mayoría absoluta. -A pesar de ello, entre ambos sistemas hay diferencias fundamentales: todos los sistemas parlamentarios y presidenciales tienen un fondo común que permite su diferenciación y también comparaciones sistemáticas. -En los sistemas parlamentarios la UNICA INSTITUCION DEMOCRATICAMENTE LEGITIMADA es el parlamento y el gobierno que deriva su autoridad de la confianza del parlamento, sea por mayoría parlamentaria o por la tolerancia parlamentaria de gobiernos minoritarios. -Los sistemas presidenciales se basan en el principio opuesto, pues un ejecutivo con poderes sobre la Constitución con absoluto control de la composición de su gobierno y administración, que es elegido por el pueblo por un periodo fijo, no depende del voto de confianza formal de los representantes elegidos democráticamente en un parlamento. -El presidente no es sólo el que ejerce el poder del ejecutivo, sino que es también el jefe simbólico del Estado y no se puede destituir, excepto en un caso de juicio político. Características que se destacan en los sistemas presidenciales. a) Tanto el presidente que controla el ejecutivo y es elegido por el pueblo (o por un colegio electoral elegido por el pueblo con ese único fin) como el legislativo elegido, tienen legitimidad democrática. Este es un sistema de ´legitimidad democrática dual´. b) Tanto el presidente como el congreso son elegidos por un periodo fijo, el cargo del presidente es independiente del legislativo y la duración del legislativo es independiente de la del presidente. Esto es ´rigidez del sistema presidencial´. LA MAYORIA DE LAS CARACTERISTICAS Y LOS PROBLEMAS DE LOS SISTEMAS PRESIDENCIALES SE DERIVAN DE ESOS DOS RASGOS FUNDAMENTALES. Otros rasgos del presidencialismo que no lo definen, pero se asocian con él: 1. La no reelección.
2. Sucesión automática por un vicepresidente.
3. Libertad para nombrar y destituir a un ministro.
4. Que la misma persona sea el jefe de estado y jefe de gobierno.
5. La presidencia es un puesto unipersonal. Legitimidad democrática dual. -La característica básica del presidencialismo es el pleno derecho a la legitimidad democrática del presidente. -Un sistema presidencial otorga al ganador, que combina las cualidades de jefe de estado que representa la nación y los poderes del ejecutivo, un aura y una autoimagen muy diferentes, y crea expectativas populares muy distintas de las que rodean a un primer ministro. -Lo más llamativo de un sistema presidencial es que sus legisladores, en especial cuando representan partidos disciplinados y organizados y que constituyen auténticas opciones políticas o ideológicas para los votantes, disfrutan TAMBIÉN DE LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA. (Es posible que la mayoría de ellos representen una opción política distinta de la de los votantes que apoyan al presidente). ¿Cuál de ellos está más legitimado para hablar en nombre del pueblo?
Pues el poder de ambos deriva del voto del pueblo en una competencia libre, por lo que siempre hay conflicto latente. Legislativo vs. Ejecutivo en una democracia presidencialista. -Estos regímenes están basados en una legitimidad democrática dual, por lo que no se puede decidir quién representa mejor la voluntad del pueblo. -Por ejemplo, en los países en vías de desarrollo y con desigualdades regionales, es posible que la organización y la composición de las opiniones políticas y sociales del legislativo sean distintas de los que apoyan el presidente. -Ello, sumado a la representación territorial (cámara de representantes), tiende a dar más peso a los que representan áreas rurales que los que representan metrópolis. En esos casos, es probable que las credenciales democráticas de los representantes sean dudosas y se deban a influencias clientelistas, a su poder social y económico (Parapolítica). -En este conflicto, la ideología puede funcionar para legitimar al presidente y deslegitimar al congreso, lo que pasaría de un conflicto institucional a uno social o político. -FRANCIA: la Asamblea Nacional está elegida en una relación metafísica con la nación y el presidente en una relación personal. La AN representa a través de sus diputados, las facetas y el presidente posee frente a ella un derecho divino, por la gracia del pueblo. Elección por un periodo fijo: la 'rigidez' del presidencialismo. -La segunda característica institucional más importante de los sistemas presidencialistas, es que los presidentes son elegidos por un periodo de tiempo que no se puede modificar. -Así, el proceso político se divide en periodos discontinuos, rígidos, sin