Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Hacia la construcción de una psicoterapia sistémica de valor estético y literario

No description
by

Diego Reyes Barría

on 19 November 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Hacia la construcción de una psicoterapia sistémica de valor estético y literario

El arte como expresión de los sujetos comunes

Modernidad vs Posmodernidad

Objetividad vs Subjetividad

Los documentos del mundo psi

La construcción del sujeto desde el discurso psicopatológico.

¿Como rescatar la experiencia escrita y la expresión estética?
"Pero...¿Qué ocurre con la confianza en los test psicológicos que hace ya tiempo se han convertido en un sustituto de una <<reflexión honesta y fundada>> cuando se trata de la evaluación de los hombres".
(Paul Feyerabend)
Epistemología, Arte y Terapia Sistémica
La terapia narrativa de White & Epston: Una Terapia con méritos literarios
Bertrando & Toffanetti (2004) “probablemente la mayor contribución de Epston a la terapia narrativa es el uso de medios literarios con fines terapéuticos, que en su caso es sobre todo la escritura de cartas…Esta misma praxis contribuye a consolidar una de las metáforas más destacadas de la década: la terapia como un texto”. (p. 316-317)
De la escritura y los medios estéticos...una posibilidad de integración
Payne (2002) “los documentos terapéuticos escritos por el terapeuta o por la persona se convierten en expresiones y recordatorios del progreso, los descubrimientos y las nuevas perspectivas. Pueden celebrar y afianzar el cambio o el éxito y ayudar a la persona a escapar del conocimiento experto de los otros”. (p. 178)

Tarragona en Roizblatt (2013) “los terapeutas narrativos con frecuencia les escriben a sus cliente cartas o notas después de una sesión. En ellas comparten sus reflexiones de lo que hablaron en terapia…Algunos de los documentos que más se usan en la terapia narrativa son los diplomas o certificados que marcan el final exitoso de la terapia o un logro realmente significativo de parte del cliente”. (p. 195)
El giro interpretativo en psicoterapia
"los terapeutas en el último tiempo se ven atraídos por las historias, los relatos y las creencias de los y las consultantes respecto a su malestar, lo cual ha conllevado asumir determinados posicionamientos epistemológicos que dan un giro significativo en la forma de concebir la realidad y los problemas de salud mental." (Limón, 2005)
TS. Diego Reyes Barría
Universidad de Chile
Facultad de Ciencias Sociales
Departamento de Psicología
Magíster en Psicología Clínica de Adultos
Línea Sistémica Relacional

Hacia la construcción de una psicoterapia sistémica de valor estético y literario
La reconfiguración epistemológica de lo artístico en particular y de lo estético en general puede constituirse en una herramienta apropiada para el análisis de los aspectos histórico-sociales que presenta la sociedad contemporánea. Esta reconfiguración implica un recorrido historiográfico por las distintas corrientes del pensamiento –el saber, en el sentido en que lo enuncia Foucault– que se han ocupado de la entidad de lo artístico, lo estético y de lo epistémico... (Sánchez, 2013)
Arte Moderno (Bellas Artes) v/s Arte Contemporáneo (Postmodernidad)
Tradición idealista, materialista o positivista
(marco de la negación o relativismo epistemológico)



ya no existe ‘este mundo’ y el otro -el otro mundo sería el mundo del arte, el mundo separado de la esfera de lo real, de lo cotidiano-. “El arte no puede seguir reivindicando habitar una esfera autónoma, un dominio separado”.

Arte como conocimiento sociohistórico.
En psicoterapia todavía prevalecen ciertas prácticas que en cierto modo son dominantes y que se enmarcan principalmente en la tradición oral, y que desde hace buen tiempo han fundamentado todo el bagaje técnico y metodológico en la forma de concebir y llevar a cabo las intervenciones clínicas en terapia sistémica. (Feixas & Miró, 2005)
Epston (citado en Freeman, Epston & Lobovits, 2001) menciona que: “la conversación es efímera. Al finalizar una sesión determinada, el cliente se va radiante con algunas nuevas ideas que le hacen reflexionar, pero después de recorrer unas manzanas ya es posible que le resulte difícil acordarse de las palabras que tan profundamente habían calado.” (p. 165)
Para Hoffman (2000) la mayoría de los modelos sistémicos dan mayor énfasis a la experiencia hablada, centrándose en intervenciones vinculadas hacia hacer preguntas circulares, realizar estrategias para afrontar los problemas, y en última medida utilizar aclaraciones o sugerencias; las cuales en gran medida se relacionan con el trabajo centrado en hipótesis. Respecto a este punto, es considerable señalar que la terapia sistémica tradicional se ha caracterizado por ser eminentemente tecnológica y pragmática. (Pakman, 2012)
Linares (2005) “las técnicas narrativas son aquellas intervenciones terapéuticas que, de una forma estructurada, utilizando la literatura o la expresión plástica, cuentan historias o proponen elementos adecuados para la construcción de nuevas narraciones”. (p.153)
Los documentos terapéuticos
White & Epston se han centrado según ellos en la articulación de una terapia relatada, en donde las cartas de invitación, cartas de despido, cartas predictivas, cartas de refutación, cartas de referencia, cartas para ocasiones especiales, historias de sí mismo, certificados, declaraciones y autodeclaraciones son usadas en la práctica de la terapia narrativa. (Carr, 1998)
White & Epston (1990) “el objeto de la mayoría de los documentos profesionales es una persona que se somete, o ha sido sometida, a evaluación y el autor del documento es una persona versada en la retórica característica de un dominio especifico del conocimiento experto”. (p. 185)
Tarragona en Roizblatt (2013) “la mayoría de los documentos que se escriben acerca de los clientes (ej: expedientes clínicos, reportes psicológicos) contienen descripciones negativas basadas en el lenguaje del déficit y la patología. White & Epston plantean que estos documentos pueden contribuir a fortalecer las historias dominantes, saturadas de problemas, que tienen efectos negativos sobre las identidades de las personas. Ellos proponen que el terapeuta ofrezca un contrapeso a estos documentos al escribir contradocumentos con descripciones diferentes de las personas”. (p.194)
Algunas consideraciones en el empleo de medios literarios
Para Freeman, Epston & Lobovits (2001) mencionan que White & Epston, llevaban a cabo investigaciones informales en donde les preguntabas a las personas 2 principales preguntas.

