Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Dolor Abdominal Recurrente

No description
by

VANINA ALVAREZ

on 2 May 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Dolor Abdominal Recurrente

Vanina RMG
Dolor Abdominal Recurrente
Definición

Dolor abdominal intermitente o constante, funcional u orgánico, de al menos 2 meses de duración, que interfiere en la actividad infantil.

Fisiopatología
Clasificación
1958
Apley y Naish introdujeron en 1958, el término dolor abdominal recurrente, describiéndolo como al menos
Dolor abdominal crónico funcional
Tratamiento
Tratamiento DAC orgánico se aplicara el tratamiento etiológico correspondiente según la enfermedad orgánica diagnosticada.
Dolor abdominal crónico ORGANICO

Una detallada anamnesis y un correcto examen físico son fundamentales
¿De qué hablamos?
“tres o más episodios de dolor abdominal severo que interfieren con la actividad normal del niño durante un periodo mayor de tres meses”.
Este concepto actualmente
es considerado demasiado amplio...
La Academia Americana de Pediatría
(AAP) en el año 2005 y la Sociedad Norteamericana
de Gastroenterología Pediátrica,
Hepatología y Nutrición (NASPGHN), recomiendan
retirar los términos: recurrente y recidivante.
2005
El termino dolor abdominal recurrente
no es un diagnostico por sí mismo.
Se trata de una descripción
En el año 2006 los Criterios de Roma fueron revisados y se acordó el diseño de los Criterios Roma III, con el objetivo de facilitar el diagnóstico del DAC, permitir la sistematización de la investigación y colaborar en el desarrollo de terapias específicas para cada subtipo
2006
Para niños entre 4 y 18 años
Uno de los cambios importantes fue disminuir de tres a dos meses los síntomas de dolor abdominal para considerarlo crónico.
ROMA III
La presencia de una historia psicosocial
“patológica” no descarta organicidad.

– Localización dolor lejos de la zona periumbilical o irradiación a miembros y espalda. Dolor persistente en los cuadrantes superior o inferior derechos. Dolor a la presión en el ángulo costovertebral o
en la columna vertebral.
– Presencia de sangre en heces
– Estado nauseoso y vómitos
– Disfagia
– Artritis, artralgia
– Diarrea nocturna
– Dolor nocturno que despierta al niño
– Presencia de fiebre
– Síndrome miccional
– Pérdida de peso no voluntaria o la detención de la talla


– Antecedentes familiares de enfermedad
inflamatoria intestinal, celiaca o ulcera péptica

– Anorexia

– Distensión o un efecto masa localizados

– Hepatomegalia y esplenomegalia

– Anomalías perianales (úlceras perirrectales y/o
fisuras anales)


Estudios de laboratorio basal

– Hemograma
– Bioquímica sanguínea
– Velocidad de sedimentación globular
– Sedimento
– Parásitos en heces
– Heces: sangre oculta, leucocitos, eosinófilos

Estudio de imagen basal
– Ecografía abdominal y pélvica
Intolerancia a carbohidratos: lactosa, fructosa,
sorbitol, deficiencia de sacarasaisomaltasa
Estreñimiento
Helicobacter pylori
Enfermedad celiaca
Parásitos: giardia y criptosporidium, blastocystis hominis
Infección bacteriana intestinal: campylobacter, yersinia, clostridium difficile
Infección urinaria
Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa
Enfermedad por reflujo gastroesofágico, gastritis, duodenitis
Esofagitis, gastritis y colitis eosinófila
Anomalías anatómicas: malrotación, membrana, estrechez, duplicaciones intestinales, invaginación recurrente
Anomalías genitourinarias: hidronefrosis, estenosis unión pieloureteral, nefrolitiasis, quiste ovárico, embarazo
Enfermedad hepatobiliar/pancreática: hepatitis, colecistitis, quiste de colédoco, pancreatitis
Metabólicos: diabetes mellitus, intoxicación
por plomo, aminoacidopatías
Deben cumplirse al menos una vez por semana al menos dos meses antes del diagnóstico y deben de incluir todos los criterios siguientes:

– Dolor persistente o recurrente o molestias centradas
en el abdomen superior (sobre el ombligo).