la posibilidad de ajustes de acuerdo con los sucesos políticos, sociales y económicos. -Es un factor político esencial al que los actores en el proceso político tienen que adaptarse. -Para Linz, una diferencia importante entre presidencialismo y parlamentarismo es la rigidez del sistema político de uno y la flexibilidad del sistema político del otro. PROPRESIDENCIALISTAS: La rigidez evita la incertidumbre que hay en el parlamentarismo, por lo que allí confluyen un gran número de partidos, actores, lideres y los legisladores que entre elecciones pueden iniciar cambios básicos, a nuevas alineaciones y CAMBIAR AL EJECUTIVO, EL PRIMER MINISTRO. -Aparentemente, el poder fuerte y la predictibilidad parecen favorecer al sistema presidencial, pero los acontecimientos inesperados: la muerte del presidente, los errores graves en las decisiones al enfrentarse con situaciones inestables, hace del gobierno presidencialista, más débil que el de un primer ministro, que puede reforzar su autoridad y legitimidad democrática a través de un voto de confianza. -Nota: los periodos de transición y consolidación de un régimen, hacen que la rigidez de una Constitución presidencial sea más problemática que un sistema Parlamentario, que permite respuestas flexibles a las situaciones cambiantes. PROPARLAMENTARISTAS: en él hay continuidad de partidos en el poder, reajustes ministeriales, perdurabilidad de la coalición bajo el mismo primer ministro y la continuidad de ministros de ministerios claves a pesar de las crisis del gobierno. Los presidentes se eligen por un periodo fijo, periodo en el que están excluidos el tipo de cambios que producen crisis de gobierno y la sustitución de un ejecutivo por otro en el proceso político que hace que los reajustes en situaciones cambiantes sean difíciles. No hay mecanismos para destituirlo sin violar la Constitución, el presidente debe estar dispuesto a renunciar voluntariamente, bajo la presión de su partido y la oposición. Esta es una de las formas de evitar las implicaciones de la rigidez del mandato presidencial. Posibilidad de identificación y responsabilidad. -Una característica positiva del presidencialismo es la posibilidad de identificar a la persona y de exigirle responsabilidades. -Al depositar su voto, el votante sabe por quién está votando y sabe quién va a gobernar si el candidato gana. -EN UN SISTEMA PARLAMENTARIO, la persona que vota por representantes de un partido se supone que no sabe a quién propondrá el partido para el puesto de un primer ministro. SI se trata de un sistema Multipartido en el que el partido no puede esperar ganar una mayoría absoluta, el votante no sabe qué partidos formaran una coalición de gobierno. -En las elecciones presidenciales el votante debe saber mucho menos sobre quién gobernará que el votante de un partido en la mayoría de los sistemas parlamentarios (los candidatos presidenciales no necesitan o no tienen un pasado como líderes políticos; pueden no estar identificados con una ideología o un programa; también puede que haya poca información acerca de los que ocuparan el cargo de ministros). LA ELECCION SE BASA EN LA OPINION SOBRE UN INDIVIDUO, UNA PERSONALIDAD, SOBRE PROMESAS Y LA IMAGEN QUE UN CANDIDATO PROYECTA = Videopolítica. -La personalización del liderazgo no es exclusiva de la política presidencial. La diferencia es que en los sistemas Parlamentarios los candidatos representan a los partidos. También, el votante sabe que los que van a formar el gobierno pertenecen al partido y la mayoría de las veces, son líderes conocidos con experiencia acumulada en política. -A veces no es del todo cierto que en un sistema parlamentario los votantes no saben quién va a gobernar, pues los partidos están identificados con líderes visibles que se dirigen directamente a los votantes, y las campañas cada vez se centran más en un líder que aspira a ser presidente o canciller. -Cuando en un sistema parlamentario con coaliciones, se dice que no se sabe quién va a gobernar, no es totalmente cierto, pues los partidos se comprometen con esa alianza antes de las elecciones, y el votante de esos partidos sabe que una determinada persona será el canciller, y también que así un partido gane una mayoría absoluta, el gobierno incluirá representantes de todos los partidos que forman la coalición. ASI, LOS VOTANTES DE UNA COALICIÓN EN UN SISTEMA PARLAMENTARIO NO CONOCEN LA COMPOSICIÓN EXACTA DEL GOBIERNO (MINISTROS), PERO SÍ SABEN MUCHO MÁS QUE LOS QUE VOTAN POR UN PRESIDENTE. -En un sistema presidencial solo se puede identificar al que