La primera era sobre ¿A cuántas sesiones equivale una carta como las que usted ha recibido?

Y la segunda ¿Qué porcentaje asignaría a las cartas que ha recibido?

Según lo señalado “la respuesta media a la pregunta 1 fue que una carta equivalía a 4 sesiones y media. Las respuestas a la pregunta 2 situaban a las cartas entre el 40 y el 90% de los resultados positivos globales de la terapia. (p. 166)
Un estudio realizado en California por Nylund y Thomas (1994) sobre la misma materia, en donde los “entrevistados otorgaban un valor de 3,2 a las entrevistas cara a cara (los valores iban de 2,5 a 10), y el 52,8% de los resultados positivos de la terapia se atribuía exclusivamente a las cartas”. (p. 166)
Montesano, Muñoz, Compañ & Feixas (2011) Una de las ventajas principales de utilizar material escrito en terapia es que permite expandir la intervención más allá del espacio y el tiempo de la sesión en sí. Permite entrelazar el discurso que se genera en el contexto de la terapia con momentos de la vida cotidiana de las personas incrementando el valor del mensaje a través del poder de la palabra escrita. Como veremos, las cartas pueden perseguir objetivos muy distintos en función de cada caso. Estos objetivos pueden ser más o menos explícitos en el contenido de la carta, pero siempre se tiene una intención táctica en la escritura.
Payne (2002) “los documentos terapéuticos incorporan nuevos conocimientos, perspectivas y cambios que son parte de la nueva y frágil perspectiva con que la persona contempla su experiencia” (p.151)
Linares (2006) señala que “no tenemos noticia de una utilización sistemática del dibujo como intervención terapéutica, y sí de algún caso esporádico no comunicado en la literatura. Sin que sean propiamente dibujos, algunos certificados y documentos que emplean White & Epston en sus terapias son tan descriptivos que sugieren la posibilidad de considerarlos dotados de una dimensión plástica”. (p. 171)

“la construcción de los dibujos para fines terapéuticos es, más allá de las apariencias, sencilla y asequible…puesto que en cualquier grupo humano existe una persona con cierta capacidad para dibujar…No es tan importante la calidad estética del producto final, con tal que sea razonablemente estructurado y expresivo”.
White (2002) llevó a cabo algunas investigaciones sobre la valoración que las personas asignaban a la terapia la utilización de estos documentos, en donde las personas asignaron que en promedio un buen documento terapéutico equivale a 4,5 sesiones de buena terapia.
Consideraciones finales
Para Campillo (2011) “la inclusión de documentos como los poemas, abren muchas preguntas para entenderlos procesos que se desarrollan puesto que pueden capturar eso que está implicado en lo que se menciona y de lo que se pueden desprender muchos significados…Es importante co-investigar como un poema puede expandir las posibilidades de la historia para el/la narrador/a, y lo que hace posible cuando se genera un documento poético, tanto en las conversaciones terapéuticas así como en la manera en que los terapeutas en entrenamiento pueden aprender a escuchar las narraciones de las personas que los consultan”. (p. 10)
Todo lo mencionado nos lleva a pensar en aquellos otros medios que también han estado reedificando identidades negativas en las personas al interior de algunas perspectivas clínicas, como los test proyectivos. Principalmente en estas evaluaciones se les hace dibujar a las personas, ver determinadas figuras o escribir texto sobre su experiencia, para luego ser interpretados por el terapeuta o profesional de la salud mental, para dar paso a la confirmación o reafirmación de hechos traumáticos que pueden estar reflejados en esos medios, como también para realizar afirmación sobre el psiquismo o la personalidad de la persona.(Linares, 2006)
Respecto a esto, la terapia narrativa nos abre un camino inicial para repensar la utilización de medios literarios para fines terapéuticos, y en relación a este punto, el trabajo contemporáneo llevado con Linares (2006) o Pakman (2014) nos invita a una aproximación formativa en psicoterapia sistémica que pueda utilizar la creatividad o la imaginación de los consultantes y de los terapeutas.
¿Existe una formación centrada en aproximaciones que puedan incluir estos medios?

¿Cuál es la valoración que asignamos nosotros como terapeutas de la línea sistémica relacional respecto a la utilización de estos medios?

¿Qué motivaciones son las más frecuentes en nosotros como terapeutas cuando empleamos dichas técnicas?

¿Cómo y en que situaciones se llevan a la práctica este tipo de técnicas?
Full transcript