– Sin evidencia de que la dispepsia sea aliviada
exclusivamente con la defecación o asociada con
el comienzo de un cambio en la frecuencia de las
heces o en su forma.

– Sin evidencia de enfermedad orgánica (inflamatoria,
anatómica, metabólica o neoplásica) que pudiera explicar los síntomas.
Deben cumplirse al menos una vez por semana al menos dos meses antes
del diagnóstico y deben de incluir todos los criterios siguientes:

– Molestia o dolor abdominal asociado a dos o más de las siguientes características, al menos 25% del tiempo: mejora con la defecación, comienza asociado con un cambio en la frecuencia de las deposiciones, comienza asociado con un cambio en la forma de las heces.

– Ausencia de enfermedad orgánica (inflamatoria, anatómica, metabólica o neoplásica) que expliquen los síntomas.

Apoyan el diagnóstico:
– Frecuencia anormal de las deposiciones: 4 o más deposiciones por día y 2 o menos deposiciones por semana.
– Consistencia anormal de las heces: si son grumosas o duras, blandas o líquidas.
– Anomalías en la defecación: si existe un esfuerzo excesivo, urgencia defecatoria o sensación de evacuación incompleta.
– Sensación de plenitud o distensión abdominal

Deben cumplirse dos o más veces en los doce meses precedentes y deben de incluir todos los criterios siguientes:

– Intensos episodios paroxísticos de dolor abdominal
agudo, de una hora o más de duración.
– Intervalos libres de semanas a meses.
– El dolor interfiere con la actividad habitual.
– El dolor se asocia con dos o más de los siguientes
síntomas: anorexia, nauseas, vómitos, cefalea, fotofobia y palidez.
– Ausencia de enfermedad orgánica (inflamatoria,
anatómica, metabólica o neoplásica) que expliquen
los síntomas.

Criterios de apoyo son la historia familiar de migraña y una
historia de cinetosis.

Deben cumplirse al menos una vez por semana al menos dos meses antes del diagnóstico y deben de incluir todos los criterios siguientes:

– Dolor abdominal continúo o episódico.

– Criterios insuficientes para encuadrarlo en otros
trastornos gastrointestinales que puedan explicar
el dolor abdominal.

– Ausencia de enfermedad orgánica (inflamatoria,
anatómica, metabólica o neoplásica) que expliquen
los síntomas.
En su génesis intervienen 2 situaciones:

Las alteraciones de la motilidad podrían
ser resultado de una disautonomía vegetativa,
más específicamente de su actividad simpática
aferente en el tracto gastrointestinal, originando
calambres por peristaltismo anómalo exacerbado.

Para que el dolor se haga crónico, es preciso el concurso de estímulos estresantes físicos (medicación reciente, estreñimiento, aerofagia, intolerancia la lactosa, etc.) o psíquicos (muerte, divorcio de los padres, enfermedad, probelmas en el ambito escolar, etc.).
Para definirlo se utilizan variables cronológicas y cualitativas.
Epidemiología
Es un motivo de consulta frecuente.

Se estima que alrededor del 10 % los niños en edad escolar lo padecen.

Con una incidencia máxima entre los 5 y 10 años, y un pico en la adolescencia.

Hay discrepancias en cuanto a predominio por sexo.
“Hipersensibilidad visceral”
“Dismotilidad intestinal”
Los niños con DACF tendrían disminuido el
umbral doloroso visceral y responderían frente
a estímulos convencionales de forma exacerbada
(hiperalgesia),
DAC
< 4 años
> 4 años
DAC orgánico

DAC (diagnóstico)
DAC orgánico

DAC funcional (sintomas)
Criterios de ROMA III
1. Dispepsia funcional

2. Síndrome de intestino irritable

3. Migraña abdominal

4. Dolor abdominal funcional


Es esencial en el enfoque práctico de esta afección ya que nos orienta en cuanto a el diagnostico y la terapéutica.
Signos y síntomas de alarma
Exploraciones complementarias iniciales

¿A QUIENES DEBEMOS ESTUDIAR?