va a gobernar, que es sólo una persona; en un gobierno parlamentario la mayoría de las veces es un conjunto de personas y sublíderes bien conocidos. ARGUMENTO A FAVOR DEL PRESIDENCIALISMO Durante el periodo completo del mandato, solo una persona aparece claramente identificada como la que va a gobernar. No hay responsabilidades confusas o compartidas. ANALISIS DEL ARGUMENTO 1. No hay manera de hacer responsable a un presidente que no puede presentarse de nuevo a las elecciones. Un presidente que no puede ser reelegido, no puede ser responsable. En este caso, se podría responsabilizar al partido que apoyó la elección del presidente, pero en la realidad el responsable es el nuevo candidato presidencial del partido. 2. Cuando la reelección es posible, el presidente puede evitar el juicio negativo, transfiriendo la responsabilidad al congreso. Esto no lo puede hacer un Primer Ministro. SEPARACIÓN DE PODERES -Puede proporcionar una coartada en caso de fracaso. Con la separación de poderes por lo tanto, no se pueden exigir responsabilidades por la gestión. La objeción de que en un parlamento no se puede exigir responsabilidades a los partidos, a sus líderes y a los primeros ministros que apoyan, es válida bajo ciertas condiciones: a. cuando se suceden muchos gobiernos o coaliciones inestables.
b. cuando ningún partido ha tenido un papel central en el proceso de formar coaliciones. En el caso de las coaliciones, la responsabilidad puede recaer en los partidos menores por haber entrado o no en la coalición, y en los partidos mayores por incluir o no a los menores. SIN EMBARGO, en muchos sistemas parlamentarios se puede exigir una responsabilidad total a los partidos, pues en sistemas bipartido o en sistemas multipartido con coaliciones o gobiernos minoritarios, los votantes han votado frecuentemente por partidos comprometidos con la coalición correcta. Un partido puede salirse de la coalición o cambiar de alineación en la siguiente elección, pero los votantes pueden recompensarlo o castigarlo con su conducta. OTRO PROBLEMA EN LOS SISTEMAS PRESIDENCIALES: -Incluso en el caso de posible reelección, los votantes tienen que esperar al final del mandato para pedir responsabilidades. -EN CAMBIO, a un primer ministro en cualquier momento el parlamento o su partido, pueden exigirle responsabilidades mediante un voto de censura. El presidente, el que lo gana todo. Y - En una elección presidencial, sin importar la pluralidad alcanzada, el candidato victorioso se gana todo el ejecutivo. En un sist.parl., un líder que aspire a ser primer ministro cuyo partido gane menos de 51% de los escaños puede verse forzado a compartir el poder con otro partido o formar un gobierno minoritario. - Además, el perdedor lo pierde todo, encontrarse sin ningún cargo público después de la elección, no tiene status político, contrario a los sist.parl, en donde se convierte en el líder de la oposición. El sist.pres., es un juego de suma cero, en tanto los sist.parl. aumentan el total de los premios, allí, el ganador gobierna mientras pueda conservar suficiente apoyo en el parlamento. - Así, el perdedor tiene un incentivo mayor para continuar en el juego democrático, bajo el parlamentarismo, pues los líderes de partido ocupan siempre escaños en la legislatura y en algunos casos tienen la posición de líder de la leal oposición. La no reelección y sus implicaciones -No define al presidencialismo, pero es su pauta predominante. -La continuidad de un líder en el parlamentarismo y en el presidencialismo tiene diferentes implicaciones, pues las culturas políticas en el uno y en el otro son muy diferentes. -En los sistemas presidenciales se han generado crisis y conflictos, producto de la movilización de los ciudadanos, en contra de los caudillos y gobernantes que duraban toda la vida y los dictadores no democráticos. -En cambio, en las democracias parlamentarias, el que un votante apoye elección por elección a un partido, asegura la permanencia en el cargo de un primer ministro. -Eso no ha generado protestas violentas o crisis de régimen. Es por ello, que los gobiernos parlamentarios pueden dar una larga continuidad a un mismo partido en el poder, con la legitimidad democrática suficiente para evitar brotes de inestabilidad en el sistema. -El problema de la continuidad es especialmente delicado en los regímenes presidencialistas, pues aunque la democracia supone una alternancia del poder en periodos de tiempo definidos, todos los gobiernos quisieran poder contar con un tiempo en el poder lo suficientemente largo para cumplir sus promesas. -Por eso, cuando un presidente acumula demasiado poder, la reacción natural del sistema es intentar limitar la cantidad de mandatos que éste puede tener. -Por otro lado, un primer ministro, que depende de que su partido o coalición gane las elecciones, se encuentra bajo sustancialmente menos presión. ESTILO POLÍTICO EN DEMOCRACIAS PRESIDENCIALES Y PARLAMENTARIAS Las consecuencias políticas en los dos sistemas. Presidencialista: 1. Elemento de suma-cero en la política, el ganador se lleva todo, el perdedor lo pierde todo. Algunos casos de “Unidad nacional”, donde diferentes partidos se unen alrededor de la figura del presidente no han sido muy exitosos, gracias al costo político para los involucrados. El hecho de que las elecciones presidenciales sean un juego de suma-cero, supone que la tensión y polarización del sistema sea mayor. 2. Las elecciones presidenciales cuentan con la ventaja de permitir que sean los mismos votantes quienes elijan a quién los va a gobernar, cuando en los sistemas parlamentarios, esta responsabilidad recae en los políticos y parlamentarios. Esto sin embargo, reduce la pluralidad de la elección del presidente. Parlamentarista: 1. Representación de una serie de partidos, de tal manera que el primer ministro siempre tendrá que estar atento a muchas de las exigencias de los demás partidos en orden de conservar su apoyo. AMBIGÜEDAD DEL CARGO PRESIDENCIAL El cargo presidencial es por naturaleza, bidimensional y ambiguo: Ya que el presidente es el representante de una clara opción política, partidista y de su electorado, o de la coalición. Pero también, el presidente es el jefe de Estado. Con esos dos elementos, no es posible observar la dimensión simbólica y deferencial del poder y la dimensión del político partidista que lucha por la realización de su programa. En una monarquía parlamentaria, o en una república con jefe de estado o primer ministro, en cambio, sí es posible encontrar esas diferencias. Parlamentarismo: - A diferencia del presidente, un primer ministro es normalmente miembro de un parlamento, y a pesar de que se sienta en el banco del gobierno, es un miembro de un cuerpo más amplio dentro del que está forzado a relacionarse como igual, con otros políticos y líderes de otros partidos, especialmente si depende de su apoyo como jefe de gobierno de una coalición o de un gobierno minoritario. Presidencialismo: -El presidente, en cambio, no está obligado a ese tipo de relaciones, pues es libre de recibir o no a los líderes de la oposición. -El candidato derrotado y los líderes de la oposición ocupan posiciones ambiguas, pues al no tener ningún cargo y no ser parlamentarios, pero sí lideres para el público, no pueden actuar frente al presidente de la misma manera en como lo haría el líder de la oposición parlamentaria. - Dada su posición institucional y estructural, el pueblo que dio su apoyo y que se identifica con el presidente, es muy probable que piense que tiene más poder que el que realmente tiene, y centre en su líder expectativas excesivas. La elección de un extraño - El carácter personalista de una elección presidencial hace posible, en especial en ausencia de un sistema de partidos fuertes, el acceso al poder de un extraño. - Esta candidatura surge repentinamente y capitaliza la frustración de los votantes, con la esperanza de que tienen “un salvador”. - En el pasado, esto era difícil de conseguir, pues ningún candidato podía llegar a todos los votantes. - En la actualidad eso ha cambiado, pues se llega a todos a través de los medios de comunicación. - Los “extraños” también pueden tener éxito cuando hay crisis ideológicas o pérdida de identificación con los partidos, en las que se debilitan los vínculos entre la sociedad y los grupos de interés. - Así pues, una persona con posición económica y popularidad puede en un sistema presidencial, apelar a los votantes sin tener que crear un partido, como sí tendría que hacerlo en un sistema parlamentario, a través de la tv. DIFERENCIAS EN LA ELECCIÓN DEL LIDERAZGO EN EL PRESIDENCIALISMO Y EL PARLAMENTARISMO Parlamentarismo:
- Sus líderes son elegidos por sus compañeros que los conocen. Presidencialismo: - Sistema de auto nominación en el que casi cualquiera con ambición puede presentarse como candidato a la presidencia. - El problema de este modelo es que se basa en la falsedad inicial de que la “mejor” persona en el puesto de presidente podría gobernar sin el apoyo del congreso, sin un equipo sin experiencia en el cargo, sin el apoyo de políticos que se identifiquen con él. -Así, si las elecciones sin partidos no parecen ser la mejor manera de asegurar un buen gobierno, hay que preguntarse qué tipos de dispositivos institucionales las favorecen o las hacen menos posibles. Para Linz, el presidencialismo las facilita y el parlamentarismo hace difícil que prevalezcan. - En el presidencialismo, eso sólo se dificulta si es un sistema de partidos institucionalizado, pues sería un obstáculo para que los que no pertenecen al mundo político puedan entrar en la competencia. Presidencialismo, parlamentarismo y estabilidad democrática - En la mayoría de los sistemas presidenciales, el presidente nombra su gobierno sin consultar con el congreso, lo mismo sucede cuando destituye a uno de sus miembros. - En un SISTEMA PARLAMENTARIO, el que deje el gobierno puede usar su posición como parlamentario para cuestionar la política de un primer ministro. - Un PRESIDENTE puede proteger a sus ministros de toda crítica en mayor medida que un primer ministro, pues ellos deben enfrentarse a preguntas del parlamento y a censuras. - Frecuentemente se asume que la libertad que un presidente tiene para nombrar un gobierno, asegura mayor estabilidad en él, sin embargo, la vida ministerial es muy corta, más que el periodo presidencial. - En muchos SISTEMAS PARLAMENTARIOS, el primer ministro o el canciller tiene libertad para nombrar a su gobierno, sin embargo, el parlamento puede negarse a la investidura del primer ministro o puede negarle su confianza si no aprueba su gobierno. - Las democracias parlamentarias proporcionan mayor flexibilidad en el proceso de transición y consolidación de la democracia. - Sin embargo, todos los regímenes dependen del tipo de sociedad y de las principales fuerzas sociales para contribuir a su estabilidad. -También dependen de del consenso alcanzado para dar legitimidad a la autoridad adquirida, mediante procesos democráticos. - Todos los regímenes dependen de la capacidad de los líderes políticos para gobernar, inspirar confianza, para aceptar los límites de su poder y para conseguir un mínimo de consenso. TODAS ESAS CUALIDADES SON INCLUSO MÁS IMPORTANTES EN UN RÉGIMEN PRESIDENCIAL, EN DONDE SON MÁS DIFÍCILES DE CONSEGUIR. Presidentes y vicepresidentes -El tema más complejo relacionado con la vicepresidencia es la norma que asegura la sucesión automática en caso de fallecimiento o incapacidad del presidente, que en algunos casos se complica por el hecho de que el sucesor automático ha sido elegido separadamente y puede representar una opción política, una coalición o partido diferente al del presidente. - O puede ocurrir también que el candidato presidencial lo haya impuesto como su compañero en la elección, sin tener en cuenta su capacidad para ejercer el poder ejecutivo y para ganar el apoyo plebiscitario que el presidente tenia en el momento de su elección. - Como nada asegura que los votantes pudieran haber elegido al vicepresidente, si se les hubiera dado la oportunidad, la continuidad que la sucesión automática parece asegurar es aparente. Sistema de partidos En el presidencialismo En el parlamentarismo -La mayoría de democracias presidenciales estables se aproximan a un sistema bipartido, mientras que muchas con sistemas parlamentarios, son sistemas multi partido. -SIN EMBARGO, la evidencia de que hay países con democracias presidenciales en las que hay un sistema multi partido, permite señalar que no hay un encaje entonces entre instituciones y sistema de partido. -Aunque es posible reformar el sistema para que sea bipartido, es difícil que uno de ellos, teniendo el apoyo de una gran mayoría, pueda garantizar la estabilidad de un gobierno. -Un sistema de partido disciplinado y responsable entra estructuralmente en conflicto con el puro presidencialismo. - En las democracias latinoamericanas, una de las paradojas de los regímenes presidenciales es la queja de que los partidos son débiles y no tienen disciplina, y que los representantes se comportan de manera localista y de acuerdo con sus intereses. - Es una paradoja porque son esas características de los partidos las que hacen posible que en sistemas multipartido, funcione la presidencia, pues un presidente sin una mayoría en un sistema multipartido, tendrá dificultades para gobernar. -El liderazgo personal y el carisma de un candidato presidencial supone que se puede superar o ignorar un sistema de partidos fraccionado y sin estructura. -Uno de los argumentos en contra del parlamentarismo es que exigen partidos disciplinados, un nivel alto de lealtad al partido, capacidad de los partidos para trabajar juntos y la