La causa orgánica debe considerarse siempre en primer lugar, principalmente en menores de 7 años y sobre todo menores de 3-4 años.

La presencia de
síntomas o signos de alarma
, constituye una indicación para practicar pruebas diagnósticas que deben solicitarse de forma escalonada
Pensarlo siempre



Signos de alarma


Qué hacer
Principales efermedades organicas asociadas a DAC
MC es la existencia de episodios de dolor abdominal de curso crónico.

Características:
Periodos intercríticos asintomaticos
Intensidad y la forma de describirlo
Localización

Propagación

L@ despierta en la noche?
Hay situaciones desencadenantes?
Cronicidad es una constante
Relación con la ingestión de alimentos?
Modo de comienzo y de alivio
Síntomas asociados?
Acontecimientos vitales estresantes?
- Pérdida o duelo
- Nacimiento de un hermano
- Fracasos escolares
- Acoso o violencia escolar
- Maltrato o abusos
Como es el contexto familiar?
Criterios de ROMA III
Dispepsia funcional
Síndrome de
intestino irritable
Migraña abdominal
Dolor abdominal funcional
Establecer una relación de confianza

Resumir los síntomas del niño y explicar con
términos sencillos que, aunque el dolor es real
y frecuente, pocos de ellos sufren una enfermedad orgánica.

No es posible aplicar un tratamiento específico
pues no existe una clara evidencia de su
beneficio.
Modificaciones dietéticas: faltan pruebas de alta calidad sobre la efectividad de las intervenciones dietéticas. Los suplementos de fibra, las dietas sin lactosa o los suplementos con lactobacillus no han demostrado eficacia

Medidas farmacológicas: las pruebas son insuficientes acerca de su beneficio.


Medidas psicosociales (terapias cognitivas conductuales y familiar). Son las únicas medidas que pueden ser útiles
para los niños con dolor abdominal crónico.

La tasa de respuesta al placebo es alta. Puede ser útil la retirada de AINEs y alimentos que agravan los síntomas (cafeína, picantes, comidas grasas). Puede realizarse un tratamiento empírico con antagonistas de los receptores de histamina 2, inhibidores de la
bomba de protones y sucralfato, aunque no hay evidencia científica del beneficio de estos fármacos.

El tratamiento suele empezar con cambios en la
dieta. Pueden limitarse los alimentos con alto contenido en grasa, y en los niños con síndrome de intestino irritable con predominio de estreñimiento puede administrarse una dieta rica en fibra, aunque no hay evidencia que los suplementos de fibra disminuyan la
frecuencia de ataques de dolor.
El tratamiento anticolinérgico puede utilizarse
con predominio de diarrea o con deposiciones variables.
Los antidepresivos inhibidores de la recaptación
de serotonina constituyen la siguiente línea de tratamiento.

Prevención de los episodios. Evitar los desencadenantes alimentarios, luminosos y emocionales.

Los fármacos más utilizados son el propanolol,
sumatriptan con resultados variables.

Al igual que con los otros trastornos funcionales
la terapéutica empieza con el restablecimiento de la confianza de los padres y el niño. Puede emplearse una modificación en la dieta pero en general la mejoría es mínima. La intervención sobre los factores psicosociales es lo más importante, asociado o no a antidepresivos tricíclicos.
DAC funcional...
Tratamiento de la dispepsia funcional
Tratamiento de síndrome de intestino irritable
Tratamiento migraña abdominal
Tratamiento del dolor abdominal funcional
Gracias!!
Full transcript