ausencia de partidos anti sistema. ESTO ES EVIDENCIA DE QUE LOS PARTIDOS POLÍTICOS JUEGAN UN PAPEL CENTRAL EN EL PARLAMENTARISMO. -El parlamentarismo puede cambiar las características negativas de los partidos políticos en regímenes presidencialistas, en cuanto a su carácter no estructurado y a la rigidez ideológica. El mito del liderazgo presidencial y de una democracia parlamentaria sin líderes -Uno de los mayores argumentos a favor del presidencialismo es que ofrece un fuerte liderazgo personalizado. - El problema es que ignora el que los presidentes, muy a menudo, no son líderes fuertes, sino candidatos resultado de compromisos. -Esto porque la obstrucción del congreso puede hacerles difícil el gobierno, por lo que Linz señala que en los sistemas parlamentarios SI puede darse un liderazgo fuerte. - En todo caso, en muchas democracias hay cierta convergencia entre sistemas parlamentarios y presidenciales en el hecho de que cada vez más gente vota por el líder de un partido que pueda gobernar. - Así, en las democracias parlamentarias, el electorado vota por un partido para asegurar que su líder forme gobierno y votan contra un partido cuyo líder no goza de su confianza. LINZ SOSTIENE QUE NINGUNO DE LOS DOS SISTEMAS PUEDE ASEGURAR UN LIDERAZGO CAPAZ DE GANAR LA CONFIANZA DE UN PARTIDO Y DE UNA NACIÓN. -De esta forma, quizás una de las mayores ventajas de un sistema parlamentario será que puede presentar un plantel de líderes potenciales más amplio. Siendo de cierta forma, un vivero de liderazgo nacional. - Así, en un sistema parlamentario, el líder o líderes de la oposición pueden presentar sus posturas con claridad sin necesidad de estar en campaña. -En los regímenes presidenciales, por el contrario, la mayoría de los candidatos a la presidencia provienen de los cargos regionales y por tanto carecen de experiencia en temas como la política exterior y el manejo económico de la nación - El presidencialismo se asocia comúnmente a partidos débiles, clientelistas, fragmentados o personalizados. Presidencialismo y fuerzas armadas. -Otro argumento usado comúnmente a favor del presidencialismo es el liderazgo personalizado que proporciona, pues es con él que las fuerzas armadas de un país pueden identificarse. - Sin embargo, esta relación entre presidente y ejército no solo no es segura, sino que cambia según la personalidad y perfil del primer mandatario. - La personalización del poder en el presidente puede en efecto ser una referencia para las fuerzas armadas de liderazgo militar. Pero puede llevar a que en casos de deslegitimación del presidente, el ejército interfiera en el escenario político. El jefe de estado en regímenes parlamentarios. - El papel del jefe de Estado: asumir una serie de funciones “representativas” y ceremoniales de la vida de los estados modernos. - Un jefe de Estado puede mantenerse al margen de las batallas políticas diarias y mantener una imagen de prestigio asociada con el Estado, separada del gobierno de turno y sus dificultades. -También puede ejercer el papel de figura neutral, con posibilidad de aconsejar o mediar entre los lideres de los partidos. - Puede servir como símbolo de unidad nacional en estados con divisiones étnicas culturales importantes. - Que todos los jefes de estado logren esa posición no es segura, sin embargo, la distinción entre su papel y el del jefe del gobierno puede favorecer la negociación y la moderación en el enfrentamiento político. Sistema semipresidencial, semiparlamentario o de ejecutivo bipolar. -Este tipo de gobiernos alternan entre fases parlamentarias y presidenciales. -Los sistemas de ejecutivo dual tienen un presidente elegido por el pueblo directa o indirectamente y un primer ministro con la confianza del parlamento. -Sin embargo, en este sistema, el poder del presidente, en tanto elige al primer ministro, sigue siendo bastante mayor al del parlamento y los choques con éste pueden llevar a que prevalezca el primer mandatario. -El ejecutivo dual puede introducirse en un país gracias a la desconfianza en los partidos políticos. -Es probable también, según Linz, que el poder efectivo de los presidentes dentro de un régimen de este tipo sea mucho mayor al que le atribuye la Constitución. -Sin embargo, los éxitos o dificultades del sistema de ejecutivo dual dependen del diseño institucional y de los partidos políticos involucrados. - Aún así, la aseveración de que el sistema funciona medio presidencial/ medio parlamentario, es, según Linz, falsa. lo que ocurre es una alternación entre fases presidenciales y parlamentarias.
- Finalmente, Linz asegura que un sistema de ejecutivo dual depende, incluso más que el presidencialista puro, de la personalidad y habilidad del presidente. Ejecutivo dual y fuerzas armadas. - En un sistema de ejecutivo dual ¿quién tiene autoridad frente a las fuerzas armadas, el presidente o el primer ministro? -En este tipo de régimen, probablemente haya tres o cuatro actores de importancia: el presidente, el presidente del gobierno, el ministro de defensa y el jefe del Alto Estado Mayor. Esta situación supone un desafío para la línea de mando militar. -De esta forma, el modelo de ejecutivo dual entraña una serie de ambigüedades constitucionales en la subordinación del ejército a las autoridades democráticas. Presidencialismo con la “cobertura” de un primer ministro presidencial. -Con la creación de un “puesto” de primer ministro en un sistema presidencial puede servir también para que el presidente pueda descargar responsabilidades y culpas en éste. -En un sistema como este, el presidente sigue siendo el único que toma decisiones políticas y que legitima las decisiones que otros toman. - Así, dice Linz, en un régimen donde el presidente puede nombrar a libertad el primer ministro, pero no puede amenazar a la legislatura con la disolución, sigue siendo eminentemente presidencial. Conclusiones ¿Por qué es mejor gobernar en regímenes parlamentarios? -Las instituciones llevan a los actores a distintas conductas; proporcionan incentivos o desincentivos para pautas de conducta. - En el parlamentarismo, se impone a los partidos y a los líderes pautas que llevan a mayor responsabilidad por el gobierno, a rendir cuentas, y a la necesidad de cooperar y hacer compromisos. -También permite cambios en el liderazgo sin una crisis en el régimen y una continuidad sin los temores asociados con el continuismo en sistemas presidenciales. -Así mismo, los gobiernos pueden exigir de los partidos, apoyo en los votos de confianza, con la amenaza de renunciar o de disolver la legislatura. -Ello tiene implicaciones en los electores, pues el partido que llegara a fallar en su apoyo al primer ministro tendría que pagar el precio. - A pesar de que el interés de los partidos y de sus miembros es el factor más importante para asegurar que los partidos cumplan con su función, los sistemas parlamentarios modernos han introducido mecanismos para reducir la fragmentación de partidos y la inestabilidad de gobiernos. -La fragmentación del sistema de partidos está en función de la estructura social, pero un sistema electoral puede reducirla considerablemente. - Es necesario entonces que en los sistemas parlamentarios haya gobiernos de coalición, pues es poco probable que haya un partido con mayoría absoluta. - Estas coaliciones permiten estabilidad y disciplina de partido, también una mayor representación democrática y un mayor debate que los gobiernos mayoritarios y finalmente, pueden facilitar la alternancia cuando dos de los partidos mayores tiene electorados grandes y estables. - Los que califican al parlamentarismo como inestable, deben tener claro que se trata de una inestabilidad aparente, porque:
a. Las mismas personas ocupan el puesto de primer ministro durante mucho tiempo, aunque no continuamente.
b. Muchos de los ministros permanecen en el cargo después de los cambios de gobierno.
c. Los partidos que ocupan ciertos ministerios son los mismos durante periodos prolongados. -Las crisis de liderazgo, en el presidencialismo, pueden provocar crisis de gobierno. En el parlamentarismo, no. -Los líderes de los distintos partidos pueden familiarizarse con varios temas y asuntos en comités y en debates importantes. -En este proceso, pueden surgir líderes de partido y el electorado puede familiarizarse con el líder de la oposición. -“El parlamento debe ser una escuela, un vivero de líderes. Los miembros de un parlamento comparten experiencias, relaciones personales y vínculos de partido que hacen posible la negociación, el consenso, el acuerdo entre gobierno y oposición cuando sus papeles se invierten” Gracias
See the full transcript